Julio Garavito

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Julio garavito»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Julio Garavito Armero
Julio Garavito Armero.gif

Coat of arms of Colombia.svg
Director del Observatorio Astronómico
1892-11 de marzo de 1920
Presidente Miguel Antonio Caro

Información personal
Nacimiento 5 de enero de 1865
Bogotá, Bandera de Colombia Colombia
Fallecimiento 11 de marzo de 1920 (55 años)
Bogotá 55 años
Residencia Colombia
Nacionalidad Colombia
Creencias religiosas Catolicismo
Familia
Padres Hermógenes Garavito y Dolores Armero
Cónyuge María Luisa Cadena
Educación
Alma máter Facultad de Ingeniería Universidad Nacional de Colombia
Información profesional
Ocupación Astrónomo,
matemático,
economista e
ingeniero.
Área ingeniería, astronomía, geodesia, matemáticas
Empleador Facultad de Ingeniería Universidad Nacional de Colombia,
Observatorio Astronómico Nacional de Colombia
Distinciones Cráter Garavito de la luna,
Orden al mérito Julio Garavito,
Billete Nacional en su honor.
[editar datos en Wikidata]

Julio Garavito Armero (Bogotá, 5 de enero de 1865 - Bogotá, 11 de marzo de 1920) fue un astrónomo, matemático, economista e ingeniero colombiano.[1] Sus investigaciones contribuyeron al desarrollo de las ciencias en Colombia durante el siglo XIX. Es comparado habitualmente con dos importantes científicos neogranadinos del siglo XIX , José Celestino Mutis y Francisco José de Caldas. En su honor uno de los cráteres lunares del lado opuesto al visible desde la tierra, fue bautizado con su nombre en el año 1970.[2]

Escuchar este artículo

Biografía[editar]

Hijo de Hermógenes Garavito, un comerciante de la ciudad y de Dolores Armero, nació en el seno de una respetable familia de origen santafereño.[3] Tuvo que trabajar desde muy joven para poder subsistir, debido a los escasos medios económicos de su familia, pues su padre realizó algunos malos negocios que, además de acabar con gran parte de su fortuna, lo llevaron a la tumba. Esta situación obligó a doña Dolores a radicarse en Fusagasugá, donde educó a sus hijos menores: Justino, Fernanda y María Teresa, mientras que los mayores: José María, Jorge y Julio se quedaron en Bogotá.

En 1893 contrajo matrimonio con María Luisa Cadena, con quien no tuvo hijos y compartió su vida hasta 1916, cuando ella murió y Garavito empezó a decaer, víctima de una tuberculosis.[4]

Trayectoria académica[editar]

Aficionado desde muy joven a las matemáticas, a los diez años acudía al Colegio Mayor de San Bartolomé, donde realizó sus estudios bajo la tutela laica y el estímulo del matemático Manuel Antonio Rueda Jara, autor de la aritmética, el álgebra y la contabilidad que se dictaban entonces, allí mostró sus claras inclinaciones hacia las ciencias matemáticas y astronómicas.[5] A los once años calculó su primer almanaque y, a manera de divertimiento, se planteaba y resolvía originales problemas geométricos. Luis María Lleras, uno de sus profesores, lo calificó desde joven como promesa para las matemáticas. Tal inclinación por la ciencia, y pese a ser muy callado y demasiado tímido, lo llevaron a enfrentarse a las retardatarias y opresivas pedagogías de entonces; no obstante, Garavito fue un ferviente católico.

Allí se graduó como bachiller en Filosofía y Letras, en 1884. Pero en 1885, a la edad de 20 años, interrumpió sus estudios a causa de las numerosas guerras civiles que azotaron el país. Pese a vivir en una turbulenta época, finales del federalismo e inicios de la Regeneración, Garavito no se interesó por la actividad política y no participó en ninguna guerra civil. Entre 1885 y 1887 se dedicó a trabajar para poder subsistir, y a profundizar por su cuenta sus conocimientos matemáticos. Al término de dos años de espera, pudo comenzar sus estudios, en la reabierta Facultad de Ingeniería, bajo la dirección de Rafael Espinosa Escallón. Ya estudiante, Julio Garavito trabajó como Ensayador de la Casa de la Moneda en Santafé de Bogotá. Allí descolló especialmente en cálculo infinitesimal y astronomía, en mecánica racional y análisis, y tuvo como profesor más cercano a Rafael Nieto París. Obtuvo sus estudios de matemático y de Ingeniero Civil en la Universidad Nacional de Colombia.[6] Garavito es, hasta donde se conoce información documentada, el primero en graduarse como profesor de matemáticas.[7]

