La Bella Easo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El nombre de La Bella Easo proviene de las antiguas crónicas de historiadores griegos y romanos que dieron noticia escrita por vez primera de las costas de Guipúzcoa. Hay referencias a: «una ciudad, situada en un amplio estuario, a la salida de un río, que fue importante puerto comercial y estaba entre los vascones, llamada Oiasso (también Oeaso, Oiasson, etc.)».

Durante el Siglo XIX se atribuyó tal identidad a San Sebastián, la nueva capital de Guipúzcoa, sede de la corte en verano. No obstante, descubrimientos arqueológicos recientes, de los últimos 25 años, apuntan a que Oeaso era en realidad Irún.

Es probable que el mismo nombre del río, Bidasoa, sea una corrupción de un posible «Via a Easo», del euskera bidea («camino»): Bide-Easo-a; o alternativamente del Latín 'via ad Oiassonem'; y es que la vía romana que desde Caesaraugusta (Zaragoza), pasando por Pompaelo (la ciudad de Pompeyo, Pamplona) iba al mar Cantábrico y continuaba hacia Aquitania, transcurría, en sus últimos estadios, bordeando ceñidamente el Bidasoa, a causa de la irregular orografía.

Esta vía ha dejado sus huellas: un gran puente sobre el Bidasoa, precisamente en Irún. Se han hallado en el casco urbano de Irún restos de un gran puerto romano, del puente, termas, templos, necrópolis, etc., además de multitud de minas romanas por todo el término. En la bahía de Txingudi (que abarca Fuenterrabía, Irún y Hendaya, en Francia), se han encontrado abundantes restos de naufragios romanos, con ánforas y demás. Nada de esto se ha encontrado nunca en San Sebastián.

Irún contó con puerto de mar hasta finales del siglo XVIII en que se abandonó en favor de Pasajes, a causa del crecimiento de la ciudad y el progresivo depósito de limos del Bidasoa. Aún hoy existe oficialmente la matrícula naval de Irún.

Véase también[editar]