Junta de Representantes de Buenos Aires

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Junta de Representantes de Buenos Aires
Escudo de la Ciudad de Buenos Aires.png
Manzana de las Luces (años '20).jpg
Datos generales
Tipo Elites

La Junta de Representantes de Buenos Aires, también conocida como Sala de Representantes, fue un organismo de gobierno de la Provincia de Buenos Aires que funcionó en la Manzana de las Luces entre 1820 y 1854. Reemplazó al Cabildo de la Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Nuestra Señora del Buen Ayre y fue reemplazada por la Asamblea General del Estado de Buenos Aires al sancionarse la Constitución del 8 de abril de 1854.[1]

Funciones[editar]

La Junta estaba formada por vecinos destacados de la ciudad de Buenos Aires que debían cumplir ciertos requisitos (poseer un determinado ingreso y patrimonio). Esto permitía que solamente los más adinerados pudieran formar parte de ella. Tenía 48 miembros elegidos anualmente.

Entre sus funciones estaban las de nombrar gobernadores en caso de renuncia o fin de período y regular su desenvolvimiento en el cargo. A partir de 1821 "(...) la ley le otorgaba: la de realizar el escrutinio y según sus resultados, proclamar por electos a los que obtengan pluralidad de resultados" (Ternavasio. Ley electoral de 1821).

Sesionó en la actual "Manzana de las Luces" en el centro de Buenos Aires, en una sala donde juraron varios gobernadores e incluso presidentes, como Bernardino Rivadavia, Vicente López y Planes, Bartolomé Mitre, Domingo Faustino Sarmiento y Nicolás Avellaneda.

El edificio[editar]

La sala se encuentra en el interior del complejo de la Manzana de las Luces, con entrada por la calle Perú 272, y puede visitarse. [2]

Bajo el ministerio de Bernardino Rivadavia el recinto fue diseñado por el arquitecto Próspero Catelín, inspirado en la concepción del Panóptico del filósofo Jeremy Bentham. Fue inaugurado el 1º de mayo de 1822.[3]​ Un testigo de la época lo describe del siguiente modo: "El edificio de la Cámara de Representantes ha sido recientemente construido; sigue el modelo, en una escala más modesta, de la Cámara Francesa de París, constituyendo un teatro perfecto. Los miembros están en la platea, el presidente y secretario en la escena y los espectadores en los palcos."[4]

La planta semicircular de la sala aseguraba la visibilidad de toda la asamblea desde un estrado central. Este diseño representaba una novedad respecto de la estructura rectangular del antiguo Cabildo, institución colonial a la que reemplazó. El carácter republicano del nuevo salón se refleja no sólo en las gradas para los representantes electos, sino también en los espacios reservados para la participación en las sesiones de funcionarios y público.

En el periódico "El Argos de Buenos Ayres" del 30 de enero de 1822, se destaca también que este salón tiene sus cimientos sobre los antiguos calabozos subterráneos que durante el Virreinato habían alojado a prisioneros de la sublevación de Tupac Amaru.[5]

Entre los sesiones que tuvieron lugar en la sala: el Congreso de la República, de 1824 a 1827; el Congreso de la Nación, entre 1862 y 1864; la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires -posterior a la "Junta de Representantes"-, hasta 1883; y el Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires, desde 1894 hasta 1930. Luego fue utilizada como Aula Magna de la Facultad de Arquitectura. Los primeros trabajos de restauración se inauguraron el 15 de octubre de 1981.[6]

Historia[editar]

Fue creada por el gobernador de Buenos Aires Manuel de Sarratea en marzo de 1820; y reemplazó al Cabildo, institución colonial española. Al describir las primeras sesiones, un testigo señala: "Una campana marca el comienzo y el fin de la sesión. Los oradores, cuando hablan, permanecen sentados de tal modo que no tienen oportunidad de lucirse. El local se halla bien iluminado con arañas de buen gusto. Los soldados armados dentro y fuera del edificio, parecen una contradicción de las ideas republicanas."[7]

El gobernador de facto Juan Galo Lavalle la disolvió a finales de 1828, aunque tras la asunción de Juan José Viamonte en junio de 1829 fue reinstaurada. Fue ésta junta la que al asumir Juan Manuel de Rosas por primera vez, decidió otorgarle las facultades extraordinarias (Poder Ejecutivo y Legislativo), y también la que no se las quiso renovar en 1832.

