La vedova del trullo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La vedova del trullo, conocida en castellano bajo los títulos de: La viuda del tonto (en España), Una viuda para consolar (en México) o La viuda del hórreo (en Perú y Venezuela, como título televisivo en ambos países), es una película italiana de 1979 del género de comedia erótica, con música de Stelvio Cipriani y escrita y dirigida por Franco Bottari.

Argumento[editar]

Maddalena es una joven y atractiva enfermera ya retirada casada con el heladero Nicola y, como todos los años, la pareja viaja a Sammichele di Bari para celebrar las fiestas patronales de esa localidad, además de que él es el encargado de los fuegos artificiales de dicho evento, pero Nicola sufre un mortal accidente cuando preparaba el festejo y, ahora, ella decide quedarse a vivir en el pueblo en lugar de regresar a Nueva York, donde residía la pareja. Esto, aunado al hecho de que en el pueblo no existe ningún hotel y que tampoco haya algún sitio disponible donde alojarla (además de que los notables del pueblo comienzan a ver a la viuda con ojos lujuriosos), hace que el ayuntamiento local decida -a pesar de la oposición inicial del alcalde- que Maddalena habite en el único sitio de atracción turística de allí como lo es un trullo bastante antiguo.

La vida de Maddalena continúa sin muchos sobresaltos exceptuando los sueños eróticos con su difunto esposo por las noches y la negativa de volver a ir a la iglesia como “castigo” por la muerte de Nicola, hasta el día en que el espíritu del difunto se le aparece en sueños a Maddalena y le pide que rehaga su vida y que se reconcilie con la Iglesia, por lo que ella termina quitándose el luto, causando un cierto escándalo entre los conservadores habitantes del pueblo.

Poco después el Ministerio de Educación y Cultura se entera de la ocupación del trullo y ordena al ayuntamiento el desalojo inmediato de la viuda del lugar, por lo que ésta se muda al despacho parroquial del Padre Bonifacio quien, a pesar de su buena intención, no logra evitar el tener sueños eróticos con su feligresa por lo que, al enterarse inadvertidamente de esto, Maddalena finalmente acepta la propuesta del millonario del pueblo, Don Calogero, de alquilarle un pequeño apartamento de su propiedad a cambio de ayudar a Marco, su hijo de 16 años de edad, con los exámenes de fin de curso así como también a aplicarle unas inyecciones.

El joven estudiante comienza a interesarse por la viuda y, el día de su cumpleaños, decide cancelar la fiesta que tenía programada con sus amigos y pasarlo sólo en su casa para, más tarde y con unas copas demás, declarársele a Maddalena para luego tratar de forcejearla. La mujer logra someter al chico y cuando le reclama por haberle dejado la ropa toda desgarrada él va a prestarle un vestido de su difunta madre pero, cuando regresa, él termina llevándose la mayor impresión de su vida al ver a Maddalena completamente desnuda y ella le dice que éste es su regalo de cumpleaños, pero que ya no siga insistiendo más con sus coqueteos.

Mientras tanto, cerca del pueblo se descubre una antigua gruta y para investigar dicho hallazgo llega un equipo de varios espeleólogos liderado por el Profesor Luigi Granini, quien tiene un sorprendente parecido físico con Nicola. Cuando el alcalde lo presenta a Maddalena ella se desmaya de la impresión pero luego comienza a interesarse por el recién llegado y ambos terminan enamorándose.

Esta nueva situación no le hace ninguna gracia a Marco, quien por despecho y con la ayuda de un amigo suyo dinamita con éxito la gruta, por lo que el equipo de espeleólogos (creyendo que la explosión fue por acumulación de gases subterráneos) termina yéndose del lugar y, a su vez, Luigi le propone a Maddalena mudarse con él a Nueva York, a lo que ella acepta. Pero Marco no se quedará con las manos vacías después de todo, ya que justo el día en que se conmemora un año del fallecimiento de Nicola y mientras Luigi prepara sus cosas para irse de viaje y todo el pueblo está celebrando las fiestas patronales, el adolescente se va a casa de Maddalena para seducirla y termina perdiendo su virginidad con ella.

La película termina cuando Luigi y Maddalena se despiden de las autoridades de Sammichele di Bari antes de irse y, a su vez, Marco se reencuentra con su novia Enrica -quien se había distanciado del él tras percatarse de su interés por la viuda- y ambos hacen las paces mientras comienzan a hacer el amor en un descampado.

Elenco[editar]

  • Rosa Fumetto ... Maddalena
  • Renzo Montagnani ... Nicola / Profesor Luigi Granini
  • Carlo Giuffrè ... Padre Bonifacio
  • Mario Carotenuto ... Alcalde
  • Alberico Simeone ... Don Calogero
  • Enzo Valli ... Marco
  • Margit Evelyn Newton ... Enrica (aparece en los créditos como Margie Moreau)
  • Nino Terzo ... Mariscal de los Carabinieri
  • Sandro Ghiani ... Mudo
  • Marzia Mori ... Luisa, la hija del alcalde
  • Luca Sportelli ... Pippo, el prometido de Luisa
  • Giusy Amato ... Amiga de Enrica
  • Roberto Gallozzi ... Amigo de Marco
  • Paolo Armeni
  • Michele Milano

Notas de la Producción[editar]

La película fue estrenada el 14 de septiembre de 1979.

