Juan Liscano

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan Liscano
Nacimiento 7 de julio de 1914
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Fallecimiento 17 de febrero de 2001 (86 años)
Bandera de Venezuela Caracas, Venezuela
Nacionalidad venezolana
Ocupación escritor, poeta
Género poesía
Firma Juan Liscano signature.jpg
[editar datos en Wikidata]
Juan Liscano

Juan Liscano Velutini fue un escritor, ensayista y poeta venezolano, un gran crítico literario de mediados y finales del siglo XX, reconocido como folclorista, columnista y promotor cultural.

En los años cuarenta del siglo XX, Liscano fue editor de la revista Aravenei de la Ford Motor Company de Venezuela y dirigió el Papel Literario de El Nacional. En el primer gobierno de Acción Democrática, hasta 1948, se desempeñó como presidente del Servicio de Investigaciones Floklóricas Nacionales y se dedicó junto a los etnomusicólogos Luis Felipe Ramón y Rivera e Isabel Aretz al rescate de las tradiciones culturales del pueblo venezolano. Fue el organizador del Festival de la Tradición llevado a cabo en el Nuevo Circo de Caracas entre el 17 y 21 de febrero 1948 en ocasión de la ascensión al poder del escritor Romulo Gallegos.

Ya con una reconocida obra literaria recibió en 1951, el Premio Nacional de Literatura. De su producción poética se recuerda Nuevo Mundo Orinoco ambicioso “poemarío” según algunos críticos, que se inscribe en la tendencia de Alturas de Machu Picchu de Pablo Neruda y Piedra de Sol de Octavio Paz.

Liscano demostró entereza y gallardía en los años 50 del siglo XX cuando como pocos intelectuales reconocidos, acompañó a Leonardo Ruiz Pineda en la resistencia clandestina contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez, debiendo por ello partir al exilio en 1953.

En los años sesenta, entabla una agria polémica con la izquierda venezolana que entonces postulaba la lucha armada para tomar el poder , señalando “Betancourt provocó verbalmente a la izquierda marxista y esta respondió saliendo a la calle a tirar piedras” [Pensar a Venezuela, 278 páginas]. Liscano fustigaba en sus artículos semanales lo que, según confiesa en su libro de memorias, consideraba “el absurdo (…) la carencia de base doctrinaria y dialéctica de esa insurgencia”.

La postura de Liscano lo distanció de la intelectualidad progresista de izquierda en la época “Fui acosado y marginado en un ghetto”, puntualizando “yo no condené esa violencia en nombre del capitalismo, sino en nombre de su propia inconsistencia”.

En todo caso, también se abocó en distintos momentos de su creación intelectual, a criticar a profundidad el modelo consumista y de banalidad de la industria cultural del entretenimiento.

En los años setenta dirigió la comisión organizadora del Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), y presidió Monte Ávila Editores entre 1979 y 1984. Tras salir de la editorial, se dedicó a la publicación de la revista Zona Franca, con buen éxito. En los inicios de los años 90, se involucra políticamente en la constitución del opositor Frente Patriótico, en el marco del descontento producido por el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez.

En la revista “Del día y la hora”, publica polémicos artículos acerca de su postura ante la civilización y la política, cuestionando que se de prioridad al asunto económico para la formación del "hombre nuevo". Si bien admite la necesidad de reformas sociales, insiste en que para llegar el hombre nuevo “no basta con comer mejor”, siendo el único camino “la literatura y la cultura al servicio de ese cambio”. Respuesta que contiene verdades, pero que requiere de otras condiciones, como el enfrentamiento a los factores de disolución de la espiritualidad y la bondad humana: la maquinaria del capitalismo.

Segun Liscano “El único camino para lograr un hombre nuevo es la vía interior, el conocimiento propio, la literatura y la cultura al servicio de ese cambio. No basta con comer mejor. Están bien las reformas sociales(…)Pero la cuestión económica no es la decisiva en la búsqueda de un hombre nuevo. La civilización del confort norteamericano ha producido una literatura nihilista y una juventud indiferente. El ocio significa para algunos la desesperación. En algunas sociedades se ha resuelto el problema económico y no ha desaparecido el malestar, al contrario, se ha planteado la cuestión metafísica, el por qué del hombre(…)La cuestión social, con ser importante no lo es todo(…)La literatura es un medio de conocimiento del hombre. Es una forma de acercarse por una vía interior a la verdadera transformación del ser humano(…)Veinte siglos de civilización se han resumido en la construcción de la Bomba Atómica ¿Hay mayor ironía que el progreso técnico coloque al hombre al borde de la destrucción?” (Juan Liscano Liscano; Entrevista publicada en ‘Del día y la hora’/fuente: http://gumilla.org)

Obras[editar]

  • 1959: Nuevo mundo Orinoco (1959)
  • 1966: Cármenes (1966)
  • 1973: Panorama de la literatura venezolana actual (1973)
  • 1976: Espiritualidad y literatura: una relación tormentosa (1976)
  • 1981: Fundaciones (1981).
  • 1982: Sucesos. Edición de bibliofilia ilustrada con dos aguafuertes originales de Elsa Soibelman. Tirada de solo 75 ejemplares. (1982)
  • 1990: Los fuegos apagados (1990)
  • 1990: Antología poética.
  • 1991: El origen sigue siendo (1991).
  • 1995: Nuevas tecnologías y capitalismo salvaje, en el Fondo Editorial Venezolano.
  • 1997: prólogo de la obra Antología popular de Andrés Eloy Blanco.

Además es autor de:

  • Contienda
  • Del alba al alba
  • Humano destino
  • Rito de sombra.
  • Tierra muerta de sed

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  • La versión inicial de este artículo fue creada a partir de la traducción parcial del artículo Juan Liscano de la Wikipedia en inglés, bajo licencia GFDL.
  • Minibiografías. Editorial América (segunda edición).