La Strada

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La strada»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La Strada es una película italiana de 1954 producida por Dino De Laurentiis y Carlo Ponti, dirigida por Federico Fellini y con Anthony Quinn y Giulietta Masina, esposa de Fellini, como actores principales. Es un ejemplo clásico del período neorrealista del director y la película que le otorgaría un sólido prestigio internacional.

Premios[editar]

Fue candidata al Oscar en 1956 en la categoría de mejor guion (Federico Fellini y Tullio Pinelli), y ganó el premio a la mejor película de habla no inglesa. En el Festival de Venecia de 1954, Fellini ganó el León de Plata y fue candidato al León de Oro. En la Argentina la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina la premió como la Mejor Película Extranjera en 1957.[cita requerida]

Argumento[editar]

Una joven que trabaja para un artista ambulante llamado Zampanò (Anthony Quinn) muere, y su madre toma a Gelsomina (Giulietta Masina), también hija suya, y la vende al artista.

Pese al carácter violento de Zampanò, la muchacha se siente atraída por el estilo de vida en la calle (la strada), sobre todo cuando su dueño la incluye como parte del espectáculo. Gelsomina aprende rápidamente el oficio de artista y demuestra gran talento, pero no se siente apreciada por Zampanò y en un momento decide abandonarlo y volver a casa. Zampanó encuentra a Gesolmina y la obliga a regresar con él.

Juntos nuevamente, deciden trabajar en un circo itinerante, donde Zampanò tendrá problemas con el bufón (Richard Basehart) a quién conoce de tiempo atrás. En una pelea entre ambos, Zampanò amenaza al bufón con un cuchillo y es detenido. Mientras Zampanò se encuentra en la cárcel, Gelsomina aprende la importancia de tener un propósito en la vida y aunque varios de los personajes que se encuentra por el camino le ofrecen que se una a ellos, Gelsomina demostrará su lealtad a Zampanò hasta el final.

Producción[editar]

Antecedentes[editar]

El proceso creativo de Fellini para La Strada se inició con sentimientos vagos, "una especie de tono que me acechaba, lo que me hizo melancólico y me dio una difusa sensación de culpa, como una sombra pendiendo sobre mi. De allí surgió la idea de dos personas que se dirigen juntas hacia un desenlace fatal, y no saben por qué ". Estos sentimientos se convirtieron en imágenes: la nieve cayendo silenciosamente sobre el océano, diversas composiciones de nubes y el canto de un ruiseñor. En ese momento, Fellini comenzó a dibujar y esbozar estas imágenes, una tendencia habitual que él afirmó haber aprendido temprano en su carrera mientras trabajaba en varias compañías teatrales de provincias. Finalmente, "la idea se me hizo real" cuando dibujó un círculo en un pedazo de papel para representar la cabeza de Gelsomina y decidió basar el personaje en el personaje real de Giulietta Masina, su esposa desde hacía cinco años: "Utilicé la verdadera Giulietta, pero como la vi, fui influenciado por sus fotografías de la infancia, de modo que elementos de Gelsomina reflejan a Giulietta con diez años".

La idea para el personaje de Zampanò le llegó de su juventud en el pueblo costero de Rimini. Allí vivía un castrador de cerdos que era conocido como un mujeriego: según Fellini, "Este hombre llevaba a todas las chicas de la ciudad a la cama con él, una vez que dejó a una pobre niña idiota embarazada y todo el mundo dijo que el bebé era el hijo del diablo". En 1992, Fellini dijo al director canadiense Damian Pettigrew que había concebido la película al mismo tiempo que el co-guionista Tullio Pinelli en una especie de "sincronía orgiástica":

Yo estaba dirigiendo Los inútiles (1953), y Tullio había ido a ver a su familia en Turín. En ese momento, no había autopista entre Roma y el norte y por lo que tuvo que conducir a través de las montañas. A lo largo de uno de los tortuosos caminos, vio a un hombre que tiraba de una especie de carreta cubierta de lona ... Una mujer diminuta empujaba el carro por detrás. Cuando volvió a Roma, me contó lo que había visto y su deseo de narrar sus duras vidas en el camino. "Sería el escenario ideal para tu próxima película", dijo. Era la misma historia que yo había imaginado, pero con una diferencia crucial: la mía se centró en un pequeño circo ambulante con una mujer joven y lenta llamada Gelsomina. Así que fusionamos mis personajes de circo con sus vagabundos. Llamamos Zampanò al personaje inspirados en los propietarios de dos pequeños circos en Roma, llamados: Zamperla y Saltano.

