José Luis Manzano (empresario)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «José Luis Manzano (político)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
José Luis Manzano
Jose Luis Manzano.jpg

Ministro del Interior
de la República Argentina
12 de agosto de 1991-4 de diciembre de 1992
Predecesor Julio Mera Figueroa
Sucesor Gustavo Béliz

Diputado de la Nación Argentina
por la Provincia de Mendoza
10 de diciembre de 1983-12 de agosto de 1991

Datos personales
Nacimiento 9 de marzo de 1956 (59 años)
Bandera de Argentina Tupungato, Provincia de Mendoza
Ocupación Empresario
Religión Judío
[editar datos en Wikidata]

José Luis Manzano (Tupungato, 9 de marzo de 1956) es un político y empresario argentino.

Oriundo del departamento mendocino de Tupungato, cursó sus estudios en Medicina en la Universidad Nacional de Cuyo. Perteneció al Partido Justicialista, fue diputado en 1983 e integrante del gobierno de Carlos Menem como ministro del interior . En 1993, decidió irse del país y radicarse en Estados Unidos donde profundizó su perfil académico y se convirtió en profesor en temas relacionados con América Latina.[1] A partir de 1996 comenzó a colaborar con el grupo de medios del empresario mendocino Daniel Vila, con el que en sociedad adquirió el canal porteño América TV, junto al político y empresario Francisco de Narváez. También con su socio Vila crearon Andes Energíaen el año 2007, una empresa petrolera en la cual integran también el directorio el hermano de Vila, Alfredo Vila, Luis Nofal y Jorge Aidar Bestene, abogado que tiene intereses económicos en la provincia de Chubut.[2] Manzano tiene 30% de Andres Energía.[3]

Historial empresario[editar]

Desde 1993 a 1995 Manzano residió en California los Estados Unidos donde comenzó a desarrollar su carrera en la función privada actuando como consultor internacional. En 1994 vivió en Washington; se vinculó a los partido republicano. En 1995 estudió en la Universidad de San Diego, inglés y política interna norteamericana y creó una consultora, Integra Investments, con sede en Washington, Miami, Buenos Aires y Mendoza. A fines de 1995, luego de pasar dos años fuera de su país, regresó a la Argentinala con la intención de profundizar su actividad empresarial. Hoy en día es socio del segundo multimedios más importante de la Argentina y posee inversiones en las industrias energéticas, vitivinícolas y de indumentaria, entre otras.[4]

Medios de Comunicación[editar]

A partir de 1996 junto al empresario mendocino Daniel Vila, fundaron en Mendoza el multimedios Grupo Uno,[5] el cual creció desde entonces para convertirse en el segundo Multimedios de la Argentina. A fines de la década del '90 la firma controlaba los principales canales de la región de Cuyo: Canal 7 (Mendoza),[6] Canal 8 (San Juan)[7] y Canal 6 (San Rafael).[8]

Hoy en día el Grupo Uno comprende a 49 medios de todo el país, incluyendo gráficos, radiales, televisivos y digitales. Uno de sus principales medios es el canal América TV – Canal 2, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuya licencia de explotación fue renovada durante el gobierno de Néstor Kirchner. El Grupo Uno posee 28 licencias entre radio AM, FM y Televisión Abierta. Manzano y Vila controlan el canal América -y su cable A24-, la radio La Red y una red de diarios del interior que incluyen La Capital de Rosario y diario UNO de Entre Ríos, Mendoza y Santa Fe.[9] Con su amplia red de servicios de comunicación, la empresa alcanza a unas 25 millones de personas en Argentina y constituye así el segundo mayor grupo multimedios del país.

El Grupo es también proveedor de servicios de Triple Play (telefonía, Internet y televisión por cable) por medio de la empresa Supercanal.[10] Con una presencia en 14 provincias argentinas, unas 450 mil personas contratan sus servicios.

En 2014 el directorio de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca) aprobó ayer el plan de adecuación a la Ley de Medios del Grupo Uno.[11]

Producción vitivinícola[editar]

En 1998, Manzano incursionó en la industria vitivinícola. Creó el Grupo Vitivinícola de Tupungato con el cual opera la bodega Altus,[12] ubicada en Tupungato.

