José Hilario López

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
José Hilario López
General José Hilario López.jpg
Fotografía de José Hilario López en París, por Nadar.

Coat of arms of New Granada.svg
Presidente de la República de Nueva Granada
1 de abril de 1849-1 de abril de 1853
Predecesor Tomás Cipriano de Mosquera
Sucesor José María Obando

Escudo de Cundinamarca.svg
Gobernador de Cundinamarca
Diciembre de 1833-20 de enero de 1834
Predecesor Antonio Maria Santamaria
Sucesor Francisco de Paula López

Escudo Ejercito Nacional de Colombia.svg
General del Ejército Nacional de Colombia
1840-1841
Predecesor Rafael Urdaneta Faria
Sucesor Tomás Cipriano de Mosquera

Información personal
Nombre en español José Hilario López Valdés Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 18 de febrero de 1798
Bandera de Colombia Popayán, Virreinato de Nueva Granada, Imperio español
Fallecimiento 27 de noviembre de 1869 (71 años)
Bandera de Colombia Campoalegre, Estados Unidos de Colombia
Sepultura Panteón de Los Próceres, Popayán
Partido político Partido Liberal
Familia
Cónyuge María Dorotea Durán Borrero
Información profesional
Ocupación Militar
Años activo 1812 - 1869
Rama militar
Rango General Ver y modificar los datos en Wikidata
Conflictos

José Hilario López Valdés (Asunción de Popayán, 18 de febrero de 1798 - Campoalegre, 27 de noviembre de 1869) fue un militar y político colombiano, presidente de la República de la Nueva Granada entre 1849 y 1853.

Biografía[editar]

José Hilario López nació y estudió en Popayán. Hijo de José Casimiro López Hurtado, oficial de cruzada, y Rafaela Valdés Fernández de Córdoba quien enloqueció tras la muerte de su esposo, suceso por el cual él y sus hermanos quedaron bajo la tutela de José Félix Restrepo.[1]​.

Los sucesos de la Guerra de Independencia llegan a su ciudad, en 1812 cuando contaba catorce años se unió al ejército patriota bajo las órdenes de José María Cabal y luego con Antonio Nariño en la Campaña del Sur combatiendo en la batallas del Alto Palacé, Calibío, Pasto entre otras.

Fue apresado por los realistas en la batalla de la Cuchilla del Tambo y trasladado a Popayán para ser juzgado, se le conmutó la pena de muerte por el degradante oficio de pregonero, que no aceptó. Obtuvo entonces la boleta negra del fusilamiento, que fue también cancelado en el último momento. Ya remitido a Santafé. Allí se relacionó con personas vinculadas con la causa independentista, entre ellas los hermanos Almeyda y Policarpa Salavarrieta, quienes tramaban un levantamiento en Santafé y buscaron ganar prosélitos entre la tropa española. La acción fue denunciada y al ser encarcelados los cabecillas, José Hilario y su hermano Laureano proyectaron huir a los Llanos de Casanare, pero este plan se frustró debido a una enfermedad de José Hilario.

Amigo de la heroína de la independencia Policarpa Salavarrieta, asistió obligado a su ajusticiamiento. Su pena fue compensada por prestar servicios al ejército real siendo indultado el 24 de julio de 1819 y tras el triunfo patriota en la Campaña Libertadora regresa a al ejército patriota con el rango de capitán; luchó en Venezuela al lado de José Antonio Páez. Francisco de Paula Santander le nombró como Jefe Militar de la provincia de Cauca y posteriormente ascendió a teniente coronel el 6 de abril de 1823

Trayectoria político-militar[editar]

La Gran Colombia[editar]

López en su juventud, como militar

Ante los sucesos que siguieron a la Convención de Ocaña y la Conspiración Septembrina en 1828, en su calidad de jefe del Estado Mayor General y comandante general del departamento de Azuay, se levantó en armas contra Bolívar junto con el coronel José María Obando. En momentos en los que se habían iniciado las hostilidades entre la Gran Colombia y el gobierno de Perú a fines de diciembre de 1828, Bolívar se dirigió hacia el sur por la guerra con Perú y de la rebelión de Obando y López. Allí buscó superar los obstáculos que el alzamiento de estos jefes le colocaban para poder reunirse con el mariscal Antonio José de Sucre y enfrentar la agresión planteada desde el Perú. Para el efecto, a finales de enero de 1829 expidió un indulto en favor de los comprometidos en el alzamiento y envió comisionados a Obando y a López con propuestas para un convenio, que se concretó en el tratado de Juanambú, firmado el 2 de marzo de 1829. Bolívar explicó a los rebeldes las razones que tuvo para desconocer la Constitución de Cúcuta, después de lo ocurrido en Venezuela con el movimiento separatista de La Cosiata dirigido por José Antonio Páez.

