Inmigración alemana en Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Bandera de Alemania Alemanes en Argentina Bandera de Argentina
Deutschargentinier (en alemán)
Multitud Crespo.jpg
Jóvenes de Crespo, Entre Ríos. En esta ciudad, la mayoría de los argentinos son descendientes de alemanes del Volga.[1] [2] [3] [4] El eslógan de la ciudad es «Crespo: crisol de razas, cultura de la fe y el trabajo», en referencia a los alemanes del Volga, italianos, españoles, judíos y otras comunidades que integran su población.[5]
Regiones de origen Bandera de Alemania Alemania
Bandera de Rusia Rusia (alemanes del Volga, alemanes de Rusia)
Población censal 691.481
Descendencia estimada

Más de 3 millones
(Descendientes de ciudadanos alemanes: 1 millón)
(Descendientes de alemanes del Volga: más de 2 millones)

8% de la población argentina (sólo contando a descendientes de ciudadanos alemanes y descendientes de alemanes del Volga, sin incluir los descendientes del resto de las comunidades germanas del país)
Idiomas Español rioplatense, alemán, plautdietsch, yidis
Religiones P christianity.svgCristianismo (mayormente protestante y católico, destacándose el luteranismo), Star of David.svgJudaísmo (Minorías)
Migraciones relacionadas Alemanes, Germano estadounidenses, Germano venezolanos, Germano chileno, Germano brasileño, Germano peruano, Germano mexicano, Germano canadiense, Germano guatemalteco
Asentamientos y comunidades activas
1.º Córdoba, Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Provincia de La Pampa, Provincia de Río Negro, Misiones, Chaco, Santa Fe, Neuquén.
Asociaciones civiles destacadas
1.º Argentinisches Tageblatt

La inmigración alemana en Argentina está integrada por los germano argentinos (en alemán: Deutschargentinier) quienes son los alemanes emigrados a la Argentina y los argentinos de ascendencia alemana. El término "alemán" por lo general se refiere a los alemanes étnicos que emigraron a la Argentina desde Alemania, pero también se consideraban en el mismo grupo de emigrantes desde Austria, Francia, Hungría, Polonia, Rumania, Rusia, Suiza, Luxemburgo, la ex Yugoslavia y otros lugares de Europa. Algunos germano argentinos, o sus antepasados, se asentaron previamente en Brasil, y más tarde emigraron a la Argentina. Si bien Alemania como entidad política fue fundada en 1871, el idioma alemán y la cultura han sido tradicionalmente más importantes que el país de origen, como base de la conciencia étnica y nacional de los alemanes. A pesar de eso, los alemanes hablan diferentes dialectos en diferentes regiones específicas como el frisón, pomeranio, prusiano, suabo, plautdietsch, hunsrückisch, alemán del Volga y otros. Actualmente, los descendientes de alemanes constituyen el tercer grupo étnico más grande de la Argentina con más de 2 millones de descendientes de alemanes del Volga solamente.[6] Miles de germanos argentinos se han convertido en profesionales y técnicos como médicos, burócratas, profesores y soldados. Tuvieron gran influencia en el sistema educativo argentino y muchas escuelas alemanas se hicieron un lugar en el país. De hecho, el ejército argentino planeaba el reclutamiento de un gran número de científicos y técnicos alemanes para las industrias. Muchos empresarios y profesionales alemanes creen que la Argentina fue industrializada y que podrían estrecharse mayores lazos a través de la tecnología avanzada alemana. También tuvo lugar la creación de periódicos en idioma alemán como el Argentinisches Tageblatt, que significa el "diario argentino", y continúa en circulación hasta nuestros días.[7]

Historia[editar]

Reina de la colectividad alemana electa en la Fiesta Nacional del Inmigrante de 2005 en Oberá, Provincia de Misiones
Colectividad alemana durante el desfile de inauguración de la XXXIV Fiesta Nacional del Inmigrante en Oberá

Cuando llegó la primera ola de científicos alemanes a la Argentina durante la década, antes de 1914, ya se había encontrado con una gran comunidad alemana establecida en el país. Entre 1885 y la Primera Guerra Mundial la población de la Argentina se duplicó con la llegada de más de 3 millones de inmigrantes europeos, 100.000 de los cuales hablaban alemán. Muchos apellidos de inmigrantes germánicos del siglo XX siguen resonando hasta la fecha como Altgelt, Born, Braun, Bracht, Bunge, Bullrich, Frers, Holmberg, Klappenbach, Mallmann, Meyer, Seeber, Stegmann, Tornquist, Zimmermann, Zuberbuhler y otros que componen nada menos que las familias tradicionales del país. Comenzaron a formarse fuertes comunidades alemanas en la Argentina, y especialmente en Buenos Aires lo hicieron con sus propias escuelas, hospitales, tiendas, teatros, clubes deportivos y bancos. Muchos de estos alemanes, que llegaron directamente desde Alemania y se asentaron en la capital se asimilaron en la clase media-alta argentina, y mantuvieron fuertes vínculos con la cultura alemana, ofreciendo instrucción alemana de alta calidad para que sus hijos no estuvieran en una situación de desventaja en caso de regresar a Alemania.

