Judeocristianos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Judeocristianismo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Judeocristianismo
Bloch-SermonOnTheMount.jpg
El sermón de la montaña.
Fundador(es) Jesucristo
Deidad o Deidades principales Dios
Tipo Monoteísta
Número de seguidores estimado Desconocido
Lugares sagrados Jerusalén
Religiones relacionadas Judaísmo
[editar datos en Wikidata]

Los judeocristianos, también llamados cristianos hebreos o cristianos judíos, fueron los miembros originales del movimiento judío que más tarde se convirtió en el cristianismo.[1] En la etapa más temprana de la comunidad estaba formada por todos los judíos que aceptaron a Jesús como una persona venerable o incluso el Mesías. Como el cristianismo creció y se desarrolló, los cristianos judíos se convirtieron en una sola hebra de la comunidad cristiana primitiva, que se caracteriza por la combinación de la confesión de Jesús como Cristo con la continua adhesión a las tradiciones judías como la observancia del sábado, la observancia del calendario judío, la observancia de las leyes y costumbres judías, la circuncisión, y la asistencia a la sinagoga, y por una relación genética directa a los primeros cristianos judíos.[1]

El término «judeocristiano» aparece en los textos históricos que contrastan a los cristianos de origen judío con los cristianos gentiles, tanto en la discusión de la iglesia en el Nuevo Testamento[2] [3] y en los siglos II y siguientes.[4] También es un término usado para los judíos que se convirtieron al cristianismo, pero que mantuvieron su herencia y tradiciones judías.

Alister McGrath, ex profesor de Teología Histórica de la Universidad de Oxford, afirma que muchos de los «cristianos judíos» del siglo I eran totalmente fieles judíos religiosos. Se diferenciaban de otros judíos contemporáneos sólo en su aceptación de Jesús como el Mesías.[5] Al mismo tiempo, sin embargo, el apóstol Pablo estaba enseñando en contra de la dependencia de las prácticas judías, y en particular respecto a los requisitos para la circuncisión (1 Corintios 7:18-24, Filipenses 3:2-9).

Sin embargo, como el cristianismo creció en todo el mundo gentil, los cristianos se separaron de sus raíces judías y de Jerusalén.[6] [7] El cristianismo judío, inicialmente fortalecido a pesar de la persecución por parte de funcionarios del Templo de Jerusalén, cayó en declive durante las guerras judeo-romanas (66-135) y el creciente antijudaísmo, quizás mejor personificado por Marción (c. 150). Con la persecución por parte de los cristianos ortodoxos de la época del emperador romano Constantino en el siglo IV, los cristianos judíos buscaron refugio fuera de las fronteras del Imperio, en Arabia y más lejos.[8] Dentro del Imperio y más tarde en otros lugares que fueron dominados por el cristianismo en base a los gentiles que se convirtió en la iglesia estatal del Imperio romano y que tomó el control de los sitios de la Tierra Santa, como la Iglesia del Santo Sepulcro y el Cenáculo, y nombró a los posteriores obispos de Jerusalén.

El origen judío del cristianismo[editar]

Jacobo el Justo, primer líder de los cristianos y obispo de Jerusalén.

De acuerdo con la narración de Hechos, después de la crucifixión, resurrección y ascensión de Jesús, los discípulos junto «con las mujeres, y con María la madre de Jesús, y con sus hermanos» se retiraron al «aposento alto» (tradicionalmente, el Cenáculo) en Jerusalén (Hechos 1:10-14). La predicación inicial era sólo a los judíos (Hechos 1-9). Jesús mismo dijo a sus seguidores a observar las enseñanzas de los escribas y fariseos (Mateo 23:1-4), y que había venido a cumplir la ley y los profetas, no a abolirlos (Mateo 5:17-20). Sin embargo, el apóstol Pablo argumentaría más adelante que la Ley no se aplicaba a los cristianos gentiles, a diferencia de los judíos, en el fondo (Gálatas 2:14), aunque la posición exacta de Pablo de Tarso y el judaísmo todavía se discute. Pablo, según Hechos 21:17-29 y 24:17-18, observaba las leyes judías de purificación en el Templo de Jerusalén. Pablo se afeitó la cabeza a causa de un voto que había tomado en Cencrea (Hechos 18:18), y se menciona que observó los festivales religiosos judíos (Hechos 18:21, 20:6,16; 1 Corintios 16:8). Pablo escribió en Romanos 2:13 que los hacedores de la ley de Moisés o Torá se justificaron ante los ojos de Dios, no los que meramente la escuchaban. Jesucristo estaba celebrando la fiesta religiosa judía de la Pascua o la Fiesta de los panes sin levadura, cuando él llevó a cabo la Última Cena con sus apóstoles (Mateo 26:17-35, Marcos 14:12-15, Lucas 22:14-23, Juan 13:1-38 y 1 Corintios 11:23-25).

