Kikimora

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ilustración de una Kikimora por Ivan Bilibin (1934).

Kikimora (en ruso: кики́мора, IPA: [kʲɪˈkʲimərə]) es una criatura legendaria, un espíritu femenino del hogar en la mitología eslava. Su papel en el hogar suele estar yuxtapuesto con el del domovoy, mientras que uno de ellos se considera un espíritu "malo" y el otro, uno "bueno". Cuando la kikimora habita en una casa, vive detrás de la estufa o en el sótano, y generalmente produce ruidos similares a los que hacen los ratones para obtener comida. Kikimory (en plural) fue la primera explicación tradicional para la parálisis del sueño en el folklore ruso.

La palabra kikimora puede haber derivado de la palabra udmurto kikka-murt, que significa espantapájaros (literalmente persona hecha de bolsas), aunque también existen otras hipótesis etimológicas. El OED vincula a mora con la palabra yegua (mare en inglés) de la pesadilla; además, la evidencia lingüística no concluyente sugiere que la palabra francesa cauchemar también podría haber derivado de la misma raíz. [1]

Referencias en el folclore[editar]

En el folclore polaco, las moras son las almas de las personas vivas que abandonan el cuerpo durante la noche, y se las ve como trozos de paja o cabello o polillas. En consecuencia, una mora polaca, o můra checa designa tanto una especie de elfo o espíritu como a una "mariposa nocturna". [2]​ En otras lenguas eslavas, vocablos que tienen el doble significado de polilla son: mashra en casubio, [3]​ y mora en eslovaco. [4]

En croata, mora se refiere a una "pesadilla" (nightmare). Mora o Mara es uno de los espíritus de la antigua mitología eslava. Mara era un espíritu oscuro que toma la forma de una mujer hermosa y luego visita a los hombres en sus sueños, los tortura con deseos y les quita la vida. En Serbia, una yegua (mare) es denominada mora, o noćnik / noćnica ("criatura nocturna", masculina y femenina respectivamente). [5]​ En Rumania se los conocía como moroi.

Características y comportamientos[editar]

Es una creencia popular que la mora penetra en una habitación a través del ojo de la cerradura, se sienta en el pecho de los que duermen y trata de ahorcarlos. Para rechazar a las moras, a los niños se les indica que deben mirar hacia la ventana o dar vuelta la almohada y hacer la señal de la cruz sobre ella (prekrstiti jastuk); a comienzos del siglo XIX, Vuk Karadžić indica que las personas ahuyentan a las moras dejando una escoba invertida detrás de la puerta, o colocando su cinturón sobre la cama, o recitando una extensa plegaria antes de irse a dormir.[6]

Existen dos tipos distintos de Kikimoras. La que proviene del bosque esta casada con el Domovoi. La otra viene del pantano (en ruso, кики́мора боло́тная) y se encuentra casada con Leshy. Se dice que se la puede identificar por sus huellas húmedas. Cuando los constructores de casas deseaban hacerle el mal a alguien que compra una casa, ellos convocaban a la Kikimora, una vez que ella había entrado en una casa, era muy difícil echarla.

Cuando la casa esta en orden, la Kikimora cuida las gallinas y las tareas del hogar. Caso contrario, ella silba, rompe la vajilla, y hace ruidos por la noche. Ella también sale de noche e hila.[7]

Referencias[editar]

  1. «Mare». OED. Consultado el 22 de abril de 2012. 
  2. Grimm, 1883, TM 2, 464, note2
  3. Bernard Sychta. Słownik gwar kaszubskich na tle kultury ludowej, Ossolineum, Wrocław - Warszawa - Kraków 1969, tom III, pp. 102-105
  4. «Mora». KSSJ. Consultado el 5 de septiembre de 2016. 
  5. Pócs, 1999, p. 33 gives the feminine form.
  6. Karadžić, Vuk (1898) [1818], Srpski rječnik, ISBN 9789639116184 
  7. «Polish Supernatural Spirits». Archivado desde el original el 26 de octubre de 2009.