La inmigración alemana a la Argentina tuvo lugar durante 5 períodos principales: antes de 1870, de 1870 a 1914, de 1918 a 1933, de 1933 a 1940 y posteriormente a 1945. Durante el primer período, hasta 1870, la inmigración a la Argentina fue en general baja, y fue creciendo con el tiempo. De allí parte la existencia de las "colonias alemanas" del interior del país, un fenómeno notable en la historia de la inmigración del país a pesar de ser una práctica común entre los inmigrantes de origen alemán.

Durante el segundo período, desde 1870 hasta 1914, la Argentina experimentó un gran auge de la inmigración debido a la expansión económica y a la producción de trigo y carne vacuna de las pampas. En este marco de tiempo, se desarrollaron varias instituciones, que a menudo son examinadas en los estudios académicos, como los periódicos, las escuelas y clubes sociales. A pesar de todo, una vez en la Argentina, los inmigrantes alemanes desarrollaron una nueva identidad germánica argentina. Un ejemplo de ello puede encontrarse en los estudios del Argentinisches Tageblatt, que fue fundado por un inmigrante suizo, pero en la década de 1930, se convirtió en el principal foro de los alemanes contrarios a la Alemania nazi de la Argentina, y de los exiliados del Reich. En este período se dio también la llegada de los alemanes del Volga al país, un pueblo de agricultores que emigró en masa para establecerse en el interior de las provincias.

Durante el tercer período, después de una pausa durante la Primera Guerra Mundial, la inmigración a Argentina otra vez continuó y los voceros alemanes vinieron en sus números más grandes. Esto puede ser atribuido a un aumento de las restricciones de inmigración en los Estados Unidos y Brasil, así como a las condiciones declinantes en la post Primera Guerra Mundial en Europa. Este período es de interés particular porque mientras los grupos más viejos de germanoparlantes comenzaban a sentir la crisis cultural debido a las políticas de asimilación del estado argentino, las nuevas llegadas dieron una nueva vida a instituciones culturales alemanas, como el periódico ya mencionado, y crearon nuevos. Entre 1905 y 1933, el número de escuelas alemanas se elevó de 59 a 176.

Fuente Riqueza Agropecuaria Argentina en Plaza Alemania de Buenos Aires, obsequiada por la comunidad alemana al pueblo argentino con motivo de los festejos del primer centenario de la Revolución de Mayo

Durante el cuarto período, desde 1933 a 1940, la Argentina experimentó otro aumento de la inmigración germanoparlante, la mayoría de los cuales fueron exiliados del régimen alemán. En total unos 45.000 alemanes llegaron en este momento, eran mano de obra calificada, y a diferencia de los alemanes del Volga, se establecieron en Buenos Aires. De 1933 a 1945, los alemanes componen el 28% del total de la inmigración a la Argentina (contando sólo a ciudadanos alemanes, sin incluir a los alemanes étnicos ya que fueron registrados bajo otras nacionalidades).

La quinta y última categoría de la inmigración alemana a la Argentina implica el período siguiente a la Segunda Guerra Mundial. Los números no son tan grandes como en el pasado y los conceptos de aculturación lingüística y cultural y la persistencia no se abordan de la misma manera. Estos grupos ya no se congregaron al llegar y participaron más abiertamente de la cultura de masas. Además, a causa de la etapa posterior a la Segunda Guerra Mundial, y las consecuencias de germanofobia que ella implicó en muchos casos, el proceso de asimilación se llevó a cabo mucho más rápidamente.

La primera imprenta en territorio argentino fue obra de los jesuítas alemanes P. Segismundo Aperger y Juan Bautista Neumann.[8]

Inmigración alemana del Volga en la Argentina[editar]

San Jose1.JPG
San José (arriba) y San Miguel Arcángel (abajo) son dos ejemplos de la inmigración alemana en el interior de la provincia de Buenos Aires, ambas pobladas prácticamente en su totalidad por alemanes del Volga.
San José (arriba) y San Miguel Arcángel (abajo) son dos ejemplos de la inmigración alemana en el interior de la provincia de Buenos Aires, ambas pobladas prácticamente en su totalidad por alemanes del Volga.

Catalina II de Rusia (ella misma una alemana de Rusia, nacida en Stettin, ahora Szczecin en Polonia) hizo una proclamación abierta de inmigración para alemanes cristianos que desearan vivir en el Imperio ruso, con fecha de 22 de julio de 1763. Esto marcó el comienzo de una mayor presencia de alemanes en el Imperio. Casi inmediatamente después se fundaron varias colonias en la parte baja del río.

Entrada a Colonia Hinojo
Colegio primario y secundario Santa Teresa

La inmigración alemana fue motivada en parte por la intolerancia religiosa y la guerra en Europa Central, así como por difíciles condiciones económicas. La declaración de Catalina II liberaba a los inmigrantes alemanes de prestar el servicio militar en Rusia (impuesto por nativos rusos) y de la mayoría de los impuestos. Se colocaba a los recién llegados fuera de la jerarquía feudal de Rusia y se les concedía una considerable autonomía interna. Por aquel entonces, emigrar a Rusia daba a la mayoría de ellos los derechos políticos que no podían ejercer en su propia tierra debido al despotismo del resto de Europa.

