Juan de Zumárraga

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan de Zumárraga
Juan-de-Zumarraga.jpg

Template-Archbishop.svg
Arzobispo de México
12 de febrero de 1546 - 3 de junio de 1548
Predecesor Él mismo (Diócesis de México elevada a Arquidiócesis)
Sucesor Alonso de Montúfar

Template-Bishop.svg
Obispo de México
20 de agosto de 1530 - 12 de febrero de 1546
Predecesor Creación del cargo
Sucesor Él mismo (Diócesis de México elevada a Arquidiócesis)
Información religiosa
Ordenación episcopal 27 de abril de 1533
por Diego Ribera de Toledo
Información personal
Nombre Juán de Zumárraga y Arrazola[1]
Nacimiento 1468
Bandera de Castilla Durango, Vizcaya, Reino de Castilla
Fallecimiento 3 de junio de 1548 (80 años)
Bandera de España Ciudad de México, Virreinato de la Nueva España
[editar datos en Wikidata]

Juan de Zumárraga, O.F.M. (1468-1548) fue religioso franciscano español.

Fray Juan de Zumárraga fue el primer obispo de la diócesis de México donde llegó en 1528 y el segundo de la Nueva España tras Julián Garcés. LLevó la primera imprenta al Nuevo Mundo. Fundó la Real y Pontificia Universidad de México, actualmente Universidad Nacional Autónoma de México. Fue consagrado el 27 de abril de 1533 y nombrado arzobispo en 1547.

Fue superior local y provincial de la Orden de los franciscanos en España, represor de brujas en el País Vasco.

Monumento a fray Juan de Zumárraga en el Parque de Ezkurdi de su Durango natal.

Biografía[editar]

Juan de Zumárraga nació en 1468 en la localidad de Durango perteneciente al entonces Señorío de Vizcaya, actual Vizcaya en el País Vasco (España), entonces perteneciente a la corona de Castilla. Su madre pertenecía a la familia Muntsaratz que habitaba la torre que lleva su nombre en Abadiño (Vizcaya).

Ingresó en la Orden Franciscana, también llamada "Orden de Frailes Menores", pasando alScala Coeli en El Abrojo cerca de Valladolid, capital en aquel entonces del reino de Castilla y perteneciente a la provincia franciscana de la Concepción, donde fue Padre Guardián.

En 1527, con 60 años de edad, conoció Carlos I al acudir este a unas sesiones de las Cortes Generales y alojarse en su convento con intención de pasar en él la Semana Santa. El Emperador al marchar quiso hacerle una cuantiosa limosna que Fray de Zumárraga rechazó en un primer momento y luego, cuando se vió obligado a aceptarla, destinó a los pobres.[2]

Primer obispo de México[editar]

El encuentro con el Emperador le vale a Zumárraga para ser nombrado Visitador de Navarra para actuar en un proceso sobre brujería en compañía de Fray Andrés de Olmos. Cuando se erige el obispado de la diócesis de la Ciudad de México, recien conquistada por Hernan Cortes, Carlos I propone a la Santa Sede el nombre de Fray de Zumárraga para el mismo así como, recordando el Testamento de su abuela la reina Isabel, lo nombra, también, Protector de los indios y así lo nombra el 12 de diciembre de 1527. Tras una resistencia inicial, el franciscano acepta el nombramiento partiendo a América con Fray Andrés de Olmos y los miembros de la primera Audiencia de México que estaba presidida por Nuño de Guzmán y los oidores Parada, Maldonado, Matienzo y Delgadillo en enero de 1528 llegando a México el 6 de diciembre de ese mismo año.[2][3]

Tras la muerte de los oidores Parada y Maldonado poco después de su llegada, la Audiencia cae en un periodo de irregularidades que la enfrenta a Zumárraga quien, como Protector de los Indios, recibía multitud de reclamaciones de abusos a los cuales no podía dar curso y resolución. El enfrentamiento llega a su punto álgido en 1530 cuando el presidente Nuño de Guzmán viola el derecho de asilo al sacar por la fuerza a unos presos de la iglesia y Fray Juan de Zumárraga responde excomulgando a todos los oidores y suspendiendo el rito en la capital. En el marco de estos enfrentamientos y en la frustración en las resoluciones de abusos a los indios, Zumárraga intento ponerse en contacto con el Emperador lo cual, tras muchos intentos fallidos, logró exponer a Carlos I los problemas a los que se enfrentaba. El Emperador intervino con la creacción del Virreinato en México, nombrando virrey a Antonio de Mendoza, y el nombramiento de una nueva Audiencia presidida por Ramírez de Fuenleal. Fray Juand e Zumárraga recibió orden de presentarse en la corte para dar cuenta de los conflictos habidos. Sale para la metrópoli en mayo de 1532.

