Jaime Gimeno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jaime Gimeno
MayorEA.PNG Mayor
Años de servicio 1944 - 1974
Lealtad Flag of Argentina.svg Argentina
Servicio/rama Ejército Argentino

Nacimiento 28 de diciembre de 1920
Salta, Flag of Argentina.svg Argentina
Fallecimiento 7 de octubre de 1974
Banfield, Provincia de Buenos Aires, Flag of Argentina.svg Argentina
[editar datos en Wikidata]

Jaime Gimeno (Ciudad de Salta, 28 de diciembre de 1920 - 7 de octubre de 1974) fue un militar argentino asesinado por la guerrilla del ERP. Ingresó en el Ejército en 1944, se desempeñó en el Hospital Militar de Salta y dictó cursos en la Escuela del Cuerpo Profesional General Lemos. Su último destino en el Ejército fue el Hospital Militar Central.[1] Llegó a mayor en 1967. Relevó documentación en la Jefatura I de Inteligencia del Ejército. Como bioquímico, fue jefe del departamento de Sanidad 601. Al momento de su muerte era jefe de la sección depósitos de Sanidad 101.

Tras ser acribillado, sus tres homicidas fueron muertos por Guillermo Gimeno, su hijo, experto en tiro.

Según la guerrilla, matar a Gimeno fue parte de la represalia por los fusilamientos que el Ejército había acometido hacia agosto en Catamarca,[2] conocida como Masacre de Capilla del Rosario.

Un relato[editar]

A las 7.40, el mayor con bigote, piel cetrina y pelo oscuro al ras, salió de su casa en Yrigoyen 6972, Banfield, rumbo al Hospital Militar Central. Sin uniforme, sacó de la cochera del edificio su Falcon.

Vio acercarse una pick up gris y otro auto rojo con armas largas fuera de las ventanillas, por Yrigoyen y Aráoz, que le cortó el paso. Gimeno sacó su revólver y, mientras maniobraba en zigzag, disparó. A la altura del 6938, Gimeno cayó sobre el volante.

Los tiros alertaron a su hijo mayor, Guillermo, quien corrió a buscar su arma. Ya en el balcón, disparó. Sus impactos dejaron tendido a Saborido.

Desde el auto de apoyo, Arístides y Eduardo bajaron; corrieron por él y fueron tiroteados. Eduardo herido en la pierna, cayó, no muy grave. Como pudo, arrojó una granada que llegó sólo hasta la vereda.

Otros tres, en la camioneta, aceleraron por Aráoz rumbo a las vías. Cruzaron; chocaron un camión estacionado; subieron a la vereda y continuaron.

Los del patrullero que llegó, corroboraron: "El primero está muerto. Tenía cinta adhesiva sobre las huellas digitales. Los otros dos serán llevados al hospital Gandulfo, de Lomas".

Suárez murió en el camino. Ernihold fue desviado al puesto Caminero de Pasco y D. Alvarez. Ocho horas después, trasladado a la cárcel de Olmos, habrá de llegar muerto.

Referencias[editar]

  1. Francisco Eduardo Gassino (director): In memorian pág. 136, 1° edición Buenos Aires 1998 editorial del Círculo Militar, ISBN 950-9822-48-5
  2. Eduardo Anguita y Martín Caparrós: La Voluntad, tomo II.