La ciudad de Sammichele di Bari, donde se filmó esta cinta, se encuentra ubicada en la Bari, región de Puglia y dista a unos 27 kilómetros al sur de la ciudad de Bari y 390 kilómetros al sureste de Roma y su población actual es de 6.729 habitantes. Sammichele di Bari también es conocida por la fabricación de la zampina (una salchicha preparada con una mezcla de carnes de vacuno, oveja y cerdo, tomates picados, queso pecorino, albahaca, sal y pimienta), así como también por sus fiestas de carnaval.

Las fiestas patronales que se realizan en Sammichele di Bari mencionadas en la película son en honor a San Miguel arcángel y San Vito mártir y se celebraban el 8 y 9 de mayo respectivamente hasta que, en 2009, un decreto del Arzobispado de Bari-Bitonto hizo que se cambiaran al segundo domingo y segundo lunes de mayo.

La vedova del trullo fue la tercera (y última) película que dirigiría Franco Bottari, quien también trabajó en el cine italiano desde 1959 como escenógrafo, vestuarista y guionista antes de retirarse en 1980. Su debut como director cinematográfico fue en 1973 con el drama político 24 ore... non un minuto di più y, cinco años después (1978), filmó la comedia erótica de episodios Voglia di donna (en donde, por cierto, también actuó la conocida actriz porno y futura diputada Ilona Staller, Cicciolina).

Stelvio Cipriani, quien musicalizó esta cinta, es un reconocido compositor italiano quien también es el autor de los temas centrales de más de 200 series y películas como Anónimo veneciano (1970), Piraña II: los vampiros del mar (1981), El precio de un hombre (1966) y El triángulo diabólico de las Bermudas (1978), entre otras.

Esta película fue la primera que hizo en su país la vedette, bailarina, conductora, cantante y actriz italiana Rosa Fumetto, quien se hizo famosa en la década de 1970 por ser la primera bailarina de esa nacionalidad del cabaret parisino Crazy Horse. Sin embargo, su debut como actriz fue en la película francesa Les tentations de Marianne (1973), la cual fue dirigida por Francis Leroi y luego ella haría otras tres más en el país galo antes de filmar La vedova del trullo.

Es de hacer notar que en el doblaje al castellano de esta cinta realizado en Hispanoamérica (para su posterior emisión televisiva allí) se tradujo la palabra “trullo” como “hórreo” cuando, en realidad, ambas tienen diferentes significados:

  • En Italia, el trullo es una antigua construcción rural (propia de la región de Puglia) de planta circular destinada mayormente a la vivienda.
  • Por su parte, el hórreo es una construcción rural ubicada mayormente en el norte y noroeste de la península ibérica (sobre todo, en Galicia) y elevada sobre pilares, la cual está destinada a guardar y conservar granos y otros alimentos cosechados para su consumo.

Esta película significó el debut de la actriz italiana Margit Evelyn Newton -acreditada en la misma como Margie Moreau- quien hizo el papel de Enrica. Posteriormente, ella participaría en la película de terror Hell Of The Living Dead (1980), dirigida por Bruno Mattei, por la que le daría fama mundial.

Rosa Fumetto también grabó como cantante en 1979 la canción Crazy Moon, la cual obtuvo un gran éxito en España.

Aunque la duración de esta cinta es de 93 minutos existe también una versión editada en 89 minutos.

Existe una escena en donde el personaje de Enrica (Margit Evelyn Newton) está en su habitación reflexionando sobre el comportamiento de su novio Marco tras el repentino interés de éste por Maddalena y vemos claramente un póster de Ali MacGraw y Ryan O’Neal de la película Love Story (1970).

Roberto Gallozzi, quien trabajó en esta película como el amigo de Marco quien lo ayuda a dinamitar la gruta para, con ello, tratar de separar a Maddalena del profesor Granini, actualmente es un conocido fotógrafo.

Como dato curioso, casi al final de la película hay una escena en donde se muestra una señal de salida de Sammichele di Bari con siete frases de despedida escritas en italiano, alemán, francés, inglés, español, griego y japonés mientras pasa el autobús en donde se van Luigi y Maddalena del pueblo, pero en el caso concreto de la frase de despedida en español (“Hasta luego”) ésta aparece escrita como “Asta luego”, es decir, omitiendo la letra H.

Esta cinta fue muy conocida en Sudamérica a partir de la segunda mitad de la década de 1980, ya que fue exhibida por diversas cadenas de televisión en horas de la madrugada y, por lo general, como parte de sesiones de cine erótico.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Attolini, Vito; Marrese, Alfonso; Abenante, Maria A. (2007). Cineasti di Puglia. Film, paesaggi, associazioni (en italiano). Bari: Edizioni Dal Sud. pp. 164 y 201. ISBN 978-887-55-3062-4. 
  • Napolitano, Riccardo (1986). Commedia all'italiana: angolazioni controcampi, Volume 1 (en italiano). Roma: Gangemi Editore S.p.A. p. 413. ISBN 978-8874481576. 
  • Dell'Orto, Alessandro (2013). Soggetti smarriti (en italiano). Stezzano: WLM Edizioni. pp. 77 al 90. ISBN 978-88-97382-17-1. 

Enlaces externos[editar]