La bella y la bestia (película de 1991)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La bella y la bestia (título original en inglés: Beauty and the Beast) es una película infantil de de animación estadounidense. El estreno fue en El capitan Theatre en noviembre de 1991 producida por Walt Disney Feature Animation y dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise. Está basada en la versión revisada y abreviada que Jeanne-Marie Leprince de Beaumont escribió a partir de la historia original, mucho más larga, de Gabrielle-Suzanne Barbot de Villeneuve. Es la primera película animada nominada al Óscar a la mejor película, puesto que en esa época aún no existía la categoría de Óscar a la mejor película de animación.

Es una de las películas más conocidas de los estudios Disney. Esta película intensificó el nivel de animación de la etapa conocida como El Renacimiento de Disney, que comenzó con La sirenita y terminó con Tarzán. Muchas otras películas animadas fueron influenciadas por la combinación de la animación tradicional y la generada por computadora. Esta historia también es uno de los mejores musicales y una de las películas más románticas de los Estados Unidos. Esta película se encuentra en la posición 34 dentro de la lista de las mejores películas románticas estadounidenses. Fue añadida en el 2002 al Registro Nacional de Películas de Estados Unidos como “Cultural e históricamente significativa” y en enero de ese mismo año fue reeditada en el formato IMAX en una edición especial que incluía una nueva canción la cual ya se encontraba en el musical.

La película fue adaptada por Linda Woolverton, basándose en la versión de La Bella y la Bestia de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont (no aparece en los créditos de la película, pero se le da el crédito en la versión francesa como escritora de la novela. Las canciones fueron escritas por Howard Ashman (letra) y Alan Menken (música), los dos crearon las canciones de La sirenita. En las entrevistas, los ejecutivos de Disney, dijeron que ellos habían caído en los recientes años, especialmente en 1990 y 1991. La cultura pop americana había sido olvidada, y ese joven que empieza con un mensaje que “una chica linda conoce a un chico guapo se citan y se casan”, Disney dijo que la moraleja asociada en el filme es que “la sociedad hace lo bello, pero la belleza no lo es todo”.

Fue un éxito total, recaudando más de U$S 171 millones en ingresos domésticos y más de U$S 403 millones en todo el mundo. El número de ventas de la película la hizo la 3.ª más exitosa de 1991, superando a Terminator 2 y Robin Hood: príncipe de los ladrones, esta también fue la película más exitosa de todos los tiempos y la primera película de animación que alcanzó los $100 millones de dólares. Forma parte del AFI's 10 Top 10.

Argumento[editar]

En una tierra lejana un rico y apuesto príncipe vivía en un hermoso castillo con todo lo que pudiera desear sin embargo era egoísta, malcriado y poco amable. Una noche helada de navidad, una anciana mendiga de un aspecto horrible que toca a su puerta le pide refugio contra el cruel frío ofreciéndole a cambio una rosa. El príncipe repugnado se burló del regalo y la echó de su castillo, ella le advirtió que no se dejara llevar por las apariencias, puesto que la belleza está en el interior. Cuando el príncipe se niega de nuevo, la mendiga le revela su verdadera identidad como una hermosa y poderosa hechicera. El príncipe trató de disculparse pero era tarde puesto que ella había visto que en su corazón no había amor, como castigo lo convirtió en una temible bestia y encantó al castillo con un poderoso hechizo y a todos los sirvientes transformándolos en objetos domésticos (como tazas, relojes, velas, etc.). La rosa que le ofreció era en realidad una rosa encantada que comenzaría a marchitarse cuando él cumpliera los 21 años, sólo si el príncipe aprendía a amar y a la vez conseguía que una mujer lo amara antes de que la rosa perdiera su último pétalo se rompería el hechizo, si no, estaría condenado a ser la bestia para siempre. Además de la rosa la encantada, la hechicera le otorgó un espejo mágico a través del cual él podía ver lo que quisiera.

Conforme pasan los años, el príncipe cayó en la desesperación y perdió toda esperanza de encontrar a alguien puesto que sabía que nadie podría amar a una bestia, mientras la rosa comienza a marchitarse.

En una pequeña aldea cercana al castillo vive una joven muy hermosa llamada Bella debido a su gran belleza. Bella es amable, inteligente y amante de los libros, por lo que en el pueblo la consideran una chica extraña y soñadora. Ella es cortejada por el grosero y presuntuoso cazador Gaston, el hombre más atractivo del pueblo que constantemente la acosa y le propone matrimonio. Sin embargo, Bella lo rechaza al considerarlo demasiado bruto y primario.