Sin embargo, con el tiempo los privilegios prometidos por Catalina II caducaron y eso provocó que fuertes contingentes de alemanes del Volga decidieran emigrar hacia América. Lo hicieron hacia Canadá, Estados Unidos, Brasil y Argentina y, en el caso de este último, fundando colonias agrícolas en el interior de las provincias, muchas de las cuales subsisten en la actualidad.[9]

La mayor parte de la población de la ciudad de Crespo en el Provincia de Entre Ríos, de Coronel Suárez en la Provincia de Buenos Aires, y de Juan José Castelli en la Provincia del Chaco está compuesta por descendientes de alemanes del Volga.

Al día de hoy, dentro del gran grupo de germano argentinos, los descendientes de alemanes del Volga componen la mayor parte,[6] y contrario a lo que ocurrió en los comienzos de la inmigración alemana, no residen en Buenos Aires sino en el interior de la Argentina, cerca de los centros de colonización.[10]

Vínculos históricos entre Argentina y Alemania[editar]

Argentina y Alemania tenían estrechos vínculos desde la inmigración de alemanes a la Argentina. Con un floreciente comercio desarrollado entre Alemania y Argentina ya en el Unificación alemana, Alemania tenía una posición privilegiada en la economía argentina. Más tarde, la Argentina mantuvo una fuerte relación económica con Alemania y Gran Bretaña y con el apoyo de los suministros durante la Primera Guerra Mundial.

La relación militar entre Argentina y Prusia a menudo se ha subrayado, y no cabe duda de que la simpatía por Alemania desde el Estado Mayor en Buenos Aires contribuyó a establecer la política de neutralidad durante las dos guerras mundiales.

Después de la Segunda Guerra Mundial, durante el gobierno de Juan Perón, la Argentina participó en la creación y facilitación de las vías de evacuación secreta de criminales de guerra hacia América del Sur (denominado ODESSA). Ex oficiales nazis emigraron a la Argentina, a fin de evitar su enjuiciamiento. Algunos de ellos vivían en la Argentina con sus nombres reales, mientras que otros se dieron identidades falsas. Algunos de los criminales más conocidos descubiertos en el país son: Adolf Eichmann, Josef Mengele, Aribert Heim y Edward Roschmann, entre otros.

Realeza Alemana en Argentina[editar]

Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Príncipe de Schoenaich-Carolath, realeza germano-suiza originalmente provenía del cantón St. Gallen de Suiza, descendiente de Johann Friedrich Conde de Luxburg hasta el siglo XVIII vivieron en Suiza luego se trasladó a vivir a Baviera en el Imperio Alemán. Sus padres eran la Princesa Luisa de Schoenaich-Carolath-Beuthen y Friedrich Conde de Luxburg del pueblo de Zweibrücken, en el lago Constance, Suiza. Originalmente su nombre completo con todos los títulos reales Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath; Karl Ludwig Graf von Luxburg estudió derecho y era prominente abogado en el Imperio Alemán. El era el Ministro Embajador (embajador Especial) del Imperador Alemán Guillermo II - en China, a partir de 1913 en la India y en la Argentina y en otros países de América del sur durante la Primera Guerra Mundial; su posición tan alta en el gabinete del Imperador Guillermo II se debía a sus lazos familiares con la familia Real del Kaizer por medio de su mama Princesa Luisa de Schoenaich-Carolath Beuthen[1]. Karl era miembro activo de la familia real Alemana I forjaba casi todas las decisiones de la política extranjera del Imperio Alemán Karl graf von Luxburg estudió derecho y era prominente abogado en el Imperio Alemán. Karl era el Ministro embajador del Imperador Alemán Guillermo II - en China, a partir de 1913 en la India y en la Argentina y en otros países en América del sur durante la Primera Guerra Mundial.

Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Principe de Schoenaich-Carolath Se casó en matrimonio civil no canonisado por iglesia – debido a que su esposa no era de sangre real con Carol Martínez de Hoz natural de Argentina. De este matrimonio no hubo ni hijos ni hijas oficiales. Karl tuvo familia extraoficial en América Latina. El 9 de mayo 1918 Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Principe de Schoenaich-Carolath podía apartarse de los asuntos políticos de Argentina y América Latina. En Alemania, fue después de la caída del imperio Alemán se establecido en diciembre de 1918. Se dedicó totalmente a la gestión de sus extensas fincas, propiedades y colecciones de pinturas y bienes de las familias reales relacionadas a él en Europa. Se sabe que tenía una relaciones muy fuertes con la casa Reales de Suiza Italia del Sur y la realeza Española (casa real Española Silva de Cifuentes) y su familia por medio de su mama La Princessa Schoenaich-Carolath Beuthen una de las familias reales más ricas, poderosas y influyentes en Alemania y Europa. En los años 1930 Conde de Luxburg Principe Schoenaich-Carolat lleva amistades con todos los más prominentes líderes del partido nazi a quienes conocía desde su vida entre ellos en la ciudad de Múnich en Baviera. Él se posiciona como un portavoz entre las familias reales alemanas y los Nazis. Todos ellos de alguna forma fueron huéspedes en su castillo. Nunca se supo si él fue o no de alguna manera relacionado al partido nazi, generalmente los nazis nunca incluían a la nobleza Alemana, masones en sus filas, pero sus vastos conocimientos de países lejanos especialmente del medio oriente , de idiomas, y de la diplomacia mundial al igual que sus títulos Reales de Conde I Príncipe le sirvieron mucho, era muy común que la realeza Alemana tuviera contactos muy cercanos a los nazis, especialmente al principio de la historia del partido nazi, para entrar en el circulo de la bogema nazi. Este periodo de la vida de Conde de Luxburg Principe Schoenaich-Carolath es poco conocido, se sabe que vivía viajando entre Suiza, Alemania, Italia y España, contactaba con Borman, Gering, Gimler, era muy amigo y consejero íntimo de Ribentrop el ministro de relaciones exteriores de Alemania nazi en ese tiempo. Tenía muy cercana relación con la sociedad Vrill de la Alemania Nazi una organisacion secreta que se dedicaba al estudio del ocultismo, su líder femenino Maria Ozich era amiga íntima de la esposa argentina de Karl - Carola Martínez de Hoz – Borman Gimler los miembros más prominentes de esa organisacion.(A fines de la segunda guerra mundial todos los miembros de la sociedad Vrill desaparecieron misteriosamente sin ningún rastro Es conocido amplia mente que en el año 1937 el partido Nazi estaba en guerra abierta con casi toda la realeza de Alemania, los masones y Judíos de los cuales se querían deshacer lo más rápido posible, lógicamente confiscando todas sus amplias propiedades, riquezas y bienes.

