La ciudad de las damas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Miniatura de una edición francesa en pergamino de La ciudad de las damas. BnF. Al iluminador se le conoce como el Maestro de La Ciudad de las Damas.[1]

El libro de la ciudad de las damas (Le Livre de la Cité des Dames,[2]​ libro terminado en 1405) es quizás la obra literaria más famosa de la poeta francesa Christine de Pizan. Está considerada una obra clave en la Querella de las mujeres.[3]

El libro es la respuesta de Pizan al popular Roman de la Rose, de Guillaume de Lorris, que había acabado Jean de Meung. Las afirmaciones que hay en el Roman de la Rose sobre las mujeres son combatidas por Pizan mediante una ciudad alegórica:[4]​ Pizan defiende a las mujeres citando una amplia gama de figuras femeninas ilustres, que estarán «alojadas» en la Ciudad de las Damas. A medida que Pizan construye su ciudad, nombra a mujeres ilustres para defenderse de los argumentos misóginos vertidos por numerosos y sabios autores. Cada mujer nombrada va a ser un ejemplo de esa contraargumentación.

Estilo[editar]

Pizan emplea el idioma francés para componer el libro, pero a menudo usa la sintaxis y las convenciones de estilo latino dentro de su prosa francesa.[5]​ Utiliza el estilo del alegato jurídico,[6]​ que habría conocido por múltiples juicios que tuvo que hacer en defensa de sus intereses y por la convivencia con su esposo, que fue secretario del rey. Así pues, Pizan escribe en defensa de las mujeres utilizando la dialéctica de los escritos jurídicos. También utilizará muchas expresiones coloquiales y rasgos de la lengua hablada: «¿Qué más decirte, querida?» (parte I, XLVIII).[7]

Estructura[editar]

La obra está dividida en tres partes o libros. Cada una de estas partes está dividida a su vez en capítulos: 48, 69 y 19, respectivamente. En cada parte, la autora tiene como interlocutora a una de las damas que se le han aparecido para ayudarle a construir la ciudad que servirá de refugio y defensa a las mujeres virtuosas.

En la primera parte, la Razón (Raison) le ayudará a quitar los juicios negativos sobre las mujeres para construir la ciudad con unos cimientos fuertes y duraderos: las virtudes. Con la Derechura (Droiture)[8]​ construirá los muros y los bellos edificios. Con la Justicia la poblará con mujeres ilustres de toda época y condición, con el único requisito de «no ser frívolas ni casquivanas».[9][10][11]

Parte I[editar]

La parte I comienza con Christine leyendo el Libro de Las lamentaciones de Mateolo, una obra del siglo XIII que trata del matrimonio, y en la que el autor escribe que las mujeres hacen miserables las vidas de los hombres.[12][13]​ Al leer estas palabras, Christine se avergüenza de ser mujer: «Abandonada a estas reflexiones, quedé consternada e invadida por un sentimiento de repulsión, llegué al desprecio de mí misma y al de todo el sexo femenino, como si Naturaleza hubiera engendrado monstruos».[14]​ Christine considera entonces que las mujeres han de ser de verdad malas: «pensaba que sería muy improbable que tantos hombres preclaros [...] hubieran podido discurrir de modo tan tajante y en tantas obras que me era casi imposible encontrar un texto moralizante... sin toparme antes de llegar al final con algún párrafo o capítulo que acusara o despreciara a la mujeres».[14]

Pero, de repente, un rayo de luz le anuncia la presencia de tres damas coronadas: la Razón, la Derechura y la Justicia, que se le aparecen y le dicen que están allí por mandato divino, y le aconsejan que "dé la vuelta" a lo escrito contra las mujeres y escriba a favor de ellas, y cada dama le dirá cuál será su función al ayudarle a construir la ciudad.