La bodega cuenta con 1.533 hectáreas en campos a una altura de entre 1.200 y 1.500 metros sobre el nivel del mar. Treinta hectáreas del total se utilizan para los viñedos que sirven de materia prima para producir vinos finos de alta calidad destinados a los mercados locales e internacionales. La bodega cuenta con una capacidad de producción de 1 millón de litros de vino.

En el mismo predio funciona también el restaurante La Tupiña en Gualtallary,[13] propiedad del Grupo Vitivinícola de Tupungato.

Inversiones energéticas[editar]

Manzano participa junto con su socio Daniel Vila en el negocio del petróleo a través de Andes Energía.[14] También son socios de la empresa mixta que provee electricidad a la provincia de Mendoza, EDEMSA (Empresa Distribuidora de Electricidad de Mendoza S.A).[15] Además controlan Hidroeléctrica Ameghino S.A.[16] en la provincia de Chubut, la cual se encuentra conectada al Sistema Eléctrico Patagónico y genera anualmente unos 174 GWh de energía.

Manzano mantiene al mismo tiempo inversiones en el sector petrolero por medio de la firma Ketsal/Kilwer. La empresa ganó en los últimos años contratos de explotación en el sur de la Argentina, una zona de gran potencial para la extracción de crudo.

En 2013 Daniel Vila y Manzano compraron del 49,9% de la empresa Mercuria e de la UTE que lidera la compañía. El Trébol para explotar los yacimientos tupungatinos de Chañares Herrados y Puesto Pozo Cercado, concesionados hasta 2017.[17] También expandieron su negocio petrolero a Brasil, con acuerdo con Imetame Energía para explorar de manera conjunta los pozos de la compañía brasileña opera en Brasil.[18]


Manzano en su época de Ministro del Interior durante la presidencia de Carlos Menem.

Actuación política[editar]

Miembro del Partido Justicialista tuvo injerencia en la política argentina durante las décadas de los 80 y los 90. Fue desde 1983 uno de los fundadores y miembros activos del grupo “La Renovación Peronista” que se encargó de consolidar y fortalecer al partido después de la derrota electoral sufrida con el retorno de la democracia al país.

Fue diputado nacional en 1983 y llegó al punto más alto de su carrera política en 1991 ocupando el Ministerio del Interior durante el gobierno de Carlos Menem. Ante las acusaciones que se le hicieron al respecto, Manzano pronunció una frase que luego se volvería histórica: "Yo robo para la corona", declarando abiertamente que lo obtenido por actos de corrupción no era para él sino para su jefe, nada menos que Menem.[19] Manzano afirmó que "nadie puede ser tan torpe de decir una frase así. Alguien se le contó al periodista y la repetición hicieron que la frase diera vuelta como si existiese e insistió: "Yo nunca la dije."[20] [21] En 2008 fue homenajeado en la Cámara de Diputados con otros miembros 1983 para ayudar en la recuperación del sistema democrático del país.[22]


Denuncian y piden se investigue sus millonarias inversiones

José Luis Manzano y su socio Daniel Vila fueron denunciados ante la Administración Federal de Ingresos Públicos, AFIP, por presunto lavado de más de 400 millones de dólares e infracción a la ley penal tributaria. También se pide que se investigue si el dinero no fue “obtenido ilícitamente” cuando Manzano era funcionario. El rol del Citibank y de Moneta.


Por Susana Viau

Una denuncia ante la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) sostiene que el ex ministro menemista José Luis Manzano y su socio, el empresario mendocino Daniel Vila, cometieron infracciones a la Ley Penal Tributaria “y lavado de dinero de Manzano” por más de 400 millones de dólares “obtenidos ilícitamente durante su paso por la función pública”. La presentación de Bernardo Martín Rutti pivotea sobre el prodigioso crecimiento del grupo Vila-Manzano en materia de comunicaciones, compra de cables, medios gráficos y radios, en el país y en el exterior. El denunciante aportó, asimismo, las rutas empleadas para la supuesta evasión y el presunto lavado. Según Rutti, los capitales depositados en el exterior reingresaban al país a través del Citicorp Banco de Inversión. Se sospecha con sólidos fundamentos que algunas de estas operaciones estarían incluidas en la documentación que tuvo en cuenta el subcomité del Senado norteamericano que investiga el lavado de dinero. La pista podría haber sido seguida a través de Seabrook, una sociedad de Manzano domiciliada en Montevideo, cuyo apoderado es Nicolás Martín Becerra (hijo del procurador general de la Nación) y que habría operado con el Federal Bank.