Karl empezó a viajar a América latina desde 1933 pasaba casi medio año en américa latina y medio año en Europa. En septiembre de 1939 sin ningún tipo de explicaciones, después de desaparecer su vasta fortuna por medio de Suiza, las pinturas y colecciones de arte completas de su familia y familias más cercanas Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Principe de Schoenaich-Carolath se traslada su residencia a la Argentina. Invitado por el presidente de Argentina Roberto Marcelino Ortiz y fija su residencia en Ramos Mejia. Donde es recibido con honores de ministro por el gobierno Argentino el cual eran todos sus amigos desde el tiempo de su trabajo allá ; Conde de Luxburg Principe Schoenaich-Carolath tenía mas contactos en los gobiernos Latino Americanos entre ellos Argentinos Paraguay, Uruguay, Ecuador , Colombia y Venezuela que los mismos embajadores y oficiales Alemanes Nazis en esos países. Conde de Luxburg Príncipe Schoenaich-Carolath financiaba casi todos los clubes Alemanes y suizos más prominentes en los países de América del Sur Centro América y México y era sin duda el alemán más prominente y visto de ese tiempo. Como siempre andando en su Mercedes Benz impecable play boy Alemán. Que nunca contaba el dinero. Se destacaron muchos romances con mujeres prominentes. No se sabe exactamente que hacia Conde de Luxburg Príncipe Schoenaich-Carolath para el gobierno nazi de Adolf Hitler o contra el gobierno Nazi, para las sociedades reales de Europa y organizaciones secretas místicas y ocultistas como Vrill - pero se sabe que viajo muy extensamente por américa latina haciendo contactos en todos los niveles más altos políticos y culturales, romances y inclusive participando en varios golpes de estado. Participando no solo pasivamente pero con sumas de dinero muy grandes y teniendo como meta principal la construcción de su propio país en américa latina, un país en donde tendría el control total del gobierno y la política. Para el golpe de Estado de Mayor Gualberto Villarroel López contra el general Enrique Peñaranda del Castillo el 20 de diciembre de 1943, hace unas semanas tuvo Víctor Paz Estenssoro en la casa de Conde de Luxburg Schoenaich-Carolath en Ramos Mejía a Edelmiro Julián Farrell y Manuel A. Fresco de cinco millones de dólares usa al principio de los años 1940s Conde de Luxburg Príncipe Schoenaich-Carolath tenía relaciones muy cercanas con casi todas las colonias Españolas, Suizas, Italianas de américa del Sur Especialmente en Ecuador Colombia y Venezuela. En estas colonias se destacaron muchas relaciones cercanas con la Realeza Europea que emigro a Latino América. Desde medianos del año 1943 cuando se sabía que Alemania nazi iba a perder la segunda guerra mundial y Después de que la Alemania nazi perdió en la segunda guerra mundial a principios del año 1945. El Conde de Luxburg Príncipe Schoenaich-Carolath era el Alemán más prominente que ayudaba a todos los Alemanes Españoles y Italianos que llegaban a América del Sur, especialmente por los puertos de Maracaibo Venezuela, Argentina, Uruguay. Inclusive recibieron barcos de guerra de Asia con ciudadanos Alemanes en Ecuador. Todos estos Alemanes Italianos Españoles fueron ayudados de una o otra manera por los Clubes Alemanes que el dotaba con su dinero casi en toda américa del sur. Desde fines de la Segunda Guerra mundial, Karl Ludwig Graf von Luxburg empezó a forjar relaciones con sus familiares sobrevivientes en Europa, Alemania, Suiza y las demás familias nobles europeas. Por las casas Reales no solo de descendencia directa de la casa Real Suizo Alemana von Luxburg, Carolath-Beuthen y Schoenaich-Carolath. Fomento y financio Extensos viajes, lazos, relaciones familiares entre los restantes de la familia en Europa y América Latina. Sus colaboradores familiares más cercanos y consejeros principales fueron hasta su muerte y después los colaboradores de su causa Sieghard Prinz von Schoenaich- Carolath y Eberhard Horst Graf von Luxburg, Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath original de Zurich Suiza . En los años 1945-1950 entro en negociaciones directas con los soviéticos que ocupaban parte de Alemania salvo del campo de concentración soviético a la Princesa Hermine Reuss of Greiz Emperatriz de Prusia y esposa del Káiser de Alemania. En 1950 trato de entrar en relaciones con el gobierno comunista de Polonia para restaurar y convertir en museo el castillo de Bytom Odrzański . La principal residencia de su familia por parte de los Príncipes de Carolath-Beuthen y Príncipe de Schoenaich-Carolath. (La Casa Real Schoenaich-Carolath).

