John Mearsheimer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
John Mearsheimer
John Mearsheimer.jpg
Información personal
Nombre en inglés estadounidense John Joseph Mearsheimer Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 14 de diciembre de 1947 Ver y modificar los datos en Wikidata (75 años)
Brooklyn (Estados Unidos) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense
Educación
Educación Doctor en Filosofía Ver y modificar los datos en Wikidata
Educado en
Supervisor doctoral Richard Rosecrance Ver y modificar los datos en Wikidata
Alumno de Samuel Phillips Huntington Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Oficial militar, estudioso de las relaciones internacionales, profesor universitario y escritor Ver y modificar los datos en Wikidata
Área Offensive realism Ver y modificar los datos en Wikidata
Empleador
Rama militar Fuerza Aérea de los Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias Ver y modificar los datos en Wikidata
Sitio web mearsheimer.uchicago.edu/index.htm Ver y modificar los datos en Wikidata

John J. Mearsheimer (14 de diciembre de 1947) es profesor de ciencia política en la Universidad de Chicago, y un conocido teórico de relaciones internacionales. En cierto sentido, es considerado como miembro de la escuela neorrealista en relaciones internacionales.

Principalmente se lo conoce por su libro, pionero en el "realismo ofensivo" (en:offensive realism), The Tragedy of Great Power Politics, así como por coescribir y publicar un escrito que luego fue publicado en formato libro, El lobby israelí (The Israel Lobby and U.S. Foreign Policy).[1]

2014 Crisis de Crimea[editar]

Mearsheimer había advertido en 1993 que una Ucrania libre de armas nucleares seguiría expuesta al peligro de los intentos rusos de reconquista. En 2014, criticó retrospectivamente la reorientación geopolítica de Estados Unidos bajo Bill Clinton desde 1995 debido a su orientación monopólica y hegemónica. Con la intención de debilitar al gobierno de Rusia, dijo, se planeó extender la OTAN hasta las fronteras de Rusia. En consecuencia, en un artículo publicado en Foreign Affairs en agosto de 2014, asignó la culpa principal del estallido del conflicto a Estados Unidos y sus aliados occidentales.[2]

Desde mediados de la década de los noventa, los dirigentes rusos se han opuesto rotundamente a la ampliación de la OTAN y, en los últimos años, han dejado claro que no se quedarán de brazos cruzados mientras su vecino, estratégicamente importante, se convierte en un bastión occidental. Para Putin, el derrocamiento ilegal del presidente ucraniano pro-ruso elegido democráticamente -que calificó, con razón, de "golpe de estado"- fue la gota que colmó el vaso. Respondió tomando Crimea, una península que temía que albergara una base naval de la OTAN, y trabajando para desestabilizar a Ucrania hasta que abandonara sus esfuerzos por unirse a Occidente.

La narrativa de que Rusia sólo había estado esperando oportunidades para anexionar Ucrania es considerada errónea por Mearsheimer.

A las élites políticas estadounidenses y europeas les habían pillado desprevenidas los acontecimientos "porque dan poca importancia a la lógica del realismo en el siglo XXI y asumen que la unidad y la libertad europeas pueden garantizarse mediante principios liberales como el Estado de Derecho, la interdependencia económica y la democracia."

Estados Unidos, consciente de la postura de rechazo de Rusia, comprensible por sus intereses de seguridad, habría impulsado la expansión hacia el este de la UE y la OTAN y apoyado la democratización de Ucrania. Mearsheimer considera comprensible la reacción de Putin porque Ucrania (como Estado no alineado) es "indispensable" como amortiguador de las necesidades de seguridad de Rusia. Mearsheimer comparó la expansión de la OTAN en Europa del Este, liderada por la OTAN, y la inclusión prevista de Ucrania con el hipotético escenario de una alianza militar china en Norteamérica: "Imaginen la indignación estadounidense si China construyera una impresionante alianza militar e intentara incluir a Canadá y México".

