Juno (mitología)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Estatua de Juno en el Museo del Louvre
Júpiter y Juno de James Barry (1773)

En la mitología romana, Juno era una diosa, equivalente a la Hera griega, diosa del matrimonio y reina de los dioses. Hija de Saturno y Ops, hermana y esposa de Júpiter, con el que tuvo dos hijos, Marte y Vulcano y una hija, Lucina. Juno fue una deidad mayor de la religión romana y formó parte, junto a Júpiter y Minerva, de la Tríada Capitolina, un importante culto romano. En la mitología romana Juno representa a la maternidad.

Etimología y origen[editar]

Hay una probable etimología para Juno en la raíz protoindoeuropa *yeu-, ‘fuerza vital’. Aunque tal derivación podría ser consistente con un origen como Diosa Madre, es más probable que esta raíz se usara en el mismo sentido que otras palabras latinas derivadas de ella, como iuvenis (‘hombre joven’, con derivados tales como «juvenil» o «rejuvenecer»), lo que implicaría que la natural de la mitología grecorromana era más cercana a la Diana como diosa doncella de los nacimientos o la partería. Sin embargo, la absorción romana del mito griego reemplazó características primitivas de Juno con otras de Hera, extendiendo su dominio del nacimiento al matrimonio y promocionándola al papel de esposa de Júpiter y reina de los dioses. También podía arrojar rayos como él.[1]

También existe la posibilidad, por inmediatez geográfica, de una influencia etrusca. La equivalente etrusca de Juno era Uni. Es probable que una de estas diosas se inspirase en la otra, pero no está claro en qué dirección. Aunque actualmente hay más apoyo a la teoría de que Uni derivó de Juno, si fuera al revés, el nombre de Juno no podría tener un vínculo protoindoeuropeo con *yeu- y su raíz semántica permanecería ambigua. Hay algún apoyo a la teoría de que Uni fuese la original: Livio afirma[2]​ que Juno era una diosa etrusca de Veyes que fue ceremonialmente adoptada por el panteón romano cuando la ciudad fue saqueada en el 396 a. C.

Roles y epítetos[editar]

Castigo de Ixion: en el centro está Mercurio sosteniendo el caduceo y a la derecha Juno se sienta en su trono. Detrás de ella, Iris se para y gesticula. A la izquierda está Vulcano ( figura rubia ) parado detrás del volante, manejándolo, con Ixion ya atado a él. Nefele se sienta a los pies de Mercurio; un fresco romano del muro este del triclinio en la Casa de los Vettii, Pompeya, Cuarto Estilo (60-79 dC).

La teología de Juno es uno de los temas más complejos y discutidos de la religión romana. Incluso más que otras deidades romanas importantes, Juno tenía una gran cantidad de epítetos , nombres y títulos significativos y diversos que representaban varios aspectos y roles de la diosa. De acuerdo con su papel central como diosa del matrimonio, estos incluían a Pronuba y Cinxia ("la que suelta el cinturón de la novia"). Sin embargo, otros epítetos de Juno tienen implicaciones más amplias y están menos vinculados temáticamente.

Si bien ahora se reconoce generalmente su conexión con la idea de fuerza vital, plenitud de energía vital, eterna juventud, la multiplicidad y complejidad de su personalidad ha dado lugar a diversas interpretaciones, a veces irreconciliables, entre los estudiosos modernos.

Juno es ciertamente la protectora divina de la comunidad, que muestra tanto un carácter soberano como de fertilidad, a menudo asociado con uno militar. Estuvo presente en muchas ciudades de la antigua Italia: en Lanuvium como Sespeis Mater Regina, Laurentum, Tibur, Falerii, Veii como Regina, en Tibur y Falerii como Regina y Curitis, Tusculum y Norba como Lucina. También está atestiguada en Praeneste, Aricia, Ardea, Gabii. En cinco pueblos latinos, un mes lleva el nombre de Juno (Aricia, Lanuvium, Laurentum, Praeneste, Tibur). [10] Fuera del Lacio en Campania en Teanum era Populona (la que aumenta el número de personas o, en la comprensión de K. Latte de los iuvenes, el ejército), en Umbria en Pisaurum Lucina, en Terventum en Samnium Regina, en Pisarum Regina Matrona, en Aesernia en Samnio Regina Populona. En Roma fue desde la antigüedad llamada Lucina, Mater y Regina. Se debate si también se la conocía como Curitis antes de la evocatio de la Juno de Falerii: esto parece probable.[3]