El Gobierno Polaco stalinista , que tenía el castillo en su territorio, rechazo la oferta de Karl por principios no solo ideológicos, ellos exigían que Karl regresara toda la fortuna de la casa real Schoenach Carolath a Polonia Comunista y ayudara a entregarles a los judíos y anticomunistas refugiados Polacos en América Latina. El gobierno Soviético yComunista Polaco en ese tiempo consideraban que Karl siendo el Alemán Suizo más influyente y rico de América Latina, disidente directo de la familia real del Imperio de Prusia Schonaich - Carolath - Beuthen que él estaba involucrado en esconder i trasladar a América Latina los tesoros históricos de su familia y nobleza de Prusia. Al igual que esconder a muchos Polacos judíos emigrantes que la gran mayoría reconocían los títulos Reales de Prusia de cuales él era el directo más alto portador sobreviviente. En 1955 el ahora de 84 años de edad, Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Príncipe de Schoenaich-Carolath en uno de los últimos gestos de prominente filántropo Alemán decidió donar el Castillo Aschach con la totalidad de su inventario y todas las tierras de la comarca de la Baja Franconia. Alemania para establecer un museo del castillo, que fue inaugurado en el año de 1957. Con el 14 noviembre de 1955 cambio completo de titularidad emprendió el distrito de Baja Franconia, el castillo y su colección de arte que no alcanzo a sacar a América Latina durante el periodo nazi, todos los escondites que habían para la preservación de pinturas y colección de artefactos históricos fueron abiertos por Karl para preservar para la posteridad de Alemania y hacer accesible al público para fines culturales y representativos. Parte de la familia Luxburg - Eberhard Horst Graf von Luxburg, Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath original de Zurich Suiza vivieron en el castillo hasta que este se termino de transformar a museo. Después de la muerte de Luxburg en 1956 el castillo fue transformado con cuidado, bajo la dirección del director de la Mainfränkisches museo, Max H. van Freeden como Castle Museum. En su testamento el Conde Karl dono 34 objetos de porcelana China al museo Rietberg en Zurich Swiza las piezas fueron transferidas de Asach en 1968 con la alluda de Eberhard Horst Graf von Luxburg.

Karl Ludwig Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Principe de Schoenaich-Carolath, murió oficialmente en Ramos Mejía, Argentina, 2 de abril de 1956. A su entierro acudieron más de 1000 personas entre ellos destacados y prominentes políticos de varios países adjuntos y lejanos a Argentina

Aporte alemán a la cultura argentina[editar]

Ciencias (Inmigración de científicos alemanes en la Argentina)[editar]

Hermann Burmeister, naturalista, paleontólogo y zoólogo alemán, fundador de la Academia de Ciencias Naturales de Córdoba, entre otras

Argentina se vio beneficiada por la llegada de una gran ola de inmigrantes alemanes profesionales, en su gran mayoría dedicados a la ciencia. Los científicos alemanes influyeron ampliamente en la educación argentina. Lo hicieron fundando centros de estudio, ocupando cargos en universidades, y estudiando desde la Argentina para provecho de su nuevo país. Algunos de ellos fueron Carlos Berg, Guillermo Bodenbender, Osvaldo Boelcke, Emilio Hernan Bose, Luis Brackebusch, Rafael Bullrich, Arturo Eduardo Burkart, Hermann Burmeister, Claro Cornelio Dassen, Adolfo Döring, Oscar Döring, Emilio Frers, Julián Frers, Silvio Gesell, Franz Stephan Griese, Pablo Groeber, Juan Hartmann, Eduardo Ladislao Holmberg, Kurt Hueck, Christofredo Jakob, Juan Keidel, Roberto Kiesling, Alejandro Korn, Otto Krause, Franz Kühn, Oscar Kühnemann, Federico Kurtz, Rodolfo Kusch, Pablo G. Lorentz, Rolf Mantel, Ernesto Mayer, Wolfgang Meckbach (profesor fundador del Instituto Balseiro), Teodore Meyer, Fernando Moog, Gustavo Niederlein, Anastasius Nordenholz, Carlos Nordmann, Raúl Prebisch, Carlos Segers, Werner Schad, Friedrich Schickendantz, Walter Schiller, Otto Schneider, Augusto Gustavo Schulz, Hans Schumacher, Felipe Schwarz, Marta Teodora Schwarz, Carlos Segers, Rodrigo Bustus Singer, Rolf Singer, Otto Solbrig, Baldomero Sommer, Alfred Stelzner, Adolph Strümpell, Teodoro Juan Vicente Stuckert, Kurt Tank Max Tepp, Otto von Arnim, Arturo von Seelstrang, Guillermo Wallbrecher, Felix Weil Ricardo Wichmann, Anselmo Windhausen y Kurt Wölcken, entre otros.

