Joaquín Godoy Cruz

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joaquín Godoy Cruz
Joaquín Godoy Cruz (cropped).jpg

Ministro de Relaciones Exteriores y Colonización de Chile
1986-28 de junio de 1887
Presidente José Manuel Balmaceda
Predecesor Francisco Freire Caldera
Sucesor Miguel Luis Amunátegui

Información personal
Nacimiento 7 de diciembre de 1837 Ver y modificar los datos en Wikidata
Santiago de Chile, Chile Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 27 de agosto de 1901 Ver y modificar los datos en Wikidata (63 años)
Brasil Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Abogado y político Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

José Joaquín Godoy Cruz (Santiago de Chile, 7 de diciembre de 1837-Brasil, 27 de agosto de 1901) fue un abogado y político chileno. Ejerció como auditor de la Armada, encargado de negocios en el Perú y firmó en Washington la tregua con España en 1871.

Familia[editar]

Fue hijo de Pedro Godoy Palacios y María Cruz Vergara, y hermano de Domingo Godoy Cruz.[1]:433</ref>[2]

Como ministro plenipotenciario de Chile en Perú, contrajo matrimonio con Mariana Prevost Moreira, perteneciente a una noble e importante familia peruana.

Vida política[editar]

Manuel Barros van Buren lo considera uno de los más talentosos miembros de la "Generación de 1865" que fue promovida por Abdón Cifuentes desde 1867 y que representaría a Chile durante el periodo de la Guerra del Pacífico: Alberto Blest Gana, Francisco Astaburuaga Cienfuegos, Carlos Walker Martínez, Carlos Morla Vicuña, Marcial Martínez Cuadros, Maximiano Errázuriz Valdivieso, etc.[3]:225

Antes de la guerra[editar]

Fue enviado a la Legación Chilena en Lima a fines de 1867. En 1871 fue destinado como Ministro Plenipotenciario de Chile en Washington para acordar un pacto de tregua entre España y Chile, volviendo en 1872 a su Legación en el Perú.

Allí debió informarse sobre el tratado secreto de 1873. Hasta que punto le fue conocido es controvertido. En todo caso, en una nota a su ministro en Santiago, Godoy manifiesta dudas sobre la fidelidad de la copia que el gobierno de Perú había presentado a la opinión pública a fines de mazo de 1879,[4]:65 lo cual verifica que el no conocía el texto.

Durante el periodo 1873-1874 debió enfrentar las intenciones peruanas de provocar una guerra con Chile como expresó en una carta del ministro de relaciones exteriores del Perú, Riva-Aguero, a su representante en Bolivia, La Torre:[4]:75

Agosto 6.--Asi pues, lo que a ésta [Bolivia] conviene es no perder tiempo en dilaciones inútiles que a nada conducirán sino a permitir que Chile se arme suficientemente. Si el gobierno de Bolivia comprende sus intereses, si quiere no perder parte o todo su litoral, debe decir de una vez su última palabra respecto del Tratado de 1866 i de la Convención Corral-Lindsay: debe romper definitivamente esos pactos, bien sea haciendo que la Asamblea estraordinaria desapruebe el uno i resuelva la sustitución del otro por los insuperables inconvenientes que ha encontrado en la práctica, bien sea adoptando otro medio que conduzca al mismo resultado, pero procurando siempre que, el rompimiento de relaciones no lo haga Bolivia sino que sea Chile quien se vea precisado a llevarlo a cabo.

Rotas las relaciones i declarado el estado de guerra Chile no podria sacar ya sus blindados i, sin fuerzas bastantes para atacar con ventaja, se vería en la precision de aceptar la mediación del Perú, la que en caso necesario se convertiría en mediación armada si las fuerzas de aquella República pretendiesen ocupar Mejillones i Caracoles.

A las anteriores consideraciones puede US. agregar otras que no dudo acabarán de decidir al Gobierno de Bolivia a adoptar la línea de conducta indicada. Me refiero a la casi seguridad que tenemos de la adhesión a la alianza por parte de la República Arjentina.

José de la Riva Agüero, Ministro de Relaciones Exteriores del Perú Carta del 6 de agosto de 1873 al Embajador peruano en Bolivia Aníbal Víctor de la Torre

Tras la llegada de los blindados, Perú adoptó una política más pacífica y en el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación de 1877 entre Chile y Perú acordó la equivalencia de derechos mercantiles para ciudadanos y empresas de ambos países, franquicias para el comercio de productos de importación y exportación y recurrir al arbitraje en caso de diferencias. Adicionalmente se plantearon reglas para disminuir los efectos de un hipotético conflicto bélico entre ambos países, normando del mismo modo posibles guerras con terceros países. El tratado no fue ratificado por el Congreso de Chile.