Jacobo el Justo, hermano de Jesús, se convirtió en el líder de los judeocristianos[9] [10] y al mismo tiempo, en el líder de la iglesia madre de la cristiandad.[11] Indudablemente tenía una importancia en el movimiento, e inclusive llegó a ser llamado «obispo de obispos, que gobierna Jerusalén, la Santa Asamblea de los Hebreos, y todas las asambleas en todas partes».[12]

Según la tradición cristiana, el centurión romano Cornelio es considerado el primer gentil convertido,[13] como se registra en Hechos 10, quizás también un temeroso de Dios o prosélito, aunque el significado exacto de estos términos se disputa.[14] La principal división antes de ese tiempo fue entre judíos helenísticos o de habla griega (Hechos 6) y judíos no-helenísticos de habla aramea/hebrea (Hechos 1:19). La conversión y aceptación del gentil Cornelio se pueden describir en términos de la enseñanza judía, que muestra a los extranjeros pasando a formar parte de la comunidad. Hechos no utiliza el término «cristianos judíos», para señalar a aquellas comunidades dirigidas por Jacobo el Justo, Simón Pedro y Juan el Apóstol, los «pilares de la Iglesia» (Gálatas 2:9); más bien fueron llamados seguidores de «El Camino» (Hechos 9:2, 18:25-26, 19:9-23, 24:14-22). Grupos posteriores, o tal vez el mismo grupo pero con diferentes nombres,[15] fueron los ebionitas y los elcesaites.

Los términos «circuncidados» y «no circuncidados», que están escritos con frecuencia en el Nuevo Testamento, generalmente se interpretan en el sentido de judíos y griegos, que era predominante; sin embargo, es una simplificación excesiva de la situación de la Provincia de Judea del siglo I, pues también habían algunos judíos que no estaban circuncidados (generales judíos helenizados viviendo en la diáspora), y algunos griegos (llamados prosélitos o judaizantes) y otros como egipcios, etíopes, y los árabes que lo estaban.

El Concilio de Jerusalén y otras cuestiones[editar]

Maqueta del Segundo templo de Jerusalén, importantísimo tanto para los judíos como para los judeocristianos.

Se ha argumentado que esta secta cristiana judía (3000 +) estaba en peligro de desaparecer,[16] ya que estaban siendo perseguidos. Los Hechos de los Apóstoles ilustran casos de persecución de los primeros cristianos por el Sanedrín, el tribunal religioso judío en la época (Hechos 4:1-22, 5:17-42, 6:8-7:60, 22:30-23:22); sin embargo, la fiabilidad histórica de los Hechos es disputada. Pedro y Juan fueron encarcelados por el «liderazgo judío» («los sacerdotes con el jefe de la guardia del templo, y los saduceos») que estaban «resentidos de que enseñasen al pueblo, y anunciasen en Jesús la resurrección de entre los muertos». Los saduceos, en particular, rechazaron la doctrina farisea de la resurrección de los muertos (Hechos 4:1-21). Esteban fue juzgado por el Sanedrín (Corte Suprema judía) por blasfemia contra Moisés y Dios (Hechos 6:11-14) y fue apedreado hasta la muerte, bajo la mirada de Pablo de Tarso, antes de su conversión.

Un nuevo golpe a esta secta judía fue la muerte de su segundo líder (su primer líder, el propio Jesús, había sido crucificado c. 30). Según Josefo, «el hermano de Jesús, quien fue llamado Cristo, cuyo nombre era Jacobo» encontró la muerte después de la muerte del procurador Porcio Festo, antes de que Luceyo Albino entrara en funciones; de este modo, su muerte debió acaecer en el año 62. El sumo sacerdote Hanan ben Hanan (Anani Ananus en latín) se aprovechó de esta falta de supervisión imperial para reunir al Sanedrín (aunque la traducción correcta del griego synhedrion kriton es «un consejo de jueces») que condenó Jacobo «por el cargo de violar la ley», y luego lo habría ejecutado por lapidación. Josefo informa que el acto de Hanan fue ampliamente visto como poco más que un asesinato judicial y ofendió a una serie de «los que eran considerados los más ecuánimes en la Ciudad, y estrictos en la observancia de la Ley», que fueron tan lejos como para organizar una reunión con Albino al entrar en la provincia con el fin de solicitar su decisión sobre el asunto.[17]