Obra científica[editar]

En 1890, un año antes de terminar, Garavito publicó su primer trabajo en la revista Anales de Ingeniería, la cual, en años sucesivos, siguió publicando otros trabajos del científico y de la que fue su director desde 1897. Garavito Armero terminó sus estudios de ingeniería en 1891, con la tesis de grado "El juego de la aguja" Era una manera de calcular el número pi a través de la probabilidad. Se trazan unas líneas paralelas equidistantes en un papel, se lanza una aguja de cierta dimensión y se van contando las veces que esta corta las líneas. Ese número, que relaciona las veces que se lanza la aguja con las que corta alguna de las líneas tiende al número pi. Con anterioridad había conseguido la licenciatura en matemáticas.[8] Presentó una segunda tesis que consistía en calcular en un manómetro todas las posibilidades matemáticas que tiene este instrumento. Finalmente, para optar al título de Ingeniero Civil elaboró un tipo de estructura triangular para construir puentes.[9]

Director del Observatorio Astronómico[editar]

En 1892, durante el gobierno de Miguel Antonio Caro, Garavito Armero fue nombrado director del Observatorio Astronómico, cargo que comenzó a ejercer en 1893, aunque las guerras civiles de 1895 y la de los Mil Días (1899-1902) impidieron que tanto la Escuela de Ingeniería como el Observatorio tuvieran un normal desempeño. A partir de su vinculación a la Escuela de Ingeniería y a la dirección del Observatorio, Garavito Armero pudo dedicarse con relativa tranquilidad a reflexionar e investigar ordenadamente, pues tenía la estabilidad económica que necesitaba.

Durante la Guerra de los Mil Días, Garavito fue parte de una sociedad secreta y científica llamada El Círculo de los Nueve Puntos, donde para entrar debía resolver un problema original del Teorema de Euler. El grupo funcionó hasta la muerte del propio Garavito. Curiosamente, tenían por costumbre hacer tertulias científicas bebiendo café.

En 1902 le propuso al gobierno del presidente José Manuel Marroquín un plan para que el Observatorio realizara la carta de Colombia, con métodos astronómicos, partiendo de la latitud de Santafé de Bogotá. El proyecto fue aprobado y se creó la Oficina de Longitudes, bajo la dirección de Garavito. Esta entidad se encargó de delimitar las fronteras del país y de publicar mapas generales y regionales de Colombia. Por lo que intervino decisivamente en la elaboración del mapa geográfico de Colombia, recurriendo a ingeniosos procedimientos que reemplazaban la ausencia de vértices geodésicos mediante el uso de vértices astronómicos, referidos y fijados por coordenadas a las ciudades y poblaciones más importantes del país y recurriendo a cambios de señales entre el Observatorio Astronómico y las estaciones telegráficas de cada una de tales poblaciones.[10]

Como astrónomo del Observatorio, del que fue director durante 27 años,[11] realizó numerosos descubrimientos útiles, tales como la ubicación latitudinal de Bogotá, los estudios de los cometas que pasaron por la Tierra entre 1901 y 1910, este último, el Halley. En 1916 viajó a Puerto Berrío, Antioquía en compañía de Jorge Alvarez Lleras, para estudiar un eclipse total de sol. Los problemas de física matemática que resolvió Garavito tienen que ver con la dinámica de los electrones de Augusto Righi, y con la relatividad de la teoría respecto a la óptica y la aberración de la luz de David Gill. Con tales experimentos, Garavito logró demostrar que así como existían tres geometrías planas, existían otras mecánicas no newtonianas.para estudiar un eclipse de sol, visto en buena parte de Colombia. Su aporte más importante fue el estudio de la Mecánica celeste, que finalmente se convertiría en el estudio de las fluctuaciones lunares y su influencia en los comportamientos temporales, climáticos, hídricos y de los hielos polares, así como el análisis de la aceleración orbital terrestre, asunto que sería corroborado después.

