Inmigración en Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Países de origen de los inmigrantes en Venezuela en 2011.

La inmigración en Venezuela ha sido de suma importancia, desde la independencia del país en 1830. Los primeros inmigrantes, aunque escasos, fueron españoles que se asentaron en la costa de Venezuela a principios del siglo XVI. Venezuela ha sido, a lo largo de la historia, una de las naciones latinoamericanas que más inmigrantes ha albergado en su territorio, provenientes en su mayoría de Europa, el Medio oriente, y otros países latinoamericanos, influenciando así la cultura, el idioma, las tradiciones, y la gastronomía, entre otras cosas.[1]

Características[editar]

Al inicio de la época colonial la población predominante era de origen indígena, española y africana. Con el tiempo aumentaron los mestizos de las tres razas, los cuales se convirtieron en la población mayoritaria en el siglo XVIII. La población indígena disminuyó en el siglo XVI, el siglo de la conquista por parte de España, no solamente a consecuencia de la propia conquista sino por la introducción de enfermedades.

Durante la era colonial hubo una inmigración forzada de negros desde el continente africano, que creó una numerosa comunidad de mulatos y negros en los tiempos de las guerras de independencia: Jean Lavaysse afirmó que en 1807 había 976.000 habitantes en Venezuela, de los cuales unos 58.000 eran negros y mulatos esclavos y algunos miles eran "negros libres" (como el famoso Negro Primero).[2]

Venezuela recibió una gran cantidad de inmigrantes (principalmente de Europa occidental) entre 1948 y 1961 -cuando aún era un país de apenas 5 millones de habitantes en 1950- por lo tanto el proceso de mestizaje ha sido muy intenso. En efecto en el censo de 1961 había una población de 7 millones de habitantes, con casi un millón de inmigrantes europeos concentrados en la región central entre las áreas metropolitanas de Valencia y de Caracas.

Antecedentes[editar]

Migración africana[editar]

La introducción de esclavos africanos a Venezuela comienza aproximadamente a partir del año 1528. Los Welser, colones alemanes, levantan plantaciones en las costas de Falcón y reciben licencias para importar unos 4.000 esclavos como pago por las deudas que con ellos contrajo el Rey Carlos V. En 1536 Juan Despés recibe licencias para importar esclavos a la Mina de Buria en Yaracuy. Durante este siglo se incluyen otras importaciones de esclavos hacia Maracaibo, La Guaira y la Isla de Margarita. Las actividades económicas coloniales mayormente llegadas a la explotación esclavistas son las siembras de cacao, azúcar y café, la minería y la pesca de perlas. Dichas actividades aumentan en productividad aumentan durante el siglo XVII e incrementa la importancia de esclavos dentro del modo de producción y de la mano de obra.

Entre los siglos XVII y XVIII llegan cargamentos de esclavos a los puertos de La Guaira, Puerto Cabello, ya sea bajo licencias o asientos, y son distribuidos a los hacendados provenientes de diferentes regiones del territorio. Debido a la demanda de esclavos, los negros también son traídos por Falcón, Cumaná y la Isla de Margarita en contrabando de piratas ingleses y franceses. Según Brito Figueroa (1960) se importan a Venezuela 6.596 esclavos en el siglo XVI, 10.147 en el siglo XVII y 34.099 en el siglo XVIII, sin incluir a los negros que llegan por contrabando y como refugiados o cimarrones; en conjunto, se estima que más de 100.000 negros entran a Venezuela durante todo el período colonial. Desde que comenzaba la travesía en África y en cada puerto de distribución, iban entremezclándose individuos de diferentes etnias africanas, lo cual originaba un cierto tipo de sincretismo en sus descendientes.

La mayoría de los negros vienen, ya sea por importancia, contrabando o como refugiado, de las islas caribeñas y otras costas continentales americana, sin incluir algunos pocos cargamentos de esclavos procedentes de las costas de Baja Guinea y África Central. Los negros en Venezuela se distribuyen principalmente a lo largo de la costa. Esto se debe, más que todo, a las ubicaciones de plantaciones y haciendas. Entre los siglos XVI y XVII ya se consiguen, progresivamente, centros de poblaciones negras.

La inmigración europea[editar]

El general José Antonio Páez dispuso en 1829 la creación de la Sociedad Económica de Amigos del País, que determinó que la escasez de mano de obra era el principal problema del país. En 1831, el General Páez, Presidente de la República, emitió el primer decreto de estímulo a la inmigración canaria, que en época de la colonia ya era abundante. En 1837, fue promulgada por el Presidente Carlos Soublette una Ley General de Inmigración, reformada varias veces entre esta fecha y 1855, extendiendo a otras nacionalidades europeas el beneficio de la inmigración con determinadas facilidades, incluyendo a los nacionales de países asiáticos. Entre 1832 y 1857, ingresaron a Venezuela 12.610 inmigrantes.

