Freaks

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La parada de los monstruos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Freaks
FreaksPoster2.jpg
Cartel de la película.
Título La parada de los monstruos (España)
Fenómenos (Hispanoamérica)
Ficha técnica
Dirección
Producción Tod Browning
Guion [1] Willis Goldbeck, Leon Gordon, Al Boasberg
Fotografía Merritt Gerstad
Montaje Basil Wrangell
Escenografía Cedric Gibbons
Efectos especiales Minnie Woolsey
Protagonistas Wallace Ford
Leila Hyams
Olga Baclanova
Roscoe Ates
Henry Victor
Harry Earles
Daisy Earles
Rose Dione
Daisy Hilton
Violet Hilton
Olga Roderick
Johnny Eck
Randian
Edward Brophy
Matt McHugh
Pete Robinson
Minnie Woolsey
Martha Morris
Frances O'Connor
Angelo Rossitto
Daisy y Violeta Hilton
Schlitze
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1932
Género película de terror
Duración 64 minutos
Compañías
Productora Metro-Goldwyn-Mayer
Presupuesto US$310,607 (aproximado)
Ficha en IMDb

Freaks (La parada de los monstruos en España, Fenómenos en Hispanoamérica) es una película estadounidense de 1932 dirigida por Tod Browning. En 1931 el director había alcanzado un gran éxito con Drácula. Decidió volver a la Metro-Goldwyn-Mayer, en donde su amigo Harry Earles, un enano alemán, le sugirió la idea de adaptar el cuento de Tod Robbins, Espuelas (Spurs),[2] acerca de la venganza de un enano, artista de circo, hacia la trapecista que intentó quedarse con su dinero casándose con él.

La película fue un completo desastre de taquilla y público en su época. En cierta medida supuso el inicio del declive de su director, Tod Browning, ya que Freaks horrorizó a los directivos de la Metro, a todos menos a Irving Talberg que la defendió con pasión tratando de evitar males mayores a Browning. La incomprensión hacia esta obra maestra vio su fin en los años 60 tras un pase especial que se llevó a cabo en el Festival de Cine de Venecia, evento que hizo redescubrir la excepcional película a toda una generación, ahora sí, preparada para entender y admirar toda su dimensión.

Su amigo interpretó el papel de Hans, el enano, y Tod Browning amplió el número de intérpretes que desfilarían en la pantalla hasta que se convierten en los verdaderos protagonistas, simplemente mostrando en escenas cotidianas su forma de vivir. Durante muchos años esta película estuvo prohibida en el Reino Unido, y las reposiciones desde que al poco de estrenarse se pudieron ver fueron muy escasas incluso en los Estados Unidos.

Hoy es un clásico de culto, pero en su tiempo fue considerada repugnante, y el público obligó a que fuera retirada de las pantallas.

La película fue interpretada por personas con deformidades físicas reales, incluso con padecimientos mentales. No se utilizaron efectos especiales de maquillaje, excepto en una breve escena al final de la película.

Esta versión cinematográfica de Espuelas toma de su argumento original tan sólo la relación entre Hans y la trapecista, y se centra más en el ambiente que rodea a los personajes principales. La historia de la caída y venganza del enano burlado está mezclada con la extraña vida de sus compañeros de circo hasta convertirse su vida interior y sus relaciones con los demás en el verdadero argumento de la película.

Es destacable la figura de grupo que intenta reflejar el director en las relaciones internas de los fenómenos de circo, que forma el verdadero trasfondo de la película: al principio explican que tienen un código que consiste en que el dañar a uno dañará a todos los demás. En la escena de la boda los fenómenos aceptan a la trapecista en su círculo interno: se convierte en "uno de los nuestros".

Cuando se dan cuenta del engaño hacia su compañero Hans, su venganza hará literal ese título. Y esta parte es la única justificación de la calificación de esta película como perteneciente al género de terror.

El término freak[editar]

Una de las consecuencias de esta película fue la aparición en inglés del término freak para designar algo o alguien anómalo, anormal, extraño, marginal.

El término posteriormente se adoptó en el idioma español para nombrar, de forma genérica, primeramente a personas o comportamientos que se salen de la normalidad, las cuales presentaban un sentido más transgresor de las normas o comportamientos sociales; y, con el paso del tiempo, se alejó cada vez más de su significado original en inglés, hasta adquirir otro muy distinto. Así, la palabra castellanizada friqui (del inglés freaky) se refiere a la persona interesada u obsesionada, con un interés o gusto desmesurado, por un tema, afición o hobby hasta el punto de convertirlo en una forma de vida. El término se refiere actualmente a una gran variedad de personalidades y grupos.

Actores[editar]

Johnny Eck (izquierda) y Angelo Rossitto (derecha) en una escena de Freaks

Homenajes[editar]

La película es homenajeada:

Reparto[editar]

Bibliografía[editar]

  • Casas, Quim. Extraños en un tren: La parada de los monstruos. (1998) Dirigido por.. ISBN 978-84-87270-50-5, ISBN 84-87270-50-6.
  • Lucía Solaz Frasquet. Guía para ver y analizar: La parada de los monstruos. Tod Browning (1932) Valencia: Edicions Culturals Valencianes. ISBN 84-7642-693-3.

Notas[editar]

  1. El texto del guion, traducido al español
  2. Horrorscope: Mitos básicos del cine de terror. Molina Foix, Juan Antonio. Ed. Mauricio d'Ors 1974 2 v. ISBN 978-84-85118-17-5 ISBN 84-85118-17-0, de la obra completa, el texto, en el tomo dos ISBN 84-85118-16-2

Enlaces externos[editar]