Jiddu Krishnamurti

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Krishnamurti»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Jiddu Krishnamurti
Jiddu Krishnamurti 01.jpg
Jiddu Krishnamurti en 1920.
Información personal
Nacimiento 12 de mayo de 1895
Bandera de India Madanapalle, Raj británico
Fallecimiento 17 de febrero de 1986 (90 años)
Bandera de Estados Unidos Ojai, Estados Unidos
Causa de muerte Cáncer de páncreas Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Ninguna.
Lengua materna Telugu Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación conferencista, escritor, maestro, filósofo
Distinciones
  • United Nations Peace Medal (1985) Ver y modificar los datos en Wikidata
Web
Sitio web
[editar datos en Wikidata]

Jiddu Krishnamurti (en télugu:జిడ్డు కృష్ణమూర్తి) o J. Krishnamurti (Madanapalle, Andhra Pradesh, India, 12 de mayo de 1895–Ojai, California, Estados Unidos, 17 de febrero de 1986), fue un conocido escritor y orador en materia filosófica y espiritual. Sus principales temas incluían la revolución psicológica, el propósito de la meditación, las relaciones humanas, la naturaleza de la mente y cómo llevar a cabo un cambio positivo en la sociedad global.

Krishnamurti nació en la ciudad de Madanapalle, Andhra Pradesh, en la India colonial, y fue descubierto en 1909, cuando aún era un adolescente, por Charles Webster Leadbeater en las playas privadas del centro de la Sociedad Teosófica de Adyar en Madrás, India. Posteriormente fue adoptado y criado bajo la tutela de Annie Besant y C.W. Leadbeater dentro de la Sociedad Teosófica, quienes vieron en él a un posible Líder Espiritual. Sin embargo, rehusó ser el mesías de un nuevo credo, hasta que en 1929 disolvió la orden creada para ese fin.[1]​ Alegaba no tener nacionalidad, ni pertenecer a ninguna religión, clase social, o pensamiento filosófico. Pasó el resto de su vida como conferenciante y profesor viajando por el mundo y enseñando sobre la mente humana, tanto a grandes como a pequeños grupos. Fue autor de varios libros, entre ellos La libertad primera y última libertad, La única revolución y Las notas de Krishnamurti. A la edad de 90 años dio una conferencia en la ONU acerca de la paz y la conciencia, y recibió la Medalla de la Paz de la ONU en 1984. Su última conferencia fue dada un mes antes de su muerte en 1986.

Paradójicamente, sus continuadores fundaron varias escuelas, en la India, Inglaterra y Estados Unidos; y tradujeron a varios idiomas muchos de sus discursos, publicándolos como libros filosóficos. Esas escuelas (algunas de nivel elemental en la India y de nivel medio en Inglaterra) se fundaron en vida de Krishnamurti, con su aprobación, dirección y apoyo; además, constantemente las visitaba. Mantenía correspondencia con ellas de manera periódica. Esas instrucciones fueron publicadas por editorial Edhasa (España) con el nombre de "Cartas a las escuelas" (En dos tomos). Todos los años se publicaban las conferencias del año anterior en vida de Krishnamurti. Según su biógrafa (Mary Lutyens) él mismo revisaba los escritos antes de ser publicados. Los primeros libros se publicaron como "verbatim report" o "Talks by Krishnamurti year..." sin un título específico. Años más tarde los editores les pusieron títulos de fantasía como La Libertad Primera y Última, etc. Hay una decena de libros que fueron escritos (o dictados a un grabador cuando su pulso se deterioró con los años) entre los cuales no se encuentra La Libertad Primera y Última que consiste en una recopilación de trozos de sus conferencias. Además de las mencionadas Cartas a las Escuelas, fueron escritos de su puño y letra "Comentarios sobre el vivir" (tres tomos) y los Diarios en tres tomos.

Biografía[editar]

Nacimiento[editar]

Jiddu Krishnamurti vino de una familia telugú de línea brahmánica. Nació un 12 de mayo en un pequeño pueblo situado a 250 kilómetros al norte de Madrás. "Como octavo hijo, fue nombrado según la tradición ortodoxa hindú, en honor de Sri Krishna quien había sido un octavo hijo."[2]

Su padre, Jiddu Narianiah, graduado en la Universidad de Madrás y empleado del departamento de rédito inglés, alcanzó la posición de colector de renta y magistrado del distrito. Sus padres, estrictos vegetarianos, eran primos segundos. De los once hijos que tuvieron solo seis sobrevivieron a la infancia.