La “Cototo” conection

El denunciante Rutti, que según pudo establecer Página/12 es un ex empleado del grupo Vila, detalló con prolijidad el tipo de inversiones “ no declaradas o declaradas por montos inferiores” a las que hace referencia en su presentación a la AFIP. Asegura que los iniciadores del negocio de Supercanal S.A. fueron la familia Vila en acuerdo con la de otro coterráneo, Orlando Terranova. En 1995, el vínculo entre ambas se debilitó y los Terranova acabaron vendiendo su participación accionaria. El comprador fue nada menos que uno de los líderes de la “contra” de Miami, el anticastrista Jorge Mas Canosa a través de la firma Mas Tec Inc. y se hizo a un valor de 18 millones de dólares, aunque afirma Rutti “fue declarada a un precio mucho menor”. No es ésa la más dura de las señalizaciones de Rutti, quien asegura que en realidad la participación de Mas Canosa se limitó a poner su nombre dado que el verdadero inversionista era el también mendocino José Luis Manzano, imposibilitado de reaparecer después de su desdoroso alejamiento de la función pública con una inyección de dólares de semejante envergadura. “Prueba de ello –relata Rutti– es que el grupo Mas Tec, figurando con el 28,80 por ciento de las acciones de Supercanal Holding S.A. nunca tuvo ningún representante en el directorio y que Adelina Dalesio de Viola, que fuera viceministra de Manzano en el Ministerio del Interior, figuraba como apoderada de ese grupo.” Por el contrario, en el directorio de Supercanal figuraban como presidente Daniel Vila y en calidad de directores Alfredo Vila Santander, Neil Bleasdale, Mariano Lucero, Sergio Ceroi, Guillermo Bordallo, José Luis López, Nicolás Martín Becerra y... José Luis Manzano. En esas fechas el ex Guardia de Hierro, llamado “Chupete” en ambientes políticos y “Cototo” en Tupungato, su pueblo natal, había regresado al país con low profile, de la mano de su por entonces compañera sentimental y socia, la modelo Alejandra Massilo. Dejaba un prolongado ostracismo en Estados Unidos que, en sus últimas estribaciones, no le impidió concurrir a las recepciones organizadas por círculos republicanos en agasajo a personajes del justicialismo. A partir de ese momento, cuenta Rutti, “el grupo tuvo un rápido e injustificado crecimiento económico comprando gran cantidad de cables en el interior del país, con una inversión del orden de 300 millones aportados por Manzano. Luego obtuvieron créditos del banco ING Baring completando el raid de inversiones en medios de comunicación que se llevó a cabo entre los años 1995-1997”.

El cable conductor

De acuerdo a la presentación, en ese período la sociedad Vila-Manzano compró o constituyó 25 empresas de televisión por cable con una cartera de 227 mil abonados. El área de las operaciones abarcaba la provincia de Mendoza y también las de San Juan, Catamarca, La Rioja, San Luis y Córdoba. Explicó Rutti que el precio promedio pactado fue de 1500 pesos por abonado, que era el estimado en esas fechas, y Vila reconoció en declaraciones formuladas en noviembre de 1998. Agrega que en 1997 Sucanal SA fue vendida a Daniel Vila y a Mirror Holding SRL a un precio de 9 millones y medio y también declarada en sumas mucho menores. Mirror Holding tenía su sede en la calle Cerrito al 700 de Capital Federal, donde funciona el estudio Beccar Varela. “En suma –informa Rutti–, desde la venida de Manzano concretaron 46 operaciones de compra o fusión en televisión abierta y por cable, radio y gráfica, conforme surge de la información suministrada por el grupo” y publicada por los medios en octubre de 1998. La presentación hecha a la AFIP refiere que para borrar las señales que pudieran conducir al verdadero origen de los fondos “se creó un entramado de sociedades controlantes de las sociedades titulares de las emisoras de cable” y precisa que en el caso de La Rioja (Cablecolor SA y TV Regional Centro SA) se encontraban a nombre de Jorge Camzutti, pero “su verdadero dueño era Carlos Menem (...). El apoderado de todas esas empresas es Nicolás Martín Becerra, quien comparte poder de administración con Oscar Apesteguía. La prueba de que pertenecen al grupo es que todos esos canales de cable emiten la misma señal que Supercanal”.