Bella vive en una acogedora cabaña con su padre Maurice, un inventor al que los habitantes de la aldea toman por loco. Un día, Maurice es llamado a una feria de inventores para mostrar su última creación: un cortador de leña. Con su caballo Philipe se despide de Bella y marcha rumbo al evento, pero al intentar tomar un atajo por mitad del bosque se acaba perdiendo. De repente, una manada de lobos hambrientos surge de las sombras y comienzan a perseguirlo, haciendo que Philipe huya despavorido. Cuando Maurice consigue escapar de los lobos se encuentra con un castillo que es el mismo tenebroso lugar donde habita la Bestia. Al entrar buscando refugio de la cruel nevada que se ha desatado, es sorprendido y recibe una calurosa bienvenida de los sirvientes del castillo, transformados en objetos, especialmente de Lumière, convertido en candelabro, y de Din Don, un reloj de mesa. Desgraciadamente, la Bestia descubre que ha entrado en el castillo sin su permiso y, furioso, encierra al hombre en un oscuro calabozo.

Mientras que en la aldea, Bella que ha rechazado nuevamente a Gaston que jura conseguir su amor mediante un plan, se da cuenta que el caballo de su padre ha regresado a la casa sin él y Bella se da cuenta de que a su padre le ha ocurrido algo grave y sale en su búsqueda. Consigue llegar hasta el castillo de la Bestia donde al explorarlo encuentra a su padre en un calabozo. Éste le suplica que huya mientras pueda, pero Bella asegura no temer al dueño del castillo. Es entonces cuando los sorprende la Bestia y la valerosa joven le propone hacer un pacto con él para que la tome en el lugar de su anciano y ahora también enfermo padre, por lo que se convertirá en su prisionera para siempre. La bestia sorprendido de lo hermosa que es y viendo en ella su oportunidad de romper el hechizo la acepta y libera a su padre.

Bella se traslada a una habitación más agradable por petición de Bestia. Una vez sola, la joven rompe a llorar y es consolada por los habitantes del castillo, entre ellos la Señora Potts, transformada en una tetera, y su pequeño hijo Chip, una taza de té. Bestia piensa que Bella podría romper el hechizo, y le da su permiso para acceder a todas las salas del castillo salvo al ala oeste, que está estrictamente prohibida. También la obliga a cenar con él, pero la joven se niega dado que ve a Bestia como un ser repugnante y violento. Ante la negativa a la invitación, Bestia pierde los estribos y obliga a Bella a permanecer en su cuarto hasta que se digne a estar con él.

En la aldea, los habitantes animan a Gaston después de que Bella rechazara su propuesta de matrimonio, en especial su amigo Lefou. Es entonces cuando Maurice entra en la taberna pidiendo auxilio para rescatar a Bella explicando que fue aprisionada por una bestia, pero dada su fama de científico loco nadie le cree. Así pues, echan al padre de Bella de la taberna y éste se ve obligado a ir a su rescate solo. Al partir Maurice, Gaston se da cuenta de que puede utilizar al anciano para conseguir a Bella por esposa, amenazando con enviar a su padre a un hospital psiquiátrico si no acepta su propuesta de matrimonio.

Bella se siente muy hambrienta y decide salir de su habitación tras asegurarse de que la Bestia ya no ronda por allí. Sin embargo es vista por los sirvientes que la conducen al comedor donde le ofrecen una formidable cena y después le enseñan cada rincón del castillo. Pero la curiosa muchacha logra escaquearse de la visita y sube las escaleras hasta el ala oeste, que son los aposentos del amo. Entra en una inmensa y oscura habitación llena de muebles destrozados, espejos rotos y un retrato rasgado de un atractivo joven de ojos azules. Sobre una mesa junto al balcón, Bella encuentra la rosa mágica protegida por un cristal, pero justo antes de tocarla, la Bestia aparece detrás suyo asustándola y deja escapar un horrible rugido de furia, provocando que la joven salga corriendo y huya despavorida hacia el bosque. Bella monta sobre Philipe y cabalga hacia el bosque intentando huir, pero nuevamente aparece la manada de lobos que la ataca y, a pesar de que intenta defenderse tras caer de su montura, estos son más fuertes que ella. Justo cuando parecen dispuestos a devorarla, Bestia aparece de entre los árboles y empieza a luchar contra los animales en una pelea atroz hasta que logra ahuyentarlos, pero acaba desmayándose por las heridas causadas. Bella decide que, tras haberle salvado la vida, lo mínimo que puede hacer es regresar al castillo y curarle.

