Justo Armas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Justo Armas
Justo Armas.gif
Información personal
Nacimiento Siglo XIX Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 29 de mayo de 1936 Ver y modificar los datos en Wikidata
San Salvador (El Salvador) Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia El Salvador Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Comerciante Ver y modificar los datos en Wikidata

Justo Armas (¿?-San Salvador, El Salvador; 1936) fue un comerciante de origen desconocido que vivió en El Salvador. Su estilo de vida refinado, junto a sus excentricidades y apostura, dieron origen a una leyenda ligada con el emperador de México Fernando Maximiliano José de Austria que ya se ha desmentido varías veces.[1]

Estadía en El Salvador[editar]

La primera certeza de la estadía de Armas en El Salvador se sitúa en 1871, cuando participó en una donación de dinero para las fiestas patronales de San Salvador. Durante los primeros años en este país, fue acogido por familias pudientes de la época, especialmente por el vicepresidente Gregorio Arbizú.

Justo Armas fue apreciado por ser una persona culta, a pesar de haber llegado al país descalzo, particularidad por la que sería siempre recordado. Según se sabe, el andar de esta manera se debía –según sus palabras- para cumplir una promesa a la Virgen del Carmen por haberlo ayudado a salir de un momento de peligro de muerte. Prometió además no revelar nunca su verdadera identidad.

A través de los años manejó un negocio de alquileres. Según Pachita Tennant Mejía de Pike, quien lo conoció cuando era todavía una niña en San Salvador, tenía además un negocio de atender fiestas o cáterin llamado «La vajilla». Se dice que era un persona cercana a la familia imperial de Austria. También daba clases de social graces y de protocolo, recién llegado a San Salvador. Sus modales eran sumamente aristocráticos, lo mismo que su manera de hablar alemán.

Cuando murió, su gran amigo y confesor, monseñor Belloso, arzobispo de San Salvador, expresó: «¡Ha muerto un santo y un gran personaje!». Los últimos años, los vivió en la casa de la familia Arbizú, quienes fueron sus herederos.

Su origen sigue siendo un enigma, una verdadera incógnita y sobre él se ha escrito mucho. Rolando Ernesto Deneke, quien ha sido un estudioso en la vida de Justo y ha estado varias veces en Austria para investigar sobre su vida y recopilar datos, decía que no le cabe duda de que Justo era alguien muy importante de la familia imperial austríaca, cosa de la que daba pruebas en sus conferencias.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]