Fellini escribió el guión con los colaboradores Ennio Flaiano y Tullio Pinelli y lo llevó primero a Luigi Rovere, productor de El jeque blanco (1952). Cuando Rovere leyó el guión de La Strada, comenzó a derramar lágrimas, ante el esperanzado Fellini, sólo para que se desvanecieran cuando el productor anunció que el guión era literatura de primera linea, pero que "como una película, no generará un centavo. No es cine". Al momento de completarse, el guión de Fellini tenía casi 600 páginas, con cada toma y ángulo de cámara detallado y lleno de notas que reflejaban una investigación exhaustiva. El productor Lorenzo Pegoraroquedó lo suficientemente impresionado como para darle a Fellini un adelanto en efectivo, aunque no estaría de acuerdo con la demanda de Fellini de que Giulietta Masina interpretara al personaje principal, Gelsomina.

Reparto[editar]

Fellini consiguió financiación a través de los productores Dino De Laurentiis y Carlo Ponti, que querían lanzar a Silvana Mangano (esposa de De Laurentiis) como Gelsomina y Burt Lancaster como Zampanò, pero Fellini rechazó ambas opciones. Giulietta Masina había sido la inspiración para todo el proyecto, por lo que Fellini estaba decidido a rechazar cualquier alternativa. Para el rol de Zampanò, Fellini había pensado en un actor no profesional, por lo que, en vano, probó a un número de hombres fuertes del circo. También tuvo problemas para encontrar la persona adecuada para el papel de Il Matto. Su primera opción fue el actor Moraldo Rossi, que era miembro de su círculo socali y tenía el tipo correcto de personalidad y físico, pero Rossi quería ser el director asistente, no un intérprete. Alberto Sordi , el co-protagonista de las primeras películas de Fellini, El jeque blanco y Los Inútiles, estaba ansioso por asumir el papel, y se sintió muy decepcionado cuando Fellini lo rechazó después de una prueba de vestuario.

Finalmente, Fellini delineó a los tres personajes principales basándose en actores asociados con la película Donne proibite (1954), dirigida por Giuseppe Amato, en el cual Giulietta Masina interpretaba el papel de la señora. Anthony Quinn también actuaba en la película, mientras que Richard Basehartse encontraba a menudo en el set visitando a su esposa, la actriz Valentina Cortese. Cuando Masina presentó a Quinn a su marido, el actor quedó desconcertado por la insistencia de Fellini diciéndole que había encontrado su Zampanò, recordando más tarde: "Pensé que estaba un poco loco, y le dije que no me interesaba la película, pero más tarde Quinn pasó la noche con Roberto Rossellini e Ingrid Bergman, y después de la cena vieron "Los inútiles". De acuerdo con Quinn: "Me quedé asombrado, les dije que la película era una obra maestra y que el mismo director era el hombre que me perseguía desde hacía semanas".

Con respecto a Richard Basehart, al serle presentado por Cortese, Fellini invitó al actor a almorzar, y allí le ofreció el papel de Il Matto. Cuando el sorprendido Basehart, le dijo que nunca antes había interpretado el papel de un payaso, Fellini respondió: "Porque si haces lo que hiciste en Catorce Horas puedes hacer cualquier cosa". Un gran éxito en Italia, el drama de Hollywood de 1951 que había protagonizado el actor. Basehart también se había impresionado al ver Los Inútiles, y accedió a interpretar el papel por mucho menos que su sueldo habitual, en parte porque se sentía muy atraído por la personalidad de Fellini "sus ganas de vivir, y su humor."

