Intoxicación por metanol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La intoxicación por metanol es el envenenamiento por metanol.[1]​ Los síntomas pueden incluir una disminución del nivel de conciencia, falta de coordinación, vómitos, dolor abdominal y un olor específico en la respiración.[1][2]​ La disminución de la visión puede comenzar recién a las doce horas después de la exposición.[2]​ Los resultados a largo plazo pueden incluir ceguera e insuficiencia renal.[1]​ La intoxicación y la muerte pueden ocurrir incluso después de beber una pequeña cantidad.[1]

El envenenamiento por metanol ocurre con mayor frecuencia después de beber el líquido del limpiaparabrisas.[2]​ Esto puede ser accidental o hecho intencionalmente para intentar morir por suicidio.[1]​ La intoxicación también puede ocurrir raramente a través de la exposición de la piel o la inhalación de los humos.[1]​ Cuando el cuerpo descompone el metanol, se produce formaldehído, ácido fórmico y formiato, lo que causa gran parte de la toxicidad.[2]​ El diagnóstico se puede sospechar cuando hay acidosis o un aumento de la brecha osmólica y se confirma midiendo directamente los niveles en sangre.[1][2]​ Otras afecciones que pueden producir síntomas similares incluyen infecciones, exposición a otros alcoholes tóxicos, síndrome de serotonina y cetoacidosis diabética.[2]

El tratamiento temprano aumenta la posibilidad de un buen resultado.[2]​ El tratamiento consiste en estabilizar a la persona, seguido del uso de un antídoto.[2]​ El antídoto preferido es el fomepizol, siendo usado el etanol si no está disponible.[2]​ La hemodiálisis también se puede usar en aquellos en los que hay daño a los órganos o un alto grado de acidosis.[2]​ Otros tratamientos pueden incluir bicarbonato de sodio, ácido fólico y tiamina.[2]

Han ocurrido brotes debido a la contaminación de alcohol para consumo.[2]​ Esto es más común en el mundo en desarrollo.[2]​ En 2013 ocurrieron más de 1700 casos en los Estados Unidos.[3]​ Los afectados son a menudo adultos y hombres.[3]​ Los resultados pueden ser buenos con el tratamiento temprano.[1]​ La intoxicación por metanol se ha descrito desde 1856.[4]

Signos y síntomas[editar]

Los síntomas iniciales de intoxicación por metanol incluyen depresión del sistema nervioso central, dolor de cabeza, mareos, náuseas, falta de coordinación y confusión. Dosis lo suficientemente grandes causan inconsciencia y muerte. Los síntomas iniciales de la exposición al metanol suelen ser menos graves que los síntomas de la ingestión de una cantidad similar de etanol.[5]​ Una vez que los síntomas iniciales han pasado, surge una segunda serie de síntomas, desde 10 hasta 30 horas después de la exposición inicial, que pueden incluir visión borrosa o pérdida completa de la visión, acidosis y hemorragias putaminales, una complicación poco común pero grave.[6][7]​ Estos síntomas son el resultado de la acumulación de niveles tóxicos de formiato en la sangre y pueden progresar hasta la muerte por insuficiencia respiratoria. El examen físico puede mostrar taquipnea y el examen oftalmológico puede mostrar pupilas dilatadas con hiperemia del disco óptico y edema retiniano.

Causa[editar]

El metanol tiene una alta toxicidad en humanos. Tan poco como 10 mL de metanol puro, cuando se beben, se metabolizan en ácido fórmico, lo que puede causar ceguera permanente por destrucción del nervio óptico. 15 mL son potencialmente fatales.[1]​ Aunque la dosis letal media suele ser de 100 mL (3,4 fl oz) (es decir, 1–2 mL/kg de peso corporal de metanol puro[8]​). La dosis de referencia para el metanol es de 2 mg/kg/día.[9]

El etanol a veces se desnaturaliza (adultera) y se hace venenoso, mediante la adición de metanol. El resultado se conoce como espíritu metilado, "meths" (para los británicos) o "metho" (jerga australiana). Esto no debe confundirse con "meth", una abreviatura común para la metanfetamina y para la metadona en Gran Bretaña y los Estados Unidos.

Mecanismo[editar]

El metanol es tóxico por dos mecanismos. Primero, el metanol (ya sea que ingrese al cuerpo por ingestión, inhalación o absorción a través de la piel) puede ser fatal debido a sus propiedades depresoras del SNC de la misma manera que el envenenamiento por etanol. En segundo lugar, en un proceso de toxicidad, se metaboliza a ácido fórmico (que está presente como ión formiato) a través de formaldehído en un proceso iniciado por la enzima alcohol deshidrogenasa en el hígado.[6]​ El metanol se convierte en formaldehído a través de la alcohol deshidrogenasa (ADH) y el formaldehído se convierte en ácido fórmico (formiato) a través de la aldehído deshidrogenasa (ALDH). La conversión a formiato a través de ALDH procede completamente, sin que quede formaldehído detectable.[10]​ El formiato es tóxico porque inhibe la citocromo c oxidasa mitocondrial, causando hipoxia a nivel celular, y acidosis metabólica, entre una variedad de otras alteraciones metabólicas.[11]

