Línea de Wallace

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Línea imaginaria de separación entre el Sureste Asiático y Oceanía.
Anoa de montaña (Bubalus quarlesi), endémico de la isla Célebes.
Jabalí barbudo (Sus barbatus).
Rinoceronte de Java (Rhinoceros sondaicus).

La línea de Wallace es una línea que marca un límite biogeográfico a través del archipiélago malayo y separa los continentes de Asia y Oceanía. La fauna, y en menor medida la flora, son notablemente distintas a cada lado, pese a la proximidad geográfica y la relativa similitud climática, reflejando historias evolutivas separadas. La línea pasa entre las islas de Bali y Lombok, al este de Java; continúa entre Borneo, que deja al oeste, y las Célebes y pasa al sur de Filipinas. Al noroeste de la línea la fauna es la característica del Sudeste Asiático; al sudeste es la australásica, que se extiende sobre Nueva Guinea, Australia y muchos archipiélagos del Pacífico sudoccidental.

El nombre honra a Alfred Russel Wallace, naturalista y geógrafo inglés que estudió el archipiélago malayo en torno a 1860, y fue junto a Darwin uno de los dos autores de la Teoría de la Evolución basada en selección natural.

La línea de Wallace se puede observar geográficamente, ya que se corresponde con un importante límite físico, la fosa de Wallace, extendida sima submarina de menos de 100 km producida por subducción cerca del límite entre las placas tectónicas de Australasia y la de Eurasia. Durante el último período glacial (el Pleistoceno), al oeste de la línea quedaba emergido el subcontinente de Sonda y al este el de Sahul, separados ambos por una región bisagra llamada Wallacea.

Durante la glaciación cuaternaria, la extensión de las masas polares hacía que el nivel del Océano Pacífico se encontrase a unos 120 metros por debajo de su nivel actual. La región de Wallacea, enmarcada por dos largos y profundos estrechos, la línea de Wallace al oeste y la línea de Lydekker al este, resultó ser así una barrera para la migración de poblaciones animales.

Durante la expansión de los homínidos, tal fosa y tal línea resultaron un límite casi infranqueable hacia Australasia, superado inicialmente por formas modernas de Homo erectus (de las que derivó Homo floresiensis, descubierto en la isla de Flores, al este de la línea, en 2004) y luego por Homo sapiens —nuestra especie— al parecer unos 70.000 años antes del presente, utilizando para ello rudimentarias almadías o balsas de juncos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]