Otros epítetos suyos que se usaban en Roma son Moneta y Caprotina, Tutula, Fluonia o Fluviona, Februalis, estos últimos asociados a los ritos de purificación y fertilidad de febrero.[4]

Sus diversos epítetos muestran así un complejo de funciones interrelacionadas entre sí que, en opinión de Georges Dumézil y Vsevolod Basanoff (autor de Les dieux Romains ), se remonta a la ideología trifuncional indoeuropea: como Regina y Moneta, es una deidad soberana, como Sespeis , Curitis (portadora de la lanza) y Moneta (nuevamente) es una protectora armada, como Mater y Curitis (nuevamente) es una diosa de la fertilidad y la riqueza de la comunidad en su asociación con las curiae .

El epíteto Lucina [5]​ es particularmente revelador ya que refleja dos aspectos interrelacionados de la función de Juno: la renovación cíclica del tiempo en el menguante y creciente de la luna y la protección del parto y el nacimiento (como ella que saca a la luz al recién nacido como vigor, fuerza vital). Los antiguos la llamaban Covella en su función de ayudante en las labores de la luna nueva. Los estudiosos ya no aceptan la opinión de que ella también era una diosa de la Luna, ya que ese papel pertenece a Diana Lucifera.: a través de su asociación con la luna gobernaba las funciones fisiológicas femeninas, el ciclo menstrual y el embarazo: por regla general, todas las deidades lunares son deidades del parto. Estos aspectos de Juno marcan los lados celestial y mundano de su función. Ella está así asociada a todos los comienzos y las suyas son las kalendae de cada mes: en Laurentum se la conocía como Kalendaris Iuno (Juno de las Calendas ).[6]​ En Roma, en las calendas de cada mes, el pontífice menor la invocaba, bajo el epíteto de Covella , cuando desde la curia Calabra anunciaba la fecha de la nonae.[7]​ El mismo día elregina sacrorum sacrificó a Juno una cerda blanca o cordero en la Regia. Ella está estrechamente asociada con Janus, el dios de los pasajes y los comienzos, quien después de ella a menudo se llama Iunonius.

Algunos eruditos ven esta concentración de múltiples funciones como un rasgo típico y estructural de la diosa, inherente a su ser una expresión de la naturaleza de la feminidad.[8]​ Otros, sin embargo, prefieren descartar sus aspectos de feminidad y fertilidad [9]​ y enfatizan solo su cualidad de ser el espíritu de la juventud, la vivacidad y la fuerza, independientemente de las conexiones sexuales, que luego cambiarían según las circunstancias: así en los hombres ella encarna a los iuvenes , palabra frecuentemente utilizada para designar a los soldados, resultando así una deidad tutelar de la soberanía de los pueblos; en mujeres capaces de tener hijos, desde la pubertad en adelante ella supervisa el parto y el matrimonio.[10]​ Por lo tanto ella sería una poliadadiosa relacionada con la política, el poder y la guerra. Otros piensan que sus cualidades militares y poliádicas surgen de ser una diosa de la fertilidad que a través de su función de aumentar el número de la comunidad también se asoció a funciones políticas y militares.[11]

Incluso más que otras deidades romanas mayores, Juno ostentó un gran número de epítetos significativos y variados, nombre y títulos que representaban diversos aspectos y papeles de la diosa.

