Inmigración rusa en Estados Unidos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Iglesia rusa ortodoxa en Estados Unidos.

Los rusos han llegado en su gran mayoría a los Estados Unidos desde que este país inició su formación como estado independiente. Muchos de ellos se asentaron principalmente en las Dakotas y las costas, sus descendientes siguen poblando el estado de Alaska. Los residentes legales son principalmente estudiantes, deportistas, comerciantes y empresarios. Según el censo del año 2000, había 330.722 rusos residiendo en los Estados Unidos.

La población estadounidense de ascendencia rusa informó de alrededor de 3 millones de personas, pero menos de medio millón nacieron en Rusia. Muchos ruso-estadounidenses no hablan el ruso, habiendo nacido en los EE.UU. y al haber sido criados en hogares de habla inglesa. De acuerdo con el año del Censo de EE.UU. de 2000, sólo 706.242 estadounidenses utilizan el ruso como idioma principal que se habla en sus hogares, y de acuerdo con Davis Centro de Estudios de Rusia y Eurasia en Harvard, 750.000 ruso-estadounidenses de origen ruso en 1990.

La zona metropolitana de la ciudad de Nueva York sigue siendo de lejos el líder en entrada de inmigrantes rusos que hayan sido admitidos legalmente en los Estados Unidos.

A veces los rusinos y ucranianos que emigraron de Rutenia en el siglo XIX y principios del siglo XX se identificaron como rusos. Más recientemente los emigrados a menudo se refieren a este grupo como el "starozhili ', que se traduce en el como "antiguos pobladores". Este grupo se convirtió en el pilar de la Iglesia Ortodoxa Rusa en América. Hoy en día, la mayor parte de este grupo se ha convertido en asimilados en la sociedad local, con las tradiciones étnicas continuar sobreviviendo principalmente alrededor de la iglesia.

Historia[editar]

El territorio que hoy es el estado de Alaska fue colonizado por los rusos y controlados por el Imperio Ruso. El puesto más al sur de Rusia fue Fort Ross, establecida en 1812 por Ivan Kuskov, a unos 50 kilómetros al norte de San Francisco, como base para abastecer de forma continua a los asentamientos de la América rusa. Era parte de la Compañía Ruso-americana, y constaba de cuatro puestos de avanzada, incluyendo la bahía de Bodega, el río de Rusia, y las Islas Farallón. Nunca hubo un acuerdo establecido con el gobierno de la Nueva España lo que produjo una gran tensión entre los dos países. España reclamó la tierra pero aún no había establecido una colonia. Pero debido al bien armado Fort Ross, España no pudo quitar los rusos que vivían allí. Gracias a la hospitalidad de los rusos, la colonia española que había sido abandonada debido a los suministros que se perideron cuando los barcos españoles se hundierón en una gran tormenta en la costa de América del Sur sobrevivió. Después de la Independencia de México, las tensiones se redujeron y el comercio se reestableció con el nuevo gobierno de la Alta California mexicana.

Fort Ross no era una colonia rentable, debido a los altos costos y el descenso de la población animal. Después fue comprado por los Estados Unidos en 1867, la mayoría de los emisores de Rusia volvió a Rusia, pero algunos se reasentarón en el sur de Alaska y California. Entre estos destacaron los primeros mineros y comerciantes de la fiebre del oro de California. Los estadounidenses fueron se negarón al establecimiento de los rusos en esas tierras pero los rusos aprenierón a hablar y escribir el inglés para poder comerciar en Estados Unidos

Referencias[editar]