De Argentina al mundo

La extraordinaria y más que llamativa expansión del grupo Vila-Manzano se puso en evidencia con la compra de cables en el extranjero con fondos procedentes de Argentina: en 1977, adquirieron en 7 millones el 25 por ciento de Procono –un canal de cable con telefonía– de las regiones de Castilla y León, en España. La inversión no fue declarada, pero sí reconocida por Daniel Vila en un matutino porteño el 22 de setiembre de 1997. Crearon, asimismo, Supercanal de Cable de España (constituida en Madrid el 23 de abril de 1997) con un capital de 20 millones de pesetas (100 mil dólares), aportando una inversión de alrededor de 150 millones de dólares procedentes de Argentina. Dos años después anunciaron en los diarios que habían vendido en 7 millones de dólares el 3 por ciento del paquete accionario a Unión Fenosa (empresa de energía eléctrica de España). Brasil fue otro de los objetivos comerciales del pujante grupo inversor: adquirieron VVC, Alvarez & Alvarez, Video Selimn, MEG, Teresópolis Electro Audio e Imagem; CATV Sat Litd, Spectrum Sistemas de Televisao. El precio pactado fue de algo más de mil dólares por abonado. La cartera de abonados de estas empresas sumaba 26 mil clientes. Del mismo modo se hicieron de cables en La Paz y Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) por unos 10 millones de dólares. Igual que las anteriores, estas compras no fueron declaradas, aunque su titularidad la reconoció Daniel Vila ante los medios. Otra joya de la corona es Dominicana Supercanal, ubicado, obviamente, en República Dominicana.

Negocios de papel

Entre 1993 y 1994, historia Rutti, el grupo invirtió 20 millones en el diario Uno y la revista Primera Fila. En 1997 pasó a poseer el 51 por ciento del diario La Capital, de Rosario; el periódico Nueva Hora, de Paraná; las emisoras LT3 Radio Cerealista y LT 8 de Rosario; radios de frecuencia modulada en las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. “La sociedad compradora –expresó Rutti a la AFIP– fue Grupo Uno SA y parte de los pagos se realizaron por medio de instrucciones irrevocables de pago de Supercanal Holding SA libradas contra ING Baring para depositar los fondos en la cuenta SBC Warburg del Suiss Bank Corporation en Stanford, USA, la cuenta 101-WA-360783 abierta por el Banco Mendoza SA, conforme surge de la documentación que acompañó, firmada por Germán Ranftl, en esa época vicepresidente de ING Baring y en la actualidad funcionario del grupo Vila-Manzano. A través de esa cuenta se hizo el resto de los pagos en negro al grupo vendedor.” La lista de medios enumerados por Rutti como nueva propiedad del grupo Vila-Manzano es casi interminable. Merecen destacarse las compras del 72 por ciento al grupo Stornell (dueño del Canal 7 de Mendoza, 8 de San Juan, Radio Calingasta de San Juan, Radio FM Nuestra, de San Juan, y TV Río Diamante) por un monto de 92 millones, aunque declarado en un número menor. La operación incluyó a Los Algarrobos, un establecimiento vitivinícola con diferimiento impositivo, frondosa rama de los diversificados negocios del ex ministro del Interior. Vale mencionar, también, la compra en 1998 de Radio Rivadavia, propiedad del nosiglista Luis Cetrá, en 19.700.000, aunque los papeles marquen cifras más reducidas.