Juventud[editar]

En 1903, su familia se muda a Kadapa y Krishnamurti enferma de malaria, una enfermedad que le traería secuelas durante muchos años. En 1904, su hermana mayor muere, a la edad de 20 años. En sus memorias, él describe a su madre como "hasta cierto punto psíquica"; y cómo ella veía y conversaba con su hija muerta. Krishnamurti también manifiesta hablar con su hermana muerta en varias ocasiones. En diciembre de 1905, su madre, Jiddu Sanjeevamma, muere en Kadapa, cuando Krishnamurti tenía 10 años de edad. Krishnamurti dice: "Puedo decir que vi a mi madre después que ella muriera" (Lutyens, p 5)

"Narianiah, a pesar de ser un Brahamanico Ortodoxo, se hizo miembro de la Sociedad Teosófica en 1906 (La teosofía abraza todas las religiones):" (Lutyens, p 7). Todo esto sucede mientras Helena Blavatsky fue la líder del movimiento en la India. Narianiah se retira a finales de 1907 y escribe a Annie Besant, recomendándose como vigilante de 260 acres que la sociedad posee en el estado de Adyar. Él tenía cuatro hijos varones y Annie Besant pensó que podrían distraer sus labores. Continúa haciendo requerimientos hasta que fue aceptado como un asistente de la Secretaria de la Sección Esotérica. Su familia, incluido él mismo, sus cuatro hijos y un sobrino se mudaron el 23 de enero de 1909.[3]​ Meses después, Krishnamurti fue descubierto por Charles Webster Leadbeater, quien creyó que era el vehículo esperado.

Influencia de Leadbeater[editar]

Este descubrimiento crea algunos problemas con Hubert van Hook (b 1896), hijo del Dr Weller van Hook, un cirujano de Chicago, y el Secretario General de la Sociedad Teosófica de los Estados Unidos. Hubert también fue elegido por Charles Webster Leadbeater y fue llevado a la India para entrenamiento especial. Cuando encontraron a Krishnamurti, Hubert fue apartado. (Lutyens, p 12)

Leadbeater tenía reputación de estar demasiado a menudo acompañado de adolescentes. Hecho que fue negado vehementemente por Annie Besant. El chisme terminó en escándalo en 1906 y Leadbeater debió dejar la Sociedad Teosófica. Posteriormente fue reincorporado por votación. (Lutyens, p 15)

Hubert y la Sra. Van Hook, su madre, también llegaron a Adyar y se instalaron ahí por algún tiempo.

Separación del Padre[editar]

Krishna, o Krishnaji, como era conocido, y su hermano Nitya fueron educados por la Sociedad Teosófica. Posteriormente fueron llevados a Inglaterra para completar su educación. Su padre, impulsado por el afecto que sentía hacia él, disputó la custodia de su hijo. Como resultado de este pleito, fue separado del cargo en la sociedad. Krishna y su hermano siguieron viajando por el mundo.

El proceso[editar]

En 1922 le deparaba un gran vuelco. Ese año viaja junto a su hermano Nitya a Estados Unidos, hasta una propiedad de la organización ubicada cerca de Santa Bárbara, California. Allí "Krishnamurti iba a sumergirse en el intenso despertar espiritual que cambió el curso de su vida".

Este despertar espiritual es presenciado y testimoniado por Nitya, quien describe que su hermano padecía fuertes dolores, se desmayaba, llamaba en lengua nativa a su madre, pedía que lo llevaran al bosque de la India y hablaba de la presencia de seres poderosos. Nitya afirma que era evidente un vaciado de la conciencia de Krishnamurti, junto a momentos en que sentía una gran presencia.

"El 17 de agosto sentí un dolor agudo en la base de la nuca y tuve que reducir mi meditación a quince minutos. El dolor, en vez de mejorar como había esperado, empeoró. El clímax fue alcanzado el día 19. Yo no podía pensar, no era capaz de hacer nada, y mis amigos me obligaron a permanecer en cama. Luego quedé casi inconsciente, aunque me daba cuenta muy bien de lo que sucedía a mi alrededor. Volvía en mí diariamente cerca del mediodía. Ese primer día, mientras estaba en tal estado y más consciente de las cosas que me rodeaban, tuve la primera y más extraordinaria experiencia. Había un hombre reparando la carretera; ese hombre era yo mismo, yo era el pico que él sostenía, la piedra misma que él estaba rompiendo era parte de mí, la tierna hoja de hierba era mi propio ser y el árbol junto al hombre era yo. Casi podía sentir y pensar como el hombre que reparaba la carretera, podía sentir el viento pasando a través del árbol, y la pequeña hormiga sobre la hojita de pasto. Los pájaros, el polvo, y el mismo ruido eran parte de mí. Justo en ese momento pasaba un auto a cierta distancia; yo era el conductor, la máquina y las llantas. Conforme el auto se alejaba, yo también me alejaba de mí mismo. Yo estaba en todas las cosas o, más bien, todas las cosas estaban en mí, las inanimadas como las animadas, las montañas, el gusano y toda cosa viviente", describirá Krishnamurti más tarde.