Mearsheimer argumentó que la anexión de Crimea por parte de Rusia fue alimentada por la preocupación de que perdería el acceso a su base naval de la Flota del Mar Negro en Sebastopol si Ucrania seguía avanzando hacia la OTAN y la integración europea. Mearsheimer llegó a la conclusión de que la política de Estados Unidos debería cambiar para reconocer a Ucrania como un estado tapón entre la OTAN y Rusia, en lugar de intentar absorber a Ucrania en la OTAN.[2]​ El artículo de Mearsheimer provocó que Michael McFaul y Stephen Sestanovich publicaran su respuesta en el número de noviembre/diciembre de 2014 de Foreign Affairs.[3]

Mearsheimer considera que la expansión de la OTAN hacia el este es una peligrosa provocación a Rusia. Invoca a George F. Kennan como uno de los primeros amonestadores críticos que advirtió en 1998 del peligro de guerra como resultado de la ampliación hacia el este. Mearsheimer atribuye los errores políticos a la falta de realismo político o a la gran influencia de la escuela de pensamiento de la "hegemonía liberal" tanto en el Partido Demócrata como en el Republicano. La única forma sensata de salir de la crisis, según él, es tener en cuenta sobriamente los intereses de seguridad de Rusia, como los de cualquier otra potencia. Ucrania, dijo, debe aceptar el papel de amortiguador o puente que le otorga su situación geoestratégica. Todo lo demás, dijo, es abstracto y carece de sentido en términos de Realpolitik. La cooperación constructiva de Occidente con Rusia es de gran importancia para resolver importantes problemas existentes y futuros y no debe ponerse en riesgo, dijo. Mearsheimer también nombró las armas y los "asesores" que Estados Unidos está proporcionando para llevar a Ucrania a una "guerra civil". En respuesta a la recomendación de 2015 de la Institución Brookings de proporcionar armas a Ucrania para aumentar el coste de un ataque a Putin,[4]​ Mearsheimer replicó en el NYT que la importancia estratégica es tan grande para Rusia que continuará el conflicto a cualquier precio, hasta el uso de armas nucleares, inclusive.[5]

El ex embajador de Estados Unidos en Rusia Michael McFaul rebatió en 2014 que la política exterior rusa no era una reacción a Estados Unidos, sino que se basaba en la dinámica interna rusa.[6]

Referencias[editar]

  1. Theory talks (24 de junio de 2012). «John Mearsheimer on Power as the Currency of International Relations, Disciplining US Foreign Policy, and Being an Independent Variable» (en inglés). Archivado desde el original el 27 de julio de 2019. Consultado el 16 de enero de 2013. 
  2. a b Mearsheimer, John J. (2014). «Por qué la crisis de Ucrania es culpa de Occidente: Los delirios liberales que provocaron a Putin». Foreign Affairs 93 (5): 77-89. JSTOR 24483306. Archivado desde el original el 26 de febrero de 2022. Consultado el 27 de febrero de 2022. 
  3. McFaul, Michael; Sestanovich, Stephen; Mearsheimer, John J. (2014). «Faulty Powers: ¿Quién empezó la crisis de Ucrania?». Foreign Affairs 93 (6): 167-178. JSTOR 24483933. 
  4. Steven Pifer y Strobe Talbott: Preservar la independencia de Ucrania, resistir la agresión rusa: What the United States and NATO Must do, Februar 2015
  5. Mearsheimer., John (8 Februar 2015). «No armar a Ucrania». archive.ph. The Opinion Pages | International New York Times. Archivado desde el original el 9 de febrero de 2015. Consultado el 10 de octubre de 2022. «"... si el objetivo de armar a Ucrania es aumentar los costes de la injerencia rusa y acabar poniendo a Moscú en una situación aguda, no se puede descartar. Si la presión occidental tuviera éxito y el Sr. Putin se sintiera desesperado, tendría un poderoso incentivo para tratar de rescatar la situación haciendo sonar el sable nuclear". » 
  6. McFaul, Michael; Sestanovich, Stephen; Mearsheimer, John J. (5 de octubre de 2022). «Poderes defectuosos» (en inglés estadounidense). ISSN 0015-7120. Consultado el 10 de octubre de 2022. 

Enlaces externos[editar]