Jerónimo de Ayanz y Beaumont

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Jerónimo de Ayanz
Jerónimo de Ayanz y Beaumont (MUNCYT, Eulogia Merle).jpg
Retrato de Jerónimo de Ayanz y Beaumont. Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, Eulogia Merle
Información personal
Nombre de nacimiento Jerónimo de Ayanz y Beaumont Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 1553 Ver y modificar los datos en Wikidata
Guenduláin (Navarra, España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 23 de marzo de 1613 Ver y modificar los datos en Wikidata
Madrid (España, España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Catedral de Murcia (España) Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Carlos de Ayanz
Catalina de Beaumont
Información profesional
Ocupación Ingeniero, inventor, militar, pintor y astrónomo Ver y modificar los datos en Wikidata
Firma Jerónimo de Ayanz - Firma.png

Jerónimo de Ayanz y Beaumont (Guenduláin, 1553-Madrid, 23 de marzo de 1613) fue un militar español. Hombre polifacético, destacó como militar, pintor, cosmógrafo y músico, pero, sobre todo, como inventor. Fue el precursor del uso y diseño de la máquina de vapor, así como en sistemas de ventilación en minería, mejoró la instrumentación científica, desarrolló molinos de viento y nuevos tipos de hornos para operaciones metalúrgicas, industriales, militares e incluso domésticas. Inventó una campana para bucear, patentó un traje de inmersión probado ante la corte de Felipe III en el Pisuerga, el 2 de agosto de 1602,[1]​ e incluso llegó a diseñar un submarino. Quizá su obra más destacada fue la máquina de vapor, ya que registró en 1606 la primera patente de una máquina de vapor moderna.

Biografía[editar]

Hijo de Carlos de Ayanz, capitán de la guarnición de Pamplona, y Catalina de Beaumont, fue el segundo de los hermanos varones, siendo el primogénito Don Francés de Ayanz, nacido un año antes. La crianza de Jerónimo y sus hermanos estuvo a cargo de su madre, Doña Catalina de Beaumont y Navarra, que inculcó en sus hijos los principios de una educación propia de su rango. Pasó la infancia en el señorío de Guenduláin hasta que en 1567 fue a servir al rey Felipe II como paje.[2]​ En la Corte se instruyó en las dotes miliciales, en las letras y las artes, y también en el manejo de las matemáticas que, posteriormente, le servirían para sus estudios de cosmografía.

Carrera militar[editar]

Su padre, Carlos de Ayanz, intervino en las campañas de Francia, participando en la batalla de San Quintín en 1557 y en la expedición de castigo al, entonces, puerto corsario de San Juan de Luz.[3]​ Siguiendo su ejemplo, Jerónimo siguió la carrera de las armas tras su formación en El Escorial. En 1571 emprendió su carrera militar. En 1573 participa en las campañas en Túnez, bajo las órdenes de Juan de Austria. Fracasada la defensa de La Goleta, en 1574 es destinado a Lombardía, donde sirvió bajo el mando de Alejandro Farnesio durante algunos años en los que observó los progresos de una ciudad como Milán.[4]

Realizó el Camino Español, desde Milán a Namur, junto con sus compañeros del tercio comandado por Lope de Figueroa, en el tiempo récord de 32 días, en pleno invierno, para acudir a Flandes ante la llamada del duque de Alba. Participó en la batalla de Gembloux, en 1578, y en el asalto de la ciudad de Zierikzee protagonizó una de sus hazañas legendarias cuando, gravemente herido, continuó luchando hasta deshacerse de sus atacantes.[5]​ Serán estos hechos los que Lope de Vega refleje posteriormente en su comedia titulada Lo que pasa en una tarde (1617), refiriéndose a él como «el nuevo Alcides» y «el caballero de los dedos de bronce», por su habilidad de romper platos con tan solo dos dedos:

«Flandes te diga, en campo, en muro, en villas

cual español tan alta fama alcanza. Luchar con él es vana confianza,

que hará de tu guadaña lechuguillas.» [6]

En 1579 está en Madrid, convaleciente, y recibe unas rentas de Felipe II en reconocimiento a sus acciones en Flandes. Al año siguiente, 1580, comanda un destacamento a su cargo para participar, a las órdenes de Sancho Dávila, en la campaña de Portugal.[7]​ Es el punto álgido de su carrera militar cuando en 1581 evitó el atentado que un francés planeaba contra Felipe II. En 1582, bajo las órdenes del marqués de Santa Cruz, embarca en los navíos que rumbo a las Azores participaron en la batalla de la Isla Terceira.[8]

Gracias a su coraje y valentía, el rey lo premió con la Orden Militar de Calatrava.[9]​ El 7 de mayo de 1582 había recibido la encomienda de Ballesteros de Calatrava y años después, el 30 de enero de 1595, recibiría la encomienda de Abanilla.

En 1587 fue nombrado administrador general de Minas del Reino, es decir, gerente de las 550 minas que había entonces en España[10]​ y de las que se explotaban en América.[11]​ Fue capaz de resolver algunos de los graves problemas de la minería de entonces. Es necesario señalar que consiguió realizar este conjunto de invenciones desde 1598 hasta principios de 1602.

En 1589, junto a su hermano Francés, reúne tropas navarras y murcianas a su cargo para acudir a La Coruña en apoyo de Juan Padilla, capitán de la guarnición, donde una María Pita se llevó la fama y para detener exitosamente a Francis Drake y su contraarmada[12][13]​.