A Agustín Codazzi, militar y geógrafo italiano, le fue encomendada por los gobiernos de la nueva República de Venezuela la misión de dinamizar la inmigración europea, en la que destaca la italiana y después la alemana asentada en la Colonia Tovar desde 1840.

Estas primeras inmigraciones europeas no tuvieron mucho éxito, principalmente porque los europeos preferían emigrar a los Estados Unidos y al sur del continente americano (Argentina, Chile , Brasil y Uruguay).

Alberto Adriani, en los años 20 del siglo pasado, abogó también por estimular la inmigración, principalmente la europea, inclusive para responder al reto que a nuestros productos de exportación agrícola planteaba el auge arrollador de la economía de los Estados Unidos de América.(7)

A diferencia de países del Cono Sur y Norteamérica, donde se buscaba "europeizar" esas naciones, el gobierno venezolano se encargo de "venezolanizar" al inmigrante estimulando las colonias mixtas, con el fin de que los inmigrados no permanecieran aislados, encerrados en sus propias costumbres, sino que, por el contrario se auspicia la integración cultural y étnica de que se mezclaran los inmigrantes europeos con los venezolanos.[3] [4]

Con el descubrimiento del petróleo en 1914, Venezuela se convirtió en un país con un gran potencial para atraer inmigrantes.En 1938 el presidente de la república, General Eleazar López Contreras, crea el Instituto Técnico de Inmigración y Colonización (ITIC) mediante el cual el gobierno planea regular la entrada de inmigrantes, distribuir latifundios a agricultores venezolanos y extranjeros, repoblar los campos, elevar la calidad de vida y mejorar en lo étnico a la población. En 1945 el presidente Rómulo Betancourt, nombró al Ministro de Agricultura y Cría Eduardo Mendoza Goiticoa al frente del Instituto Venezolano para la Inmigración (antes ITIC) y se apoyó en los estatutos de la Organización Internacional de Refugiados creada en 1946 (esta organización fue substituida por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados). A pesar de una fuerte oposición dentro del Gabinete, Mendoza logró que Venezuela ayudase a refugiados europeos y personas desplazadas, quienes no podían o no querían regresar a sus hogares y habían decidido emigrar a Venezuela después de la Segunda Guerra Mundial. Mendoza se hizo responsable por la protección legal y la reubicación de cientos de miles de refugiados quienes llegaban a Venezuela. El Comité Internacional de Refugiados ha considerado que Mendoza dirigió el mejor programa de refugiados del periodo de la Post Guerra. Se estima que la gran circulación de dinero producto de la exportación petrolera atrajo más de un millón de europeos[cita requerida] entre 1948 y 1958 y sucesivamente del resto de Latinoamérica.

{{Cita requerida|Entre 1948 y 1961, ingresaron a Venezuela 920.00 inmigrantes, principalmente italianos, cuando el país apenas contaba con entre 5 y 7 millones de habitantes. 350 mil españoles viven actualmente en Venezuela, la mitad de ellos canarios y gallegos. La comunidad lusitana asciende a 550 mil (hay 35 clubes portugueses en Venezuela), la musulmana a 500 mil (principalmente libanesa, siria y palestina), y la china a 500 mil. Se estima que 4 millones de venezolanos tienen un reciente antepasado italiano. Venezuela cuenta con la segunda comunidad española de América del Sur, por detrás de Argentina; la tercera comunidad italiana del subcontinente, solo superada por Brasil y Argentina; y la segunda comunidad portuguesa, superada solo por Brasil.

La comunidad luso-venezolana es muy importante en Venezuela, se estiman que entre 1.5 - 1.8 millones tienen un antepasado portugués, esto debido a la gran ola de emigrantes que llegaron a Venezuela durante el siglo XX. Se estima que sea la tercera comunidad europea más grande en Venezuela, solo superada por la italiana y española.

Entre los emigrantes recientes que llegaron a Venezuela en el siglo XX, la española ocupa el segundo lugar, en Venezuela se estima vivan entre 205.000 a 310.000 españoles, se estima que la población ascendiente reciente sea de unos 3 millones. Canarios, gallegos y vascos son las principales comunidades españolas en el país.

En los 60 y 70, hubo una importante inmigración latinoamericana, primero de Colombia, cuyos nacionales huían de la pobreza y del conflicto armado, y también Cuba, y más tarde del Cono Sur (peruanos, chilenos, ecuatorianos principalmente), aventados por la férreas dictaduras existentes en aquellas décadas de terror.

Holandeses y Alemanes[editar]

Territorio concedido a la familia alemana Welser entre 1528 y 1545, que corresponde a parte de la actual Venezuela.