Tratamiento[editar]

La intoxicación por metanol se puede tratar con fomepizol o, si no está disponible, etanol.[6][12][13]​ Ambos fármacos actúan reduciendo la acción de la alcohol deshidrogenasa sobre el metanol mediante una inhibición competitiva. El etanol, el ingrediente activo en las bebidas alcohólicas, actúa como un inhibidor competitivo al unirse y saturar más eficazmente la enzima alcohol deshidrogenasa en el hígado, bloqueando así la unión del metanol. El metanol se excreta por los riñones sin convertirse en los metabolitos muy tóxicos formaldehído y ácido fórmico. La alcohol deshidrogenasa, en su lugar convierte enzimáticamente el etanol en acetaldehído, una molécula orgánica mucho menos tóxica.[6][14]​ El tratamiento adicional puede incluir bicarbonato de sodio para la acidosis metabólica y hemodiálisis o hemodiafiltración para eliminar el metanol y el formiato de la sangre.[6]​ También se administra ácido folínico o ácido fólico para mejorar el metabolismo del formiato.[6]

Historia[editar]

Hay casos de resistencia al metanol, como el de Mike Malloy, a quien alguien intentó envenenar con metanol a principios de los años treinta.[15]

En diciembre de 2016, al menos 75 personas en Irkutsk, Rusia, murieron por envenenamiento con metanol después de ingerir una loción corporal falsificada que era principalmente metanol en lugar de etanol como se indicaba. La loción corporal, antes del evento, había sido utilizada como un sustituto barato del vodka por parte de las personas empobrecidas de la región a pesar de las advertencias en las botellas de que la loción no era segura para ser bebida y de los problemas de larga data de intoxicación por alcohol en todo el país.[16]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i Kruse, JA (October 2012). «Methanol and ethylene glycol intoxication.». Critical care clinics 28 (4): 661-711. PMID 22998995. doi:10.1016/j.ccc.2012.07.002. 
  2. a b c d e f g h i j k l m Beauchamp, GA; Valento, M (September 2016). «Toxic Alcohol Ingestion: Prompt Recognition And Management In The Emergency Department.». Emergency medicine practice 18 (9): 1-20. PMID 27538060. 
  3. a b Ferri, Fred F. (2016). Ferri's Clinical Advisor 2017: 5 Books in 1 (en inglés). Elsevier Health Sciences. p. 794. ISBN 9780323448383. 
  4. Clary, John J. (2013). The Toxicology of Methanol (en inglés). John Wiley & Sons. p. 3.4.1. ISBN 9781118353103. 
  5. National Institute for Occupational Safety and Health (22 de agosto de 2008). «The Emergency Response Safety and Health Database: Methanol». Archivado desde el original el 23 de abril de 2009. Consultado el 17 de marzo de 2009. 
  6. a b c d e f «A seaman with blindness and confusion». BMJ 339: b3929. 2009. PMID 19793790. doi:10.1136/bmj.b3929. Archivado desde el original el 8 de octubre de 2009. 
  7. «Bilateral putaminal hemorrhages: serious complication of methanol intoxication». N Am J Med Sci 5 (10): 623-4. Oct 2013. PMC 3842708. PMID 24350079. doi:10.4103/1947-2714.120804. 
  8. «Methanol Poisoning Overview». Antizol. Archivado desde el original el 5 de octubre de 2011. 
  9. «Methanol (CASRN 67-56-1)». Archivado desde el original el 5 de diciembre de 2012. Consultado el 21 de enero de 2019. 
  10. «Lack of a role for formaldehyde in methanol poisoning in the monkey». Biochem. Pharmacol. 28 (5): 645-9. 1979. PMID 109089. doi:10.1016/0006-2952(79)90149-7. 
  11. «Methanol and formic acid toxicity: biochemical mechanisms». Pharmacol. Toxicol. 69 (3): 157-63. September 1991. PMID 1665561. doi:10.1111/j.1600-0773.1991.tb01290.x. 
  12. Casavant MJ (Jan 2001). «Fomepizole in the treatment of poisoning». Pediatrics 107 (1): 170-171. PMID 11134450. doi:10.1542/peds.107.1.170. Archivado desde el original el 29 de junio de 2005. 
  13. Brent J (May 2009). «Fomepizole for ethylene glycol and methanol poisoning». N Engl J Med 360 (21): 2216-23. PMID 19458366. doi:10.1056/NEJMct0806112. 
  14. Voet, Donald, Judith G. Voet y Charlotte W. Pratt. Fundamentos de la bioquímica: la vida a nivel molecular . 5ª ed. Hoboken, NJ: Wiley, 2008. Imprimir
  15. Blum, Deborah (2011). The Poisoner's Handbook. Penguin Books. p. 231. ISBN 014311882X.
  16. Isachenkov, Vladimir (19 de diciembre de 2016). «Alcohol poisoning death toll in Russian city rises to 49». Consultado el 19 de diciembre de 2016.