La Virgen con el Niño y San Juanito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Virgen con el Niño y San Juanito,[1] de Pietro Bernini (el padre de Gianlorenzo Bernini), comienzos del siglo XVII.

La Virgen con el Niño y San Juanito es un tema iconográfico muy frecuente en el arte cristiano.

A pesar de no ser un episodio evangélico, el tema supone que Jesucristo y San Juan Bautista se habrían relacionado de niños, pues eran primos (Jesús hijo de la Virgen María y Juan hijo de Santa Isabel, su hermana). Las madres, ambas embarazadas, sí que protagonizan una escena de los evangelios: la Visitación. Ya adultos, también su relación aparece en los evangelios: el bautismo de Cristo.

La Deesis, un tema también muy frecuente, reúne a los mismos personajes, pero adultos (Cristo en Majestad entre la Virgen y San Juan Bautista).

No debe confundirse con el tema denominado Stabat Mater, en el que el "San Juan" que acompaña a la Virgen y a Cristo en la cruz es otro "Juan", San Juan Evangelista (el "discípulo amado").

Iconografía[editar]

Tema principal[editar]

Se suelen incluir una serie de recursos iconográficos para la identificación de personajes y asuntos teológicos: San Juanito aparece habitualmente con un ropaje tosco, de piel de camello. Suelen aparecer, como elementos simbólicos, un cordero (alusivo al sacrificio de Cristo -Agnus Dei-), una concha (alusiva al bautismo de Cristo, que protagonizará el Bautista) y una pequeña cruz o lábaro (que alude a la vez a la muerte de Cristo y a su triunfo sobre la muerte). La escena es proclive a la representación de todo tipo de detalles tiernos y actitudes infantiles, cariñosas o juguetonas; y a las carnaciones suaves.

Siglo XV[editar]

El tema se hace habitual a finales del Quattrocento italiano.

Botticelli, Leonardo, Rafael y Miguel Ángel[editar]

A finales del XV y comienzos del XVI, el tema recibió la atención de grandes maestros italianos: Sandro Boticelli, Leonardo da Vinci, Rafael Sanzio y Miguel Ángel Buonarroti.

Boticelli lo abordó en al menos tres ocasiones (uno óleo en tondo de fecha indeterminada -Museo Nacional de Gales-,[7] y otros fechados en 1490 -Cleveland- y 1495 -Pitti, véase la imagen que abre el artículo-).

Leonardo lo desarrolla, en un peculiar entorno paisajístico y con la adición de la figura de un ángel,[9] en La Virgen de las Rocas (1483-1486 -Louvre-, con una réplica más tardía, de 1495-1508 -National Gallery-).[10] Su discípulo español, Fernando Yáñez de la Almedina, también hizo al menos dos versiones, una de ellas incluyendo en la escena a Santa Ana, abuela de ambos niños.

Rafael pintó el tema en varias ocasiones, las llamadas Virgen del prado (1505-1506, Kunsthistorisches), La bella Jardinera (1507, Louvre) y Virgen de la silla (1513-1514, Pitti; véanse además otros ejemplos de escenas más complejas).

Miguel Ángel lo representó tanto en escultura (Tondo Pitti, ca. 1503)[11] como en pintura (la Madonna Manchester, ca. 1497).[12]

Siglo XVI[editar]

El tema se siguió representando con frecuencia en el Cinquecento, extendiéndose a otras escuelas europeas.

Siglo XVII[editar]

También aparece en la obra de maestros de la pintura barroca; además de la notable escultura de Pietro Bernini (véase imagen que abre el artículo).[22]

Variantes: Virgen de la leche, Niño leyendo[editar]

A veces se incluye a Jesús en el acto de tomar el pecho (Virgen de la leche), mientras que Juan, que es algo mayor, contempla la escena.

En una curiosa escena, se representa al Niño Jesús en actitud de leer un libro y a San Juanito señalándole.[24] Es más común la representación de la Virgen niña leyendo (el tema denominado la educación de la Virgen).

Escenas complejas: Sagrada Familia, otros santos, comitentes[editar]

En otras ocasiones, la escena se hace más compleja, incluyendo comitentes o convirtiéndola en una sacra conversazione con la adición de otros santos. Si la escena incluye a San José, se convierte en una Sagrada Familia con San Juanito.[25]

Otros temas: adición de Santa Ana o Santa Isabel[editar]

Santa Ana, madre de María e Isabel, es abuela de ambos niños, lo que justifica la aparición de cualquiera de ellas en una variante menos frecuente de la misma tipología:[30]

Santa Ana y la Virgen[editar]

La representación de la Virgen con Santa Ana o Santa Ana con la Virgen es una tipología propia, a la que a veces se incorpora el Niño Jesús en una triple imagen en que cada personaje es asiento o trono del otro (la Virgen y el Niño con Santa Ana). Desde la Edad Media en Italia se conoce el tema como Sant'Anna Metterza ("che si mette per terza", es decir, "que tercia" entre la Virgen y el Niño), particularmente frecuente en el Quattrocento; y en Europa Central como Anna Selbdritt (con idéntico significado), tema muy popular desde el siglo XIV.[32]

Si en la escena aparece San Joaquín, el padre de María, lo más probable es que se trate de otro tema: la educación de la Virgen, en que se representa no a la Virgen madre, sino a la Virgen niña, y no aparece el Niño Jesús. Si aparecen más parientes de Jesús (entre los que tradicionalmente se incluye a Emerencia o Santa Emerencia -la madre de Santa Ana-),[33] el tema se denomina Santa Parentela o Sacra Parentela;[34] a no ser que se trate de un episodio concreto: el tema denominado "el nacimiento de la Virgen", donde también pueden aparecer estos personajes.

