Juego perfecto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Un juego perfecto en el béisbol está definido por las Grandes Ligas de Béisbol como juego en qué un pitcher (o combinación de pitchers) lanza una victoria que dura un mínimo de nueve innings y en que los jugadores contrarios no logran una base. Así, el pitcher (o pitchers) no puede permitir ningún hit, carreras, base por bola, o cualquier jugador contrario pueda llegar a primera por cualquier otro motivo: en resumen, "27 arriba, 27 abajo". La hazaña ha sido conseguida en 23 ocasiones en la historia de la MLB – 21 vences desde la era moderna que empezó en 1900, más recientemente fue logrado por el Venezolano Félix Hernández de los Marineros de Seattle el 15 de agosto del 2012.

Un juego perfecto es también un juego sin hits y una blanqueada. Un error de fildeo que no deja a un bateador lograr embasarse, ejemplo cuatro bolas, no estropea un juego perfecto. Los partidos acortados por el clima en los que un equipo no tiene corredores y juegos en los que un equipo alcanza la primera base solo en extrainnigs no califican como juegos perfectos según la definición actual. El primer uso confirmado del término "juego perfecto" fue en 1908; la definición actual del término se formalizó en 1991. A pesar de que es posible para múltiple pitchers combinar para un juego perfecto (como ha sucedido 11 veces en el nivel de Grandes Ligas para un equipo sin hits), hasta la fecha, cada juego perfecto de las Grandes Ligas ha sido lanzado por un solo lanzador. En Liga Japonesa de Béisbol Profesional, ningún bateador o juego perfecto que es realizado por dos o más pitchers se considera no oficial.[1][2]

Historia[editar]

El primer uso conocido impreso del término «juego perfecto» ocurrió en 1908. El reportero I. E. Sanborn del Chicago Tribune sobre el desempeño de Addie Joss contra las Medias Blancas de Chicago lo llamó "un juego absolutamente perfecto, sin hits, y sin permitir que un oponente alcance la primera base en nueve innings."[3]​ Varias fuentes han reclamado (erróneamente) que el primer uso registrado del término "juego perfecto" fue por Ernest J. Lanigan En su Béisbol Cyclopedia, hecho en referencia a Charlie Robertson 1922 juego perfecto.[4]​ El Chicago Tribune estuvo cerca del término al describir el juego de Richmond en 1880: "Richmond recibió el apoyo más eficaz, cada posición en el home nueve entradas se jugaron a la perfección"[5]​ Del mismo modo, al escribir el juego perfecto de Ward, el New York Clipper describió el "juego perfecto" del defensa de la providencia.[6]

A partir de 2014, la definición actual de las Grandes Ligas de un juego perfecto es en gran parte un efecto secundario de la decisión tomada por el Comité de Precisión Estadística de las Grandes Ligas el 4 de septiembre de 1991, para redefinir un juego sin hits como un juego en el que lanzador o lanzadores en un equipo lanzan un juego completo de nueve entradas o más sin recibir un hit.[7]​ Aquella decisión sacó un número de juegos que mucho tiempo había aparecido en los libros récord: aquellos duradero menos que nueve innings, y aquellos en los que un equipo no tuvo impacto en la regulación pero luego recibió un hit en entradas extras.La definición de juego perfecto se hizo para que coincidiera con esta nueva definición de no-hitter, en efecto sustituyendo "baserunner" por "hit". Como resultado de la redefinición de 1991, por ejemplo, Harvey Haddix no recibe ni el juego perfecto ni el no-hitter por su actuación el 26 de mayo de 1959, cuando lanzó 12 entradas perfectas contra los Bravos de Milwaukee antes de permitir un corredor en la 13 entrada.[8]

Ha habido un solo juego perfecto en la Serie Mundial, lanzado por Don Larsen para los Yankees de Nueva York contra los Dodgers de Brooklyn el 8 de octubre de 1956. Por coincidencia, el segundo yanqui pitcher para lanzar un juego perfecto, David Wells en 1998, graduado del mismo instituto como Larsen - Point Loma High School en San Diego, California.[9]​ En una coincidencia más lejana, Larsen era parte del público cuándo el tercer yanqui pitcher lanzó un juego perfecto, David Cono en 1999, actuó la hazaña en el mismo día que Larsen y Yogi Berra (el cácher en el juego perfecto de 1956) estuvo invitado para hacer el ceremonial primer campo.[10]

El juego perfecto más reciente pichado en las Grandes Ligas fue lanzado por el Venzolano Félix Hernández de los Marineros de Seattle contra las Mantarrayas de Tampa Bay el 15 de agosto de 2012. Ponchó al equipo dos veces y ponchó a doce bateadores totales en la victoria por 1-0 sobre Tampa Bay. Desde el comienzo de la temporada 2009 de MLB, era la tercera vez que las Mantarrayas de Tampa Bay estaban por perder un juego perfecto.

El juego perfecto único echado en el campeonato de Little League World Series fue por Ángel Macias del Monterrey, México, equipo en 1957.[11]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. «MLB Miscellany: Rules, Regulations and Statistics». Major League Baseball. Consultado el 20 de agosto de 2007. 
  2. «History: No-hitters». Major League Baseball. Consultado el 22 de agosto de 2007. 
  3. Deutsch et al. (1975), p. 68. This source also includes an 1880 clipping from the New York Herald describing Lee Richmond's perfect game for Worcester. A double error by Cleveland resulted in the lone run scoring, and the writer described it as "the only lapse from perfect play made by the Clevelands during the game"; the use of the word "perfect" in this context refers only to defensive play, a different meaning than its modern baseball sense, as Cleveland's pitcher also surrendered three hits and a walk. See Deutsch et al. (1975), p. 14. Writeups for the Ward perfect game of 1880 and the Young game of 1904 describe the games as "wonderful" and other effusive terms, but do not use the term "perfect game".
  4. Buckley (2002), p. 16, citing Paul Dickson, The Dickson Baseball Dictionary (1989); Coffey (2004), p. 50. The Baseball Cyclopedia reference came in a supplement to the 1922 edition of the book (a publication of Baseball Magazine) and was worded thus: "Charles Robertson of Chicago Americans pitched an absolutely perfect no-hit game against Detroit on April 30, 1922, no one reaching first." The publication listed all the perfect games to that point (a total of five, including Robertson's) and used the term "perfect game" matter-of-factly, possibly indicating the term was already familiar to the readership. Lanigan's work references a 1914 book called Balldom as a source for his list of perfect games, although Balldom itself does not use the term "perfect game", merely characterizing the games as "no batter reached first base." Lanigan was also familiar with Sanborn's baseball articles, making various references to him elsewhere in the Cyclopedia, although there is nothing indicating that Sanborn necessarily inspired Lanigan's use of the term.
  5. Buckley (2002), p. 15.
  6. Buckley (2002), p. 26.
  7. Young (1997), p. 29.
  8. Forker, Obojski, and Stewart (2004), p. 116.
  9. «David Wells Field in Point Loma gets renovated». 1 de julio de 2014. Consultado el 21 de julio de 2014. 
  10. «David Cone Perfect Game Box Score by Baseball Almanac». Baseball-almanac.com. 18 de julio de 1999. Consultado el 18 de noviembre de 2016. 
  11. Morrison, Jim (5 de abril de 2010). «The Little League World Series’ Only Perfect Game». Smithsonian.com. Consultado el 28 de septiembre de 2015.