Arquitectura[editar]

El Obelisco de la ciudad de Buenos Aires fue diseñado por el arquitecto Alberto Prebisch, un argentino descendiente de alemanes, y su construcción estuvo a cargo de la empresa alemana G.E.O.P.E- Siemens Bauunion - Grün & Bilfinger

Los primeros arquitectos alemanes en la Argentina fueron jesuitas que se establecieron en el siglo XVIII. Por ejemplo, la iglesia más antigua que se conserva en Buenos Aires, la Iglesia de San Ignacio, fue construida por un alemán (Juan Krauss (1664-1714), que llegó en 1697). Y a ellos le siguieron un montón de ingenieros y arquitectos alemanes que llevaron a cabo muchísimas obras públicas, puertos, puentes, templos, colegios, etc hasta fechas más recientes a lo largo y a lo ancho de la Argentina.

El antiguo Hospital de Clínicas José de San Martín de la Universidad de Buenos Aires (1879-1881) fue diseñado por un alemán (Felipe Schwarz), la ciudad de La Plata fue delineada por un alemán (Carlos Glade, 1882). La Legislatura de La Plata (1882) fue diseñada por Gustav Heine y Georg Hägemann (arquitectos en Hannover), para la gestión del sitio, enviaron a Carlos Nordmann a Argentina. La municipalidad de la misma ciudad fue diseñada por Uberto Stier (arquitecto en Hannover). El Mercado de Frutos de Avellaneda (152.000 metros cuadrados), el mayor wool-stock del mundo, fue construido por el alemán Fernando Moog, el mismo que más tarde también diseñó el Teatro Odeón.

La fachada de la Iglesia de San Francisco de Buenos Aires fue remodelada (1911) por Ernesto Sackmann, el Edificio Lahusen de Buenos Aires (Paseo Colón esq. Moreno) fue proyectado por el mismo. El antiguo Teatro Coliseo fue diseñado por Carlos Nordmann y Ernesto Meyer. El edificio de Mitau y Gretter (Cangallo 838, Bs As), la casa de Rogelio Yrutia (Arcos y O'Higgins, Bs As) y el antiguo Club Alemán, hoy Círculo Aeronáutico (Av Córdoba, Bs As) fueron construidos por Hans Schmitt. El edificio Villalonga (Balcarce y Moreno, Bs As), y el Marriott Plaza Hotel (1909) fueron proyectados por Alfred Zucker (1852-1913). El actual Hotel Moreno fue construido por Juan Kronfuss. El Primer presidente de la Sociedad de Arquitectos fue Ernesto Bunge, el mismo que proyectó la Penitenciaría Nacional (1870), la Capilla de Santa Felicitas, la Escuela Normal de Maestras, y el Hospital de Niños de Buenos Aires. Carlos Altgelt estudió en Alemania y en 1883 diseñó el edificio de la Dirección General de Escuelas de La Plata, proyectó la escuela Petronila Rodríguez (hoy Ministerio de Educación) y muchos otros edificios, incluyendo la cede de la agrupación socialista Verein Vortwärts, hoy demolida.

Municipalidad de Villa General Belgrano, Córdoba.

El Palacio de Justicia de La Plata fue proyectado por Adolfo Büttner, el Museo Provincial de Bellas Artes Emilio Caraffa de Córdoba fue construido por Juan Kronfuss y las instalaciones militares de Campo de Mayo fueron construidas por la compañía Siemens Bauunion, al igual que el edificio de Teléfonos del Estado (Corrientes y Maipú, Bs As). El Pasaje Siemens, con salida a la Avenida de Mayo, es un diseño de Hans Hertlein, mientras que el Subte "A" (1913), la Galería General Güemes (1915), el Correo Central (1915), el frigorífico Amour La Plata (1916), el Colegio Nacional de Buenos Aires (1918 en adelante), la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini, la usina CADE Puerto Nuevo (1925) y el obelisco de Buenos Aires (1936) son obras de la empresa alemana GEOPÉ, que tenía como director al alemán Juan Hartmann.

Gastronomía[editar]

Un plato con facturas, pastel típico de Argentina introducido por los colonos alemanes.

La influencia de la cultura alemana también ha tenido repercusiones en la cocina argentina. Esta tendencia es especialmente evidente en el campo de los postres. Los pasteles conocido como facturas son de origen germánico. Las croissants, llamadas medialunas (del alemán "Halbmond"), son de las más populares, y pueden encontrarse dos variedades: a base de manteca y a base de grasa vacuna de pella. También de origen alemán son los Berliner conocidos en el país como berlinesas y también como bolas de fraile, y los arrollados llamados piononos. Las facturas fueron rebautizadas con nombres locales, dada la difícil fonología de la lengua alemana, y por lo general asimiladas al gusto argentino mediante la adición de dulce de leche. Ese es también el caso del "Kreppel", que se llama "torta frita" en la Argentina, y fue introducido por inmigrantes alemanes, como así también la torta "Achtzig Schlag", que se traduce como Torta Ochenta Golpes en el país. Además, platos como el chucrut y muchos tipos diferentes de embutidos, como el Bratwurst entre otros, marcan la influencia alemana en la cocina argentina.