Tres eventos afectarían grandemente el destino de los primeros cristianos judíos. El primero fue la conversión de Pablo en los años 30 (y la posible conversión de su maestro Gamaliel), el segundo fue el Concilio de Jerusalén (c. 50), y el tercero fue la destrucción del Segundo Templo en el año 70, que según Josefo fue uno de los eventos más significativos de la Primera Guerra Judeo-Romana. No obstante, de acuerdo con la Historia de la Iglesia de Eusebio,[18] la línea de obispos judeocristianos de Jerusalén continuó hasta la revuelta de Bar Kojba (132-136) cuando Adriano cambió el nombre de la ciudad a Aelia Capitolina y prohibió la entrada a todos los judíos, excepto el día de Tisha b'Av. Después de eso, los obispos de Jerusalén eran griegos no circuncidados. El Cenáculo, tal como existe hoy, es una reconstrucción gótica, pero puede ser la ubicación de la iglesia judeocristiana original.

Heinrich Graetz postula que en el Concilio de Jamnia en el 90 se excluyó a los cristianos de las sinagogas, pero esto está en disputa. Los judíos cristianos continuaron adorando en las sinagogas durante siglos.[19] [20] [21] Según Hechos 15, el Concilio de Jerusalén (c. 50), el cual habitualmente se cree que fue dirigido por Jacobo el Justo, determinó que la circuncisión masculina religiosa (asociada pero también debatida junto con la conversión al judaísmo) no se debía exigir de los seguidores gentiles de Jesús, solamente abstenciones básicas: evitar «las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre» (Hechos 15:20, véase Génesis 11:1-8 [idolatría], 9:20 [depravación sexual], 9:5 [crueldad con los animales], 9:3-4 [abstención de sangre]). La base de estas prohibiciones no se detalla en Hechos 15:21, que dice solamente: «Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo», subrayando que son los mandamientos mosaicos a los que los gentiles deben prestar atención. Muchos, empezando por Agustín de Hipona, consideran que el consenso hizo hincapié en las cuatro estipulaciones sobre la base de las leyes noájidas, que se señalan en el Génesis, y aplicables a todas las personas (descendientes de Noé después del Diluvio). Por otro lado, algunos eruditos modernos[22] rechazan la conexión con las leyes noájidas (Génesis 9) y en su lugar ven a Levítico 17-18 como base. Algunos cristianos modernos también están confusos si esto significa que este Decreto Apostólico de alguna manera todavía se aplica a ellos o que simplemente impuso los requisitos para facilitar la participación común por los gentiles en la comunidad de los seguidores de Jesús (que en ese momento incluía a los judeocristianos), con el fin de recordar a los seguidores judíos de Jesús mantener esas leyes aplicables a ellos (es decir, las leyes mosaicas en toda su plenitud). Según Karl Josef von Hefele, este Decreto Apostólico todavía es observado hoy por los ortodoxos orientales.[23]

Los primeros cristianos judíos, incluyendo a aquellos que creían que los no-judíos debían convertirse en judíos y adoptar las costumbres judías, fueron despectivamente llamados judaizantes, e incluso Pablo utiliza este término[24] contra Pedro en Gálatas 2:14:

Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar?

Sin embargo, aun Bernabé, compañero de Pablo hasta ese momento, se puso del lado de Pedro (Gálatas 2:13, Hechos 15:39-20). El artículo de la Enciclopedia Católica «Judaizantes: El incidente de Antioquía»[25] afirma: «El relato de San Pablo del incidente no deja ninguna duda de que San Pedro vio la justicia de la reprensión», sin embargo, L. Michael White en su De Jesús al cristianismo [From Jesus to Christianity][26] afirma: «La discusión con Pedro fue un fracaso total de bravata política y Pablo pronto dejó Antioquía como persona non grata, nunca más regresó». El estudioso James D.G. Dunn, quien acuñó la frase «Nueva Perspectiva de Pablo», ha propuesto que Pedro fue el «hombre-puente» (es decir, el pontifex maximus) entre las otras dos «figuras líderes prominentes» del cristianismo primitivo: Pablo y Jacobo el Justo.[27]

Marción, en el siglo II, llamado el hereje «más peligroso», rechazó los Doce Apóstoles, e interpretó a un Jesús que rechazó la ley de Moisés mediante las 10 epístolas paulinas y el Evangelio de Lucas. Véase, por ejemplo, su versión de Lucas 23:2:[28] «Encontramos que este hombre [Jesús] pervierte la nación y destruye la ley y los profetas». Ireneo, a su vez, rechazó a Marción y elogió a los Doce Apóstoles en su Contra las Herejías 3.12.12:[29]

[Sobre Marción] (...) ser llevado a la doctrina de Simón el Mago, quienes han apostatado en sus opiniones de lo que es Dios, y se imaginaron que ellos mismos han descubierto más que los apóstoles, descubriendo otro dios; y [mantuvieron] que los apóstoles predicaron del Evangelio sigue siendo algo bajo la influencia de las opiniones judías, pero que ellos mismos son más puros [en la doctrina], y más inteligentes, que los apóstoles.