La Razón ayuda a Christine a construir las paredes externas de la ciudad, responde a las preguntas de Christine sobre por qué hablan mal de las mujeres algunos hombres, y le ayuda a preparar el terreno sobre el que se construirá la ciudad. Le dice: «coge la azada de tu inteligencia y cava hondo. Por donde veas el trazado de mi regla, cava un foso profundo. Yo te ayudaré cargando la tierra en cestas que llevaré a hombros».[14]​ Construirá la ciudad con «altas y fuertes murallas con anchas y hermosas torres» que nadie podrá derribar. Los materiales son las mujeres del pasado. Así, Semíramis será la piedra clave para la futura ciudad, que reflejará algo de esa viuda heroica, igual que de otras mujeres como Fredegunda, reina de Francia; Blanca de Castilla, madre de San Luis, y Juana de Borbón, viuda del rey Carlos V.[3]

Mientras van trabajando, hablan de temas que le preocupan a Pizan: las causas de por qué los hombres difaman a las mujeres y las múltiples prohibiciones y limitaciones impuestas: a cada uno de los planteamientos, la autora contrapone ejemplos de mujeres que superaron ampliamente esos prejuicios misóginos.[3]

Mujeres nombradas[editar]

Estas son las mujeres nombradas en la Parte I:[15]

Parte II[editar]

El trabajo de edificación continuará con la dirección de la Derechura, que ayudará a levantar los edificios y las calles. «Anda: mezcla con tinta este mortero y usa sin reparos esta argamasa, porque yo te proveeré con gran cantidad de ella».[14]​ Las conversaciones articulan esta segunda parte, en la que destacan las virtudes femeninas que rigen la ciudad: amor filial, constancia, castidad, fidelidad[18]​ y amor conyugal. Durante siglos, se ha negado que las mujeres tengan esas virtudes, pero la Derechura pondrá más de setenta y dos ejemplos que desbaraten esa negación.[3]

Christine y la Derechura hablan también sobre la institución del matrimonio, y abordan las afirmaciones de los hombres sobre las malas cualidades que aportan las mujeres a la unión conyugal. La Derechura corrige el concepto con ejemplos de mujeres que amaron a sus maridos y actuaron virtuosamente, y señala que no se ocupará de las mujeres malas «porque no representan la naturaleza femenina, sino a su perversión.» (XIII). Esta defensa tan apasionada del matrimonio responde a la postura humanista y laica que defendía el matrimonio frente al celibato. Por lo tanto, defender el matrimonio era algo asociado a la defensa de las mujeres.[3]

Otro de los temas fundamentales de esta parte es la educación de las mujeres. Christine misma se pone como ejemplo y argumento. (XXXVI).[14]

Esta parte se cierra con Christine dirigiéndose a las mujeres y pidiéndoles que oren por ella mientras continúa su trabajo con la Justicia para completar la ciudad.

Mujeres nombradas[editar]

Estas son las mujeres nombradas en la Parte II.

Parte III[editar]

En la Parte III, la Justicia se une a Christine para «añadir los últimos retoques» a la ciudad, como traer una reina para gobernarla, que será la Reina del Cielo: la Virgen María. Además, la Justicia nombra a Christine 25 santas, mártires en su mayoría, para que acompañen a la Virgen y sean ejemplo de «fuerza y constancia para padecer horrendos sufrimientos en defensa y gloria de su fe» (III).

Concluye su obra Christine con otro discurso dirigido a todas las mujeres en el que anuncia el final de la obra de la Ciudad de las Damas. Les suplica que defiendan y protejan la ciudad y que sigan a su reina, y les dice que la ciudad será su refugio y además un baluarte para defenderse de los ataques de sus enemigos (XIX).

Mujeres nombradas[editar]

Estas son las mujeres nombradas en la Parte III.

Fuentes[editar]

La obra, aunque pueda parecer de carácter enciclopédico, es decir, una acumulatio al estilo de Bocaccio, es más bien una compilatio, muy popular en el siglo XV, procedimiento que consistía en redactar un texto nuevo a partir de otros. Por ello, el conjunto de sus fuentes es muy complejo: Platón, Aristóteles, Cicerón, Virgilio, Ovidio, Suetonio y Plinio el Viejo. También hay alusiones bíblicas, historias marianas y alusiones a autores medievales. Por ello no se puede hablar de una única fuente.[4]

El título de la obra parece evocar De civitate Dei, de San Agustín, por el título y por el paralelismo de los autores en su defensa: él, de los cristianos; ella, de las mujeres.[3]​ Además, cita textualmente el tercer verso del Salmo 87 (86): «gloriosa dicta sunt de te civitas Dei».[38]

No obstante, su principal fuente de información fue De mulieribus claris (Acerca de las mujeres ilustres), de Giovanni Boccaccio, posiblemente en la versión francesa: Des claires et nobles femmes.[39]

Este texto fue un tratado biográfico sobre antiguas mujeres famosas. Pizan también citó el Decamerón de Boccaccio en las últimas etapas de La ciudad de las damas. El cuento de Gismunda y el de Isabetta, por ejemplo, se citan como procedentes de esa obra.