De acuerdo con su papel central como diosa del matrimonio, recibía los siguientes títulos:

  • Cinxia, ‘la que pierde la faja de la novia’.
  • Domiduca, ‘la que lleva a la novia a su nuevo hogar’.
  • Interduca, ‘la que lleva a la novia al matrimonio’.

Si bien muchos otros de sus epítetos tienen mucha menos relación temática:

  • Caelestis (‘la celeste‘), con origen en el África romana, que asimiló a la diosa púnica Tanit.
  • Lucina (‘la que trae niños a la luz’) y Lucetia (‘la que trae luz’), cuando ayudaba en los partos.
  • Moneta, como protectora de las riquezas del Imperio romano. La etimología de este epíteto es controvertida, pudiendo derivar de mons, ‘monte’, por estar uno de sus templos en la colina Capitolina o de monere, ‘avisar’, por el aviso que dio a los romanos para evitar el ataque de los galos.
  • Ossipagina (‘la que moldea los huesos’ o ‘la que fortalece los huesos’).
  • Pomona (‘de la fruta’).
  • Pronuba (‘matrona de honor’).
  • Regina (‘la reina’), aspecto por el que fue nombrada en el Templo de Júpiter Óptimo Máximo como parte de la Tríada Capitolina, enfatizando que el papel de la diosa como esposa de Júpiter y reina de los dioses era el más importante en ese contexto. También había templos a Juno Regina en el monte Aventino, en el Circo Flaminio y en la zona que se convertiría en el Porticus Octaviae.

Sin embargo, algunos de estos títulos pueden haber sido inventados como descripciones poéticas y puede que realmente no hayan sido usados en el culto a Juno.

Culto[editar]

El 1 de marzo de cada año, las mujeres celebraban unas fiestas en honor de Juno llamadas Matronalia. Otras fiestas en su honor, las Nonas Caprotinas, se celebraban el 7 de julio. Muchos consideraban el mes de junio, que toma su nombre de Juno, patrona del matrimonio, el más favorable para casarse. Los Calendas de cada mes también estaban consagrados a esta diosa, que tenía fiestas el 1 de julio y el 13 de septiembre.

Juno tenía en ocasiones un carácter guerrero que se hacía aparente en sus ropas. A menudo aparecía armada y llevando una capa de piel de cabra, que era la prenda preferida por los soldados romanos en campaña. Este aspecto guerrero fue asimilado de la diosa griega Atenea, cuya piel de cabra recibía el nombre de égida.

Referencias literarias[editar]

Quizá la más prominente aparición de Juno en la literatura romana sea como principal fuerza antagonista en la Eneida de Virgilio, donde se la presenta como una cruel y salvaje diosa determinada a ayudar primero a Dido y luego a Turno y los rútulos contra el intento de Eneas de hallar una nueva Troya en Italia. Algunos, como Servio, antiguo comentarista de la Eneida, han considerado que quizá se trate de una fusión de Hera con la diosa de las tormentas cartaginesa Tanit en algunos de los aspectos de su retrato en la obra.

Juno es mencionada en La Tempestad de Shakespeare junto con Ceres e Iris.

Odio de Juno a Eneas[editar]

Juno odiaba a los troyanos porque su marido le había engañado con Ganimedes, un príncipe troyano, y lo había convertido en el copero de los dioses. También los odiaba por el Juicio de Paris, un joven troyano que eligió a Venus como la más hermosa en vez de a ella.

Por eso quiere impedir que Eneas funde una nueva Troya en Italia, después de su destrucción. Para impedirlo va a Eolia y le pide a Eolo, señor de los vientos, que los mueva en contra de Eneas y hace que lleguen a Cartago. Luego, Neptuno hace que las aguas se calmen por haber provocado olas sin su indicación.

Mientras los troyanos estaban en Cartago, tierra donde reinaba Dido, Juno hace un pacto con Venus diciendo que tenían un objetivo en común: que Eneas reinase en Cartago con Dido. Venus sabía que ese no era el destino de Eneas, pero la engaña. Venus ya había hecho que Cupido enamorase a Dido de Eneas, para que ella no lo traicione. Así acepta el pacto con Juno y deja que ésta organice una tormenta donde Eneas y Dido deban dormir bajo el mismo techo y contraigan matrimonio.