Rodaje[editar]

La película fue filmada en Bagnoregio, Viterbo, Lacio y Ovindoli, L'Aquila y Abruzzo. Los domingos, Fellini y Basehart conducían por el campo, en busca de locaciones para el rodaje y el sitio adecuado para comer, a veces intentando hasta seis restaurantes y a veces aventurándose tan lejos de Rímini como para que Fellini pudiera encontrar el ambiente y el menú deseados. La producción comenzó en octubre de 1953, pero tuvo que ser detenida a las pocas semanas cuando Masina se dislocó el tobillo durante la escena con Quinn en el convento. Con el rodaje suspendido, De Laurentiis vio la oportunidad para reemplazar a Masina, a quien nunca había querido para el papel y que aún no había firmado un contrato. Esto cambió en cuanto los ejecutivos de Paramount vieron algunas tomas y elogiaron su desempeño, dando lugar a que De Laurentiis la hiciese firmar un contrato por aproximadamente un tercio del salario de Quinn. El retraso hizo que todo el programa de producción fuera revisado, y el director de fotografía Carlo Carlini, que tenía un compromiso previo, tuvo que ser reemplazado por Otello Martelli, un favorito de largo plazo de Fellini. Cuando el rodaje se reanudó en febrero de 1954, ya era invierno. La temperatura había bajado a -5 ° C, a menudo resultando en falta de calefacción o agua caliente, lo que provocó más retrasos y a forzar al elenco y equipo de rodaje, a tener que dormir totalmente vestidos y usar sombreros para mantenerse caliente. El nuevo calendario devino en un conflicto para Anthony Quinn, que había firmado un contrato para representar el rol principal en Attila (1954), también producida por De Laurentiis y dirigida por Pietro Francisci. Al principio, Quinn pensó en retirarse de La Strada, pero Fellini lo convenció de que trabajara en ambas películas simultáneamente, rodando a La Strada por la mañana ya Attila por la tarde y por la noche. El plan a menudo requería que el actor se levantara a las 3:30 am con el fin de capturar la "desolada luz temprana" que Fellini insistía en captar, y luego partir a las 10:30 hacia Roma y transformarse en Attila para el rodaje de la tarde. Quinn recordó: "Aquella era la razón de la mirada demacrada que tenía en ambas películas, perfecta para Zampanò pero apenas aceptable para Attila". A pesar de un presupuesto extremadamente ajustado, el supervisor de producción Luigi Giacosi pudo alquilar un pequeño circo dirigido por un hombre llamado Savitri, un hombre fuerte y bombero que entrenó a Quinn en la jerga del circo y los aspectos técnicos de la cadena. Giacosi también aseguró los servicios del circo de Zamperla, que proporcionó a un número de dobles que podrían jugar a ser sí mismos, incluyendo el doble de Basehart, un equilibrista alto que se negó a utilizar una red de seguridad para realizar la escena. El dueño del circo Savitri proporcionó el viejo coche que Fellini destruyó en la escena después del asesinato. La escasez de fondos requería que Giacosi improvisara en respuesta a las demandas de Fellini. Cuando el rodaje continuó en la primavera, Giacosi fue capaz de recrear las escenas de invierno apilando treinta bolsas de yeso en todas las sábanas que pudo encontrar para simular un paisaje de nieve. Cuando se requirió una escena de la muchedumbre, Giacosi convenció al sacerdote local para moverse por la celebración del 8 de abril del santo patrón de la ciudad por algunos días, asegurando así la presencia de unos 4.000 extras no remunerados. Con el fin de garantizar que la multitud no se disipara a medida que pasan las horas, Fellini instruyó al subdirector Rossi para que gritase: "Prepara las habitaciones para Totò y Sophia Loren", dos de los artistas italianos más populares de la época. Fellini era un notorio perfeccionista, y esto podía ser agotador para el equipo. En un seminario estudiantil del American Film Institute, Quinn habló de la puntillosidad de Fellini para seleccionar una caja en la que Zampanò guardaba cigarrillos, escudriñando más de 500 cajas antes de encontrar la correcta: "En cuanto a mí, cualquiera de las cajas habría sido adecuada, pero no para Federico ". Quinn también recordó estar particularmente orgulloso de una determianda escena en la que su actuación había arrancado aplausos de los espectadores en el set, sólo para recibir una llamada telefónica de Fellini tarde esa noche informándole que tendrían que volver a hacer toda la secuencia porque Quinn había sido demasiado bueno: "Verás, se supone que eres un actor malo, terrible, pero la gente que te veía te aplaudió, deberían haberse reído de ti, así que por la mañana lo hacemos de nuevo". Con respecto a Masina, Fellini insistió en que volviera a crear la sonrisa de labios finos que había visto en sus fotografías de la infancia. Se cortó el cabello poniéndole un cuenco en la cabeza y cortando todo lo que no estaba cubierto, después enjabonando lo que quedaba con jabón para darle una "mirada desaliñada y susceptible", luego "le puso talco en la cara para darle la Palidez de un artista kabuki ". Además la hizo usar una capa de de la Primera Guerra Mundial que estaba tan deshilachada que le cortó el cuello. Masina se quejaba: "Eres tan amable y dulce con los demás del reparto ¿Por qué eres tan dura conmigo?" Mientras filmaba las escenas finales en el muelle de Fiumicino, Fellini sufrió un grave ataque de depresión clínica, una condición que él y sus allegados trataron de mantener en secreto. Fue capaz de completar la filmación sólo después de recibir el tratamiento de un eminente psicoanalista freudiano.

