John Dickson Carr

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
John Dickson Carr
Información personal
Nacimiento 30 de noviembre de 1906 Ver y modificar los datos en Wikidata
Pensilvania, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 28 de febrero de 1977 o 27 de febrero de 1977 Ver y modificar los datos en Wikidata
Greenville, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Causa de muerte Cáncer de pulmón Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor, guionista, novelista y escritor de ciencia ficción Ver y modificar los datos en Wikidata
Distinciones
[editar datos en Wikidata]

John Dickson Carr (30 de noviembre de 1906 - 27 de febrero de 1977) fue un prolífico escritor estadounidense de historias de detectives. A lo largo de su carrera utilizó los pseudónimos Carter Dickson, Carr Dickson, y Roger Fairbairn, además de su propio nombre.

Se le incluye habitualmente entre los mejores escritores de la llamada "época dorada" de la novela de misterio. La mayor parte de sus novelas y relatos giran en torno al esclarecimiento de crímenes aparentemente imposibles de cometer o de cuyo escenario parece imposible que el criminal haya podido desaparecer. De hecho, se conoce a Dickson Carr como el rey de los crímenes de habitación cerrada, un subgénero dentro de los crímenes imposibles en el que el crimen se ha cometido en un recinto cerrado o de acceso imposible. En una de sus obras más célebres, "El hombre hueco" ("Los tres ataúdes", en EEUU), pone en boca de sus personajes un pasaje conocido por los especialistas en este tipo de literatura como "La lección de la habitación cerrada", en el que repasa las diferentes modalidades en las que estos crímenes pueden ser cometidos.

Fue influido por las obras de Gastón Leroux y las historias del Padre Brown de G. K. Chesterton. Carr se inspiró en este último para crear su más genial detective, el orondo lexicógrafo Dr. Gideon Fell. Otros detectives creados por Dickson Carr fueron sir Henry Merrivale (cuyo aspecto físico fue inspirado por sir Winston Churchill) y el juez de instrucción Henri Bencolin.

Algunas obras[editar]

  • El tribunal de fuego
  • Sangre en el Espejo de la Reina
  • Los crímenes de la viuda roja
  • La noche de la viuda burlona
  • Mansión de la muerte
  • Murió como una dama
  • Muerte en cinco cajas
  • El hombre hueco (publicado posteriormente en Estados Unidos con el título Los tres ataúdes)
  • Hasta que la muerte nos separe
  • Los anteojos negros
  • El crimen de las figuras de cera
  • La sede de la soberbia
  • El ocho de espadas
  • El que susurra
  • Las cuatro armas falsas
  • El barbero ciego
  • Mis mujeres muertas
  • Los suicidios constantes
  • La ventana de Judas
  • La tabaquera del emperador