El Cenáculo en el Monte Sion, que reclama ser el lugar de la Última Cena y Pentecostés. Bargil Pixner[30] afirma que la Iglesia original de los Apóstoles se encuentra bajo la estructura actual.

De acuerdo con la Historia de la Iglesia de Eusebio 4.5.3-4: los primeros 15 obispos de Jerusalén fueron «de la circuncisión». Los romanos destruyeron el liderazgo judío en Jerusalén en el año 135 durante la revuelta de Bar Kojba. Sin embargo, eso no significa necesariamente el fin de la cristiandad judía, no más que la masacre de 258 (cuando mató a todos los cristianos: obispos, presbíteros y diáconos, entre ellos el obispo de Roma Sixto II y el antipapa Novaciano y Cipriano de Cartago) de Valeriano, que prácticamente significaba el fin del cristianismo romano. Tradicionalmente se cree que los cristianos de Jerusalén esperaron el fin de las guerras judeo-romanas en Pella, en la Decápolis. Después de los conflictos (66-135), tras los cuales Epifanio creía que el Cenáculo sobrevivió,[31] la importancia de Jerusalén para los cristianos entró en un período de decadencia: Jerusalén habiendo sido convertida temporalmente a la pagana Aelia Capitolina, pero el interés se reanudó de nuevo con la peregrinación de Helena (la madre de Constantino el Grande) a Tierra Santa (c. 326-28). Según el historiador de la iglesia Sócrates de Constantinopla,[32] Helena afirmó haber encontrado la cruz de Cristo, después de la destrucción de un templo a Venus (atribuido a Adriano) que había sido construido sobre el sitio. Jerusalén recibió un reconocimiento especial en el Canon VII del Primer Concilio de Nicea en el año 325. Más tarde, bajo Justiniano I (527-565), fue designada como una de la Pentarquía, aunque el Pentarquía nunca ha sido reconocida por el catolicismo romano, que en cambio afirma la supremacía papal.

Controversia de la circuncisión[editar]

Una interpretación común de la controversia de circuncisión del Nuevo Testamento es que era sobre la cuestión de si los gentiles podían entrar en la Iglesia directamente o deberían convertirse primero al judaísmo. Esta controversia se libró en gran medida entre los grupos opuestos de los cristianos que se encontraban a sí mismos étnicamente judíos. Según esta interpretación, los que sentían que la conversión al judaísmo era un requisito previo para miembros de la Iglesia fueron finalmente condenados por Pablo como «maestros judaizantes». La fuente de esta interpretación es desconocida; sin embargo, parece estar relacionado con el supersesionismo o el hiperdispensacionalismo (véase también Nueva Perspectiva de Pablo). Además, los cristianos modernos, como los ortodoxos etíopes y coptos todavía practican la circuncisión, pero no lo consideran una parte de la conversión al judaísmo, ni se consideran a sí mismos como judíos o judeocristianos. El catolicismo romano condenó la circuncisión para sus miembros en 1442, en el Concilio de Florencia.[33]

Comunidades cuyos orígenes reflejan tanto el judaísmo y el cristianismo primitivo[editar]

El papel del judaísmo helenístico[editar]

«Tanto el cristianismo primitivo y el temprano judaísmo rabínico eran mucho menos ‹ortodoxo› y menos teológicamente homogéneos de lo que son hoy en día; y ambos fueron influenciados significativamente por la religión helenística y tomaron prestado alegorías y conceptos de la filosofía helenística clásica y las obras de autores judíos del final del período del Segundo Templo (...) antes de que las dos escuelas de pensamiento finalmente confirmaran sus respectivas ‹normas› y doctrinas, especialmente por su divergencia cada vez más en cuestiones clave tales como el estado de las ‹leyes de pureza›, la validez de las creencias mesiánicas judeo-cristianas, y, lo más importante, el uso del griego koiné y el latín como lenguas sacerdotales reemplazando al hebreo bíblico»,[34] etc.