Pero es importante señalar que frente a Bocaccio, que defiende el orden natural, Pizan defiende el orden social; de ahí su enumeración de mujeres que han contribuido al progreso de la humanidad.[3]

También se puede ver la influencia de Boccaccio en la postura de Pizan ante la educación femenina. En la historia de Rea Silvia, Boccaccio aboga por el derecho de las mujeres jóvenes a elegir una vida secular o religiosa. Afirma que es perjudicial colocar a las jóvenes en los conventos mientras son «ignorantes, jóvenes» o están «bajo coacción». Boccaccio afirma que las niñas deben «educarse bien desde la infancia en el hogar de los padres, se les debe enseñar la honestidad y el comportamiento digno de elogio». Luego, cuando crezcan y sepan lo que es, por su propia voluntad algunas «eligen la vida monástica». Boccaccio cree que a las jóvenes se les debe enseñar acerca de la vida y las virtudes antes de que se consagren a Dios.

Si bien no dice que las mujeres deberían tener una educación formal, aboga para que las mujeres tengan voz en sus vidas y el derecho a estar bien informadas sobre su posible futuro. Por lo tanto, la idea de Boccaccio de educar a las jóvenes en la vida secular y religiosa podría haber sido un trampolín para la idea de Pizan de la educación femenina. Sin embargo, según Margaret L. King y Albert Rabil Jr., la actitud de Boccaccio era «sexista porque elogiaba los valores tradicionales de castidad, silencio y obediencia en las mujeres y representaba a las mujeres en la esfera pública como sufrimiento y como forma de castigo por trascender los límites».[40]

El texto de Boccaccio se usa principalmente para las Partes I y II del libro, mientras que la Parte III depende más de Le Miroir historial (1333), de Jean de Vignay.[41][42]​ Ese texto es la traducción francesa de los relatos históricos de Speculum Maius, una enciclopedia que comenzó Vincent de Beauvais después de 1240. De hecho, como le parece imposible enumerar todas las mujeres, dice: «Si quieres saber más solo tienes que consultar el Speculum Historiale», aunque no nombra al autor. (Parte III, IX).[43]

Se puede establecer también una comparación con la obra de Chaucer La leyenda de las mujeres buenas o La leyenda de las mujeres virtuosas (The Legend of Good Women), que tal vez leyera Christine.[7][44]

Temas[editar]

Hay tres temas principales en el conjunto de historias de La ciudad de las damas: «la calumnia al sexo femenino, la necesidad de educación de la mujer y el enriquecimiento de la vida espiritual como liberación».[45]​ Se agrupan las historias dependiendo del origen de la personalidad o del vicio o la virtud al que estén asociadas de forma común.

Christine quiere hacer tomar conciencia de las mujeres como colectivo que debe crecer dignamente siendo más fuerte en su día a día. Para ello, ofrece esa larga exposición de modelos positivos, como un speculum en el que mirarse, a la manera de los tratados tradicionales de educación.[45]

Proyección[editar]