Sonido[editar]

Como era la práctica común en las películas italianas de la época, el rodaje se hacía sin sonido; el diálogo se añadía más tarde junto con la música y los efectos sonoros. Como consecuencia, los miembros del reparto generalmente hablaban en su lengua materna durante el rodaje: Quinn y Basehart en inglés, Masina y los otros en italiano. Liliana Betti, la asistente de Fellin, describió el procedimiento, una técnica que él llamó "sistema numérico" o "dicción numerológica": "En lugar de líneas, el actor tiene que contar números en su normalidad. Por ejemplo, una línea de quince palabras equivale a una enumeración de hasta treinta, el actor sólo cuenta hasta treinta: 1-2-3-4-5-6-7, etc. " El biógrafo John Baxter comentó sobre la utilidad del sistema: "Ayuda a identificar un instante en el discurso donde [Fellini] quiere una reacción diferente." Vuelve a "27", le dirá a un actor, "pero esta vez sonríe. " Como no necesitaba preocuparse por el ruido mientras filmaba una escena, Fellini mantendría un comentario durante la filmación, una práctica que escandalizó a los cineastas más tradicionales, como Elia Kazan:" Habló a través de cada toma, en De hecho, gritó a los actores: -No, ahí, parada, vuelta, mirarla, mirarla ... ¿Ver qué triste está, ver sus lágrimas? O miserable! ¿Quieres consolarla? No se aleje; Ve a ella. Ah, ella no te quiere, ¿verdad? ¿Qué? ¡Vete a verla de todos modos! ... Así es como puede ... usar artistas de muchos países. Él hace parte de la actuación de los actores. "

Música[editar]

La partitura entera para La Strada fue escrita por Nino Rota al final del rodaje. El tema principal es una melodía de carácter melancólico. La melodía aparece orquestada al inicio, durante los títulos al principio de La Strada y reaparecerá de forma recurrente a lo largo de la película, primero tocada por el payaso en un violín en miniatura, más adelante tarareado por Gelsomina que luego lo aprende a tocar en su trompeta y culmina en la penúltima escena al ser cantada por la mujer que le cuenta a Zampanò el destino de Gelsomina después de que él la abandonara. En la práctica, Fellini rodó sus películas mientras ponía música grabada porque, como explicó en una entrevista de 1972, "te lleva a una extraña dimensión en la que tu fantasía te estimula". Para La Strada, Fellini utilizó una variación de Arcángelo Corelli que planeaba usar en la banda sonora. Rota, descontento con ese plan, escribió un motivo original (con ecos del "Larghetto" de la Serenata Opus 22 de Dvořák para Cuerdas en mi mayor) y líneas rítmicas que armonizan con los movimientos de Gelsomina con la trompeta y Il Matto con el violín.

Distribución[editar]

La película se estrenó en el XV Festival Internacional de Cine de Venecia el 6 de septiembre de 1954 y ganó el León de Plata. Fue estrenada en Italia el 22 de septiembre de 1954, y en los Estados Unidos el 16 de julio de 1956. En 1994 una copia remasterizada fue financiada por el cineasta Martin Scorsese , que ha reconocido estar familiarizado con el carácter de Zampanò desde la niñez, y haber reflejado aspectos de su fuerza auto-destructiva en sus películas Taxi Driver y Toro Salvaje. Janus Films es el distribuidor actual de la versión en video.