Tras el intento boliviano de imponer el Impuesto de los 10 centavos, fue él quien recibió de parte del presidente de Perú Mariano Prado la confirmación oficial de la existencia del tratado secreto Peruano-Boliviano, uno de los desencadenantes de la Guerra del Pacífico. La confirmación de la existencia de tal acuerdo secreto finalizó la Mediación de Lavalle en Chile.

Durante la guerra[editar]

Una vez declarada la guerra, se trasladó a Ecuador con la misión de lograr una alianza contra Perú lo que no pudo realizar, pero consiguió que el gobierno permaneciera neutral a pesar de una corriente mayoritaria en la población contraria a Chile.[5]

Durante la Campaña de Lima acompañó al ejército ya como ministro plenipotenciario[1]:607-608 y estuvo presente en la reunión que debió decidir si el ataque a Chorrillos sería frontal o envolvente[1]:654 así como en la reunión con representantes diplomáticos para acordar el Armisticio de San Juan.[1]:679

Godoy entró a Lima con el ejército chileno el 17 de enero y pudo encontrar en el ministerio de relaciones exteriores de Peru lo que Gonzalo Bulnes llama "Papeles de Godoy", estos son las comunicaciones entre los sucesivos ministros y los respectivos sus representantes en el exterior y que han servido para esclarecer los hechos acaecidos durante esos años.[4]:100-101 Tras la ocupación de Lima, el gobierno lo nombro ministro plenipotenciario en Lima a mediados de mayo de 1881 donde intentó negociar con Francisco García Calderón, pero este dilató las conversaciones suponiendo que los EE. UU. intervendrían a favor de Perú.[6]:75-80 El 4 de agosto de 1881, Godoy no persistió en negociar y solicitó a Patricio Lynch el desarme, en todos los sentidos de la palabra, del gobierno de García Calderón y él mismo volvió a Chile.[6]:87

Para contrarrestar las maniobras intervencionistas del secretario de estado estadounidense James G. Blaine y su representante en Lima S. Hurlbut, fue enviado por el gobierno junto con José Abelardo Núñez a Norteamérica con el fin de aclarar a través de la prensa las razones de la prolongación de la guerra. Viajó para reemplazar a Marcial Martínez Cuadros que fue enviado a Inglaterra. Tras la muerte de James A. Garfield, su sucesor Chester Alan Arthur desistió de la política que había sostenido el rechazo peruano a la cesión territorial.[6]:147

Godoy, o Godoi como lo escribe Gonzalo Bulnes, se mostró positivamente impresionado por la opinión pública de los Estados Unidos. En un informe al presidente D. Santa María escribió:

Septiembre 29 de 1882: Desde que conozco este país ha sido firme creencia mía, que en él no llegarán a prevalecer planes de política internacional inicuos, temerarios, ni simplemente imprudentes: que podrán surjir tentativas aventureras, i que no faltarán quienes las sustenten con enerjia, con audacia, i hasta con cierta habilidad, pero que ellas, quienes quiera que sean sus ausiliares, i por altamente colocadas que se hallen en los círculos sociales o politicos, se estrellarán infaliblemente al fin después de lucha mas o menos difícil i prolongada, si se quiere, contra la opinion pública ilustrada, recta, i sobresalientemente dotada de buen sentido i de espíritu de equidad que impera en este pais.[6]:320

En diciembre de 1882, durante la Campaña de la Breña, se entrevistó con Nicolás de Piérola en los EE. UU y si bien entretanto Piérola habría aceptado la cesión territorial, exigía que Chile pagase las deudas peruanas. Piérola, tras la entrevista, interrumpió su regreso a Perú y volvió a Francia.[6]:328-329

En marzo de 1883 informó al gobierno de Santiago que el secretario de estado Frelinghuysen en vista de una posible intervención europea le había presionado para que Chile terminara la guerra de cualquier modo. Según Bulnes, esa fue la razón invocada por algunos de porqué el Tratado de Ancón que finalizó la guerra tenía tantas incongruencias producto del apuro. Bulnes niega tal inferencia.[6]:372-375

Después de la guerra[editar]

Tiempo después fue embajador de Chile en Ecuador y Brasil, y en 1886, asumió como Ministro de Relaciones Exteriores del Presidente José Manuel Balmaceda. Posteriormente fue ministro Plenipotenciario de Chile en Francia y tras la Revolución de 1891 se radicó en Argentina hasta 1895.

Falleció en Brasil, y sus restos fueron repatriados y sepultados en el Cementerio General de Santiago, el 16 de octubre de 1902.

Honores[editar]

Actualmente, en la comuna de La Reina (Chile), una calle lleva su nombre.

Ver también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]