Imagen de Julio Garavito en billete de 20.000 pesos colombianos

También trabajó en áreas como la física óptica, labor que quedó inconclusa a su muerte; y la economía, gracias a lo cual ayudó a recuperar a su país de la guerra civil que pasó por su época, dando al papel moneda valor efectivo y no convencional. Para ello, realizó conferencias y congresos de economía, además de estudiar los ciclos de la riqueza y las influencias humanas que afectan la economía, tales como la guerra o la sobre población. Posteriormente, fue jefe de la Comisión Corográfica, creada con el fin de promover el desarrollo de los ferrocarriles colombianos y la delimitación de la frontera con Venezuela. Julio Garavito Armero era ingenioso y recursivo en los trabajos de astronomía, gracias a su capacidad analítica y filosófica. Utilizó métodos sencillos que le permitieron obtener interpretaciones correctas de los valores observados y afrontar los grandes problemas de la mecánica. Profundizó en problemas de física mecánica de los electrones y de la teoría de la relatividad respecto a la óptica y a la aberración de la luz. Reconstruyó la óptica matemática, criticó las geometrías no euclidianas y las antiguas hipótesis físicas, con el fin de actualizar los viejos principios de la mecánica. Planteó una importante investigación sobre las ecuaciones finales para la construcción de unas nuevas tablas de la luna.[12]

Parte trasera.

Como docente, Garavito fue profesor de cálculo, mecánica racional y astronomía, cátedras que conservó hasta su muerte. A partir de sus investigaciones matemáticas y astronómicas, Garavito también escribió, desde 1906, ensayos sobre economía política y crítica filosófica, dentro de un marco spenceriano evolucionista. Entendió la filosofía como un producto de las ciencias positivas, a la manera de Descartes y siguiendo la tradición de Leibniz..

Se opuso a la Teoría de la Relatividad, probablemente por opiniones vagas (pues no la estudió en profundidad), opuestas y contradictorias acerca de esa teoría y su influencia en la ciencia clásica; además de la condena de ciertos sectores del clero colombiano, que en su condición de creyente acató. Fue representante de la ciencia colombiana de finales del siglo XIX y comienzos del XX: estaba, por un lado, parcialmente aislado de sus colegas en otros países -jamás asistió a un congreso internacional- y por otro, se encontró en un ambiente cultural interno completamente apático e indiferente. Poseía una admiración por la mecánica newtoniana y llegó a creer de buen modo que la mecánica celeste ya había dado su última palabra en desarrollo. Igual opinaba de la ciencia astronómica (1920).

Cráter lunar[editar]

Fotografía del cráter Garavito (Misión Lunar Orbiter)

La Asamblea General de la Unión Astronómica Internacional (UIA), reunida en Moscú (Rusia) en 1958, inició el proceso de nomenclatura de los accidentes y detalles que ya se iban conociendo del lado opuesto de la Luna, el que nunca se ve desde la superficie de la Tierra.

Ya para el inicio de la década del 70, los innumerables detalles de esa otra cara de la Luna exigieron una consulta a nivel mundial para proponer nombres, de manera que el Observatorio Astronómico Nacional envió una lista, de la cual fue escogido el nombre de Garavito, cuyo trabajo sobre la Luna había sido citado por Brouwer y Clemente en 'Methods of Celestial Mechanics', en 1961.

