Jesse Gelsinger

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Jesse Gelsinger (18 de junio de 1981 - 17 de septiembre de 1999) fue la primera persona cuya muerte fue provocada por el uso clínico de la terapia génica.[1] [2] Jesse sufría una deficiencia de la enzima ornitina transcarbamilasa, una enfermedad del hígado ligada al cromosoma X, cuyos síntomas incluyen la incapacidad de metabolizar el amonio, subproducto del metabolismo de proteínas. Dicha enfermedad es mortal en un recién nacido, pero Jesse Gelsinger no había heredado la enfermedad, sino que fue causada por una mutación espontánea, motivo por el que su fenotipo no era tan grave. Jesse podía mantener una calidad de vida decente con una dieta estricta y algunos medicamentos.[3]

Gelsinger fue incluido en una serie de ensayos clínicos realizados por la Universidad de Pensilvania que buscaba el desarrollo de un tratamiento para los recién nacidos con enfermedades severas. El 13 de septiembre, Gelsinger fue tratado con un vector adenoviral que portaba el gen que contrarrestaba su enfermedad, administrándosele la dosis más alta del vector. Desgraciadamente, murió cuatro días más tarde, el 17 de septiembre, como consecuencia de una fuerte respuesta inmune causada por el uso del vector viral, lo que conllevó un fallo multiorgánico y muerte cerebral.

Investigación de la FDA[editar]

La investigación llevada a cabo por la Food and Drug Administration (FDA) concluyó que los científicos involucrados en el ensayo clínico (entre ellos el Dr. James M. Wilson) mostraron un comportamiento inadecuado, hablándose incluso de negligencia, entre los que se encuentran las siguientes acciones:

  • Incluyeron a Gelsinger como sustituto de otro voluntario que se echó atrás, a pesar de poseer niveles más altos de amino que los que deberían haberse testado en este ensayo.
  • Fallo por parte de la universidad para informar a los pacientes que habían experimentado efectos secundarios como causa de la terapia génica.
  • Fallo en la documentación de consentimiento, en la que no se discutía claramente la muerte de monos que fueron expuestos a un tratamiento similar.

La Universidad mostró desacuerdo con algunos de estos puntos, pero los padres de Jesse recibieron una compensación económica.

Repercusión[editar]

El caso de Jesse Gelsinger tuvo una gran repercusión mediática, incluyendo a la comunidad científica, que a partir de ese año comenzó a ser más prudente con los ensayos de terapia génica.[4]

Referencias[editar]