Hacia el fin de sus terribles dolores, sostiene haber tenido visiones del Buda, de Maitreya y de otros maestros de la jerarquía oculta, según aseguraba Nitya en una carta a Annie Besant.

"El proceso de Krishna ha dado ahora un definitivo paso adelante. La otra noche (...) todos sentimos un gran embate de poder en la casa, (...) Krishna vio al Señor y al Maestro; pienso que también vio la Estrella brillando afuera esa noche, porque todos nosotros experimentamos una intensa sensación de reverente temor (...). Después Krishnamurti me dijo que la corriente comenzó como de costumbre en la base de su espina dorsal y alcanzó la base posterior de su cuello, luego una parte pasó al lado izquierdo y la otra al lado derecho de la cabeza, y por fin se encontraron ambas en la frente; Cuando se encontraron, desde su frente surgió una llama. Ese es el desnudo resumen de lo que ocurrió; ninguno de nosotros sabe lo que ello significa, pero el poder era tan inmenso esa noche, que parece señalar una etapa definitiva. Presumo que debe significar la apertura del tercer ojo."

Como futuro instructor del mundo mantenía una agenda de viajes a diferentes países, particularmente vinculada con convenciones de la Sociedad Teosófica. En estas actividades, se hacía acompañar por su hermano. Sin embargo, el destino no quería darle paz; el 13 de noviembre de 1925, en medio de una tempestad, sobrevino la muerte de Nitya.

Krishnamurti quedó destrozado; sollozaba, gemía y lloraba a gritos por su hermano. Con su madre muerta, exiliado de su padre y demás hermanos a quienes no había vuelto a ver, su pequeño Nitya había sido su única familia y su querido compañero.

Pero no era sólo esa la fuente de su desesperación. También había puesto la vida de su hermano en manos de los grandes maestros espirituales Maitreya y el Buda, ante quienes consideraba tener acceso directo a través de practicas esotéricas junto a Mrs. Besant y Mr. Leadbeater. Más aún, ellos mismos, que también afirmaban tener acceso a esos planos del espíritu, habían asignado a Nitya a un papel de acompañante en el trayecto del futuro mesías.

Todo esto hace desmoronar como un castillo de naipes sus creencias de acceso a las predicciones de sucesos futuros, y sobre el propio destino mesiánico que le había asignado la Sociedad Teosófica. Su fe en los maestros y en la jerarquía oculta experimenta en ese momento una revolución total.

"Crear un mundo nuevo"[editar]

A continuación se muestra parte de un texto extraído de un diario de Krishnamurti titulado "El libro de la vida",[cita requerida] en el que se resume en gran medida el motivo que principalmente impulsó a Krishnamurti a difundir su mensaje por todo el mundo: el deseo de liberar al hombre y al mundo.

Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; porque su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bhagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas.

¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del «yo», que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Únicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad.

El libro de la vida de Khrishnamurti.

Semblanza de Krishnamurti por Andrea Boniforti[editar]

En su libro "Naturaleza del pensamiento. Origen y fin de la paradoja. La auténtica meditación. Diálogos con J. Krishnamurti, (2017)" Andrea Boniforti (investigadora especialista de la Enseñanza de Jiddu Krishnamurti) narra los rasgos biográficos más relevantes de Jiddu Krishnamurti del siguiente modo:

"A escasos 30 años de su fallecimiento, las ideas de Jiddu Krishnamurti (1895-1986) continúan siendo un complejo y extraordinario enigma. Mundialmente reconocido como una de las mentes más excepcionales y maestros espirituales de todos los tiempos, Krishnamurti fue estrictamente un observador e investigador del fenómeno humano. Su ruta epistemológica, o lo que es lo mismo, su forma de observar y aprender al hombre, constituye el punto clave y distintivo de sus enseñanzas. Sus ideas son incuestionablemente un acervo de sabiduría, un auténtico patrimonio de la humanidad.