El nombre de Garavito fue aceptado durante la reunión de la UIA celebrada en Brighton, (Inglaterra), en 1970, y le correspondió un cráter del lado de la Luna oculto a la Tierra, situado en las coordenadas selenográficas de latitud 48° al sur y 157° de longitud oriental. Para ese entonces era el único latinoamericano con ese honor.[13]

Ideales[editar]

En su época de juventud, antes de ingresar a la Facultad de Ingeniería, y aún siendo estudiante, Garavito simpatizó con algunos puntos de la Regeneración impulsada por Rafael Núñez; en particular, lo seducía el sistema centralista y la fundación de un Banco Nacional, pues consideraba que estos elementos eran básicos para el Estado y su importancia en las sociedades modernas. Años después, se preocupó por estudiar las fluctuaciones del cambio y la desvalorización del papel moneda; no era partidario de la disminución del gasto o de la economía fiscal para desaparecer el déficit, sino del aumento de las entradas. Sus ideas fueron inspiradas por un riguroso análisis matemático. Fiel a sus principios, Garavito Armero era amigo de asistir a los cafés de la bohemia y la intelectualidad bogotanas, donde hablaba con amigos y ocasionales contertulios. Nunca tuvo plata, pues lo que le sobraba lo daba a los pobres, hasta en eso se mantuvo firme, porque creía que sustraer un centavo a la circulación era un crimen. Criticó a los políticos de su época, a pesar de haber sido concejal de Bogotá y diputado de la Asamblea de Cundinamarca.[14]

En pedagogía mostró ideas novedosas que encerraban conceptos exactos de la psicología infantil y de los métodos propiamente lógicos y naturales para una enseñanza objetiva.

Fallecimiento[editar]

Dos meses antes de su muerte, el 31 de diciembre de 1919, el gobierno nacional expidió un decreto de honores en el que se ordenó honrar la memoria del sabio mediante la publicación, por parte del Estado colombiano, de todos sus trabajos científicos, muchos de los cuales se encontraban inéditos; la compra de la primera edición de cada una de estas obras y la adopción de los mismos como textos de enseñanza en las universidades de la República; y la erección de un busto en bronce. Tan buenas intenciones sólo se cumplieron parcialmente, pues gran parte de las obras se editaron y publicaron durante la década del treinta y cuarenta, pero más por el esfuerzo particular de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y el empeño de Jorge Alvarez Lleras, que por un efectivo interés por parte del Estado colombiano. Fue enterrado en el Cementerio Central de Bogotá. Su tumba se ha convertido en un lugar objeto de veneración popular a partir de 1996 (coincidiendo con la aparición de su imagen en los billetes de 20.000 pesos).[15]

Publicaciones[editar]

  • Tratado de mecánica celeste (1893)
  • El cometa brillante 1901
  • La historia de la astronomía
  • La naturaleza del sol (1907)
  • El eclipse solar (1912)
  • Conjunciones planetarias (1919)
  • Los bólidos y sus radiantes
  • El cometa Halley 1910
  • Óptica astronómica (1920)
  • Las tablas de la luna (1920). Su Opus Magna
  • El juego de la aguja (1891)
  • La teoría racional de las curvas planas y de reverso, sus conexiones posibles con la teoría de las covariantes e invariantes (1905)
  • Determinación de la longitud del observatorio deducida mediante ocultaciones de estrellas por la luna
  • Determinación de la longitud del observatorio
  • Fórmula fundamental en el movimiento de los fluidos
  • Nota sobre la dinámica de los electrones
  • La paradoja de la óptica matemática
  • Derivadas en los versos de la teoría de los vectores
  • Aplicación del teorema de coriolis al movimiento del plano instantáneo de la órbita lunar y al movimiento de la luna en ese plano
  • Generación de la ley de pesantez universal a las estrellas dobles y cálculo de las estrellas dobles micrométricas[16]
  • Evolución en la distribución de la riqueza y fundamento científico del impuesto.
  • Seguro agrícola.
  • Causa Principal de la Guerra Europea.

Honores y reconocimientos[editar]

Garavito alcanzó numerosas distinciones nacionales e internacionales como la de ser miembro supernumerario de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, de la Sociedad Geográfica de Lima, de la Astronómica de Francia y de la Sociedad Belga de Astronomía. También fue candidato a formar parte de la Academia de Historia Hispanoamericana de Ciencias y Artes.