Ciertas comunidades cristianas de la India, Siria, Líbano e Israel tradicionalmente se han asociado con alguna herencia judeocristiana del siglo I. La Iglesia siríaca ortodoxa, la Iglesia ortodoxa griega de Antioquía, y la Iglesia greco-católica melquita son iglesias con conocida membresía judeocrstiana que data ya del siglo I. Las tres iglesias tenían orígenes comunes en términos de membresía, donde la mayoría de los adherentes era una mezcla de griegos y judíos y sirios helenizados de Antioquía y el resto de Siria, que adoptaron la nueva fe. La Iglesia ortodoxa siria sigue el rito antioqueno que celebra la liturgia en siríaco y todavía tiene ciertas costumbres concretas que se consideran hoy como puramente judías en su naturaleza.

Más allá de Antioquía, Alejandreta y el noroeste de Siria, los principales centros del judaísmo helenístico en el Levante antes de la destrucción del Segundo Templo, el primer versículo de Hechos 6 puntualiza las divisiones culturales entre judíos helenizados e israelitas de habla aramea en la misma Jerusalén: «habla de ‹los griegos› contra ‹los hebreos›. La existencia de estos dos grupos distintos caracteriza a la comunidad cristiana antiquísima de Jerusalén. Los hebreos eran judeocristianos que hablaban arameo casi exclusivamente, y los griegos también eran judeocristianos cuya lengua materna era el griego. Estos últimos eran de habla griega de la diáspora, que volvieron a establecerse en Jerusalén. Para identificarlos, Lucas usa el término Hellenistai. Cuando él tenía en mente griegos, gentiles, los no-judíos que hablaban griego y vivían de acuerdo al modo griego, entonces se usa la palabra helenos (Hechos 21:28). Como el contexto de Hechos 6 deja claro, los Hellenistai no son helenos».[35]

Algunos historiadores creen que una proporción considerable de las comunidades judías helenizadas del sur de Turquía (Antioquía, Alejandreta y ciudades vecinas) y Siria/Líbano finalmente se convirtieron en la rama greco-romana del cristianismo, que finalmente constituyó las Iglesias «melquitas» de la zona de Medio Oriente y el Norte de África:

Como el cristianismo judío se originó en Jerusalén, de la misma manera el cristianismo gentil comenzó en Antioquía, entonces el principal centro del Oriente helenístico, con Pedro y Pablo como sus apóstoles. Desde Antioquía, se extendió a las distintas ciudades y provincias de Siria, entre los sirios helenistas, así como entre los judíos helenísticos los cuales, como resultado de las grandes rebeliones contra los romanos en el año 70 d. C. y 130, fueron expulsados de Jerusalén y de Palestina hacia Siria.[36]

Comunidades bizantinas y «siríacas» sobrevivientes en Medio Oriente y el Norte de África[editar]

Algunos «antiguos» ritos sacerdotales «sinagogales» típicamente griegos han sobrevivido parcialmente hasta la actualidad, sobre todo en el servicio de la separada Iglesia ortodoxa griega de Antioquía y en las comunidades greco-católicas melquitas de la provincia de Hatay del sur de Turquía, Siria y el Líbano.

La combinación única de rasgos etnoculturales inherente en la fusión de una base cultural greco-macedónica, del judaísmo helenístico y la civilización romana dio a luz a las distintamente antioqueñas «medio orientales-romanas» tradiciones cristianas de Cilicia (sudeste de Turquía) y Siria/Líbano:

La mezcla de elementos romanos, griegos y judíos admirablemente adaptados a Antioquía para la gran papel que jugó en la historia temprana del cristianismo. La ciudad fue la cuna de la iglesia.

Los miembros de estas comunidades todavía llaman a sí mismos Rûm que literalmente significa «romano de oriente», «bizantina» o «griego de Asia» en turco, persa y árabe. El término Rûm se utiliza en lugar de «Ionani» o «Yāvāni», que significa «griego europeo» o «jónico» en árabe clásico y hebreo antiguo.

La mayoría de los «melquitas» o «Rûms» de Medio Oriente y el Norte de África puede rastrear su patrimonio etnocultural a los colonos griegos y macedonios y a las comunidades judías del sur de Anatolia helenizadas del pasado, fundadores de las comunidades «greco-antioqueñas» de Cilicia y el noroeste de Siria. Contando los miembros de las minorías que sobreviven en la provincia de Hatay de Turquía, en Siria, el Líbano, el norte de Israel y sus familiares en la diáspora, en la actualidad hay más de 1,8 millones de cristianos greco-melquitas que residen en el norte del Medio Oriente, Estados Unidos, Canadá y América Latina; es decir cristianos griegos ortodoxos y católicos bajo la antigua autoridad jurisdiccional de los patriarcados de Antioquía y Jerusalén («ortodoxos» en el sentido estricto) y/o sus vástagos uniatas («católicos» o «unidos» con Roma).