Tras el incidente con los lobos, la relación entre ambos cambia: pasean juntos por el jardín del castillo, cenan en compañía y Bella consigue reavivar la pasión de la Bestia por los libros. Éste decide que debe hacer algo por ella, y le muestra la enorme biblioteca del castillo, donde Bella es muy feliz. Conforme pasa el tiempo ambos se van haciendo más amigos y Bestia se da cuenta de que siente por ella amor; sin embargo, como no ha conseguido que Bella lo ame, los habitantes del castillo tienen la idea y le proponen organizar un hermoso baile de noche para la pareja, con el objetivo de que Bella se enamore de la Bestia. La Bestia se convence y los sirvientes arreglan todo.

Ambos se preparan para el baile, Bella llevando un elegante vestido amarillo y Bestia con un traje azul. Cenan en el gran comedor y después bailan juntos una canción romántica. Al acabar el baile, Bella confiesa que extraña a su padre, y Bestia decide mostrarle a través del espejo mágico, ambos observan cómo su padre, tras salir a buscarla por el bosque, está a punto de desfallecer de frío y cansancio. El amor de Bestia hacia ella lo hace tomar la decisión de dejarla marchar para que cuide a su padre sin necesidad de regresar al castillo y le deja llevarse el espejo mágico. Bella se lo agradece y rescata a Maurice, a quien lleva hasta su casa del pueblo para que se recupere. Por su parte, Bestia se siente abatido al comprender que ha dejado ir su única oportunidad de volver a ser humano, y lo mismo les ocurre a los habitantes del castillo, que ya pierden toda esperanza porque falta poco para que la rosa se marchite completamente; no obstante, el pequeño Chip sigue a Bella a su casa escondido en su mochila para intentar convencerla de que regrese.

Esa misma noche, una multitud se reúne en torno a la casa de Bella y su padre con la intención de internarlo en el hospital mental, pues todo el pueblo cree que está loco por decirles que una horrible bestia secuestró a su hija. Gaston ofrece ayuda a Bella si acepta casarse con él, pero ella todavía se niega, de modo que Gaston ordena que se lleven a Maurice. Para demostrarles que su padre no estaba mintiendo, Bella utiliza el espejo mágico para mostrar al pueblo la imagen de la Bestia. Los pobladores tienen miedo cuando se dan cuenta de que si es real y, tras observar su aspecto terrorífico, piensan que será una gran amenaza para la aldea. Entonces Bella intenta explicar que él no es lo que la gente cree, pero Gaston ignora sus palabras y convence a los hombres del pueblo para ir a asaltar el castillo y matar a la Bestia. Antes de partir, encierra a Bella y a Maurice en el sótano de su casa para evitar que alerten a Bestia, pero estos logran escapar gracias a la ayuda de Chip y el invento de Maurice para cortar leña. Enseguida Bella pone rumbo al castillo, confiando en que no sea demasiado tarde para detener el ataque.

Cuando las cosas encantadas del castillo de la Bestia miran a la multitud dirigidos por Gaston que vienen marchando contra ellos con un ariete se preparan rápidamente para defender el castillo. Una feroz batalla se desata cuando los aldeanos se abren las puertas del castillo. Los objetos encantados atacando y persiguiendo a distancia todos los habitantes del pueblo, excepto Gaston que sube al dormitorio de Bestia y le dispara una flecha en la espalda. Continúa atacando a la Bestia sin piedad, lo que le obligó a cabo en una repisa en el techo del castillo donde llama a la Bestia para luchar contra él, pero en su dolor y desesperación, Bestia ha perdido la voluntad de vivir y deja de pelear. Gaston se acerca a la cornisa y está dispuesto a matarlo. Bella y Maurice han logrado escapar del sótano y se apresuran hacia el castillo. Cuando la Bestia ve que Bella ha vuelto a él, le regresó el poder de defenderse, y él y Gaston pelean una furiosa batalla a través de la azotea del castillo durante la tormenta. Bestia sufre daños mayores pero desarma finalmente Gaston, que le pide que hará lo que quiera si no lo mata. Bestia se da cuenta de que no puede tomar la vida de otra persona, y le ordena a Gaston que se vaya del castillo. Bella salta en un balcón y la Bestia sube con una sonrisa hasta allí para llegar a ella. Le acaricia suavemente su pelo y le muestra lo feliz que es porque ella regresó. Gaston apuñala Bestia en la parte de atrás, pero pierde el equilibrio y cae desde el techo alto hacia el abismo profundo.

