Infección intestinal por parásitos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Infección intestinal por parásitos
Especialidad Infectious disease
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Una infección intestinal por parásito es una condición en la cual un parásito infecta el tracto gastrointestinal de los seres humanos y otros animales. Los parásitos pueden vivir en cualquier lugar del cuerpo, pero la mayoría prefiere la pared intestinal.

Las rutas de exposición y la infección incluyen la ingestión de carne mal cocida, beber agua infectada, transmisión fecal-oral y la absorción en la piel.

Algunos tipos de helmintos y protozoos se clasifican como los parásitos intestinales que causan la infección, aquellos que residen en los intestinos. Estas infecciones pueden dañar o enfermar al portador (los seres humanos u otros animales). Si la infección intestinal por parásitos es causada por helmintos, la infección se llama la helmintiasis.

Los signos y síntomas[editar]

Los signos y los síntomas dependen del tipo de infección. Los parásitos intestinales producen una variedad de síntomas en las personas afectadas, la mayoría de los cuales se manifiestan en las complicaciones gastrointestinales y en una debilidad general.[1]​ las complicaciones gastrointestinales incluyen diarrea, náuseas, disentería, y dolor abdominal. Estos síntomas afectan negativamente el estado nutricional, incluyendo la disminución de la absorción de micronutrientes, pérdida de apetito, pérdida de peso y la pérdida de sangre intetinal que a menudo puede resultar en anemia. También puede causar discapacidades físicas y mentales, retraso en el crecimiento en los niños, y la irritación de la piel alrededor del ano y la vulva.[2]

Causa[editar]

La prevalencia de parásitos intestinales es la más alta entre los niños que viven en las comunidades más pobres de los países en desarrollo. Las causas más comunes de los parásitos intestinales son por el consumo de agua contaminada, el suelo infectado, el saneamiento e higiene inadecuados  y la higiene insuficiente.[3]​ En concreto, la falta de acceso a instalaciones para la disposición segura de los desechos humanos pueden dar como resultado parásitos intestinales y enfermedades. Malos hábitos de higiene o falta de disponibilidad de recursos higiénicos, tales como servicios para el lavado de manos, también impactan negativamente en las tasas de la enfermedad.[4]​ La contaminación por parasitarias también puede ocurrir por comer verduras y frutas crudas,[5]​ comportamiento con tendencia a comer tierra,[6]​ y la falta de disponibilidad de agua potable.

Los parásitos pueden entrar en el intestino a través de la boca mediante alimentos crudos o sin lavar, el agua o las manos contaminados, o por contacto de la piel con el suelo infectado con la larva; también pueden ser transferidos por el acto sexual del anilingus, en algunos casos. Cuando se ingieren los organismos, se mueven hacia el intestino, donde se pueden reproducir y causar síntomas. Los niños son particularmente susceptibles si no se limpian a fondo, después de entrar en contacto con el suelo infectado presente en los alrededores que ellos podrían visitar con frecuencia, tal como las cajas de arena y los patios de las escuelas. La gente en los países en desarrollo, también están en riesgo en forma particular, debido a que beben agua de fuentes que pueden estar contaminados con parásitos que colonizan el tracto gastrointestinal.[cita requerida]

Diagnóstico[editar]

Cryptosporidium muris

Debido a la amplia variedad de parásitos intestinales, una descripción de los síntomas rara vez es suficiente para el diagnóstico. En su lugar, el personal médico utiliza una de las dos pruebas comunes: la búsqueda de parásitos en muestras de heces, o aplicar un adhesivo en el ano en búsqueda de huevos.

Tipos[editar]

Los principales grupos de parásitos incluyen protozoos (organismos que tienen una sola célula) y gusanos parásitos (helmintos). De estos, los protozoos, incluyendo cryptosporidium, microsporidios, y isospora, son más comunes en las personas infectadas por VIH. Cada uno de estos parásitos pueden infectar el tracto digestivo, y a veces dos o más puede causar infección al mismo tiempo.

Prevención e intervención[editar]

Para evitar la reinfección es necesaria una buena higiene. La campaña de anquilostomías de la Fundación Rockefeller en México, en la década de 1920, fue extremadamente eficaz para la eliminación de parásitos en los seres humanos utilizando los antihelmínticos. Sin embargo, las medidas preventivas no les fueron debidamente presentadas a las personas tratadas. Por lo tanto, la tasa de reinfección fue extremadamente alta y el proyecto evaluado por cualquier método científico fue un evidente fracaso. Se necesitaba más educación para informar a la gente la importancia de llevar zapatos, el uso de letrinas (mejor acceso a servicios de saneamiento), y una buena higiene.[7]