Cuando en 1835 asume el gobierno de Buenos Aires Juan Manuel de Rosas por segunda vez, la Junta le otorga la suma del poder público (Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial). Las atribuciones legislativas de la Junta de Representantes quedaron en la práctica cercenadas, convirtiéndose en un mero órgano burocrático, sometido al poder del gobernador.

La resistencia a que Rosas continuara en el gobierno comienza a ser creciente, y se desata en 1839. Entre los conspiradores de la ciudad se encontraba el hijo de uno de los principales dirigentes federales, Manuel Vicente Maza. A pesar de su cercanía con el gobernador, Maza fue asesinado en una sala contigua al salón de la legislatura y su hijo, que estaba encarcelado, fue fusilado.

Tras el derrocamiento de Rosas en la Batalla de Caseros (3 de febrero de 1852), fueron celebradas elecciones el 11 de abril, para elegir diputados para la legislatura provincial que iba a iniciar sus sesiones el 1 de mayo. Aunque el voto en la época no era secreto ni existía el sufragio universal, para el historiador James R. Scobie: "ésta era la primera expresión de una posible opinión pública desde el advenimiento del régimen de Rosas." [8]

Particular trascencencia tuvo el debate que se produjo poco después, entre los días 21 y 23 de junio de 1852, cuando la legislatura de Buenos Aires rechazó el Acuerdo de San Nicolás, debilitando la postura de Justo José de Urquiza. Como vocero de la oposición al Acuerdo surgió la figura del diputado Bartolomé Mitre, "con un discurso que señalaría su inicio oratorio ante el público porteño y quedaría como un mojón en su larga carrera política". [9]​ En defensa del gobierno se expresó el ministro de Instrucción Pública, Vicente Fidel López, que criticó el "provincialismo absurdo" de Buenos Aires y expresó enfáticamente: "mi patria es la República Argentina y no Buenos Aires" [10]​.

Tras la sanción de la Constitución de Buenos Aires el 11 de abril de 1854, en la que Buenos Aires se declaró "un Estado con el libre ejercicio de su soberanía interior y exterior", la legislatura cesó en sus funciones y se creó "una Asamblea general, que se compondrá de una cámara de representantes y otra de senadores". El último gobernador nombrado por la legislatura fue Pastor Obligado.

Gobernadores nombrados por la Junta de Representantes[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «Constitución del Estado de Buenos Aires (1854 – 1873)». Archivado desde el original el 7 de abril de 2015. Consultado el 2 de octubre de 2015. 
  2. Manzana de las Luces
  3. "Historias de la Argentina secreta": la Manzana de las Luces, 1992
  4. Cinco años en Buenos Aires. 1820-1825 por Un Inglés, Editorial Solar-Hachette, Buenos Aires, 1962, pág. 31.
  5. Enrique Rovira; El proyecto rivadaviano para la Ciudad de Buenos Aires (1821-1824), ULRICO, Revista digital de historia y cultura de la Ciudad de Buenos Aires, enero de 2018, Año 5, Nro. 6, pág. 5.
  6. "Reconstrucción de un histórico recinto: la Junta de Representantes de Buenos Aires" en Todo es Historia, Buenos Aires, Nº 174, Noviembre 1981, pág. 30.
  7. Cinco años en Buenos Aires. 1820-1825 por Un Inglés, Editorial Solar-Hachette, Buenos Aires, 1962, pág. 31.
  8. James R. Scobie; La lucha por la consolidadión de la nacionalidad argentina. 1852-1862, Segunda edición, Librería Hachette S.A., Buenos Aires, 1979, pág. 29.
  9. ibíd., pág. 44.
  10. ibíd., pág. 47.