Bella trata de calmar a la Bestia malherida afirmando que todo va a salir bien, pero él sabe que está herido de muerte. Justo en el momento en que va a morir, Bella le dice llorando que ella lo ama. En ese momento el último pétalo de la rosa cae y los sirvientes tras observarlo se entristecen sabiendo que están sentenciados pero para sorpresa de todos la Bestia se transforma de nuevo a su forma humana hermosa todavía irreconocible aparte de sus penetrantes ojos azules. Cuando Bella y el príncipe se ven uno al otro, se besan y la maldición se rompe, la edificación tenebrosa se convierte en un hermoso castillo y los sirvientes-objetos se convierten uno a uno en humanos.

La última escena muestra a Bella y el Príncipe (Adam) bailando en el salón de baile con muchos invitados, entre ellos Maurice y los sirvientes ahora humanos en el castillo. Todo el mundo es feliz y vivirán felices para siempre.

Reparto[editar]

Actor Doblaje original Doblaje hispanoaméricano
Bella Paige O'Hara Diana Santos
Lourdes Ambriz (canciones)
Bestia Robby Benson Arturo Mercado
Walterio Pesqueira (canciones)
Gastón Richard White Emilio Guerrero
Armando Gama (canciones)
Lefou Jesse Corti
Maurice Rex Everhart Esteban Siller
Lumière Jerry Orbach Carlos Petrel
Arturo Mercado (DVD de edición especial)
Din Don David Ogden Stiers Moisés Palacios
Narrador Francisco Colmenero
Estufa Brian Cummings
Librero Alvin Epstein
Mrs. Potts Angela Lansbury Norma Herrera
Chip Bradley Pierce Francisco González
Armario Jo Anne Worley Maru Guzmán
Laura Belmar (canciones, Humano otra vez)
Trilliza vestida de rojo Mary Kay Bergman María Fernanda Morales
Trilliza vestida de amarillo
Trilliza vestida de verde Kath Soucie Araceli de León
Sr. D'Arque Tony Jay Carlos Petrel

Lanzamiento y recepción[editar]

Mercadotecnia[editar]

Críticas[editar]

Anglosajonas y de otros países[editar]

La prensa en inglés elogió en su amplia mayoría al filme. En el sitio web Rotten Tomatoes, que recopila numerosas críticas de diversos especialistas de la industria provenientes de países anglosajones, posee un 92% de aprobación consensuada con base en 92 reseñas analizadas. Su conclusión cita lo siguiente: «encantadora, plenamente romántica y con una amplia variedad de maravillosos números musicales, La bella y la bestia es una de las ofertas animadas más elegantes de los estudios Disney».[2] Disney no había tenido tal recepción abrumadoramente positiva desde sus producciones estrenadas en los años 1940. Una escena particularmente elogiada en la mayoría de las reseñas respecto a su calidad en la animación es la del baile de los protagonistas, mientras que los aspectos más comentados positivamente son el visual y el musical. Respecto al legado de la película, el propio compositor de la banda sonora, Alan Menken, señaló: «creo que la película sigue funcionando porque le habla a la gente de algo que forma parte de sus vidas. Les habla en su mismo idioma, por eso es que sigue generando fanáticos como el primer día cada vez que se lanza una nueva edición en video».[3]