Festividades[editar]

  • Oktoberfest (fiesta de la cerveza)
  • Kerb (fiesta del Santo Patrono)
  • Schachtfest (fiesta de la carneada)
  • Kreppelfest (fiesta de la Torta Frita, llevada a cabo a nivel provincial)

Idioma[editar]

Hoy en día, la mayoría de los Germano argentinos no cultivan el alemán como lengua materna, sino el castellano. Sin embargo, más de 1,8 millones de argentinos hablan alemán,[11] con lo cual es actualmente la cuarta lengua más hablada en la Argentina.[12]

Colonias alemanas en Argentina[editar]

Provincia de Buenos Aires[editar]

Niña de Coronel Suárez, Argentina tomando mate. En esta ciudad, la mayoría de los argentinos son descendientes de alemanes del Volga
Señalización bilingüe en San José o Colonia Dos, Coronel Suárez, BA

Provincia de Chaco[editar]

Provincia de Córdoba[editar]

Provincia de Corrientes[editar]

Provincia de Entre Ríos[editar]

  • Colonia General Alvear (1878), incluye las siguientes 5 aldeas:
Aldea Valle María (entre los colonos la llamaban Marienthal)
Aldea Spatzenkutter
Aldea Salto (Kehler)
Aldea San Francisco (Pfeiffer)
Aldea Protestante

Provincia de La Pampa[editar]

Provincia de Misiones[editar]

  • Andresito.
  • Eldorado (1919).
  • Montecarlo (fundado por alemanes protestantes registrados como ciudadanos brasileños, cuando llegaron a la Argentina).
  • Puerto Rico (fundado por alemanes católicos registrados como ciudadanos brasileños, cuando llegaron a la Argentina).

Provincia del Neuquén[editar]

Provincia de Río Negro[editar]

Provincia de Santa Fe[editar]

Quilmes[editar]

Cervecería y maltería o Quilmes Beer Company es una fábrica de cerveza argentina fundada en 1888 en Quilmes, Provincia de Buenos Aires, por Otto Bemberg, un inmigrante alemán. Su hija María Luisa Bemberg se hizo cargo de la empresa hasta su muerte, en 1995, y su hijo, Carlos Miguens Bemberg fue director desde 1989 hasta su dimisión el 17 de mayo de 2006 .

San Carlos de Bariloche[editar]

Arquitectura germánica en San Carlos de Bariloche

Al igual que muchas ciudades que se establecieron por los alemanes, su desarrollo se vio muy influido por ellos y hoy la ciudad tiene muchos ejemplos de Chalet al estilo de la arquitectura traída por alemanes, suizos y austríacos inmigrantes. Es el nombre del germanochileno Carlos Wiederhold, un pionero entre los que se asentaron en la región, y la ciudad se ha convertido en una de los mejores destinos turísticos en la Argentina.

Cifras migratorias[editar]

A continuación se detalla una tabla con los distintos períodos anuales de inmigración alemana en Argentina.

Inmigración alemana anual en Argentina de 1919 a 1932[14]
Año Inmigrantes alemanes Total de inmigrantes  % inmigrantes alemanes
1919 1,992 41,299 4.8%
1920 4,798 87,032 5.5%
1921 4,113 98,086 4.2%
1922 6,514 129,263 5%
1923 10,138 195,063 5.2%
1924 10,238 159,939 6.4%
1925 4,933 125,366 2.9%
1926 5,112 135,011 3.8%
1927 5,165 161,548 3.4%
1928 4,165 129,047 3.2%
1929 4,581 140,086 3.3%
1930 5,171 135,403 3.8%
1931 3,045 64,922 4.7%
1932 2,089 37,626 5.5%
Total 72,054 1,639,691 4.4%

Población alemana por provincia[editar]

  1. Bandera de Provincia de Córdoba (Argentina) Córdoba: 500.000
  2. Bandera de Provincia de Buenos Aires Buenos Aires: 425.000
  3. Bandera de Provincia de Entre Ríos Entre Ríos: 475.000
  4. Bandera de Provincia de Misiones Misiones: 325.000
  5. Bandera de Ciudad de Buenos Aires Ciudad Autónoma de Buenos Aires: 300.000

Germano argentinos notables[editar]

Bandera germano argentina

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Municipalidad de Crespo
  2. Revista Interactiva, 1 de septiembre de 2009
  3. La Nación, 1 de febrero de 2002
  4. Bassoenlared.com
  5. Municipalidad de Crespo. «Economía». Municipalidad de Crespo. Consultado el 13-01-2010.
  6. a b De acuerdo al Centro Argentino Cultural Wolgadeutsche hay alrededor de 2.000.000 descendientes de alemanes del Volga en Argentina (esta cifra no incluye a descendientes parciales ni a otras comunidades alemanas en el país).
  7. Argentinisches Tageblatt - Página Oficial (en alemán)
  8. [1]
  9. * Guinder, Alejandro (1998). De Alemania a Rusia. De Rusia a América. Santa Rosa: Publivision. ISBN 950-43-9982-7. 
  10. Alemanes del Volga en América del Sur (Argentina y Brasil) (en inglés)
  11. http://www.sippo.ch/files/news/press_06ra.pdf
  12. https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/geos/ar.html#People
  13. Historia de Mar del Sud, el Hotel Boulevard Atlántico y su legado. - Mar del Sud Natural
  14. Germany and the Americas: culture, politics, and history (en inglés). «page 30.» 

