Invasión al Tahuantinsuyo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Fue el proceso de destrucción de la cultura andina y el inicio de la explotación de las riquezas y de la mano de obra indígena, en función de los intereses de la Corona española.

Antecedentes[editar]

Proceso[editar]

Representación del requerimiento según un dibujo del cronista indígena Guamán Poma de Ayala. El rechazo del requerimiento fue el pretexto para legitimar la invasión del Tahuantinsuyo.
Cuarto del rescate. En su cautiverio, Atahualpa se dio cuenta de la "sed" de los españoles por los metales preciosos. Por ello ofreció comprar su libertad a cambio de llenar una habitación de oro y dos de plata hasta la altura de su brazo extendido. Sin embargo después de cobrar el botín Pizarro no cumplió su palabra.
Esta imagen representa a Santiago Mataindios, una extensión en América de Santiago Matamoros (santo que ayudó a España contra los musulmanes). Para animar a sus tropas, los invasores decían que en los momentos más difíciles llegaba al apoyo divino. El grito de batalla era "Santiago, a ellos".

La Empresa del Levante[editar]

Pacto firmado en Panamá que reunió a los llamados socios de la conquista. Los integrantes fueron Francisco Pizarro (líder y capitán), Diego de Almagro (encargado de la logística alimenticia y pertrechos militares), Hernando de Luque (clérigo que gestionó el apoyo económico de Gaspar de Espinosa) y Pedrarias (quien brindó apoyo político).

Los viajes de Pizarro[editar]

Primer viaje: exploratorio (1524 - 1525)[editar]

Partieron de Panamá y llegaron a las islas Las Perlas, al puerto Piñas y puerto del Hambre. Fueron emboscados por el cacique del fortín de las Piedras. Ahí Almagro pierde un ojo a causa del atraque de los nativos, posteriormente regresan y destruyen el lugar (pueblo quemado). Este viaje fracasó.

Segundo viaje: descubridor (1526 - 1528)[editar]

Llegaron al río San Juan, pero, ante la falta de alimentos y lo hostil del lugar, Pizarro envió a Almagro por provisiones a Panamá. Secretamente, un soldado envió una copla acusatoria contra Pizarro y Almagro: "Señor gobernador, miradlo bien por entero allá va el recogedor (Almagro) y acá queda el carnicero (Pizarro)". El nuevo gobernador Pedro de los Ríos envió a Juan Tafur a recoger a los expedicionarios. Se produce el episodio de la isla del Gallo, donde Pizarro se quedó solo con trece hombres (Pizarro desafió a sus hombres, exhaustos y enfermos, a continuar con la expedición. Solo trece de ellos decidieron continuar, estos fueron conocidos como los trece de la isla del Gallo). Bartolomé Ruiz capturó una balsa con indios comercianntes tallanes (posteriores traductores de los españoles). Tras llegar a la altura del río Santa y comprobar la existencia del Tahuantinsuyo, regresaron a Panamá.

Nota: Luego del segundo viaje, Pizarro viajó a España con algunas muestras de oro y artesanías y en 1529 firmó la Capitulación de Toledo. Este documento significó el permiso y el apoyo de la Corona española para conquistar el Perú(Tahuantinsuyo). Pizarro fue nombrado gobernador general de los territorios que conquistaría. Los beneficios para Pizarro le generaron fuertes enfrentamientos con Almagro.

Tercer viaje: invasor (desde 1531)[editar]

Desembarcaron en la bahía de San Mateo y de ahí se trasladaron a Tumbes, donde pactaron con el cacique Chilimasa. Llegan a Piura y fundan San Miguel de Tangarará en 1532 (primera ciudad española en el Perú). Pizarro recibe la noticia de que el inca se encuentra en Cajamarca y fue a su encuentro.

Captura y ejecución del inca Atahualpa[editar]

Pizarro envió a sus representantes a pedir audiencia con Atahualpa. Se ideó un plan para capturar al inca, para lo cual Pizarro ocultó a sus soldados en los alrededores de la plaza de Cajamarca. El padre Vicente de Valverde realizó la ceremonia del requerimiento en la cual le pide al inca someterse a la religión cristiana y al rey de España. Atahualpa rechazó el pedido y Pizarro ordenó el sorpresivo ataque. Los caballos, las armaduras y el ruido de las armas de fuego facilitaron la captura del inca.
Atahualpa fue juzgado con las leyes españolas y se le halló culpable de idolatría, adulterio y asesinato de su hermano Huáscar. Fue condenado a morir en la hoguera, pero, a cambio de que se bautice como cristiano, se le cambió la pena y fue ejecutado mediante el garrote (ahorcamiento).

La marcha al Cusco[editar]

Pizarro necesitaba reemplazar a Atahualpa y realizó un pacto con los partidarios de Huáscar. Nombró a Túpac Huallpa (Toparpa) como nuevo monarca del Tahuantinsuyo. Sin embargo, este sería un inca títere que estaría al servicio de los invasores. Con él se inició la marcha al Cusco.

Causas de la caída del imperio de los incas[editar]

En el pasado se hicieron interpretaciones erróneas sobre la caída del Tahuantinsuyo. Analicemos las explicaciones sobre la derrota de los incas a manos de los españoles.

Causas reales[editar]

  • La debilidad del Tahuantinsuyo producto de las guerras civiles entre Huáscar y Atahualpa.
  • El apoyo inicial que los partidarios del derrotado Huáscar le dieron a los invasores.
  • El apoyo que recibieron los españoles por parte de los pueblos sometidos por los incas (huancas, chancas, chachapoyas, cañaris, etc.). Ellos creían que así se librarían del dominio de los incas.

Factor que influyó[editar]

La superioridad del armamento del invasor (armaduras, culebrinas, arcabuces, caballos, etc.) sirvió sobre todo como un factor psicológico inicial. Este armamento no hubiera bastado para que un puñado de hombres venza a un imperio de millones de individuos.

Argumentos tradicionales[editar]

  • Durante mucho tiempo, la historia tradicional creyó que la conquista de los incas fue fruto de la superioridad cultural de los invasores españoles.
  • Algunos cronistas planteaban que Dios ayudó a los cristianos por ser los defensores de la verdadera religión.

Referencias[editar]

  • Compendio académico de Historia, Editorial Lumbreras, Academia ADUNI.
  • Historia, editorial UNMSM.

Véase también[editar]