La autora quería que su obra tuviera difusión. Para ello la ofreció a personajes de alto rango. Se conservan 26 manuscritos.[45]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • BLUMENFELD-KOSINSKI, Renate; BROWNLEE, Kevin: The Selected Writings of Christine De Pizan: New Translations, Criticism (Selección de obras de Christine de Pizan: traducciones nuevas y crítica). Norton Critical Editions. Nueva York. 1997.
    • Renate Blumenfeld-Kosinski (n. 1952): medievalista especializada en literatura francesa, y catedrática de francés de la Universidad de Pittsburgh.
      Pontifical Institute of Mediaeval Studies seal.svg
    • Kevin Brownlee: catedrático de literatura medieval italiana y francesa.
  • BRABANT, Margaret: Politics, gender, and genre: the political thought of Christine de Pizan (La política, el género social y el género literario: el pensamiento político de Christine de Pizan). Westview Press. Boulder. 1992.
  • BROWN-GRANT, Rosalind: introd. de The Book of the City of Ladies, de Christine de Pizan. 1405. Trad. de R. Brown-Grant. Penguin. Londres. 1999. xvi-xxxv.
    • Rosalind Brown-Grant (n. 1962): catedrática de literatura francesa medieval tardía, de la Universidad de Leeds.
  • PIZAN, Christine De: The Book of the City of Ladies. 1405. Trad. de R. Brown-Grant. Penguin. Londres. 1999.
  • PIZAN, Christine De: A Medieval woman's mirror of honor: the treasury of the city of ladies (El espejo de honor de una mujer de la Edad Media: el tesoro de la ciudad de las mujeres). Trad. de Charity Cannon Willard. Ed. de Madeleine Pelner Cosman. Bard Hall Press. Tenafly. 1989.
    • Charity Cannon Willard (1914 - 2005): erudita estadounidense considerada la mayor autoridad en la obra de Christine de Pizan.
    • Madeleine Cosman (Madeleine Pelner Cosman, 1937 - 2006): abogada e investigadora estadounidense, estudiosa de la Edad Media y del Renacimiento, erudita de la cocina medieval y, desde 1970, colaboradora en la organización de la Feria Renacentista de The Cloisters.
  • FORHAN, Kate Langdon: The Political Theory of Christine Pizan (El pensamiento político de Christine de Pizan); en Women and Gender in the Early Mod. World (Las mujeres y el género social en la Edad Moderna). Ashgate. Burlington. 2002.
    • Reseña, en inglés.
    • Ashgate: Ashgate Publishing, editorial académica británica, fundada en 1967, algunas de cuyas publicaciones pasaron a Taylor and Francis, de la multinacional Informa; otras continúan en Routledge.
  • KING, Margaret L.; RABIL Jr., Albert: introd. de Dialogue on the Infinity of Love (Dialogo dell'Infinità d'Amore, 1547). Tullia d'Aragona. Trad. de Rinaldina Russell y Bruce Merry. Univ. de Chicago. 1997.
  • QUILLIGAN, Maureen: The allegory of female authority: Christine De Pizan's Cité des dames (La alegoría de la autoridad femenina: la Ciudad de las damas de Christine de Pizan). Cornell University Press (Publicaciones de la Universidad Cornell). Ithaca. 1991.
    • Maureen Quilligan (Florence R. Brinkley): catedrática de inglés, estudiosa del Renacimiento y de la mujer en la literatura, y miembro del Trinity College of Arts and Sciences, universidad de artes liberales perteneciente a la Universidad Duke.
  • VARGAS MARTÍNEZ, Ana: La Querella de las mujeres. Tratados hispánicos en defensa de las mujeres (siglo XV). Ed. Fundamentos. Madrid. 2016. ISBN 9788424513054
    • Ana Vargas Martínez: medievalista dedicada a los estudios de género, y miembro de la UCM.
    • GONZÁLEZ HERAS, Natalia: reseña del libro, en Dialnet, en PDF.
      • Natalia González Heras: miembro de la UAM.

Notas y referencias[editar]

