La dinamita está servida

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La dinamita está servida es una película española de comedia estrenada en 1968, dirigida por Fernando Merino y protagonizada en los papeles principales por Tony Leblanc, Laura Valenzuela, Alfredo Landa y Manolo Gómez Bur.[1]

Sinopsis[editar]

Informados de que el rey de Chaila va a pasar unas vacaciones de riguroso incógnito en un lujoso hotel de la Costa Brava, un grupo revolucionario contrata a Kremer, especialista en atentados políticos quien, a cambio de 80.000 dólares, acepta la descabellada misión de asesinarlo y así acabar con su régimen. Por su parte, Mike y Dory, una joven pareja que vive al margen de la ley, también han sido informados del viaje del rey de Chaila, por lo que deciden robar las valiosas joyas que siempre lleva consigo el monarca. Mientras, Olga y Arturo, una matrimonio ajeno a todo esto, contempla la confusión que se organiza entorno al rey y a su harén de 16 mujeres.

Reparto[editar]

Referencias[editar]

  1. «La dinamita está servida». ABC. Consultado el 1 de septiembre de 2020. 

Enlaces externos[editar]