La hija de los lobos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La hija de los lobos (en francés, "L'enfant des loups") fue una miniserie franco-española de televisión de tres capítulos de 90 minutos cada uno, coproducida por TVE, France 3 y CINETEVE en 1991.

Fue emitida en el canal español La 2 en 1992.

Argumento[editar]

Vanda es al parecer hija de una familia de hunos que transita por la Galia (no muy lejos de Hispania), víctima de una manada de lobos en un lugar del bosque, la niña termina huérfana y sola conviviendo con los animales. Ahí es recogida por dos hermanos, uno más mayor y valiente, y otro que es un gran cobarde. Es llevada a un monasterio donde es cristianizada, siendo apadrinada por su rescatador valiente y una reina fundadora de este que vienen a pasar a ser su "padre" y su "madre". Dicha reina había sido esclava y esposa de un rey franco que tiene cuatro hijos. Tras morir el rey, los hijos entran en guerras fratricidas, sufriendo aquella comunidad las consecuencias. Paralelamente, una peste asuela aquel territorio y de alguna manera cuando es superada esta, la reina afirma su fama de santa. Posteriormente también los lobos asuelan la ciudad vecina y con la intervención de Vanda, dichos lobos dejan de ser la amenaza y "desaparecen" de la historia. Una nieta del primer rey es enclaustrada en el cenobio contra su voluntad y además de originar muchas alteraciones, entra en confrontación directa con Vanda. La concurrencia de mercenarios al servicio de la soberbia princesa es rematada con una lucha final, donde casi podría decirse todos están luchando con todos. A lo largo de la serie van muriendo la "madre" de Vanda y finalizándose esta, el "padre" que realiza la defensa del monasterio. Anecdóticamente una tribu de judíos es masacrada en su camino hacia España; judíos que habían convencido al cobarde hermano del "padre" a dedicarse a la medicina. Terminan marchando Vanda con el cobarde, como pareja feliz, hacia España; dejando una comunidad cenobial de monjas y novicias, muy mermada y bajo unas reglas monacales muy diferentes a las de aquel primer cenobio.