En Estados Unidos, Roger Ebert le dio cuatro estrellas, su máxima calificación para una reseña cinematográfica. Al comenzar su evaluación, comentó que la cinta «[más allá de ser un producto animado, era algo que] le contaba una historia, le permitía escuchar música asombrosa y le había entretenido», y la comparó positivamente con otras producciones previas de Disney como Pinocho, Blancanieves y los siete enanitos y La sirenita. Concluyó su reseña al decir que la película «se remonta a la antigua y provechosa tradición de Hollywood en la que los mejores guionistas, músicos y cineastas se reúnen en un mismo proyecto, con la noción de que una audiencia familiar merece un gran entretenimiento». Finalmente, la catalogó como su tercera cinta favorita de 1991, solamente superada en sus gustos por Los chicos del barrio y JFK.[4] [5] De manera similar, James Berardinelli no solamente le dio cuatro estrellas al igual que Ebert sino que además la catalogó como «la mejor película animada de todos los tiempos», y elogió la calidad de la animación y su banda sonora. En sus palabras: «el filme alcanza una combinación casi perfecta de romance, innovación, música y animación. Si bien muchas cintas animadas intentan resultar del agrado tanto para la audiencia adulta como para la infantil, La bella y la bestia es una de esas excepciones que logra ese objetivo sublime».[6] La revista estadounidense Variety la describió como «una película adorable que está a la par de los mejores clásicos animados de Disney, [...] es un cuento relatado de nuevo pero esta vez de forma pura».[7] Richard Corliss, de la revista Time, subrayó en su reseña: «[la cinta] está cerca de la consistencia total. Las plumas de sus animadores son como varitas mágicas; su movimiento encanta. Y el encanto está presente también en la esencia de la historia». Además, elogió la musicalización y la calidad visual, y la comparó con Pinocho y Dumbo.[8] Jennie Punter, del diario canadiense The Globe and Mail, la calificó como «maravillosa» y «una gema del estudio Disney»,[9] mientras que Chris Tookey, del periódico británico Daily Mail, agregó a su vez que «la más perfecta mezcla de animación, relato y canciones debe ser, con toda seguridad, este adorable tributo [La bella y la bestia] a los antiguos cuentos de hadas».[10] No obstante, para algunos críticos como Desson Thomson, de The Washington Post, «las escenas, personajes y canciones intentan duplicar con obviedad el éxito de La sirenita. [Pero] el ingenio y la música no son lo suficientemente buenas [...] no es una de las mejores películas de todos los tiempos».[11]

Eric Smoodin, en su libro Animating Culture, señala que el estudio intentaba con La bella y la bestia cubrir de cierta forma algunos de los estereotipos de género impuestos en producciones anteriores.[12] A manera de comentario, añadió que si se toma en cuenta cómo combina los cuentos de hadas tradicionales con el feminismo, y la animación tradicional con la realizada por computadora, entonces «su grandeza puede evidenciarse en la narrativa tecnológica o incluso en la política».[13] Michael Barrier, en su obra Hollywood Cartoons: American Animation in Its Golden Age, destaca que el personaje de Bella «se torna menos intelectual al leer libros, al parecer, que en vez de salir con ellos a la calle», aunque opinó que la producción había prosperado en cuanto a «ponerse desafíos del nivel de las mejores películas de Walt Disney».[14] Para David Whitley, en su libro The Idea of Nature in Disney Animation, Bella difiere de otras heroínas de Disney previas en cuanto a que no está sometida a realizar únicamente labores domésticas, aunque su rol en la trama está claramente indefinido, al igual que ocurre «en la cultura contemporánea, donde las jóvenes no cooperan mucho con las labores domésticas cuando son menores de edad, y conforme crecen tienen que asumir las responsabilidades numerosas y tediosas de la madre que sí trabaja en el hogar». Whitley observó también otras similitudes entre la historia de la cinta y algunos elementos e influencias de la cultura popular, tales como el chovinismo de Gaston y su actitud respecto a la naturaleza, los sirvientes que trabajan como robots, y el papel del padre como inventor en vez de fungir como un simple comerciante.[15] Betsy Hearne, editora de The Bulletin of the Center for Children's Books, subrayó que la moralidad es abordada de manera distinta en la adaptación respecto a la obra original, pues esta última se enfoca más en la «belleza interior» y en la heroína, mientras que en la película se centra más en un enfrentamiento violento de Bestia con el antagonista; en su opinión: «no es la falta de amor de Bella lo que casi acaba matando a Bestia, sino la daga de un enemigo».[16] Por otra parte, Stefan Kanfer, en su escrito Serious Business, comentó que «[en esta película] se coaptó por completo la tradición del teatro musical», y comparó la adaptación con la elección de Angela Lansbury y Jerry Orbach para interpretar a los protagonistas en la versión de Broadway del cuento de hadas.[17]

Iberoamericanas y españolas[editar]

Mary Carmen Albarrán, de la revista mexicana Cine Premiere, consideró en su reseña que «es la obra más grande de Disney» y resaltó «lo bien que está escrita la historia, la magnitud de los musicales o la avanzada técnica de animación para el momento en que fue hecha»,[18] mientras que Arturo Cruz Marcenas, del periódico también mexicano La Jornada elogió el aspecto visual de la película al comentar que «los paneos causan en el espectador una sensación de movimiento sin igual» y argumentó que uno de sus principales logros recayó en que «hizo renacer el interés por las películas musicales y revivió los musicales de Broadway».[19]