En 1919, el gobierno colombiano expidió un decreto donde se ordenó honrar la memoria de Garavito como científico colombiano, publicar todas sus obras y la adopción de estos trabajos como textos de enseñanza en las universidades del país. El Congreso nacional también reconoció a Garavito como uno de los símbolos de la ingeniería colombiana, y dio el nombre de este científico a la orden que creó con el fin de honrar a los ingenieros colombianos. Se mencionan a continuación algunos de los reconocimientos establecidos en memoria de Julio Garavito:[17]

Edición de Anuales de Ingeniería – No 325:
En 1920, año de su fallecimiento, la Sociedad Colombiana de Ingenieros dedicó esta edición, que incluyó una biografía escrita por el ingeniero Jorge Álvarez Lleras.
Orden al Mérito Julio Garavito:
Instaurada el 5 de enero de 1965 (centenario del nacimiento de Julio Garavito). Creada por el Congreso Nacional, según Ley 135 de 1963 para exaltar los valores de la ingeniería y de los ingenieros colombianos.
El cráter Garavito de la luna:
Por propuesta del Observatorio Astronómico, la Unión Astronómica Internacional, el 27 de agosto de 1970 se asignó el nombre de Garavito a un cráter de la luna , de 80 kilómetros de ancho, localizado en las coordenadas latitud 47º.6 sur y longitud 156º.7 este. Este cráter lunar (ubicado en el lado oculto) está situado al Noroeste de la llanura de Poincaré y al oeste del cráter Chrétien, respectivamente.[18] En la actualidad cinco cráteres llevan los nombres Garavito S, C, D, Q y Y.
Sello conmemorativo:
Estampilla de 4 centavos impresa en el año 1949.
Billete de 20.000 pesos colombianos:
En 1996, se puso en circulación el billete en el que aparece su rostro, así como imágenes de la luna, del Observatorio Astronómico y figuras geométricas varias.[19]
Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, fundada en 1972:
Nombrada en su honor.
Bustos en bronce:
En el acceso a la Sede de la Sociedad Colombiana de Ingenieros en Bogotá; en los jardines del Observatorio Astronómico en Bogotá (adyacente a la Casa de Nariño); y en el Bloque C de la Escuela Colombiana de Ingeniería.

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  1. Medellín Becerra, Jorge Alejandro; Fajardo Rivera, Diana. Julio Garavito Armero, Diccionario de Colombia (2005 edición). p. 415. ISBN 958-04-8561-5
  2. «150 años del colombiano inmortalizado en la Luna». ElEspectador. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  3. Web Escuela Ingenieros Nacional de Colombia
  4. «Garavito Armero, Julio | banrepcultural.org». www.banrepcultural.org. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  5. «150 años de la grandeza de Julio Garavito Armero». Consultado el 28 de agosto de 2015. 
  6. «Cátedra Julio Garavito Armero, universidad Nacional de Colombia». Consultado el 28 de agosto de 2015. 
  7. «150 años del nacimiento de Julio Garavito Armero - Archivo Digital de Noticias de Colombia y el Mundo desde 1.990 - eltiempo.com». eltiempo.com. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  8. «Biografía,Julio Garavito Armero, Universidad Nacional de Colombia». Consultado el 28 de agosto de 2015. 
  9. Tiempo, Casa Editorial El. «La otra faceta de Julio Garavito, el colombiano con cráter en la Luna - Ciencia - El Tiempo». El Tiempo (en es-CO). Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  10. Web Escuela Ingenieros Nacional de Colombia
  11. Web Escuela Ingenieros Nacional de Colombia
  12. «Biografia de Julio Garavito Armero». www.biografiasyvidas.com. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  13. «EL HOMBRE EN LA LUNA». www.semana.com. Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  14. Tiempo, Casa Editorial El. «La otra faceta de Julio Garavito, el colombiano con cráter en la Luna - Ciencia - El Tiempo». El Tiempo (en es-CO). Consultado el 16 de febrero de 2016. 
  15. De astrónomo a santo
  16. Pobeda Ramos, Gabriel. Historia de las matemáticas en Colombia, Julio Garavito, principales obras. UNAULA. p. 106. ISBN 978-958-8366-56-2
  17. Web Escuela Ingenieros Nacional de Colombia
  18. NASA
  19. «Billete de 20.000 pesos | Banco de la República (banco central de Colombia)». www.banrep.gov.co. Consultado el 16 de febrero de 2016. 

Véase también[editar]