Juan de Zúñiga y Flores

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Juan de Zúñiga y Flores

Escudo inquisicion.gif
Inquisidor general
26 de julio de 1602-20 de diciembre de 1602
Predecesor Fernando Niño de Guevara
Sucesor Juan Bautista de Acevedo

Template-Bishop.svg
Obispo de Cartagena
1600-1602
Predecesor Sancho Dávila Toledo
Sucesor Alonso Coloma

Cross-Potent-Heraldry.svg
Comisario general de Cruzada
1596-1600
Predecesor Francisco Dávila y Guzmán
Sucesor Felipe de Tassis y Acuña
Información personal
Nombre Juan de Zúñiga y Flores
Nacimiento c. 1547
Madrigal de las Altas Torres (España)
Fallecimiento 20 de diciembre de 1602
Alma máter Universidad de Salamanca

Juan de Zúñiga y Flores (Madrigal de las Altas Torres, c. 1547 – ¿Madrid?, 20 de diciembre de 1602) fue un religioso y político español, obispo de Cartagena e inquisidor del Santo Oficio, que llegó a ser inquisidor general durante unos pocos meses.

Biografía[editar]

Hijo de Juan de Zúñiga y de Inés de Flores.[1]​ Estudió en la Universidad de Salamanca.[2]​ Tuvo varios cargos eclesiásticos y en ámbito de la corte. Primero fue canónigo en la catedral de Toledo e inquisidor de en el Consejo de la Suprema Inquisición.[1]​ Fue nombrado obispo de Cartagena el 23 de enero de 1600.[3]​ Aparece citado como miembro del Consejo del rey y de la catedral de Toledo, además de ser comisario general de Cruzada y tener cargo en el tribunal de la Inquisición.[2]

Por orden de Felipe II, visitó la Universidad de Salamanca en 1593 y, reunido en claustro, se aprobaron unos importantes estatutos para el centro, en igualdad a los de Diego Covarrubias, aprobados por el rey el año siguiente.[2]

Como miembro del consejo, presentó al rey un memorial que había redactado y acordado previamente con el marqués de Denia, que informaba de los nombramientos basados en el nepotismo de Pedro Portocarrero en el tribunal eclesiástico, haciendo caso omiso a las directrices del difunto Felipe II.[4]​ Sobre los nombramientos, creía conveniente que el inquisidor general los consultara con el monarca y luego se comunicara al consejo los que le parecieran más convenientes, situándose así la actuación de la máxima autoridad del Santo Oficio bajo control.[4]

Precisamente, poco después fue elegido inquisidor general por bula de Clemente VIII de 29 de julio de 1602, sucediendo a Fernando Niño de Guevara.[5]​ Sin llegar a ejercer demasiado el cargo, murió pocos meses después, el 20 de diciembre de 1602.[2]​ Según Llorente, en este periodo hubo 16 procesos, con unas 688 víctimas.[5]

Referencias[editar]

  1. a b de Andrés, Gregorio (1988). «El proceso inquisitorial de Miguel Rizo en Toledo en 1582 y la intervención del Greco». Anales Toledanos (25). 
  2. a b c d Alejo Montes, Francisco Javier (1990). La reforma Universidad de Salamanca a finales s. XVI:los estatutos de 1594. Universidad de Salamanca. 
  3. Cheney, David M. «Bishop Juan Zúñiga [Catholic-Hierarchy]». www.catholic-hierarchy.org. 
  4. a b Millán, José Martínez (1984). La hacienda de la Inquisición, 1478-1700. Editorial CSIC. ISBN 9788400057091. 
  5. a b Llorente, Juan Antonio (1822). Historia crítica de la inquisición de España. Imprenta del Censor.