La llegada de los holandeses alemanes a territorio venezolano se remonta al siglo XVI con los primeros intentos de colonización por parte de familias alemanas. El rey español Carlos I, le concedió derechos a las familias de banqueros de Antón y Bartholomeus Welser, oriundos de Augsburgo en 1528 para colonizar Venezuela. Así que, por 1531, los Welser controlaban dicho privilegio. Establecieron un plan de colonización y enviaron a Ambrosius Ehinger como gobernador de Santa Ana de Coro (en alemán: Neu-Augsburg[5] ) la capital de Klein-Venedig en 1529. El 7 de octubre de 1528, Ehinger dejó Sevilla con el español García de Lerma y 281 colonos dirigiéndose hacia la costa venezolana, donde llegaron el 24 de febrero de 1529, en la región de Santa Ana de Coro. A partir de ahí, Ehinger exploró el interior de Venezuela en busca de El Dorado, una legendaria ciudad de oro, cuyo mito ha sido desarrollado por los españoles. El 8 de septiembre de 1529 Ehinger fundó la colonia de Nueva Núremberg (en alemán: Neu-Nürnberg), hoy conocida como Maracaibo.[6]

Ya en años más recientes, más holandeses y alemanes llegaron a Venezuela para echar raíces escapando por diversos motivos de la natal Europa, entre ellas, pobreza, guerras y hambrunas.[7] Agustin Codazzi hizo exploraciones en diversos campos ubicados en el Estado Aragua, propiedad de la familia Tovar, quienes se habían ofrecido a donarlos para establecer una asentamiento de inmigrantes alemanes dedicados a la agricultura y el pastoreo. Esto daría paso a la creación de la actual Colonia Tovar en 1843.

Italianos[editar]

Estados donde está concentrada la comunidad italiana en Venezuela.[cita requerida] [leyenda requerida]

La mayoría de los italianos emigró a Venezuela luego de la Segunda Guerra Mundial. En los años cuarenta y cincuenta más de 330.000 Italianos entraron por el puerto de La Guaira, creando la mayor "colonia" europea en Venezuela. Inicialmente muchos fueron enviados a las comunidades agrícolas (como la "Colonia Turén" en el estado Portuguesa), pero la mayoría terminó trabajando en el comercio, industrias y servicios de las principales ciudades venezolanas.

Los italianos llegaron a Venezuela principalmente desde las regiones pobres del sur de Italia (como Sicilia), pero también desde el industrializado norte (como Emilia-Romaña y Véneto).

El Consulado italiano en Caracas indicó en una publicación oficial que en 1977 - de los 210,350 Italianos que llegaron a Venezuela; 39,855 eran de Sicilia, 35,802 de Campania, 20,808 de Abruzos, 18,520 de Apulia, y que también (del norte industrializado) venían 8,953 del Véneto, 7,650 de Emilia-Romaña y 6,184 de Friuli-Venecia Julia[8]

Los italianos - según la misma fuente - estaban concentrados principalmente en la región centro-norte costera de Venezuela, alrededor de Caracas y Valencia. Durante el mismo año, 98.106 italianos vivían en el Distrito Federal de Caracas, 39,508 en el estado Miranda, 14,203 en Maracaibo estado Zulia, 12.801 en Aragua y 8,104 en el estado Carabobo, e incluso había unos 66 Italianos en el Territorio Federal Amazonas.

Actualmente, en los años 2000, casi el 90% de los Italo-venezolanos están concentrados en la región costera venezolana y en la Cordillera de la Costa. Aproximadamente 2/3 de ellos son residentes de las áreas metropolitanas en cinco de las principales ciudades venezolanas:Caracas, Maracaibo, Valencia, y Maracay.

Santander Laya-Garrido (en su libro Los Italianos forjadores de la nacionalidad y del desarrollo económico en Venezuela) estimaba que los venezolanos con por lo menos un abuelo de Italia pueden ser casi cuatro millones al principio del siglo XXI (como el presidente de Venezuela Raúl Leoni, cuyo abuelo era un refugiado italiano masón del siglo XIX). Afirmó también que la comunidad italiana ocupaba un lugar predominante en la sociedad venezolana de la segunda mitad del siglo XX.

Según los datos oficiales de Ministero degli Affari Esteri en Venezuela residen 184.133 italianos nacidos en Italia.[9] Con esta cifra, Venezuela posee la tercera comunidad italiana más grande de América Latina; sin embargo, los descendientes directos de italianos nacidos en Venezuela, superarían los 4.000.000 de habitantes.

Judíos[editar]

Venezuela ha sido el hogar de judíos desde la presencia española en el continente americano con la llegada de judíos sefardíes. Durante el siglo XX, Venezuela recibió grandes olas de inmigrantes procedentes de Europa en las cuales se incluían a muchos judíos, principalmente de origen asquenazí.

