La angustia de vivir

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

"La que volvió por su amor", conocida también como La angustia de vivir, es una película de 1954 escrita y dirigida por George Seaton y basada en una obra de Clifford Odets del mismo nombre. La película gira en torno al esfuerzo de un actor ex-alcohólico por aprovechar la última oportunidad que le es ofrecida para resucitar su carrera. Está protagonizada por Bing Crosby, Grace Kelly y William Holden en sus papeles principales. La película recibió dos Oscars: al mejor guion adaptado ( Seaton ) y a la mejor actriz (Grace Kelly). Participó en el Festival de Cannes de 1955 .

Grace Kelly ganó el Oscar a la mejor actriz por éste papel , que anteriormente la había valido su primer premio Tony a Uta Hagen en la versión teatral en Broadway . El papel , una despedida poco glamorosa para Kelly , era el de la paciente y sufridora esposa de un actor alcohólico .

El Oscar fue una gran sorpresa , ya que la mayoría de la crítica y la prensa apostaban por la interpretación de Judy Garland en " Ha nacido una estrella " . La NBC incluso envió un equipo de televisión a la habitación del Hospital donde Garland se recuperaba del nacimiento de su hijo con objeto de realizar una entrevista en directo cuando le diesen la noticia de que había ganado el Oscar .

Cuando Groucho Marx se enteró de que el premio se lo había llevado Grace , le envió a Judy un telegrama que decía que " era el mayor robo desde el del edificio Brinks "

Dada la época en que se rodó , ésta película es notable por sus diálogos realistas y sinceros y por tocar con franqueza los daños colaterales del alcoholismo y de la misoginia post-divorcio .

Argumento[editar]

Un actor de teatro llamado Frank Elgin (Bing Crosby) lleva una década en decadencia afectado por el alcoholismo y con un gran complejo de culpabilidad debido a la muerte del único hijo de la pareja. Bernie Dodd (William Holden), su director de escena, y Georgie (Grace Kelly), su esposa, intentarán luchar por sacarle del triste estado en que se encuentra, aunque las cosas no van a resultar nada fáciles.