La Esperanza (periódico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
La Esperanza
La Esperanza - periódico.png
País España
Sede Madrid
Fundación 10 de octubre de 1844
Fundador(a) Antonio de Arjona
Fin de publicación 3 de enero de 1874
Idioma castellano
Circulación diario
Director(a) Pedro de la Hoz
Vicente de la Hoz y de Liniers
ISSN 1577-5283

La Esperanza fue un diario español publicado entre 1844 y 1874, que defendía la religión católica y la monarquía tradicional. Tuvo por subtítulo «Periódico monárquico», y fue la cabecera más importante de la prensa católico-monárquica española del siglo XIX, siendo considerado el órgano oficioso del carlismo.

Historia[editar]

Antonio de Arjona (1810-1873)

El periódico fue fundado en 1844 por Antonio de Arjona, militar que había combatido en la Primera Guerra Carlista por el Infante Don Carlos, y sería dirigido por Pedro de la Hoz, quien había dirigido anteriormente la Gazeta de Madrid y la Imprenta Nacional desde 1829.[1]​ Una de las principales misiones del diario consistiría en tratar de lograr la fusión de las dos ramas borbónicas de España, en virtud del matrimonio de Isabel II con su primo el Infante Don Carlos Luis, conde de Montemolín, hijo primogénito de Don Carlos, que había heredado ya, por abdicación de éste, los supuestos derechos que su nacimiento y la muerte de Fernando VII le dieran.[2]​ Este objetivo fue compartido por el periódico El Pensamiento de la Nación de Jaime Balmes, uno de los principales promotores de dicho matrimonio. Sin embargo, a diferencia de Balmes, La Hoz no era partidario de que Carlos Luis fuese simplemente el rey consorte y postuló la tesis de una unión dinástica como la de los Reyes Católicos, en igualdad de derechos («tanto monta»).[3]

A pesar de la libertad de prensa que propugnaban las instituciones liberales, La Hoz padeció ciertas dificultades debido a la posición de su periódico, llegando a ser encarcelado en 1852 junto con otros directores de prensa.[1]​ A partir de 1850 y durante casi cinco años, La Esperanza llegó a ser el periódico con mayor circulación de toda la prensa española de la época, siendo considerado el principal ariete de la España católica y contrarrevolucionaria.[1]​ En el año 1855 se publicaba en cuatro páginas de 58 por 41, a cinco columnas, en la Imprenta de La Esperanza, a cargo de Antonio Pérez Dubrull. Ese año era editor responsable Nicolás García Sierra. En 1857 ingresó como redactor Antonio Juan Vildósola.[4]

Pedro de la Hoz (1800-1865)

Tras la muerte del Conde de Montemolín en 1861, los derechos de la dinastía carlista pasaron a don Juan de Borbón y Braganza, de pensamiento liberal y partidario del principio de soberanía nacional. La Esperanza se puso entonces en su contra y en un primer artículo del periódico Pedro de La Hoz manifestó que «la causa carlista (...) podrá rejuvenecerse en los dos hijos de D. Juan, sobrinos carnales de la esposa de Enrique V de Borbón de Francia, primos del Emperador Francisco José», afirmando de Don Juan que:

Revolucionario, don Juan no necesita, para aspirar al trono de España, más títulos que los de la Revolución con que ha contado para sus empresas fuera del Piamonte Víctor Manuel: monárquico, ya debe de saber que la España católica le mira como á demente; ya debe de saber, y, si no, ahora se lo anunciamos nosotros, que primero que entregarse á él en tal estado, se haría republicana: medio, al fin, que, sobre librarla de las luchas, convulsiones y angustias continuas de cualquiera monarquía irreligiosa y puramente nominal, no la quitaría la esperanza de ver conservarse por tiempo indefinido en su seno, como sucede, por ejemplo, en Chile y en Méjico, la dominación, ó, á lo menos, la preponderancia del sentimiento católico.[5][6]

El carlista de La Esperanza (también El conspirador carlista), de Valeriano Domínguez Bécquer, 1856.