Otras iconografías[editar]

Sacra conversazione y Virgen en Gloria[editar]

Una sacra conversazione o una "Virgen en gloria", tipologías que incluyen una Virgen con el Niño, pueden también incluir la figura de San Juan Bautista adulto, como a cualquier otro santo; mientras que el tema de la Déesis (donde la Virgen y San Juan Bautista flanquean a Cristo adulto) implica una concepción teológica diferente (la intercesión). No debe confundirse con el tema del Stabat Mater (la representación de una escena evangélica durante la Crucifixión, en la que aparece Cristo crucificado, la Virgen y San Juan Evangelista, no el Bautista).

Los niños de la concha[editar]

Murillo, en una composición inspirada en Guido Reni, que a su vez se inspira en Annibale Carracci, representó a los dos niños sin presencia de la Virgen ni Santa Ana. La escena, en la que el Niño Jesús da a beber agua a San Juanito en una concha, es una prefiguración del Bautismo de Cristo.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La Certosa di San Martino, fuente citada en it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Pietro Bernini)
  2. Ficha en la web del Walters
  3. La nube radiante a la derecha del cuadro ha recibido interpretaciones especulativas, pero no es extraña en la tradición iconográfica de representaciones de la Anunciación a los pastores (Los ovnis en el arte - La mentira está ahí fuera; El supuesto ovni del cuadro La Madonna y San Juan; Arte UFO).
  4. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Fra Bartolomeo)
  5. it:Madonna del Sacco (Perugino). Hay otra del mismo nombre, pero distinta iconografía, de Andrea del Sarto -it:Madonna del Sacco (Andrea del Sarto)-.
  6. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Perugino)
  7. Ficha en la web del museo. en:Amgueddfa Cymru – National Museum Wales
  8. Ficha en la Web del Museo
  9. Gorgievski, fuente citada en en:Angels in art
  10. Victoria and Albert Museum
  11. National Gallery -ficha en BBC-
  12. Ficha en la web del Museo de Bellas Artes de Valencia
  13. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Cranach)
  14. [1]
  15. Museo Thyssen
  16. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Correggio Madrid)
  17. en la web del Prado
  18. Ficha en la web del AIC. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Correggio Chicago) -File:Correggio, madonna di chicago.jpg-, ca. 1513-1514.
  19. it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Pontormo)
  20. [2] - Ficha en la web del Prado
  21. Ya en el siglo XVIII, dentro del Barroco tardío o Rococó:
  22. Museo de Bellas Artes de Bilbao. Ficha en Artehistoria
  23. EL mismo tema, por Rafael, en el Museum of Fine Arts de Boston. Otra escena similar, con la adición de un San Jerónimo, de Domenico Beccafumi, en el Thyssen.
  24. En este caso, al añadir a Santa Catalina besando al Niño, en unas "bodas místicas".
  25. Ficha en la web del Prado
  26. it:Sacra Famiglia con san Giovannino e l'agnellino
  27. Véase también el citado en la nota de las versiones con el Niño leyendo.File:Domenico Beccafumi 024.jpg|File:Beccafumi, Sacra Famiglia con san Giovannino e l'agnellino tra serafini.jpg|File:Domenico Beccafumi - Madonna and child with infant John the Baptist - Google Art Project.jpg|File:Domenico Beccafumi 057.jpg|
  28. [3]
  29. Ejemplos de Rubens con Santa Isabel: Walker Art Gallery, Liverpool y Thyssen, Madrid.
  30. Ficha en el Prado
  31. Tinagli, Paola. 1997. Women in Italian Renaissance Art: Gender, Representation and Identity. Manchester: Manchester University Press, p. 159. Fuente citada en en:Virgin and Child with Saint Anne - it:Metterza -
  32. Boyce, fuente citada en it:Emerenzia
  33. Sheingorn, fuente citada en it:Sacra Parentela. En la Leyenda Áurea se incluye un poema "muy conocido... que expone los complejos parentescos", mientras que iconográficamente se constata al menos desde 1325, fecha en torno a la que se data una vidriera con el tema en la catedral de Ratisbona (Goosen, op. cit., pg. 13).
  34. de:St. Anna (Pöggstall)
  35. Ficha en la web del Louvre
  36. Web oficial, fuente citada en de:Wilhelm-Hack-Museum
  37. Véase it:Madonna col Bambino e san Giovannino (Perugino)
  38. http://www.christianiconography.info/ fuente citada en it:Giovanni Battista nelle arti

Enlaces externos[editar]

Fichas de obras[editar]

Otras informaciones[editar]

La iconografía de representar a San Juan Bautista como Niño, es característica del renacimiento italiano, donde en no pocas ocasiones se representaban a las “Madonnas” acogiendo bajo su regazo al infante Juan así como al Divino Niño Jesús.

Se puede representar al Bautista en edad infantil, como niño (Murillo, San Juanito y el Cordero 1670). w[4][5] La iconografía de “San Juanito” fue una creación del Renacimiento, surgida como consecuencia de la relajación de las formas y contenidos religiosos que acompañaron al Humanismo, pretendiendo dotar de más humanismo la figura de Jesucristo, dando un papel más activo al entorno afectivo en el que creció.

La iconografía de San Juanito suele venir marcada por sus atributos, es decir, la piel de cordero, la concha de bautista y el lábaro.