Ivan Golunov

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ivan Golunov

Ivan Valentinovich Golunov (en ruso: Ива́н Валенти́нович Голуно́в; nacido el 19 de enero de 1983 en Moscú) es un periodista de investigación ruso especializado en casos de corrupción que trabaja actualmente para el digital Meduza, creado en 2014 y con sede en Riga (Letonia). Antes había trabajado en Novaya Gazeta, donde se formó, y en otras publicaciones liberales como Védomosti, Forbes en ruso y RBK, y para el canal independiente de televisión Dozhd (TVRain). Se hizo famoso en junio de 2019 cuando la policía de Moscú lo detuvo y lo acusó de delitos relacionados con las drogas y cinco días más tarde fue liberado cuando se produjo una protesta pública generalizada y sin precedentes.[1]

El «caso Golunov» (junio 2019)[editar]

Ivan Golunov después de su arresto, en el palacio de justicia Nikoulinski, en Moscú.

El 6 de junio de 2019 Golunov fue detenido por la policía cuando se dirigía a una cita en el centro de Moscú. Los agentes que lo arrestaron aseguraron que habían encontrado cocaína y una droga sintética en su mochila y en su piso, por lo que lo acusaron de "tráfico de drogas", delito penado en Rusia con 20 años de cárcel. Inmediatamente crecieron las sospechas de que era un montaje de la policía y se extendieron las protestas por su detención, a las que sumaron destacadas figuras públicas, como el actor Konstantin Jabenski o el humorista Alexander Nezlobin. El veterano periodista ruso Vladimir Pozner afirmó: «El arresto de Golunov es un escupitajo en la cara a todos los periodistas de Rusia». Finalmente el 11 de junio el ministro del Interior anunció que Golunov iba a ser puesto en libertad «por falta de pruebas». Tras su salida de prisión Golunov declaró: «La compensación moral para mí será que esto no le vuelva a pasar a nadie más». Al día siguiente, 12 de junio, se celebró en Moscú la manifestación que había sido convocada para pedir la libertad de Golunov y que se convirtió en una protesta por lo sucedido. Las autoridades la declararon ilegal y la policía cargó con contundencia. Fueron detenidas cerca de 550 personas.[1]

Cuando Golunov fue liberado Serguei Murashov escribió en la revista Snob: «No, querido ministro, esto así no funciona. Al periodista hay que liberarlo no por "falta de pruebas", sino porque hay pruebas de su inocencia. E inmediatamente encerrar, como mínimo bajo arresto domiciliario, a todos los que le detuvieron, dieron órdenes, le golpearon en la cabeza y violaron sus derechos».[1]

Referencias[editar]

  1. a b c «Iván Golunov, un símbolo de victoria contra la maldad». La Vanguardia. 15 de junio de 2019.