Javier Porta, del diario argentino La Nación, estimó que La bella y la bestia «no sólo fue un gran éxito para Disney en su momento sino que dio forma definitiva y perfecta, luego de ese regreso que fue La sirenita, a un modelo de producción de gran eficacia para la compañía en los noventa», y la calificó como una de «las mejores y más grandes películas».[3]

Pablo Kurt, del sitio web español FilmAffinity, consideró que a partir de La bella y la bestia, a la que calificó como «una encantadora historia», fue que «Disney comenzó una década de los noventa [sic] con este gran éxito de taquilla [...y ayudó a establecer a] Disney como reina de la animación», mientras que Nando Salvá, del diario también español elPeriódico.com, la catalogó como «la mejor película de animación de la historia [...] por su perfecta combinación de romance, música, fantasía, humor, violencia, personajes igual de memorables que los de clásicos Disney como Cenicienta y La Bella Durmiente y media docena de números de canto y danza francamente espectaculares, dotados de una energía y una audacia dignas de las coreografías de Busby Berkeley».[20] [21]

Película live action[editar]

La bella y la bestia (título original en inglés: Beauty and the Beast) es una próxima película estadounidense de imagen real, fantasía dirigida por Bill Condon y escrita por Evan Spiliotopoulos y Stephen Chbosky, basada en el cuento de hadas del mismo nombre de Jeanne-Marie Leprince de Beaumont. Las estrellas de cine que participaran del reparto principal son: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans, Ewan McGregor, Ian McKellen, Emma Thompson, Kevin Kline, Josh Gad, Audra McDonald, Gugu Mbatha-Raw y Stanley Tucci. La película está anunciada para ser estrenada el 17 de marzo de 2017.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «Beauty and the Beast». Box Office Mojo. 
  2. «Beauty and the Beast Movie Reviews, Pictures». Rotten Tomatoes. Archivado desde el original el 13 de agosto de 2010. Consultado el 1 de abril de 2013. 
  3. a b «La Bella y la Bestia: el secreto encanto de volver a ver películas». La Nación. 10 de mayo de 2012. Consultado el 4 de abril de 2013. 
  4. «Beauty And The Beast» (en inglés). Rogerebert.com. 22 de noviembre de 1991. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  5. «The Best 10 Movies of 1991» (en inglés). Rogerebert.com. 31 de diciembre de 1991. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  6. «Beauty and the Beast» (en inglés). Reelviews.net. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  7. «Beauty and the Beast» (en inglés). Variety. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  8. «Beauty and the Beast in 3-D: Still an Enchantment» (en inglés). Time.com. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  9. «Beauty and the Beast 3D: Disney classic gets added pop» (en inglés). The Globe and Mail. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  10. «This Beauty is the best!: Fall in love with the classic animated film all over again as it returns to the big screen in 3D» (en inglés). Daily Mail. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  11. «‘Beauty and the Beast’» (en inglés). The Washington Post. Consultado el 2 de abril de 2013. 
  12. Smoodin, Eric (1993). Animating Culture. Rutger's University Press. p. 189. ISBN 0-8135-1948-9. 
  13. Smoodin (1993), p. 190.
  14. Barrier, Michael (1999). Hollywood Cartoons: American Animation in Its Golden Age. Nueva York: Oxford University Press. p. 571. ISBN 0-19-503759-6. 
  15. Whitley, David (2008). The idea of Nature in Disney Animation. Ashgate Publishing Limited. pp. 44-57. ISBN 978-0-7546-6085-9. 
  16. Hearne, Betsy (febrero de 1992). «You did it, little teacup!». The Bulletin of the Center for Children's Books (Chicago, IL: The university of Chicago Graduate Library School; University of Chicago Press) 45 (6): 145-6. ISSN 0008-9036. 
  17. Kanfer, Stefan (1997). Serious Business: The Art and Commerce of Animation in America from Betty Boop to Toy Story. Scribner. p. 221. ISBN 0-684-80079-9. 
  18. «La Bella y la Bestia 3D». Cine Premiere. 21 de octubre de 2010. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  19. «Restrenan en formato Imax La bella y la bestia, con 6 minutos más de música». La Jornada. 3 de enero de 2002. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  20. «La bella y la bestia». FilmAffinity. Consultado el 3 de abril de 2013. 
  21. «'La bella y la bestia 3D', un clásico revisitado». elPeriódico.com. 19 de noviembre de 2010. Consultado el 3 de abril de 2013. 

Enlaces externos[editar]