John Q

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

John Q. es una película dramática, estrenada en 2002 en Estados Unidos. La película, cuyo protagonista es Denzel Washington, se realizó bajo la dirección de Nick Cassavetes. La productora de la película es New Line Cinema. La película está basada en hechos reales.

Argumento[editar]

Un automovilista está conduciendo peligrosamente por un camino sinuoso, pasando imprudentemente a los autos hasta que se encuentra con un camión Mack que va lento. Mientras intenta pasar, su auto es cercado por un camión que va en dirección opuesta, luego es golpeado por la fuerza del Mack, muriendo en el acto.

Mientras tanto, John Quincy Archibald y su esposa Denise presencian cómo su hijo Michael se derrumba en su juego de béisbol y llevan a Michael al hospital. Después de una serie de pruebas en el hospital, el Dr. Raymond Turner y Rebecca Payne, la administradora del hospital, informan a John que su hijo tiene un corazón agrandado y que morirá sin un trasplante de corazón. El procedimiento es muy costoso: $ 250,000 (como mínimo), con un pago inicial de $ 75,000 (30%) requerido para obtener el nombre de Michael en la lista de receptores de órganos. John les dice que está asegurado, pero después de revisar su póliza, le dicen que debido a que la compañía para la que trabaja saco a John de tiempo completo, su seguro de salud ha cambiado y la nueva póliza no cubre la cirugía, lo que deja a John y Denise juntar $ 75,000. La familia intenta recaudar el dinero, pero solo logra obtener un tercio del pago necesario. El hospital finalmente se cansa de esperar y planea liberar a Michael, y una indignada y angustiada Denise insta a John a hacer algo. No dispuesto a dejar morir a su hijo, John ingresa a la sala de emergencias del hospital con un arma de mano, reúne a once rehenes y establece sus demandas: el nombre de su hijo en la lista de donadores lo antes posible o los rehenes mueren. El negociador de rehenes, el teniente Frank Grimes, se retira para dejar que John se calme.

Mientras tanto, John y los once rehenes aprenden más unos de otros. Comienzan a comprender la situación de John y lo apoyan un poco, ya que se asegura de que cada uno de ellos reciba el tratamiento por el que acudieron a la sala de emergencias. Una de ellas, Miriam, está embarazada, y su esposo Steve espera que su primer hijo esté sano. Una joven rehén, Julie, tiene un brazo roto, y ella y su novio Mitch afirman que un accidente automovilístico lo causó. Debido a las discrepancias en su historia, John y otro rehén, Lester, concluyen que están mintiendo y que Mitch golpeó a Julie. Después de un tiempo, John acepta liberar a algunos rehenes para que se agregue el nombre de su hijo a la lista una hora después. Él libera a Steve, Miriam y una rehén llamada Rosa con su bebé.

El jefe de policía de Chicago, Gus Monroe, otorga un permiso a la unidad SWAT para insertar un francotirador en el edificio a través de un conducto de aire. John recibe un disparo, pero solo recibe una herida menor, que se trata de inmediato. Después de disparar, la pierna del francotirador cae a través de las tejas del techo. Indignado, John lo saca del ducto de aire y lo golpea. Utilizando al policía SWAT atado como escudo humano, sale a la vista de docenas de oficiales que le apuntan con armas y una gran multitud que lo apoya. John exige que su hijo sea llevado a la sala de emergencias. La policía acepta su solicitud a cambio del francotirador SWAT.

Una vez que llega su hijo, John revela a los rehenes su intención de suicidarse para que su corazón pueda usarse para salvar a su hijo. Persuade al Dr. Turner para que realice la operación, y dos de sus rehenes son testigos de un testamento que indica su última solicitud. John se despide de Michael por última vez y entra en el quirófano. Él carga una bala en el arma; su arma nunca fue cargada y él nunca tuvo la intención de matar a ninguno de los rehenes. John aprieta el gatillo, pero el seguro está puesto. Mientras se prepara para terminar con su vida por segunda vez, su esposa se entera de un donante de órganos (la mujer asesinada al comienzo de la película) que fue trasladada al hospital para la recuperación de órganos. Ella corre a la sala de emergencias y evita que John se dispare, y John libera a los rehenes. A Michael se le opera para salvar su vida y, después de observar el procedimiento con Denise, John es puesto bajo custodia policial. Después, toda la situación se convierte en objeto de un debate nacional sobre la calidad y accesibilidad de los seguros y la atención médica. Tres meses después, en su juicio, todos los testigos hablan en su nombre. Más tarde es absuelto de los cargos de intento de asesinato y de acción criminal armada, pero se le encuentra culpable de falso encarcelamiento. Nunca se revela cuál será su sentencia por el delito, pero su abogado es escuchado y dice que ningún juez le dará "más de tres a cinco (años)" y que ella intentará reducirlo a dos.

Reparto[editar]

Comentarios[editar]

La película tiene la intención de denunciar los problemas de los servicios de salud públicos en Estados Unidos, en los cuales se prioriza el capital del enfermo sobre la urgencia de éste.[cita requerida]

Enlaces externos[editar]