  1. Maestro de La Ciudad de las Damas (Maître de la Cité des dames): fl. 1400-15.
  2. PISAN, Christine de. «Le Livre de la Cité des dames». Biblioteca Digital Mundial. Consultado el 13 de enero de 2018. 
  3. a b c d e f g VARGAS MARTÍNEZ, Ana (2010). «La Ciudad de las Damas de Christine de Pizan: obra clave de la Querella de las mujeres». La Querella de las mujeres: Análisis de textos. ISBN 978-84-87090-49-3. Consultado el 21 de diciembre de 2017. 
  4. a b FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Etelvina (2007). «El conocimiento del pasado a través del Libro de la Ciudad de las Damas de Christine de Pizan». Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte. ISSN 2530-3562. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  5. FORHAN, Kate Langdon: The Political Theory of Christine Pizan (El pensamiento político de Christine de Pizan).
  6. Entrada de «alegato» en el sitio del DRAE; véase la 2ª acepción.
  7. a b PIZAN, Cristina de (2000). Marie-José Lemarchand, ed. La ciudad de las damas. Prólogo, de Victoria Cirlot: Siruela. p. 22-23. ISBN 9788478442683. 
  8. Droiture: justicia, especialmente el concepto religioso de la justicia divina de las religiones abrahámicas, y el de la humana conforme a ella.
  9. ALONSO FLORES, Ruth (2015). «La ciudad de las damas de Cristina de Pizán: un planteamiento social femenino en la Edad Media». Trabajos de fin de grado de Historia. Fac. de Filos. y Letras de la UVA. Consultado el 13 de enero de 2018. 
  10. Entrada de «frívolo» en el sitio del DRAE.
  11. Entrada de «casquivano» en el sitio del DRAE.
  12. BROWN-GRANT, Rosalind.
  13. Libro de las lamentaciones de Mateolo (Liber lamentationum Matheoluli, ca. 1295): libro latino traducido al francés por Jean Le Fèvre de Ressons.
  14. a b c d e PIZAN, Cristina de (2013). La ciudad de las damas (Marie-José Lemarchand, trad.). Siruela. p. 27. ISBN 978-84-15937-54-8. 
  15. «Mesa de Contenidos». Archivado desde el original el 14 de mayo de 2014. Consultado el 18 de diciembre de 2017. 
  16. BOCCACCIO: De mulieribus claris (Acerca de las mujeres ilustres); XLIV: De Panphile Platee filia (Acerca de Pánfila, hija de Platea).
    Miniatura para la obra de Boccaccio
    De claris mulieribus: Pánfila. BnF.
  17. La mujer fuerte: Véase Proverbios XXXI, 10-31.
  18. Véanse "Fidelidad" y "Fidelidad matrimonial".
  19. Griselda: personaje tradicional que es ejemplo de paciencia y fue empleado en varias obras artísticas, en primeri lugar:
    • La última novella de la última jornada del Decamerón, que fue traducida al latín por Petrarca en la última de sus cartas Seniles, la XVII, 3, hacía 1374 y obtuvo así una enorme difusión en toda Europa.
    • La traduzione catalana de Petrarca hecha por Bernat Metge en 1388 para agradecer a Isabel de Guimerà su intercesión en su favor ante el rey de Aragón.
    • L’istoire de Griseldis la marquise de Saluces et de sa merveilleuse constance. Et est apellé Le miroir des dames maries, versión dramatizada a partir de la traducción que hizo Philippe de Mézières de la carta latina de Petrarca, contenida en un ms. de 1395 de la Bibliotéque National de France, el Ms. fr. 2203; se edito en París en el siglo XVI por Jean Bonfons con el título Le mystere de Griselidis marquis de Saluses par personnaiges.
    • Cuento del erudito (The Clerk's Tale), uno de Los cuentos de Canterbury, que se basa ya en la versión latina de Petrarca.
    Retrato de W. W. Skeat
    (1895 o antes).
    • La segunda patraña de El Patrañuelo, de Joan de Timoneda, 1567.
    • La Comedia muy exemplar de la Marquesa de Saluzes, llamada Griselda del único representante Navarro, publicada en Valencia en 1603 pero bastante más antigua.
      • Navarro, Comedia muy exemplar de la Marquesa de Saluzes, llamada Griselda, ed. de G. Carrascón, Anejos de Artifara, Università di Torino, en open access: [1].
    • La comedia de Lope de Vega, El ejemplo de casadas y prueba de la paciencia (1600 ca., publicada en Flor de las comedias de varios autores, Madrid, Viuda de Luis Martínez a costa de Antonio Sánchez, 1615, ff. 4r-24v) se basa directamente en la traducción latina de Petrarca y en la novella de Boccaccio.
      • CARRASCÓN, Guillermo, «"Che riuscita fosse una bella roba": Griselda de Petrarca a Lope, pasando por Boccaccio», en Los viajes de Pampinea: novella y novela española de los Siglos de Oro, ed. I. Colón Calderón, D. Caro Bragado, C. Marías Martínez y A. Rodríguez de Ramos, Madrid, Sial, 2013, pp. 165-176.
