Idioma más antiguo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «La lengua más vieja»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La pregunta de cuál es el idioma más antiguo del mundo ha admitido varias respuestas, dependiendo de qué criterios se utilizan para determinar la edad de un idioma.

Introducción[editar]

La noción de idioma más antiguo puede interpretarse de varias formas, por una parte la mayor parte de los estudiosos que se han encargado del tema, lo interpretan refiriéndose a la primera lengua natural que podamos conocer de manera directa o indirecta, que estuvo en uso real entre los seres humanos.

Otra interpretación minoritaria, es la que trata de identificar algunas de las lenguas habladas modernamente o testimoniadas en inscripciones, que pueda ser considerada como la lengua de entre estas que está testimoniada desde antes o que ha estado en uso durante más tiempo. Esta interpretación tiende a descartarse porque la lingüística histórica ha mostrado que el cambio lingüístico es un fenómeno natural e inevitable, por lo que toda lengua experimenta pequeños cambios aparentemente caprichosos con el tiempo, de tal manera que las formas más escritas antiguas de la lengua tienden a volverse incomprensibles para los hablantes más recientes. En ese sentido parece que ninguna lengua es "muy antigua" porque todas están en constante reonovación, aunque pueda ser que en algunas los cambios lingüísticos se han sucedido más rápidamente que en otras.

Lenguas modernas «primitivas»[editar]

Los lingüistas convienen que no existen idiomas primitivos: ninguna lengua humana tradicional tiene una gramática rudimentaria o un vocabulario limitado que limite la capacidad del hablante de expresar ideas nuevas o discutir a cualquier nivel de profundidad. Noam Chomsky y la lingüística generativa subsiguiente han aportado fuertes evidencias de que todos los idiomas humanos poseen una "estructura profunda en común"; esas estructuras son compartidas por todos los idiomas humanos, a pesar de sus diferencias superficiales. Así se postula que existe una gramática universal para los cuales los seres humanos muestran una capacidad innata, y sólo a medida que el niño pasa la fase de adquisición de la lengua materna aprende las especificidades propia de la lengua de sus cuidadores, completando en su mente los detalles particulares de su lengua.

Se ha llegado a afirmar que el idioma pirahã es un ejemplo de un idioma rudimentario, considerando que no tiene ningún número, además de poseer un inventario muy pequeño de fonemas, y de que sus cláusulas tienen una estructura escasa. Por otra parte, uno de sus investigadores primarios, Daniel Everett, escribió «nadie debe sacar la conclusión... de que el idioma pirahã es primitivo en algún sentido. Tiene la morfología verbal más compleja que conozco y un sistema prosódico notablemente complejo».

Otra cuestión no aclarada y que sigue siendo un problema abierto, es como surgieron por primera vez las lenguas humanas, o como de abrupto fue el proceso. Es conocido que los primates superiores más relacionados con los humanos que conocemos, no poseen lenguaje por lo que con seguridad algunos de los ancestros de los humanos modernos no poseían lenguaje. En cambio, todos los grupos humanos conocidos han poseído un lenguaje, queda abierto el problema de en cómo surgió el lenguaje y cuanto tiempo llevó dicho proceso. A veces se ha sugerido que pudo existir una fase llamada "fase de lengua primitiva" o "pre-lenguaje" en la que los seres humanos aún cuando no hablaban una lengua natural en el sentido usual, exhibían formas comunicativas intermedias entre las habilidades de los humanos modernos y los primates sin lenguaje.

Aparición de nuevas lenguas[editar]

La aparición de una nueva lengua natural se ha podido observar en el desarrollo espontáneo y no planificado de varias lenguas de señas. Estos demuestran la capacidad de los seres humanos para la lengua, cuando se junta una masa crítica de personas que requieren un idioma para comunicarse. La generación espontánea de un idioma y su desarrollo a partir de un primitivo «lenguaje de señas casero», a través del lenguaje rudimentario LSN (lenguaje de señas nicaragüense) y finalmente a una forma más compleja en ISN (idioma de señas de Nicaragua) fue observado en Nicaragua en los años 1970.

Por otra parte, todos los idiomas evolucionan conforme a procesos de cambio lingüístico. Los idiomas cambian inevitablemente en su vocabulario y su fonología mientras los viejos hablantes mueren y son sustituidos por los jóvenes. Algunos lingüistas han presumido que este proceso es inevitable; la deriva lingüística, como la deriva genética, se podría utilizar para instalar un marco del tiempo. Por consiguiente, se han propuesto la teoría que puede existir una cortina de tiempo detrás de la cual las relaciones entre los idiomas, aunque válidas, serían irrecuperables. Se ha estimado que los métodos de la reconstrucción lingüística tendrían un horizonte de entre 5000 y 8000 mil años, más allá de ese tiempo no sería posible por los precedimientos usuales lograr identificar parentescos.

Lingüística comparativa y proto-sapiens[editar]

La lingüística comparativa consiste en la aplicación de técnicas comparación y reconstrucción con el objetivo de conocer las características del antecesor de un grupo de lenguas. Usualmente para familias lingüísticas claramente reconocibles, esta reconstrucción proporciona una gran cantidad de información sobre la protolengua que las originó. Sin embargo, cuando se comparan lenguas más y más distantes entre sí la información recuperable sobre el antepasado común disminuye, al punto que se acepta que existe una cortina de tiempo, por encima de la cual no es posible extraer información.