Hoy en día, algunas familias están asociadas a la descendencia de los primeros cristianos judíos de Antioquía, Damasco, Judea y Galilea. Algunas de estas familias llevan apellidos como Youhanna (Juan), Hanania (Ananías), Sahyoun (Sion), Eliyya/Eliah (Elías), Chamoun/Shamoun (Simeón/Simón), Semaan/Simaan (Simeón/Simón), Menassa (Manasés), Salamoun/Suleiman (Salomón), Youwakim (Joaquín), Zakariya (Zacarías) y otros.[37]

Movimientos contemporáneos[editar]

Los judeocristianos son judíos étnicos que se han convertido o se han planteado el cristianismo. En su mayoría son miembros de congregaciones católicas y protestantes, y por lo general son asimilados culturalmente en la corriente principal cristiana, aunque mantienen un fuerte sentido de su identidad judía. Algunos de estos judeocristianos también se refieren a sí mismos como «cristianos hebreos». Un ejemplo de esto son los cristianos Isaric (Bnei Maquir) de Indonesia. Otro ejemplo, los Nasrani (cristianos de Santo Tomás) de la India, se alejan más del judaísmo, pero históricamente tienen fuertes lazos judíos y todavía conservan algunas tradiciones judías.

El movimiento Hebreo Cristiano del siglo XIX fue una iniciativa de gran parte anglicana conducida, y en gran medida integrada, con figuras como Michael Solomon Alejandro, obispo de Jerusalén desde 1842 hasta 1845. Aunque figuras como Joseph Frey fueron más asertivas con la identidad judía y la independencia.

El judaísmo mesiánico es un movimiento religioso que incorpora elementos del judaísmo con los principios del cristianismo. Los seguidores, muchos de los cuales son étnicamente judíos, adoran en congregaciones incluyendo oraciones hebreas. Ellos bautizan a los creyentes mesiánicos que son de la edad de responsabilidad (en condiciones de aceptar a Jesús como el Mesías), a menudo observan las leyes alimenticias kosher y el sábado como el día de reposo. A pesar de que reconocen el Nuevo Testamento cristiano como la Sagrada Escritura, la mayoría no utiliza la etiqueta de «cristiano» para describirse.

Los dos grupos no son completamente distintos; algunos adherentes, por ejemplo, favorecen las congregaciones mesiánicas salvo que vivan libremente en ambos mundos, como el teólogo Arnold Fruchtenbaum, el fundador de Ministerios Ariel.[38]

Términos relacionados[editar]