Krishnamurti ha sido descrito usualmente en sus biografías como un niño sensible, débil, enfermizo, vago, poco desarrollado mentalmente y bastante desinteresado en los asuntos mundanos. Por otro lado, mostraba un gran interés e ingeniosa aptitud hacia los artefactos mecánicos y la mecánica en general. Más tarde, en sus enseñanzas, puede observarse esta sutil propensión en lo que serían sus interesantes y vanguardistas aportaciones sobre el funcionamiento del cerebro, el pensamiento y la mente humana.

Con tan sólo 10 años de edad vive el duelo de su madre, Sanjeevamma, quien muere en 1905. Dos años más tarde, Narayaniah, su padre, fue jubilado de su empleo como funcionario del aún gobierno inglés en la India colonial, menguando los recursos económicos de la familia. Siendo Brahmán ortodoxo, años atrás, se había unido a la Sociedad Teosófica.

Tras escribir en varias oportunidades a Annie Besant (1847-1933), presidenta de la Sociedad, finalmente le aceptó como empleado acogiendo a la familia en el complejo residencial adyacente a las instalaciones de la Sociedad. Iniciándose uno de los bloques o capítulos más determinantes en la biografía de Krishnamurti.

Annie Besant y su brazo derecho, Charles Webster Leadbeater (1847-1934), adoptaron a Krishnamurti y a su hermano Nityananda cuando aún eran muy jóvenes. Tras haber sido vistos en las playas de Adyar, cercanas a la sede de la Sociedad Teosófica donde vivían, Krishnamurti, el mayor de los hermanos, fue “reconocido” por Leadbeater como un eminente maestro espiritual. Al parecer, el joven indio semejaba al esperado vehículo del Buda Maitreya, maestro de la era astrológica de Acuario. Según narrara, el tamaño y pureza de su aura era el más radiante y maravilloso que había visto jamás, decía no contener una sola partícula de egoísmo. El estudio detallado que hiciera de sus vidas pasadas, encarnaciones que de algún modo profetizaban su importante misión, fue publicado años después bajo el nombre “Las vidas de Alcione”, asociándole directamente a Alcione, la estrella más brillante de las pléyades. Poco después se decidió que Krishnamurti y su hermano fueran sacados de la escuela local y educados en las instalaciones de la Sociedad. A partir de entonces, Annie Besant se convirtió en uno de los principales apoyos y referentes en la vida temprana de Krishnamurti. Al principio fue una madre adoptiva y maestra abnegada y sobreprotectora, más adelante, su discípula.

En total desacuerdo con las ideas bajo las cuales su hijo estaba siendo adoctrinado y convertido en “vehículo de poderes sobrenaturales” –muy contrarios a los lineamientos educativos discutidos al inicio de sus trámites de adopción— Narayaniah intentó por todos los medios recuperar la custodia y autoridad sobre Krishnamurti y su hermano, iniciando una disputa legal en contra de Besant. Sin surtir los efectos esperados, fue despedido de su cargo dentro de la sociedad y no volvió a ver a sus hijos pasados muchos años.

Con el fin de institucionalizar y proyectar su misión mesiánica a nivel mundial se creó una organización internacional llamada La Orden de la Estrella de Oriente en 1911, siendo designado Krishnamurti como su máximo dirigente. El suceso de la venida del “instructor del mundo” había sido pronosticado décadas atrás por Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891) –fundadora de la Sociedad Teosófica—. Según afirmara Besant, parafraseando a su maestra, el propósito y misión de la Sociedad Teosófica era preparar al mundo para la venida del próximo gran instructor, mesías o avatar que impulsase la evolución espiritual de la humanidad tal y como ocurría naturalmente al final de cada gran ciclo y período histórico.

Importantes e insólitos acontecimientos se destacan en la vida temprana de Krishnamurti durante los casi treinta años que permaneció unido a la S. T. Eventos que fueron definiendo y marcando gradualmente su vida entre los que destacan: los años de formación en Inglaterra, bajo la instrucción y disciplina de diversos tutores privados, en los que se subraya su fracaso académico al reprobar en distintas oportunidades los exámenes de admisión de la universidad de Oxford. Los fenómenos y experiencias psicofísicas denominadas “el proceso” relativas a una especie de despertar espiritual que tuvieron lugar durante algunos meses en Ojai, California. Y, por último, la muerte de su hermano Nityananda, duelo a partir del cual la mente de Krishnamurti se renueva radical y definitivamente.