Las cuevas del Vaticano

En el apartado que Rutti dedica a describir los senderos recorridos por el dinero, cuya procedencia adjudica a la corrupción política y a la evasión fiscal es donde comienza la auténtica sorpresa. “El reingreso al país del dinero (...) lo hacía (el grupo) a través del Citicorp Banco de Inversión (...). La relación de Vila-Manzano con el Citibank la estableció el banquero Raúl Moneta”, afirma el ex empleado de los Vila. Rutti aclara que los accionistas titulares del Citicorp Banco de Inversión (absorbido en la actualidad por una entidad del mismo grupo –¡pero de menor capital!– el Citicorp Capital Market) eran Citibank Overseas Investments Corporation y Fideliter SA, sociedad inversora que está a nombre del abogado Damián Beccar Varela y miembros de su estudio jurídico. De acuerdo a la presentación de Rutti, para realizar la maniobra de reintroducción del dinero –y a modo de entidades controlantes– se formaron diferentes sociedades cuyos accionistas eran en el momento de su constitución los miembros del estudio Beccar Varela. A poco de andar, éstos eran sustituidos por el propio Daniel Vila, sus familiares o prestanombres. Tal operatoria se observó en el caso de G Uno SA y se reiteró luego con Uno Multimediios SA, Compañía Independiente de Contenidos S.A, TV Uno SA, Uno Gráfica SA (interviniente en la compra del diario La Capital), Uno Radios SA, Uno Pay SA, Superfone SA. Damián Beccar Varela es el abogado del grupo Vila-Manzano. “Otra modalidad que utilizaron para blanquear la introducción de los capitales de Manzano y las sumas provenientes de la evasión de las empresas del grupo –dice Rutti– fue fraguar préstamos de bancos y/o empresas extranjeras, preferentemente del Uruguay y de sociedades constituidas en el Caribe.” La denuncia contiene un pormenorizado informe de las propiedades personales del ingenioso y emprendedor ex ministro e indaga hasta en sus tarjetas de crédito, que exhiben un gasto mensual de 30 mil dólares que no condice para nada con su declaración de impuestos. </ref>En 2008 fue homenajeado en la Cámara de Diputados con otros miembros 1983 para ayudar en la recuperación del sistema democrático del país. [23] En 2008 fue homenajeado en la Cámara de Diputados con otros miembros 1983 para ayudar en la recuperación del sistema democrático del país.[24]

Referencias[editar]

  1. «LASA 2014». Latin American Studies Association. Consultado el 6 de mayo de 2014. 
  2. Perfil.com
  3. «Start at the top». Growth Company Investor. Consultado el 6 de mayo de 2014. 
  4. «London Seminas stresses bright prospects for oil business and investments in Argentina». Buenos Aires Sherald. Consultado el 6 de mayo de 2014. 
  5. Grupo Uno
  6. Canal 7 (Mendoza)
  7. Canal 8 (San Juan)
  8. Canal 6 (San Rafael)
  9. «Jugosa cosecha de Manzano». Noticias de la Semana. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  10. Supercanal
  11. «La Afsca aceptó el plan de adecuación de Clarín». Los Andes. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  12. Bodega Altus
  13. La Tupiña en Gualtallary
  14. Andes Energía
  15. EDEMSA
  16. Hidroeléctrica Ameghino S.A.
  17. «Vila y Manzano se suman a dos yacimientos clave de Mendoza». Los Andes. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  18. «Vila y Manzano expandieron su negocio petrolero a Brasil». Los Andes. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  19. http://www.elortiba.org/sm.html
  20. http://www.elortiba.org/sm.html
  21. «Manzano sólo quiere ser académico». Lanacion. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  22. «Diputados les rindió homenaje a sus integrantes de 1983». Clarin. Consultado el 7 de mayo de 2014. 
  23. «Manzano, Vila y compañía». 
  24. «Diputados les rindió homenaje a sus integrantes de 1983». Clarin. Consultado el 7 de mayo de 2014. 

Enlaces externos[editar]

Página 12 http://www.pagina12.com.ar/2001/01-02/01-02-11/pag03.htm