Jerga local de Helsinki

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La jerga local de Helsinki o slangi es una variación del idioma finlandés utilizada en la ciudad de Helsinki.

La jerga de Helsinki se basa en el coloquialismo finlandés (puhekieli), pero su característica distintiva es el uso de una gran cantidad de jergas, casi siempre no-fineses, siendo mayormente suecos, rusos e ingleses.

Las jergas muchas veces violan las reglas fonéticas del finlandés, como la armonía entre vocales, e incluyen elementos no propios de esta lengua, tales como los fonemas /b/, /d/ y /g/ y uniones de consonantes como /sn/. De cualquier modo son considerados indiscutiblemente palabras finlandesas, incorporando la gramática finesa y siguiendo las reglas del uso de los fonemas. ´

Además, algunas modificaciones arbitrarias son encontradas, lo cual provoca que los jergas locales resulten extrañas para los hablantes del finlandés común y la lengua que realiza el préstamo lingüístico.

La jerga de Helsinki data de finales del siglo XIX, cuando la ciudad tenía a cerca de un 50% de su población como sueco-parlante y era capital del Gran Ducado de Finlandia de la Rusia Imperial. Por estas razones, los slangs más antiguos vienen de las tres lenguas habladas en el área en esos tiempos: finlandés, sueco y ruso. La jerga local era muy usada principalmente en las zonas obreras de la ciudad antes de la Guerra de Invierno, pero fue en la década de los 1950's cuando realmente comenzaron a popularisarse los slangs, siendo usados por los jóvenes de la época que veían en esto un modo para rebelarse de las reglas de la sociedad. Hoy en día la jerga de Helsinki tiene todo menos esa imagen de "chico rudo", y gracias a una reciente campaña de los medios para convertirlo en un elemento común y a la publicación de varios libros sobre el tema, se ha convertido en un fenómeno cultural objeto de investigaciones serias.

Desde los 90's, a causa de la globalización y la expansión del Internet, nuevas jergas derivadas del inglés surgieron. De cualquier modo, éstas no deben ser confundidas con el finglish, que es un fenómeno lingüístico completamente diferente.