  • Cristianos hebreos: un movimiento del siglo XIX de judíos conversos al cristianismo actuando semi-autónomamente dentro de las iglesias anglicanas establecidas y otras.[39] Aunque también se utiliza en algunos textos relativos a la iglesia primitiva,[40] y Arnold Fruchtenbaum aplica el término a los cristianos judíos diferenciándolo permanentemente del movimiento del judaísmo mesiánico.[41]
  • Raíces hebreas: un movimiento religioso que abarca tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento, pero sin la observancia del Talmud judío y muchas tradiciones judías no apoyadas por las Escrituras.
  • Cristianos judíos: un término moderno que se encuentra con frecuencia en los textos que se ocupan de la sociología y la demografía.[42]
  • Judaizantes: primeros cristianos que mantuvieron o adoptaron prácticas religiosas judías, de la época de los inicios del cristianismo, hasta aproximadamente el siglo V.[43]
  • Cristianos de Judea: cristianos que habitaban en Judea y eran principalmente judíos.[44] [45]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b David Noel Freedman, Allen C. Myers (2000). Eerdmans Dictionary of the Bible. Amsterdam University Press. p. 709. 
  2. Gerhard Kittel, Geoffrey William Bromiley, Gerhard Friedrich (1972). Theological dictionary of the New Testament. p. 568. «When the Jewish Christians whom James sent from Jerusalem arrived at Antioch, Cephas withdrew from table-fellowship with the Gentile Christians».
  3. Cynthia White (2007). The emergence of Christianity. p. 36. «In these early days of the church in Jerusalem there was a growing antagonism between the Greek-speaking Hellenized Jewish Christians and the Aramaic-speaking Jewish Christians».
  4. Michele Murray (2004). Playing a Jewish game: Gentile Christian Judaizing in the first and Second Centuries CE. Canadian Corporation for Studies in Religion. p. 97. «Justin is obviously frustrated by continued law observance by Gentile Christians; to impede the spread of the phenomenon, he declares that he does not approve of Jewish Christians who attempt to influence Gentile Christians ‹to be...›».
  5. McGrath, Alister E. (2006). Christianity: An Introduction. Blackwell Publishing. ISBN 1-4051-0899-1. p. 174: «In effect, they [Jewish Christians] seemed to regard Christianity as an affirmation of every aspect of contemporary Judaism, with the addition of one extra belief — that Jesus was the Messiah. Unless males were circumcised, they could not be saved (Acts 15:1)».
  6. Keith Akers, The lost religion of Jesus: simple living and nonviolence in early Christianity, Lantern Books, 2000 p. 21
  7. Wylen, Stephen M., The Jews in the Time of Jesus: An Introduction, Paulist Press (1995), ISBN 0-8091-3610-4, Pp 190-192.; Dunn, James D.G., Jews and Christians: The Parting of the Ways, A.D. 70 to 135, Wm. B. Eerdmans Publishing (1999), ISBN 0-8028-4498-7, Pp 33–34.; Boatwright, Mary Taliaferro & Gargola, Daniel J & Talbert, Richard John Alexander, The Romans: From Village to Empire, Oxford University Press (2004), ISBN 0-19-511875-8, p. 426.
  8. Küng, Hans (2008). Islam: Past, Present and Future. (One World Publications).
  9. Patrick William (1852-1911), James, the Lord's Brother, 1906
  10. James the Just. Books.google.ca. 
  11. Philip Schaff: History of the Christian Church, chapter 4, § 27. James the Brother of the Lord: «And in the Liturgy of St. James, the brother of Jesus is raised to the dignity of ‹the brother of the very God›».
  12. Ernest Cushing Richardson and Bernhard Pick, eds. (1886), The Ante-Nicene Fathers: The twelve patriarchs, Excerpts and epistles, The Clementina, Apocrypha, Decretals, Memoirs of Edessa and Syriac documents, Remains of the first ages, C. Scribner's Sons, pp. 218-222
  13. Catholic Encyclopedia: Cornelius: «The baptism of Cornelius is an important event in the history of the Early Church. The gates of the Church, within which thus far only those who were circumcised and observed the Law of Moses had been admitted, were now thrown open to the uncircumcised Gentiles without the obligation of submitting to the Jewish ceremonial laws».
  14. Catholic Encyclopedia: Cornelius: «The description of Cornelius as ‹a religious man, and fearing God..., giving much alms to the people› [i.e. the Jews (cf. 10:22)], shows that he was one of those gentiles commonly, though incorrectly, called proselytes of the gate, who worshipped the one true God and observed some of the prescriptions of the Mosaic Law, but who were not affiliated to the Jewish community by circumcision. He was certainly not a full proselyte (Acts 10:28, 34 sq., 45; 11:3)».
  15. Jackson-McCabe, Matt (2007). Jewish Christianity Reconsidered: Rethinking Ancient Groups and Texts. (Augsburg Publishers).
  16. Barrie Wilson, How Jesus Became Christian Random House of Canada, 2009 pp. 2-48.
  17. Flavio Josefo Antigüedades judías, (xx.9)
  18. Eusebio, Historia Ecclesiastica, Libro IV, capítulo 5: «The Bishops of Jerusalem from the Age of our Saviour to the Period under Consideration».
  19. Wylen (1995), p. 190.
  20. Berard (2006), pp. 112–113.
  21. Wright (1992), pp. 164–165.
  22. Por ejemplo Joseph Fitzmyer, The Acts of the Apostles (The Anchor Yale Bible Commentaries), Yale University Press (2 de diciembre de 1998), ISBN 0-300-13982-9, capítulo V.