La suscripción para Madrid costaba tres pesetas al mes, y la económica de provincias, dos pesetas. En diciembre de 1870 el periódico fue denunciado y el redactor José María Fauró procesado. Se le exigieron primero 8.000 reales de fianza, y luego se le hizo un embargo por valor de 1.000 duros y se le condenó a seis años de destierro y costas.[7]

En 1871 su tamaño era de 63 por 44. Publicaba en este año dos ediciones: una para Madrid, grande, del tamaño antes citado, y otra económica, de 49 por 34 centímetros.[4]

El diario no tendría interrupción hasta ser clausurado, junto con los demás diarios carlistas de Madrid (La Regeneracion, El Pensamiento Español y La Reconquista) y la prensa cantonal,[8]​ tras el golpe de Estado de Pavía y el ascenso al poder del general Francisco Serrano en 1874, en plena Tercera Guerra Carlista. Este pronunciamiento daría fin al Sexenio Democrático, iniciado en la Revolución de 1868, dando paso un año después a la restauración de la monarquía parlamentaria de Alfonso XII tras el pronunciamiento de Martínez Campos.[1]

Al producirse la muerte de Pedro de la Hoz en 1865, le sucedieron en la dirección su hijo, Vicente de la Hoz y de Liniers, y su yerno, Antonio Juan de Vildósola, que tras la desaparición de La Esperanza fundarían un nuevo periódico: La Fe (1875-1891).[1]

Colaboradores[editar]

Numerosos periodistas católicos y tradicionalistas de mediados del siglo XIX colaboraron en La Esperanza, como Luis del Barco, Mariano Godoy, José María Carulla, Francisco Navarro Villoslada, el cardenal Antolín Monescillo, Juan Manuel Orti y Lara y Miguel de Neira y López.[1]

Entre los colaboradores más o menos asiduos figuraron también Valentín de Novoa, Juan González Medel (1844-1851), José Hernández, Luis de Mon y Velas, conde del Pinar; Francisco Hevia, Francisco Isla (1872), redactor; Félix Álvarez Villamil, Dolores Cabeza y Heredia (1857), José Indalecio Caro, redactor (1860); José Cosgaya, redactor y administrador (1870); José Doncel Orgaz, Pedro Agustín de Echevarri, Carlos Ramón Fort y Pazos, catedrático de Derecho; Nicolás García Sierra (1860); José María Fauró, redactor y director accidental; Juan González, José del Villar, Luis Trelles y Noguerol, Antonio Aparisi y Guijarro, Francisco Martín Melgar, Ramón Ortiz de Zárate (1871), Benito Núñez Porcelledo (1872).[7]

Curiosidades[editar]

En 17 de febrero de 1869 La Esperanza reprodujo en sus columnas el siguiente pasquín, aparecido en la Puerta del Sol de Madrid en 1838:

¿Qué nos dejó Carlos III?
Mucho dinero.

¿Y Carlos IV?
Algún que otro cuarto.

¿Y don Fernando?
Metidos en un gran fandango.

¿Y doña María Cristina?
Será nuestra total ruina.

¿Y doña Isabel II?
Hará que la España se hunda.

¿Y los nuevos regeneradores?
Serán los ejecutores.[9][10]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f Hemeroteca Digital.
  2. M. A. (8 de julio de 1873). «El Brigadier Arjona». La Ilustración Española y Americana (XXVI): 427. 
  3. Marrero, 1958, p. 55.
  4. a b Navarro Cabanes, 1917, p. 30.
  5. Navarro Cabanes, 1917, pp. 31-32.
  6. «Primer artículo». La Esperanza: 1. 15 de enero de 1861. 
  7. a b Navarro Cabanes, 1917, p. 31.
  8. Serrano, Nicolás María; Pardo, Melchor (1876). Anales de la guerra civil: España desde 1868 a 1876. Volumen 2. p. 599. 
  9. Navarro Cabanes, 1917, p. 32.
  10. «Algunas preguntas sueltas». La Esperanza: 2. 17 de febrero de 1869. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]