La batalla de los Arapiles (episodio nacional)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La batalla de los Arapiles
de Benito Pérez Galdós Ver y modificar los datos en Wikidata
Episodios Nacionales-La batalla de los Arapiles-Hernando1934.jpg
Cubierta de La batalla de los Arapiles, Madrid, 1934.
Género Novela Ver y modificar los datos en Wikidata
Ambientada en Batalla de los Arapiles Ver y modificar los datos en Wikidata
Idioma Español Ver y modificar los datos en Wikidata
País España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fecha de publicación 1875 Ver y modificar los datos en Wikidata
Texto en español La batalla de los Arapiles en Wikisource
Episodios nacionales
Juan Martín el Empecinado Ver y modificar los datos en Wikidata La batalla de los Arapiles El equipaje del rey José Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

La batalla de los Arapiles es la décima y última novela de la primera serie de los Episodios Nacionales de Benito Pérez Galdós, publicada en 1875. Culmina la narración de las aventuras del huérfano gaditano Gabriel Araceli durante la Guerra de Independencia entre España y Francia. En esta ocasión, Gabriel participa en la decisiva batalla de los Arapiles, que marcó el fin de la dominación francesa. Asimismo, el resto de tramas secundarias de la primera serie se resuelven en el final feliz.

Argumento[editar]

El ejército aliado, formado por españoles, portugueses y británicos al mando de Lord Wellington, se encuentra en las proximidades de Salamanca, que todavía está en poder de los franceses. Una joven noble inglesa, miss Fly, se pasea libremente entre las tropas respetada por sus compatriotas y ante el estupor de los españoles, poco acostumbrados a que las mujeres dispongan de este tipo de libertades.

Miss Fly es una romántica enferma de literatura, y enseguida cree ver en Gabriel la reencarnación de los viejos ideales medievales del honor, la virtud y el sacrificio, de modo que se encapricha de él. Gabriel se entera de que Inés y Santorcaz están viviendo en Salamanca, de modo que se presenta voluntario para una suicida misión de espionaje al lugar, ya que Wellington quiere conocer las defensas que los franceses han preparado antes de proceder al asalto.

Miss Fly se empeña en acompañar a Gabriel, pero éste la despista al poco de partir y llega sólo a Salamanca, disfrazado de campesino. Después de no pocos problemas, consigue su objetivo militar y, además, se acerca al lugar donde vive Inés con su padre, pero ella se niega a acompañarle ante el estupor de Gabriel. Unos soldados franceses lo encarcelan acusándolo de espionaje, pero miss Fly lo salva de una muerte segura al interceder por él ante el coronel Desmarets, que está al mando de la plaza y es viejo conocido de miss Fly.

Esa noche, regresan los dos a casa de Inés y Santorcaz, donde Gabriel comprende el motivo por el que Inés no quiere acompañarle: en los meses que han transcurrido desde su rapto, ha aprendido a amar a su moribundo padre, en el que todos los demás no ven sino un monstruo.

Huyen de la ciudad camuflados con un grupo de masones amigos de Santorcaz. Al regresar al campamento, y pese al éxito militar de su misión, todos acusan a Gabriel de haber abusado de miss Fly y lo tratan con una frialdad cercana a la violencia, incluso lord Wellington o la misma Amaranta, que ha venido desde Madrid para reencontrarse con Inés.

Poco después comienza la batalla de los Arapiles, con Gabriel en la vanguardia del ejército aliado. Se comporta con inusitado heroísmo y es herido gravemente en el combate. Durante su convalecencia, miss Fly le confiesa su amor e insinúa que ha dejado que corra el rumor del supuesto abuso para que los dos tengan que ir a Inglaterra y contraer matrimonio. Pero Gabriel sólo tiene en su pensamiento a Inés. Comprendiendo su derrota, miss Fly aclara la situación, e Inés y Amaranta llevan a Gabriel a Salamanca, a casa de Santorcaz.

Al final, Santorcaz, a punto de morir y redimido por el amor de su hija, se arrepiente de sus fechorías y hace las paces con Amaranta. Se perdonan mutuamente. Gabriel también le perdona, y ve en don Luis al hombre que él mismo pudo llegar a haber sido si le hubieran arrebatado a Inés.

Después de la guerra, Gabriel se casará con Inés, y gracias al patronazgo de la condesa, ascenderá en el ejército hasta lo más alto.

Referencias[editar]

  • GULLÓN, Germán: La historia hecha novela: "La batalla de Los Arapiles" (1875), por Benito Pérez Galdós. Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2009

Enlaces externos[editar]