Inventos de Jerónimo de Ayanz[editar]

Las minas de la época tenían dos problemas serios: la contaminación del aire en su interior y la acumulación de agua en las galerías. Inicialmente, Ayanz inventó un sistema de desagüe mediante un sifón con intercambiador, haciendo que el agua contaminada de la parte superior procedente del lavado del mineral proporcionara suficiente energía para elevar el agua acumulada en las galerías. Este invento supone la primera aplicación práctica del principio de la presión atmosférica, principio que no iba a ser determinado científicamente hasta medio siglo después. Y si este hallazgo es realmente prodigioso, lo que eleva a Ayanz al rango de talento universal es el empleo de la fuerza del vapor.

La fuerza del vapor de agua era conocida desde hacía muchísimo tiempo. El primero en utilizarla fue Herón de Alejandría, en el siglo i. Mucho después, en el siglo xii, consta que en la catedral de Reims había un órgano que funcionaba con vapor. Los trabajos sobre la materia prosiguieron tanto en España como en Francia e Inglaterra. Lo que se le ocurrió a Ayanz fue emplear la fuerza del vapor para propulsar un fluido —el agua acumulada en las minas— por una tubería, sacándola al exterior en flujo continuo. En términos científicos: aplicar el primer principio de la termodinámica —definido dos siglos después— a un sistema abierto.

Además, aplicó ese mismo efecto para enfriar aire por intercambio con nieve y dirigirlo al interior de las minas, refrigerando el ambiente. Ayanz había inventado el «aire acondicionado». Y no fue sólo teoría: puso en práctica estos inventos en la mina de plata de Guadalcanal, en Sevilla, desahuciada precisamente por las inundaciones cuando él se hizo cargo de su explotación.

Ayanz inventó muchas cosas: una bomba para desaguar barcos; un precedente del submarino; una brújula que establecía la declinación magnética; un horno para destilar agua marina a bordo de los barcos; balanzas «que pesaban la pata de una mosca»; piedras de forma cónica para moler; molinos de rodillos metálicos —se generalizarían en el siglo xix—; bombas para el riego; la estructura en arco para las presas de los embalses; un mecanismo de transformación del movimiento que permite medir el denominado «par motor», es decir, la eficiencia técnica, algo que sólo siglo y pico después iba a volver a abordarse. Hasta 48 inventos le reconocía en 1606 el «privilegio de invención» —como se llamaba entonces a las patentes— firmado por Felipe III. Uno de los inventos más llamativos fue el de un traje de buceo. La primera inmersión de un buzo documentada ocurrió en el río Pisuerga frente al palacio de la Ribera,[14]​ en Valladolid, y el propio Felipe III asistió al acontecimiento desde su galera, junto con miembros de la corte.

Desde 1608 se había dedicado a la explotación privada de un yacimiento de oro cerca de El Escorial y a la recuperación de las minas de Guadalcanal, las mismas donde había aplicado por primera vez en el mundo una máquina de vapor. Pero enfermó gravemente. El 23 de marzo de 1613 moría en Madrid. Sus restos se trasladaron a Murcia, la ciudad que había gobernado, primero al convento de San Antonio de Padua, y luego a la Catedral.

Recientemente la Biblioteca Nacional de España[15]​ adquirió un impreso fechado en 1612 donde se descubre una nueva faceta, la experimentación científica, al tiempo que deja constancia de su actividad hasta los últimos años de su vida. En una misiva al príncipe Emanuel Filiberto de Saboya le presenta un capítulo de un libro científico desconocido hasta ahora donde trata asuntos como la compulsión de elementos, la existencia del vacío, el movimiento perpetuo, la esfera de fuego y la caída de los cuerpos[16]​.

Referencias[editar]

  1. García Tapia, 2010, pp. 114-130
  2. García Tapia, Nicolás (1992). «Arte e ingenio en el Siglo de Oro. El proyecto técnico y artístico de Jerónimo de Ayanz en Valladolid». Boletín (Valladolid: Real Academia de Bellas Artes de la Purísima Concepción) 41. ISSN 1132-0788. 
  3. Fortún Pérez de Ciriza, Luis Javier (3 de junio de 2017). Diario de Navarra, ed. «460 años de la bandera de Navarra». «Pamplona había reclutado una compañía de hombres y nombró como capitán de la misma a Carlos de Ayanz, señor de Guenduláin, ayudado por el alférez Miguel de Berio y Rosas, merino de Sangüesa, el sargento Pedro Daoiz y el contador y pagador de la ciudad, Juan de Labayen. Partieron el miércoles 27 de julio y la campaña duró quince días.» 
  4. García Tapia, 2010, p. 52
  5. García Tapia, 2010, pp. 52-53
  6. Vega Carpio, Lope de (1617). Lo que pasa en una tarde. Madrid. p. Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Consultado el 20 de julio de 2019. 
  7. García Tapia, 2010, p. 54
  8. García Tapia, 2010, p. 56
  9. García Tapia, Nicolás. «Capítulo 3. El nuevo Hércules. Hazañas militares de Jerónimo de Ayanz.». Un inventor navarro. Jerónimo de Ayanz y Beaumont. Valladolid. 
  10. García Tapia, 2010, pp. 114-130
  11. García Tapia, 2010, pp. 133-143
  12. García Tapia, 2010, pp. 78-80
  13. VV.AA., 2015, p. 19
  14. Redacción (3 de octubre de 2016). «Un buzo se sumerge en las aguas del Pisuerga como en la España imperial del siglo XVII». El Norte de Castilla. Consultado el 18 de febrero de 2019. 
  15. «Al serenissimo principe Emanuel Filiberto, gran prior de San Juan, generalissimo del mar. Don Geronimo de Ayanz ... sobre que no se puede hazer movimie[n]to perpetuo ... y assi mismo de la incertidumbre de la esfera del fuego y de la transmutacion de vnos elementos en otros ...». 
  16. García Tapia, 2016, p. 2

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]