Mercurio, enviado por Júpiter, le recuerda que ese no es su destino, entonces decide partir. Juno, dándose cuenta de que se había roto su pacto, envía a Iris a quemar la flota de Eneas. Finalmente, pueden llegar al Lacio y, enfurecida, Juno, desea desatar la guerra ya prevista entre latinos y troyanos. Por eso envió a las deidades del infierno para que convenzan a Amata de que por culpa de Eneas Turno no iba a poder ser su yerno y a Turno lo invade Furia para que quiera tomar venganza. Juno abre las puertas de la guerra y ésta comienza. Luego, Juno y Júpiter pactan que ella no intervendrá más, así como tampoco Venus para ayudar a ninguno de los héroes, que retrasará la muerte de Turno pero no cambiará el destino de la guerra. Sin embargo, Juno le pide a Jaturna, hermana de Turno, que rompa el pacto y ayude a su hermano. Finalmente se da cuenta de que no puede hacer nada para impedir el destino marcado por los hados, entonces pide que los latinos mantengan su nombre, sus trajes y su idioma y que desaparezca el nombre de Troya. Júpiter concede su deseo para que deje de molestar a los troyanos y dice que solo agregará dioses y culto.

Referencias[editar]

  1. Puhvel, Jaan (1987). Comparative Mythology. Baltimore y Londres: katya University Press. pp. 151. ISBN 0-8018-3938-6. 
  2. Livio, Libro V Ab Urbe Condita
  3. Jean Gagé "Les autels de Titus Tatius. Une variante sabine des rites d' integration dans les curies?" in Melanges J. Heurgon. L'Italie préromaine et la Rome républicaine. I Colléction de l 'École Français de Rome 27 1976 p. 316 ; Dionysius of Halicarnassus Roman Anitquities II 50, 3.
  4. G. Radke Die Götter Altitaliens Münster 1965 articles Tutela, Tutula and Fluonia, Fluviona.
  5. The ancient were divided on the etymology of Lucina: some connected the epithet with the word lucus since the goddess had since the most ancient times a sacred grove and a temple on the Cispius near that of Mefitis: Pliny XVI 235; Varro Lin. Lat. V 49; Ovid Fasti II 435 and VI 449. Other favoured the derivation from lux as goddess of infants: Varro Lingua latina V 69; Cicero, Nat. Deor. II 68; Ovid Fasti, ii 450 and III 255; Plutarch, Quaestiones Romanae, 77. The association of Juno Lucina and Mefitis on the same or closely nearby site may not be coincidental as at Rossano di Vaglio in Lucania have been discovered inscriptions linking the two entities: "μ]εfίτηι καπροτινν[ιαις" and "διωvιιας διομανας" (domina) : cf. M. Lejeune "Notes de linguistique italique XXIII: Le culte de Rossano di Vaglio" in Revue d'Etudes Latins 45 1967 p. 202-221; "Inscriptions de Rossano di Vaglio 1971" in RAL 26 1971 p. 667 ff. The inscriptions are dated to the 3rd-2nd centuries.
  6. Macrobius Sat. I 15, 18; Varro Ling. Lat. V 69
  7. Varro VI 27: "sic :"Die te quinti kalo Iuno Covella" or "Septimi die te kalo Iuno Covella"; but the text looks to be corrupt: R. Schilling restitutes: "... dixit quinquies: "Kalo Iuno Covella" aut (or) septies: "Kalo Iuno C." ".
  8. G. Dumézil ARR; V. Basanoff Les diuex des Romains
  9. R. E. A. Palmer above, p. 3-56.
  10. R. E. A. Palmer above, p. 39.
  11. Kurt Latte Römishe Religionsgeshichte Munich 1960 p. 168.

Enlaces externos[editar]

  • Juno, en el Proyecto Perseus.