La Mahoma

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Imagen de la Mahoma en la torrecilla de entrada al Castillo de la Atalaya en Villena.
La Mahoma en el castillo de embajadas erigido en la Puerta Almansa de Villena alrededor 1920.
Efigie compartida por Villena y Biar

La Mahoma es un muñeco, dentro de la tradición de los gigantes y cabezudos que se usa en Benejama, Biar, Bocairente, Castalla, Bañeres y Villena durante la celebración de las fiestas de Moros y Cristianos.[1] El trato del término como femenino puede deberse a una omisión de una palabra femenina intermedia (la [estatua / efigie / figura de] Mahoma), a una atracción popular ya que el término acaba en a, o a una combinación de ambas.

Características y uso[editar]

Consiste en una figura de gran cabeza, articulada y vestida con el traje tradicional de moro, que representa al profeta Mahoma. Se coloca en el castillo en que se realizan las embajadas durante el espacio de tiempo que va entre la embajadada mora y la cristiana, simbolizando de esta manera el dominio musulmán de la población. Se retira al acabar la embajada cristiana, ya que la victoria de éstos simboliza que el castillo vuelve a ser cristiano.[1]

Historia[editar]

Esta tradición está relacionada con los gigantes y cabezudos aragoneses y catalanes y viene de la Edad Media. Hay constancia de su utilización en Jaén ya en 1463, y también aparece con el nombre de Aduar o Papaz en Alicante, Alcoy y Orihuela a lo largo del siglo XVIII.[1] En Biar y Villena aparece documentada desde 1838 en el Semanario Pintoresco Español, pero es muy probable que ya existiera con anterioridad. En estas últimas localidades se da la peculiaridad de que comparten la misma figura, que Biar cede a Villena al acabar sus fiestas de Moros y Cristianos con la celebración del Ball dels Espies (Danza de los Espías).[1] Hasta entrado el siglo XX la figura se destrozaba o destruía de forma más o menos completa. Según Teodoro Llorente, que describió las fiestas de Villena alrededor de 1900, durante el siglo XVIII se le hacía estallar la cabeza con pólvora.[2]

Tras el Concilio Vaticano II algunas poblaciones, como Elda y Petrel, suprimieron la tradición al no considerar que se correspondiera con los nuevos aires aperturistas hacia el Islam que éste proclamaba.[1] Además, la mayoría de las localidades han suprimido la representación de la quema de la efigie del profeta a fin de no herir sensibilidades ni ofender a la comunidad musulmana.[3]

Referencias[editar]

  1. a b c d e «La Mahoma». Gran Enciclopedia Temática de la Comunidad Valenciana. Cultura. Editorial Prensa Valenciana. 2009. 
  2. Teodoro Llorente (1889-1900). «XX. Villena y Alicante». Valencia II. Colección «España: sus monumentos y sus artes – su naturaleza é historia». Barcelona: Establecimiento tipográfico-editorial de Daniel Cortezo y C.ª. p. 928. 

    Antes terminaba de una manera más súbita y ruidosa el Mahoma de Villena. Su cabeza era una olla de barro, repleta de pólvora, con su correspondiente mecha. Le prendía fuego los cristianos, al asaltar el castillo, y la explosión era celebrada con entusiasta aplauso. Por peligrosa, hubo de suprimirse esta costumbre.

  3. «'La mahoma' se cae de las fiestas de Moros y Cristianos». El País. 7 de octubre de 2006. Consultado el 10 de mayo de 2010. 

Véase además[editar]

Enlaces de interés[editar]