  23. Karl Josef von Hefele. Commentary on canon II of Gangra: «We further see that, at the time of the Synod of Gangra, [340] the rule of the Apostolic Synod with regard to blood and things strangled was still in force. With the Greeks, indeed, it continued always in force as their Euchologies still show. Balsamon also, the well-known commentator on the canons of the Middle Ages, in his commentary on the sixty-third Apostolic Canon, expressly blames the Latins because they had ceased to observe this command. What the Latin Church, however, thought on this subject about the year 400, is shown by St. Augustine in his work Contra Faustum, where he states that the Apostles had given this command in order to unite the heathens and Jews in the one ark of Noah; but that then, when the barrier between Jewish and heathen converts had fallen, this command concerning things strangled and blood had lost its meaning, and was only observed by few. But still, as late as the eighth century, Pope Gregory the Third (731) forbade the eating of blood or things strangled under threat of a penance of forty days. No one will pretend that the disciplinary enactments of any council, even though it be one of the undisputed Ecumenical Synods, can be of greater and more unchanging force than the decree of that first council, held by the Holy Apostles at Jerusalem, and the fact that its decree has been obsolete for centuries in the West is proof that even Ecumenical canons may be of only temporary utility and may be repealed by disuse, like other laws».
  24. Strong's G2450 Ιουδαϊζω
  25. Catholic Encyclopedia: Judaizers: The Incident at Antioch
  26. L. Michael White (2004). From Jesus to Christianity. Harper San Francisco. p. 170. ISBN 0-06-052655-6. 
  27. The Canon Debate, McDonald & Sanders ed., 2002, capítulo 32, p. 577, por James D. G. Dunn: «For Peter was probably in fact and effect the bridge-man (pontifex maximus!) who did more than any other to hold together the diversity of first-century Christianity. James the brother of Jesus and Paul, the two other most prominent leading figures in first-century Christianity, were too much identified with their respective "brands" of Christianity, at least in the eyes of Christians at the opposite ends of this particular spectrum. But Peter, as shown particularly by the Antioch episode in Gal 2, had both a care to hold firm to his Jewish heritage, which Paul lacked, and an openness to the demands of developing Christianity, which James lacked. John might have served as such a figure of the center holding together the extremes, but if the writings linked with his name are at all indicative of his own stance he was too much of an individualist to provide such a rallying point. Others could link the developing new religion more firmly to its founding events and to Jesus himself. But none of them, including the rest of the twelve, seem to have played any role of continuing significance for the whole sweep of Christianity—though James the brother of John might have proved an exception had he been spared».[cursivas originales]
  28. «Epiphanius: Panarion». Geocities.com. Archivado desde el original el 23 de octubre de 2009. 
  29. «ANF01. The Apostolic Fathers with Justin Martyr and Irenaeus | Christian Classics Ethereal Library». Ccel.org. 13 de julio de 2005. 
  30. Bargil Pixner, The Church of the Apostles found on Mount Zion, Biblical Archaeology Review 16.3 Mayo/Junio 1990
  31. Catholic Encyclopedia: Jerusalem (A.D. 71-1099): «Epiphanius (d. 403) says...»
  32. Socrates' Church History at CCEL.org: Book I, Chapter XVII: The Emperor’s Mother Helena having come to Jerusalem, searches for and finds the Cross of Christ, and builds a Church.
  33. «ECUMENICAL COUNCIL OF FLORENCE (1438-1445)». 
  34. Daniel Boyarin. "Dying for God: Martyrdom and the Making of Christianity and Judaism" [Stanford: Stanford University Press, 1999, p. 15.
  35. " Conflict and Diversity in the Earliest Christian Community", Fr. V. Kesich, O.C.A.
  36. History of Christianity in Syria, Catholic Encyclopedia
  37. Bar Ilan, Y. Judaic Christianity: Extinct or Evolved?. p. 297–315. 
  38. «About us — Brief history». Ariel Ministries. 
  39. Kessler, Edward and Neil Wenborn, ed. A Dictionary of Jewish-Christian Relations, 2005, p. 180. "Hebrew Christians - Hebrew Christians emerged as a group of Jewish converts to Christianity in the early nineteenth... Edward Kessler"
  40. Hurtado, Larry W. (2005). Lord Jesus Christ: Devotion to Jesus in Earliest Christianity. p. 211. «Also, if we itemize the instances of Jewish opposition/ persecution in the Acts narratives of the Jerusalem church, the leaders of the Hebrew Christians are more frequently on the receiving end (eg, Peter and John in 4:1-22)».
  41. Gallagher, Eugene V. y W. Michael Ashcraft, ed (2006). Introduction to New and Alternative Religions in America. p. 213. «In the 1970s, Fruchtenbaum defined himself as a Hebrew Christian and was skeptical about the more assertive forms of Messianic Judaism».
  42. Kaplan, Dana Evan (2005). The Cambridge Companion to American Judaism. p. 412. «In contrast, four out of five secular and Christian Jews indicated that being Jewish was not "very important" to them. ... As compared with born Jews and Jews by choice, secular and Christian Jews generally feel positive about being Jewish, but it has few if any consequences for them and is not particularly important to them».
  43. Joan Taylor, Christians and the Holy Places: the Myth of Jewish-Christian Origins, Oxford University Press, 1993, p. 18
  44. James Carleton Paget (agosto de 2010). Jews, Christians and Jewish Christians in Antiquity (Wissenschaftliche Untersuchungen Zum Neuen Testament) (9783161503122) Mohr, J. C. B.
  45. Vallée, Gérard (1999). The Shaping of Christianity The History and Literature of Its Formative Centuries (100-800)

Enlaces externos[editar]