Recepción[editar]

Tullio Cicciarelli, de Il Lavoro nuovo, describió la película como "un poema inacabado", dejada inacabada deliberadamente por el cineasta por temor a que "su esencia se pierda en la insensibilidad de la definición crítica o en la ambigüedad de la clasificación" , mientras que Ermanno Continin de Il Secolo XIX elogió a Fellini como "un narrador magistral de cuentos":

"La narración es ligera y armoniosa, esbozando su esencia, resistencia, uniformidad y propósito a partir de pequeños detalles, anotaciones sutiles y tonos suaves que se deslizan naturalmente a través del sencillo argumento de una historia aparentemente sin acción. Pero cuánto significado, cuánto fermento enriquece esta aparente sencillez. Todo está allí, aunque no siempre es evidente, no siempre es interpretado con plena elocuencia poética y humana: es sugerido con considerable delicadeza y sostenido por una sutil y emotiva fuerza ".

Rita Kempley, del Washington Post: "Una parábola engañosamente simple y poética, La Strada de Federico Fellini fue el centro de un debate crítico cuando se estrenó en 1954 simplemente porque marcó la ruptura de Fellini con el neo-realismo - la escuela que había dominado el cine de la posguerra de Italia".

Otros la veían de manera diferente. Cuando el jurado del Festival de Cine de Venecia de 1954 concedió a La Strada el León de Plata mientras ignoraba Senso de Luchino Visconti, una pelea física estalló cuando el asistente de Visconti, Franco Zeffirelli, comenzó a silbar durante el discurso de aceptación de Fellini y fue agredido por Moraldo Rossi. El episodio dejó a Fellini pálido y tembloroso y Masina llorando. Los críticos marxistas, como Guido Aristarco, rechazaron la película por razones ideológicas, en particular oponiéndose a lo que consideraban nociones cristianas de conversión y redención: "No decimos ni dijimos jamás que La Strada sea una película mal dirigida y actuada. Hemos declarado, y declaramos, que está mal, que su perspectiva es incorrecta."

El estreno en Venecia comenzó "en una atmósfera inexplicablemente fría", según Tino Ranieri, y "la audiencia, que más bien se disgustó cuando comenzó la proyección, pareció cambiar ligeramente de opinión hacia el final, pero la película no recibió, en ningún sentido de la palabra, la respuesta que merecía."

Arturo Lanocita argumentó que la película "da la impresión de ser un boceto que apenase señala los puntos principales de la historia ... Fellini parece haber preferido la sombra donde un marcado contraste hubiera sido más efectivo". Nino Ghelli de Bianco y Nero lamentó que después de "un excelente comienzo, el estilo de la película permanezca armónico durante algún tiempo hasta el momento en que los dos personajes principales se separan, momento en el que el tono se vuelve cada vez más artificial y literario ritmo cada vez más fragmentario e incoherente."

El biógrafo de Fellini, Tullio Kezich, observó que los críticos italianos "hacen todo lo posible para encontrar fallas en la película de después de la inauguración en Venecia. Algunos dicen que comienza bien, pero luego la historia se desentraña."

Su lanzamiento en Francia el año siguiente encontró una recepción más caliente. Dominique Aubier de Cahiers du cinéma escribióque La Strada pertenecía a "la clase mitológica, una clase destinada a cautivar a los críticos quizás más que al público en general". Aubier concluyó:

"Fellini alcanza una cumbre rara vez alcanzada por otros cineastas: el estilo al servicio del universo mitológico del artista. Este ejemplo demuestra una vez más que el cine tiene menos necesidad de técnicos -ya son demasiados- que de inteligencia creativa. Para crear tal película, se requiere por parte del autor, no sólo un considerable don para la expresión, sino también una profunda comprensión de ciertos problemas espirituales."