El 27 de abril de 1533, tras la intervención del Emperador ante el papa Clemente VII, es consagrado en el convento de San Francisco de Valladolid y regresa a la Nueva España en junio de 1534 llegando a México en octubre de ese año. El viaje de regreso lo hace con algunas familias de artesanos aunque su plan era que lo acompañaran una trentena de frailes franciscanos. Fray Juan de Zumárraga vuelve a México como obispo consagrado pero desposeído del cargo de Protector de Indios.

En 1537 el papa Paulo III autoriza los bautismos colectivos de indios y en 1539 Zumárraga organiza una Junta de Prelados junto a los obispos de Oaxaca, Michoacán y Guatemala para establecer una ordenación sobre esta materia.

En 1535 es nombrado inquisidor apostólico , cargo que mantendría hasta 1543. En su labor como inquisidor llevó 183 causas contra los sospechosos de idolatría, la mayoría de los acusados eran líderes indígenas, curanderos, y también españoles, incluso dueños de grandes propiedades que eran confiscadas.

En 1539 actúa contra Carlos Ometochtzin, hijo del señor de Texcoco, Nezahualpilli, acusado de apóstata, instigador de la idolatría y de la relización de sacrificios humanos, aunque en realidad, fomentaba el alzamiento general de los naturales en contra del gobierno virreinal. Carlos Ometochtzin es considerado culpable y quemado vivo el 30 de noviembre de ese año en la Plaza Mayor de la ciudad de México. Su actuación en este caso se vio criticada abiertamente por el Inquisidor General y el Emperador Carlos I por haber actuado contra los paganos conversos como si fueran de otra religión (la inquisición solo actuaba con los fieles católicos) al plantear con claridad los alcances de la jurisdicción inquisitorial, determinándose dejar fuera de la misma a los indígenas, al considerarlos neófitos antes que herejes.[3]​ Las amonestaciones que Fray Juan de Zumárraga recibe por su labor como inquisidor le hacen plantearse el dejar México y partir para China, aunque finalmente desiste de ello.

En 1544 el Visitador e Inquisidor Francisco Tello de Sandoval llega a México para imponer las Leyes Nuevas de 1542 que rohibían esclavizar los indios e incluso, en un principio, la perpetuidad de las encomiendas (revocada luego). Zumárraga apoyó al virrey para pedir que se suspendiera temporalmente la ley, mientras se realizaban las consultas oportunas, ante el mal estar causado entre los encomenderos y. relajar así la tensión creada. Ese mismo año preside la junta en la que se delimitó las diócesis mexicanas.

El 8 de julio de 1548 el papa Paulo III lo nombró primer Arzobispo de México aunque para cuando la bula llegó a México Fray Juan de Zumárraga ya había fallecido.[3]

Cripta de los Arzobispos, con el monumento a Fray Juan de Zumárraga en primer plano.

Murió en la ciudad de México el 3 de junio de 1548 y está sepultado en la cripta de los Arzobispos de la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México.

La imprenta y los colegios[editar]

En 1533 solicitó al Consejo de Indias una imprenta y un molino de papel para instalar el México aunque en 1536 escribió una misiva a Carlos V alertándole de que tenían obras preparadas para imprimir pero que no podían hacerlo por la carestía del papel.

En 1539 hace que Juan Cromberger monte una filial de su imprenta de Sevilla en una casa propiedad de Zumárraga en Ciudad de México. Al cargo de esa imprenta pone a Juan Pablos. La primera obra editada fue la Breve y mas compendiosa doctrina cristiana en lengua mexicana y castellana.

Esta fue la primera imprenta del continente americano.[4]

Fray Juan de Zumárraga colabora activamente en la construcción del Santa Cruz de Tlatelolco que se inaugura en 1536 y estaba destinado a la formación de la población de la capital Azteca. Luego fundaría el colegio de San Juan de Letrán y el primer hospital, al que nombró hospital de Amor de Dios . Inició gestiones para la creación de la universidad. Asimismo, fundó en el Convento de San Francisco de la Ciudad de México la primera biblioteca del continente americano.

Controversias[editar]

Fray Juande Zumárraga ha sido acusado, de acuerdo a las investigaciones de Wade Davis, de ser el responsable de la quema de miles de códices aztecas referentes al uso ritual del peyote y otras plantas de uso sagrado y medicinal en auténticos actos de fe.[5]

El asunto ha promovido una gran polémica. García Icazbalceta afirmó que los archivos de Texcoco fueron destruidos por los tlaxcaltecas, aliados de Cortes, en 1520 tras la toma de la ciudad. No hay pruebas de que o se destruyeran códices que los religiosos católicos consideraban demoníacos.

El interés de Zumárraga por al cultura indígena llevo a incitar a Andrés de Olmos a investigar sobre las antigüedades indígenas.