Aún así, algunos lingüistas han sostenido que no existe ninguna cortina de tiempo y que los métodos comparatistas permiten reconocer parentescos para cualquier escala de tiempo. Así, una teoría muy polémica expuesta por lingüistas comparativos, tales como Joseph Greenberg y Merritt Ruhlen, propone que todos los idiomas humanos descienden de un solo antecesor común, el lenguaje del protomundo. Si se acepta la hipótesis del «lenguaje del protomundo», un criterio posible para seleccionar un candidato para el más antiguo idioma estaría con el uso de la cladística: los idiomas que parecen haberse separado más temprano del rizoma, posiblemente serían las más antiguas. Bajo este criterio, la mayoría de los exponentes de esta hipótesis da el puesto de honor a los idiomas khoisan, hablados en África. Esos partidarios también tienden a aceptar la hipótesis del origen único de los seres humanos, y esperan que la hipótesis sobre la distancia genética humana confirmará sus especulaciones lingüísticas.

Tal y como está formulada, esta hipótesis sigue siendo controvertida y muchos lingüistas sencillamente no aceptan la idea. Otros lingüistas han señalado problemas en la metodología de Greenberg y Ruhlen, que típicamente depende de la «comparación léxica total», la comparación léxica masiva. Ellos solamente consideran convincente la evidencia que viene del método comparativo, que requiere la reconstrucción de formas en un protoidioma y el desarrollo de un sistema regular de reglas para cambiar los sonidos. Según lo ya comentado anteriormente, algunos lingüistas creen que la comparación lingüística no tiene el alcance para establecer de forma fiable las relaciones que pudo haber existido en el pasado.

Los idiomas en los cuales el método comparativo ha cavado más profundamente son los idiomas indoeuropeos, pero esto puede ser debido a que la lingüística comparativa comenzó con los estudios indoeuropeos. En cualquier caso, entre los protoidiomas reconstruidos, el más extensivamente estudiado es el protoindoeuropeo y, como tal, se puede calificar como el idioma más antiguo bajo este criterio. El protoindoeuropeo, sin embargo, es una construcción académica.

Un experimento de antaño[editar]

El historiador Heródoto escribió que el faraón egipcio Psamético I (Psamtik) intentaba descubrir el origen del idioma e hizo un experimento con dos niños. Supuestamente le dio dos bebés recién nacidos a un pastor, con las instrucciones que nadie les hablara, pero que el pastor debería alimentarlos y cuidarlos siempre prestando atención a sus primeras palabras. La hipótesis era que la primera palabra sería pronunciada en el idioma rizomal de la raza humana. Cuando uno de los niños gritó la palabra «bekos» con los brazos extendidos, el faraón concluyó que esa lengua era el idioma frigio (la lengua indoeuropea de los frigios, ahora extinta) porque esa era una palabra frigia para indicar el pan. Por lo tanto, concluyeron que el idioma frigio era más antiguo que el idioma egipcio. No se sabe si la historia de Heródoto es verdad pero, por lo menos representa el interés por el origen del idioma desde la antigüedad.

Lenguas aisladas[editar]

Una lengua aislada es una lengua natural a la que no puede demostrarse un parentesco con otro idioma vivo; es decir, no pertenece a ninguna familia de idiomas. Con frecuencia, se presume ser más antiguo que los idiomas circundantes; se piensa que los idiomas más generalizados y más relacionados fueron introducidos más recientemente.

El shimaku, el jalaa, el purépecha, el yagán, el ainu, el paez, el vascuence (o euskera), las lenguas yucaguiras y el japonés, así como muchas de las lenguas papúes parecen ser idiomas muy antiguos por esta razón.

Idiomas y literatura escritos[editar]

Otro método para determinar la edad de un idioma es el de estudiar en profundidad su idioma escrito.

Bajo este criterio, la mayoría de los arqueólogos concurren que el sumerio es el idioma más antiguo del mundo. Su escritura, llamada cuneiforme, se remonta a cerca de 3200 a. C. mientras que los primeros jeroglíficos egipcios datan a cerca de 3100 a. C.

El idioma más antiguo con una tradición escrita continua es el chino; la escritura de oráculos sobre hueso 甲骨文 jiǎgǔwén (bajo la dinastía 商 Shāng) se remonta a partir de 1400 a. C., y los descendientes de esa escritura aún existen.

El abjad, el alfabeto consonantal de varias lenguas semíticas, se inventó hacia el 1500 a. C.

Algunos idiomas con manifestación escrita muy antigua incluyen el sánscrito (संस्कृतम् samskritam), el tamil y el canarés o kannada (ಕನ್ನಡ).

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Coulmas, Florian, The Blackwell Encyclopedia of Writing Systems (Blackwell, 1999) ISBN 0-631-21481-X
  • Daniels, Peter T., y William Bright, eds., The World’s Writing Systems (Oxford, 1996) ISBN 0-19-507993-0
  • Moreno Cabrera, Juan Carlos. Lenguas del Mundo (Madrid: Visor, 1990) ISBN 84-7774-856-X
  • Moreno Cabrera, Juan Carlos. El Universo de las lenguas (Ed. Castalia, 2003).
  • Ruhlen, Merritt, The Origin of Language : Tracing the Evolution of the Mother Tongue (Wiley, 1996) ISBN 0-471-15963-8

Enlaces externos[editar]