En su reseña de marzo de 1955 para la revista Arts, Jean Aurel citó la actuación de Giulietta Masina como "inspirada directamente en lo mejor de Chaplin, pero con un frescor y sentido del tiempo que parecen haber sido creados sólo para esta película". Louis Chauvet de Le Figaro señaló que "la atmósfera del drama" se combinaba "con una fuerza visual que rara vez se ha igualado".Para el influyente crítico de cine y teórico André Bazin, el enfoque de Fellini fue:

"lo opuesto al realismo psicológico que mantiene el análisis seguido de la descripción de los sentimientos. En este universo cuasi-shakesperiano, sin embargo, cualquier cosa puede suceder. Gelsomina y el Loco irradian el aura de todo lo maravilloso que les rodea, lo que confunde e irrita a Zampanò, pero no es un aura sobrenatural ni gratuita, ni siquiera poética, sino una cualidad posible en la naturaleza."

La reacción de la crítica en el Reino Unido y los Estados Unidos fue igualmente mixta, con críticas despectivas apareciendo en Films in Review ("el cenagal del melodrama barato"), Sight & Sound ("un director que se esfuerza por ser poeta cuando no es" ) Y The Times of London ("realismo cantando sobre una colina de estiércol"), mientras que las evaluaciones más favorables fueron proporcionadas por Newsweek ("novela y discutible") y Saturday Review ("Con La Strada Fellini toma su lugar como el verdadero sucesor de Rossellini y De Sica."). Anthony Quinn es excelente como el monosilábico y aparentemente despiadado hombre fuerte, cuyos gustos son primitivos e inmediatos, pero su caracterización se desarrolla con sensibilidad para que su soledad se muestre a través de las grietas de su áspero exterior. " [74]

En una entrevista concedida en 1957, Fellini informó que Masina había recibido más de mil cartas de mujeres abandonadas cuyos maridos habían regresado a ellas después de ver la película y que también había oído hablar de muchas personas con discapacidades que habían adquirido un nuevo sentido de autoestima después de Viendo la película: "Tales cartas vienen de todo el mundo".

Evaluación retrospectiva[editar]

Plano del 1956 trailer de La Strada

En años posteriores, Fellini explicó que desde "un punto de vista sentimental", estaba "más ligado" a La Strada: "Sobre todo porque siento que es mi película más representativa, la más autobiográfica; y, porque fue la película que más trabajo me costó realizar y encontrarle un productor". De todos los personajes de la película , Fellini se sentía más cercano "especialmente de Zampanò". Anthony Quinn encontró inestimable trabajar para Fellini: "Me condujo sin piedad, haciéndome hacer cada escena una y otra vez hasta que consiguió lo que quería. Aprendí más sobre el cine actuando en tres meses con Fellini de lo que había aprendido en todas las películas que había hecho antes. "Mucho después, en 1990, Quinn envió una nota al director ya su co-estrella : "Ustedes dos son el punto más alto de mi vida - Antonio."

El crítico Roger Ebert, en su libro The Great Movies, sostuvo que La Strada era el punto culminante de la carrera de Fellini y que, después de esta película, "su trabajo se adentró frenéticamente por la senda freudiana, el cristianismo, sexualidad y exceso autobiográfico".

El paso de los años ha consolidado la alta estimación de La Strada. Tiene una calificación del 97% en el sitio web del agregador de reseñas Rotten Tomatoes. Sus numerosas apariciones en las listas de las mejores películas incluyen la encuesta de 1992 de los directores del instituto de Cine Británico (el 4to mejor), el New York Times la ubica entre las "mejores 1000 películas hechas nunca".

Adaptación Teatral[editar]

Zampano y Gelsomina, La Strada Chile. 2015

En julio del 2015 se estrenó en Chile la adaptación teatral de la película, esta fue una versión más corta que la película original y contaba las aventuras de Gelsomina y Zampano, desde que la muchacha es entregada a este último, Gelsomina fue interpretada por la Joven Actriz Evelyn Falcon, mientras que Zampano cayo en las manos de Salva Salazar. La dirección estuvo a cargo del mismo Salazar y la compañía, bajo la supervisión del director Marcelo Bailey, todo esto dentro el marco de un festival de adaptaciones teatrales de destacados Films de la historia, entre los cuales compitió con Sopa de Ganso, La novia cadáver de Tim Burton entre otros. .

Enlaces externos[editar]

La Strada en Internet Movie Database (en inglés)