Finalmente, con motivo del campamento anual realizado en Ommen, Holanda, el 3 de agosto de 1929, y frente a 3000 miembros de la organización, Krishnamurti renunció públicamente al rol de Instructor del Mundo y disolvió la Orden de la Estrella de Oriente que para aquella época tenía un importante patrimonio y número de seguidores. El discurso pronunciado a propósito de su disolución sienta las bases de lo que fue, con el pasar de las décadas, el fundamento de sus enseñanzas. A su ruptura definitiva con la S. T. con la disolución de la Orden, sus ideas se encontraban plenamente maduras, habiéndose gestado progresivamente dentro de él, desde décadas atrás, una revolución silenciosa radicalmente contraria a todo el adoctrinamiento y la educación que hasta el momento había recibido. A partir de entonces y durante casi sesenta años, Krishnamurti viajó por todo el mundo realizando conferencias a grandes audiencias, escribiendo, fundando las escuelas y las fundaciones, y hablando de la urgente e inaplazable necesidad de un cambio radical y fundamental en la humanidad.

Las innumerables conferencias, diálogos, seminarios y escritos que constituyen el cuerpo de su enseñanza, no se aprehenden o captan en profundidad sino a la luz de su biografía, observándose un hilo conductor muy claro y definido entre ambas. Claro está, sus ideas no son más que la esencia destilada de lo que fue su existencia. La vida de este extraordinario pensador se realizó bajo dos orientaciones bastante marcadas y opuestas; orientaciones que segmentan su trayectoria en dos grandes etapas: los años de adoctrinamiento y formación, y los años como librepensador u observador de la naturaleza humana. A lo que debo añadir una nota, más que personal, bastante evidente, la mente de Krishnamurti jamás fue realmente adoctrinada. Permaneció inmutable e inocente, nunca perpetrada por doctrina, fórmula o condicionamiento alguno. Murió auténticamente libre, tal cual nació. Ambas orientaciones y etapas en su trayectoria articulan el sentido de su cosmovisión, encontrándose fielmente expresadas bajo distintas formas y terminologías a lo largo de su narrativa. Terminologías entre las que destacan: el condicionamiento y la negación crítica de lo conocido, la ilusión y la verdad, la ignorancia y la inteligencia, lo que es y lo que no es…, el pensamiento y la meditación.

Falleció el 17 de febrero de 1986 a la edad de 90 años en Ojai, California, tras ser diagnosticado, tan sólo unas semanas antes, de cáncer de páncreas. Fue cremado y esparcidas sus cenizas entre Ojai, India e Inglaterra. Su última conferencia tuvo lugar en Madrás, India, apenas dos meses antes de su muerte."[4]

Bibliografía sobre su juventud[editar]

La biógrafa Mary Lutyens escribió un libro acerca de la juventud de Krishnamurti cuando vivía en la India, Inglaterra, y finalmente en Ojai, California titulada Krishnamurti: The Years of Awakening. Ella formaba parte de la Orden de la estrella, organización fundada para Krishnamurti cuando este aún era muy joven. Por ello, lo conoció desde su adolescencia hasta su muerte. Este libro posee muchos detalles acerca de su vida durante ese periodo, algunos de ellos rara vez fueron tratados por él. Lutyens escribió tres volúmenes adicionales de la biografía: The Years of Fulfillment (1983), The Open Door (1988), y Krishnamurti and the Rajagopals (1996). Adicionalmente, publica y abrevia los tres primeros volúmenes en el libro The Life and Death of Krishnamurti (1991). Otras biografías de Krishnamurti son: Krishnamurti, A Biography (1986), por Pupul Jayakar y Star In the East: Krishnamurti, The Invention of a Messiah (2002), por Roland Vernon.

Referencias[editar]

  1. http://web.archive.org/web/http://www.fkla.org/media/pdf/disolucion-orden-de-la-estrella-fkla.pdf
  2. Mary Lutyens, Krishnamurti: The Years of Awakening, p 1
  3. Lutyens, Awakening' p 8
  4. «Andrea Boniforti, Naturaleza del pensamiento. Origen y fin de la paradoja. La auténtica meditación. Diálogos con J. Krishnamurti (2017), p. 10-14». www.andreaboniforti.com. Consultado el 5 de abril de 2017. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

En inglés

El legado que Jiddu Krishnamurt dejó en sus enseñanzas, forma parte de la responsabilidad de las Fundaciones creadas como iguales por él, con el propósito de preservar la integridad de lo que él expresó durante muchos años y en diferentes lugares del mundo.

Las siguientes Fundaciones creadas por J. Krishnamurti son las únicas instituciones responsables de la preservación y difusión de sus enseñanzas, las cuales administran el sitio web con la obra de Krishnamurti: http://www.jkrishnamurti.org

Libros publicados respecto a las Enseñanzas de J. Krishnamurti[editar]