Bajo el gobierno militar del general Rafael Urdaneta en septiembre de 1830, López y Obando se rebelaron nuevamente oponiéndose a la política dictatorial en esosmomentos, rápidamente su posición se fortaleció. Luego de dominar el sur, una vez tomado el control de Popayán, López avanzó hasta Tocaima, ante el cual Urdaneta propuso el cese de hostilidades y después de negociaciones, se firmó el Convenio de Apulo, el 28 de abril de 1831.

República de la Nueva Granada[editar]

Tras la disolución de la Gran Colombia, en 1832 durante el gobierno de Francisco de Paula Santander, López fue nombrado jefe militar dé Bogotá, y en 1834, gobernador de Cartagena. Posteriormente ocupó las carteras de Guerra y Marina y fue embajador ante la Santa Sede, secretario de Relaciones Exteriores, consejero de Estado y senador.

Presidencia (1849-1853)[editar]

López como presidente

El 7 de marzo de 1849 López fue elegido presidente de la República, aprovechando la división de los conservadores y con el apoyo de los artesanos y sus Sociedades Democráticas quienes, según la versión conservadora, amenazaron de muerte a los legisladores que debían dirimir la elección, si no le elegían. De hecho existe la anécdota en la que Mariano Ospina Rodríguez uno de los líderes de los ministeriales (después conservadores) afirmó al hacer su voto: "Voto por el General López para que los diputados no sean asesinados".[2]

Su gobierno se distinguió por una serie de reformas políticas, económicas y sociales: la Manumisión de los esclavos, la ley agraria, la separación de la Iglesia y el Estado, la libertad de prensa y la federalización.

La resistencia contra la abolición de la esclavitud (especialmente en el Cauca) provocó una rebelión armada conservadora dirigida por Julio Arboleda Pombo, la cual fue derrotada por López. En el sur los enfrentamientos fueron particularmente violentos, en especial en Cali, donde el conflicto entre los terratenientes y la población municipal alrededor de los ejidos, era explosivo. La derrota esclavista provocó en el Valle del Cauca un alzamiento de los antiguos esclavos y los campesinos, que aprovecharon para echar abajo las cercas de las haciendas y azotar a sus antiguos amos. El escándalo que esto provocó en la prensa y los medios políticos fue contestado por López, quien afirmó que se trataba de retozos democráticos.

Durante su administración se dio vía libre al proceso de disolución de los resguardos Indígenas, todas las prohibiciones para la venta de los resguardos y ayudó a la política, a tener recursos políticos. La medida que fue la primera que puso en contradicción a López con las Sociedades democráticas, benefició a la élite agro exportadora, ya que favoreció el desplazamiento de mano de obra indígena hacia las áreas productoras de tabaco, cuyo comercio había sido sacado del monopolio estatal. Significó, igualmente, el aumento en el precio de los productos agrícolas para el consumo interno, por cuanto buena parte de la producción indígena en los resguardos había alimentado este mercado a bajos costos.

Una de las decisiones más controversiales que tomó durante su gobierno, fue la de volver a expulsar a los jesuitas del país,[3]​ quienes apenas cinco años antes habían retornado luego de ser también expulsados de sus colegios y misiones en la selva.

Post-gobierno[editar]

Placa ubicada en la tumba original de Jośe Hilario López.

En 1854, un año después de finalizado ya su mandato, se unió a las tropas conservadoras y liberales que combatieron contra la revolución de los artesanos, depusieron al general José María Melo e impusieron la libre importación.

En la Guerra civil colombiana de 1860-1862 militó en las filas liberales radicales defensoras de la federación y la autonomía de los estados. López fue elegido como presidente del Tolima, cargo que asumió al llegar a Neiva en julio de 1863. En 1865 aceptó la candidatura para presidir los Estados Unidos de Colombia, pero fue derrotado por Tomás Cipriano de Mosquera.

En 1867 el entonces presidente Mosquera cerró el Congreso, por lo cual fue a su vez depuesto. López fue nombrado jefe del ejército por el nuevo gobierno de Santos Acosta. Después se retiró de la vida pública.

López murió en Campoalegre, el 27 de noviembre de 1869, a los 71 años de edad.

Referencias[editar]

  1. Herrera Ángel, Marta. «López, José Hilario». Banco de la República. Consultado el 17 de agosto de 2016. 
  2. Bushnell, David (1993). Colombia, una nación a pesar de sí misma. «En la última ronda de votación el dirigente conservador Mariano Ospina Rodríguez emitió un voto a favor de López con el argumento de que si éste no era elegido, los congresistas no saldrían vivos de la iglesia. El argumento de Ospina no tenía muchas bases en la realidad, pero reflejó la pesada atmósfera que rodeó la elección y el triunfo de López». 
  3. Gutiérrez Jaramillo, Camilo. «José Hilario López y la expulsión de los jesuitas en 1850». Consultado el 17 de agosto de 2016. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]