      • CARRASCÓN, Guillermo, «Traduzioni addomesticanti: Lope de Vega e l’adattamento teatrale di Decameron X, 10» en G. Carrascón (ed.), «In qualunque lingua sia scritta» Miscellanea di studi sulla fortuna dei novellieri nell’Europa del Rinascimento e del Barocco, Torino, Accademia University Press, 2015, pp. 147-181.
    • La obra de Shakespeare Cuento de invierno (1610-11) presenta algunos rasgos de la tradición de Griselda.
    • Grisélida o La marquesa de Salusses o La paciencia de Grisélida (Grisélidis o La Marquise de Salusses o La Patience de Griselidis, 1691), uno de los Cuentos de Mamá Ganso, de Perrault.
    • Hay varias óperas basadas en la historia del personaje, con un texto que más o menos sigue el de Apostolo Zeno; entre ellas, una de Alessandro Scarlatti (1721), otra de Vivaldi (1735) y otra de Massenet (1901).
  20. Argía (Ἀργεία / Argeia): hija de Adrasto.
  21. Sulpicia: esposa de Lucio Cornelio Léntulo Crus, al que siguió al destierro.
  22. Florencia la romana: protagonista de un libro de caballerías inglés y de un cantar de gesta del s. XIII.
  23. Bernabó de Génova y su mujer son personajes del noveno cuento de la segunda jornada del Decamerón.
  24. Gismunda de Salerno: personaje que corresponde a la primera historia de la cuarta jornada del Decamerón.
  25. Isabetta de Mesina: personaje de la quinta historia de la cuarta jornada del Decamerón.
  26. La dama de Fayel: personaje de la obra del s. XIII Roumans dou chastelain de Couci et de la dame de Faiel, escrita en picardo (en francés, Roman du châtelain de Coucy et de la dame du Fayel). El castellano de Coucy del título es un tal Renaut, que, según la obra, partió en el año 1190 a las cruzadas con Ricardo Corazón de León y murió en Palestina en el 1192.
  27. La chastelaine de Vergi, obra del s. XIII, en verso, que cuenta de una castellana amada por un caballero amado por la madrastra de ella.
    Cofre con relieves (labor de repujado)
    que representan escenas de la historia de la
    castellana y el caballero. Museo del Louvre.
  28. Marguerite: una hermana de Bureau de La Rivière que fue abadesa de Jouarre hasta 1372, y superior de Montivilliers hasta 1388.
  29. María de Saboya (Marie de Savoie (1448 - 1475): hija de Luis de Saboya y Ana de Lusignan, y segunda esposa de Luis de Luxemburgo, condestable de Francia.
  30. Santa Fausta (Fausta de Cícico, ca. 298 - 311): mártir a los 13 años.
    Fausta, Evilasio y Máximo martirizados en Cícico
    (miniatura del Menologio de Basilio II).
  31. Santa Macra: mártir hacia el año 287, y patrona de Fismes.
  32. Marciana de Mauritania o Marciana de Cesarea: mártir hacia el 303 en Mauritania de Cesarea.
    Miniatura que representa el martirio de Marciana
    y pertenece a un manuscrito del s. XV conservado
    actualmente en la Biblioteca Nacional de Francia.
  33. Eufrosina de Alejandría (410 - 470): fémina que se hizo pasar por varón para ingresar en un monasterio en el que vivió como asceta durante 38 años.
  34. Véanse "Anastasia de Roma" y "Anastasia de Sirmio".
  35. Teodota: dama noble de Nicea que fue quemada con sus hijos: Evodio, Hermógenes y Calixto.
  36. Natalia: esposa de Adriano.
  37. Plautilla o Plautilia: según una tradición, joven viuda romana a la que hicieron que fuera azotada por el mismísimo apóstol Pedro; según otra, la esposa de Vespasiano.
  38. Salmo 87 (86):
  39. BOCCACCIO: Des claires et nobles femmes.
  40. KING, Margaret L.; RABIL Jr., Albert (1997). introd. de Dialogue on the Infinity of Love (Dialogo dell'Infinità d'Amore, 1547). Tullia d'Aragona. (Rinaldina Russell y Bruce Merry, trads.). Universidad de Chicago. 
  41. «Manuscrito digitalizado». The British Library. Consultado el 13 de enero de 2018. 
  42. Jean de Vignay, Jehan de Vignay o Jehan du Vingnai (ca. 1283 - después de 1340): traductor francés.
  43. El Speculum Historiale, en Commons.
  44. a b Las protagonistas de las historias son Cleopatra, Tisbe, Dido, Hipsípila y Medea, Lucrecia, Ariadna, Filomela, Filis, e Hipermnestra.
  45. a b c SALA VILLAVERDE, Alicia (2015). Cristina de Pizan, una innovadora en el mundo medieval. Consultado el 13 de enero de 2018. 
    • Publicación de la UNED.

Enlaces externos[editar]

  • Formant, cortometraje del 2011 en el que se leen algunos fragmentos de la obra de Pizan; en francés.