Actualmente, la población judía en Venezuela se estima en unas aproximadamente 15.000 personas.[10]

Portugueses[editar]

Los portugueses emigraron a Venezuela desde la década de los 50´s y dicho flujo migratorio se prolongó incluso hasta los años 80´s. Representan una de las colonias europeas más numerosas en Venezuela. Provinieron mayoritariamente de Madeira, Aveiro, Oporto y otras zonas del país producto de la crisis institucional acaecida así como de las ex colonias africanas especialmente de Angola.

Actualmente residen en Venezuela 163.478 personas nacidas en Portugal[11] En América Latina, Venezuela concentra la mayor comunidad portuguesa luego de Brasil. A los descendientes de los portugueses en Venezuela se les conoce como "luso-venezolanos" y suman dos millones de personas en todo el territorio venezolano.

Españoles peninsulares y canarios[editar]

Durante la colonia y hasta las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, la gran parte de los inmigrantes europeos que llegaron a Venezuela fueron canarios y su impacto cultural fue significativo, influyendo tanto el desarrollo del castellano en el país así como la comida y las costumbres. De hecho es común decir que "Venezuela es la octava isla del archipiélago canario". Varios líderes y notables venezolanos cuentan con ascendencia canaria, tales como el precursor de la independencia el Generalísimo Francisco de Miranda, Andrés Bello, José Gregorio Hernández y los presidentes José Antonio Páez, José María Vargas, Carlos Soublette, los Monagas, Antonio Guzmán Blanco, Rómulo Betancourt y Rafael Caldera. Cabe destacar que el mismísimo Libertador Simón Bolívar tenía antepasados canarios por vía materna, al igual que Antonio José de Sucre.

La comunidad aragonesa también tiene un contingente significativo. En cuanto a la comunidad gallega contemporánea que en la actualidad es el segundo grueso de inmigrantes españoles sobreviviente, precedido solo por los canarios (según los datos actuales de pensionados del Ministerio del Trabajo e Inmigración de España), se encuentran sus padres y evidentemente sus hijos de los que no se tiene con claridad registro en el censo; se piensa que emigraron al país en la segunda mitad del siglo XIX y la primera mitad XX, como consecuencia de distintos factores en los que se encuentran razones políticas de la Guerra Civil Española y del régimen franquista. Este último dato no excluye a los españoles de otras regiones que también habitan en el país en la actualidad.

Según fuentes oficiales de España, al año 2010, residía en Venezuela un total de 207.311 ciudadanos españoles.[12] En el mundo solo Argentina y Francia poseen comunidades españolas más numerosas lo que convierte a Venezuela en el tercer país con mayor cantidad de inmigrantes provenientes de España, sin embargo, las cifras de personas con ascendencia directa española, superan los 3 millones de habitantes.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [1]
  2. Jean D. Lavaysse sobre Venezuela en 1807 (en ingles) pags. 140-141
  3. De Veracoechea, Ermila (1983). Colonias Agrícolas en el siglo XIX. Caracas: Universidad Central de Venezuela. pp. 317–318. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  4. Betancourt, Romulo (2007). Venezuela, política y petroleo (6º edición). Caracas: Universidad Católica Andrés Vello. pp. 496–497. ISBN 9800111484. Consultado el 6 de septiembre de 2015. 
  5. [2]
  6. Das Imperium der Welser
  7. Migración alemana a Venezuela, publicado por Historia. Consultado el 7 de enero de 2012, 0:25.
  8. Emigrazione dal Friuli-Venezia Giulia nel Venezuela (en italiano)
  9. Departamento del Interior y Ordenación del Territorio de Italia. «Annuario Statistico 2009» (PDF) (en italiano). pp. 121–129. Consultado el 24 de noviembre de 2009. 
  10. Candia, Carla. «Venezuela: Another Jewish Exodus». World Policy Journal (Winter 2011/2012). Consultado el 31 de mayo de 2012. 
  11. Población nacida en el exterior por año de llegada al país Instituto Nacional de Estadística.
  12. Censo Electoral 2009. Oficina del Censo Electoral / Cifras de electores Instituto Nacional de Estadística

Bibliografía[editar]

  • Jean-J. Dauxion Lavaysse. A statistical, commercial, and political description of Venezuela, Trinidad, Margarita, and Tobago: containing various anecdotes and observations, illustrative of the past and present state of these interesting countries. Publisher G. and W.B. Whittaker, 1820 (Original from Harvard University: Texto entero en inglés)
  • Mille, Nicola. Veinte Años de "MUSIUES". Editorial Sucre. Caracas, 1965
  • Santander Laya-Garrido, Alfonso. Los Italianos forjadores de la nacionalidad y del desarrollo económico en Venezuela. Editorial Vadell. Valencia, 1978.
  • Vannini, Marisa. Italia y los Italianos en la Historia y en la Cultura de Venezuela. Oficina Central de Información. Caracas, 1966