Fray Juand e Zumárraga tuvo que responder a un total de 34 acusaciones de abusos contra los indígenas similares a los que él denunciaba.[6]

Sus escritos, ensayos y catecismos[editar]

Personalmente escribió:

  • Doctrina breve muy provechosa de las cosas que pertenecen a la fe católica y a la cristiandad en estilo llano para común inteligencia en 1543.
  • Doctrina breve para la enseñanza de los indios en 1543.
  • Doctrina cristiana cierta y verdadera en 1546.
  • Regla cristiana en 1547.

En 1537 escribió a su familia una carta redactada en dialecto vizcaíno y en castellano. Esta carta ha sido publicada por la revista Euskera, órgano oficial de la Real Academia de la Lengua Vasca. Es probablemente el texto vasco en prosa más largo conocido anterior a los primeros libros en euskera.[7]

Las apariciones de la Virgen de Guadalupe[editar]

La Virgen de Guadalupe

Según la tradición católica, el principal testigo de las apariciones de la Virgen de Guadalupe fue fray Juan de Zumárraga.

El relato en que se ha fundamentado el culto guadalupano cuenta que la Virgen María, en su advocación de Virgen de Guadalupe, se apareció en varias ocasiones ante el indígena Juan Diego Cuauhtlatoatzin entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531 en el cerro del Tepeyac. En sus primeras apariciones, la Virgen ordenó a Juan Diego se presentara ante el obispo Zumárraga y le expresara su deseo de contar con un templo en ese mismo sitio. Según la misma narración, Juan Diego acudió en repetidas ocasiones ante Zumárraga para contarle la petición de la Virgen y éste no creyó en las apariciones. Finalmente, condicionó la construcción del templo a la presentación de un milagro: Juan Diego debía cortar rosas de Castilla en el cerro y llevarlas al obispo como prueba de la intervención divina. El indígena obedeció, aun sin saber cómo haría para obtener rosas en un cerro árido y, además, en pleno mes de diciembre. La última aparición de la Virgen, el 12 de diciembre de 1531, obró el milagro: las rosas aparecieron en el Tepeyac, Juan Diego procedió a cortarlas y las transportó en su tilma o ayate (tipo de toga abierta por los lados) a la casa del obispo. Al estar frente a Zumárraga, Juan Diego abrió el ayate, cayeron las flores y dejaron ver al religioso la imagen de la Virgen estampada en la burda tela.

Ninguno de los escritos de Zumárraga hace referencia al acontecimiento. Así, sus cartas, notas y memoriales, e incluso el catecismo por él compuesto, la Regla Cristiana, no mencionan las apariciones guadalupanas, ni al indígena Juan Diego, ni cualquier intención de construir un templo en el cerro del Tepeyac, donde el santuario autóctono dedicado a Tonantzin, diosa de la fertilidad que simulaba una mujer morena encinta, sería sustituido en la primera mitad del siglo XVI por una ermita dedicada a la Virgen de Guadalupe de Extremadura. Por contrario, Zumárraga, que es testigo primordial del milagro según la tradición católica, escribió en su Regla Cristiana: Ya no quiere el Redentor del mundo que se hagan milagros, porque no son menester, pues está nuestra santa fe tan fundada por tantos millares de milagros como tenemos en el Testamento Viejo y Nuevo.[8]

Quienes creen en la historicidad de este suceso, o aparicionistas, toman como base los hechos relatados en el Nican Mopohua, texto de manufactura indígena presuntamente redactado de forma contemporánea a las propias apariciones.


Referencias[editar]

  1. Juan José Alzugaray Aguirre (2006) Ora Pro Nobis, p.44
  2. a b Iraburu, José María (mayo de 2001). «Capítulo 7. Juan de Zumárraga, el fraile arzobispo». Hechos de los apóstoles de América (2ª edición). Gratis Date. ISBN 978-84-87903-00-7. Consultado el 18 de junio de 2010. 
  3. a b c Biografías y Vidas, 2004-2017 Fray Juan de Zumárraga
  4. Zulaica Gárate, Román (1991). Universidad Nacional Autónoma de México. Instituto de Investigaciones Bibliográficas., ed. Franciscanos y la imprenta en México en el siglo dieciséis. ISBN 9683619959. Libro online
  5. Wade Davis (2001). El río, exploraciones y descubrimientos en la selva amazónica. Fondo de Cultura Económica, El Áncora Editores. ISBN 958-36-0076-8. 
  6. Biografía de Juan de Zumárraga en Memoria Política de México.
  7. El País 07/08/1981
  8. de Zumárraga, Fray Juan (1994). Regla Cristiana Breve. Ediciones Eunate. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Primer obispo
Arzobispo de México
1528 - 1548
Sucesor:
Alonso de Montúfar