Bibliografía[editar]

  • Riffel, Jakob (2008). Los alemanes de Rusia. En particular, los alemanes del Volga en la Cuenca del Plata (2008) (traducción del libro escrito en alemán en 1928).. Buenos Aires: Lidia María Ester Riffel Editora.. ISBN 978-987-24594-0-6
  • Maier Schwerdt, Héctor (2006). Antiguas tradiciones de los alemanes del Volga. Usos y costumbres.. Edición del autor. ISBN 978-987-05-1178-6
  • Guinder, Alejandro (1998). De Alemania a Rusia. De Rusia a América.. Santa Rosa: Publivision. ISBN 950-43-9982-7
  • Maier Schwerdt, Héctor (2009). Deportación a Siberia. El genocidio de los alemanes del Volga.. Buenos Aires: Bibliografika de Voros S.A.. ISBN 978-987-05-6553-6
  • Baily, Samuel, “Italian Immigrants in Buenos Aires and New York City, 1870-1914: A Comparative Analysis of Ajustment,” in Mass Migration to Modern Latin America, 2003, edited by Samuel Baily and Eduardo José Míguez, (Wilmington, Delaware: Scholarly Resources Inc.), 69-80.
  • Bjerg, María, “The Danes in the Argentine Pampa: The Role of Ethnic Leaders in the Creation of an Ethnic Community, 1848-1930,” in Mass Migration to Modern Latin America, 2003, edited by Samuel Baily and Eduardo José Míguez, (Wilmington, Delaware: Scholarly Resources Inc.), 147-166.
  • Graefe, Iris Barbara, 1971, Zur Volkskunde der Rußlanddeutschen in Argentinien, (Vienna: Verlag A. Schnell).
  • Groth, Hendrik, 1996, Das Argentische Tageblatt: Sprachohr der demokratischen Deutschen und der deutsch-jüdischen Emigration, (Hamburg: Lit Verlag).
  • Kazal, Russel, 2004, Becoming Old Stock: The Paradox of German-American Identity, (Princeton: Princeton University Press).
  • Luebke, Frederick C., 1987, Germans in Brazil: A Comparative History of Cultural Conflict During World War I, (Baton Rouge, Louisiana: Louisiana State University).
  • Luebke, Frederick C., 1974, Bonds of Loyalty: German-Americans and World War I, (DeKalb, Illinois: Northern Illinois University Press).
  • Lütge, Wilhelm, Werner Hoffmann, Karl Wilhelm Körner, Karl Klingenfuss, 1981, Deutsche in Argentinien: 1520-1980, (Buenos Aires: Verlag Alemann).
  • Micolis, Marisa, 1973, Une communauté allemande en Argentine: Eldorado: Problèmes d’intégration socio-culturelle, (Québec, Centre international de recherches sur le bilinguisme).
  • Moya, José, “Spanish Emigration to Cuba and Argentina,” in Mass Migration to Modern Latin America, 2003, edited by Samuel Baily and Eduardo José Míguez, (Wilmington, Delaware: Scholarly Resources Inc.), 9-28.
  • Newton, Ronald C., 1977, German Buenos Aires, 1900-1933: Social Change and Cultural Crisis, (Austin, Texas: University of Texas Press).
  • Nugent, Walter, 1992, Crossings: The Great Transatlantic Migrations, 1870-1914 (Bloomington, Indiana: Indiana University Press).
  • Saint Sauveur-Henn, Anne, “Die deutsche Einwanderung in Argentinien, 1870-1933. Zur Wirkung der politischen Entwicklung in Deutschland auf die Deutschen in Argentinien,” in Nationalsozialismus und Argentinien: Beziehungen, Einflüsse und Nachwirkungen, 1995, edited by Helger Medding, (Frankfurt: Peter Lang – Europäischer Verlag der Wissenschaften), 11-30.
  • Saint Sauveur-Henn, Anne, 1995, Un siècle d'émigration allemande vers l'Argentine, (Cologne, Germany: Boehlau).
  • Scobie, James, 1974, Buenos Aires: From Plaza to Suburb, 1870-1910, (New York: Oxford University Press).
  • Seyferth, Giralda, “German Immigration and Brazil’s Colonization Policy,” in Mass Migration to Modern Latin America, 2003, edited by Samuel Baily and Eduardo José Míguez, (Wilmington, Delaware: Scholarly Resources Inc.), 227-244.
  • Solberg, Carl, 1970, Immigration and Nationalism, Argentina and Chile 1890-1914, (Austin, Texas: University of Texas Press).
  • Weyne, Olga, 1986, El Último Puerto: Del Rhin al Volga y del Volga al Plata, (Buenos Aires: Editorial Tesis S.A.).
  • Young, George, 1974, The Germans in Chile: Immigration and colonization, 1849-1914, (Staten Island, New York: Center for Migration Studies New York).
  • Schönwald, M.: Deutschland und Argentinien nach dem Zweiten Weltkrieg. Politische und wirtschaftliche Beziehungen und deutsche Auswanderung 1945-1955, (= Sammlung Schöningh zur Geschichte und Gegenwart).

Enlaces externos[editar]