Los métodos de prevención de parásito Intestinal no se encuentran están aislados en áreas geográficas específicas; sin embargo, muchas de las intervenciones basadas en la investigación principalmente han tenido lugar en países y regiones subdesarrolladas, donde el saneamiento es una gran preocupación para la difusión de la enfermedad.[cita requerida]Actualmente las mejores hábitos para prevenir los parásitos intestinales incluyen: la práctica del lavado de manos adecuado, el uso correcto de letrinas construidas con suficiente ventilación, tener una red de distribución de agua desde la fuente, y el uso de zapatos.Error en la cita: La etiqueta de apertura <ref> es incorrecta o tiene un mal nombreError en la cita: La etiqueta de apertura <ref> es incorrecta o tiene un mal nombre En la actualidad, en algunas partes de Etiopía, donde la prevalencia de la enfermedad es alta, hasta un 80% de las personas en una población carecen de acceso a instalaciones para lavado. Mientras que esta es alta, el 93%  tiene acceso a una letrina , pero solo el 29.2% de esas letrinas fueron construidas en apropiadamente para disminuir las infecciones parasitarias.Error en la cita: La etiqueta de apertura <ref> es incorrecta o tiene un mal nombreLas intervenciones conductuales se han centrado en la promoción del lavado, a veces con jabón, en el contexto de la educación en las escuelas y las guarderías.Error en la cita: La etiqueta de apertura <ref> es incorrecta o tiene un mal nombre En estudios recientes, las mejores intervenciones siguen un enfoque multidisciplinario al:

  • Aumentar el saneamiento ambiental para promover el lavado de manos y el hábito de usar zapatos
  • Educar a los niños en edades cortas en la escuela y en el hogar

Intervenciones específicas basadas en evidencia que pueden disminuir la prevalencia de la enfermedad incluyen:

  • Las intervenciones en las escuelas, centrándose en la construcción de letrinas de hoyo seco (ventiladas y mejoradas), el abastecimiento de agua potable y educar a los estudiantes acerca de la higiene[8]
  • La estrategia SAFE (cirugía, antibióticos, limpieza facial, saneamiento ambiental),para abordar el tracoma, principalmente la limpieza facial ylos componentes del saneamiento ambiental[9]
  • El lavado de manos con jabón en momentos críticos y el recorte de las uñas para disminuir las tasas de reinfección, aunque se necesita más investigación para desarrollar e implementar intervenciones similares a escala[cita requerida]
  • Programas que combinan la administración de medicamentos antihelmínticos con intervenciones para aumentar el saneamiento ambiental (tales como la disminución de la contaminación fecal)[10]

Tratamiento[editar]

Praziquantel

Los medicamentos se utilizan con frecuencia para matar los parásitos en el huésped. En épocas anteriores, la trementina se utiliza a menudo para esto, pero los medicamentos modernos no envenenan directamente los gusanos intestinales. Más bien, los fármacos antihelmínticos ahora inhiben una enzima que es necesaria para que el gusano produzca la sustancia que impide que el gusano se digiera.[cita requerida]

Por ejemplo, las tenias son generalmente tratadas con un medicamento que se toma oralmente. El medicamento más comúnmente usado para las tenias es el praziquantel.[11]

Referencias[editar]

  1. «Intestinal worms». World Health Organization (en inglés británico). Consultado el 28 de marzo de 2017. 
  2. Ashtiani, M. T. H.; Monajemzadeh, M.; Saghi, B.; Shams, S.; Mortazavi, S. H.; Khaki, S.; Mohseni, N.; Kashi, L. et al. (1 de octubre de 2011). «Prevalence of intestinal parasites among children referred to Children’s Medical Center during 18 years (1991–2008), Tehran, Iran». Annals of Tropical Medicine & Parasitology 105 (7): 507-513. ISSN 0003-4983. PMC 4100314. PMID 22185945. doi:10.1179/1364859411Y.0000000040. 
  3. Ziegelbauer, Kathrin; Speich, Benjamin; Mäusezahl, Daniel; Bos, Robert; Keiser, Jennifer; Utzinger, Jürg (24 de enero de 2012). «Effect of Sanitation on Soil-Transmitted Helminth Infection: Systematic Review and Meta-Analysis». PLOS Medicine 9 (1): e1001162. ISSN 1549-1676. PMC 3265535. PMID 22291577. doi:10.1371/journal.pmed.1001162. 
  4. Cairncross, Sandy; Bartram, Jamie; Cumming, Oliver; Brocklehurst, Clarissa (16 de noviembre de 2010). «Hygiene, Sanitation, and Water: What Needs to Be Done?». PLOS Medicine 7 (11): e1000365. ISSN 1549-1676. PMC 2981587. PMID 21125019. doi:10.1371/journal.pmed.1000365. 
  5. Bekele, Fitsum; Tefera, Tamirat; Biresaw, Gelila; Yohannes, Tsegaye (1 de enero de 2017). «Parasitic contamination of raw vegetables and fruits collected from selected local markets in Arba Minch town, Southern Ethiopia». Infectious Diseases of Poverty 6: 19. ISSN 2049-9957. PMC 5340032. PMID 28264707. doi:10.1186/s40249-016-0226-6. 
  6. Freeman, M. C.; Chard, A. N.; Nikolay, B.; Garn, J. V.; Okoyo, C.; Kihara, J.; Njenga, S. M.; Pullan, R. L. et al. (1 de enero de 2015). «Associations between school- and household-level water, sanitation and hygiene conditions and soil-transmitted helminth infection among Kenyan school children». Parasites & Vectors 8: 412. ISSN 1756-3305. PMC 4528701. PMID 26248869. doi:10.1186/s13071-015-1024-x. 
  7. Birn, Anne-Emanuelle; Armando Solórzano (1999). «Public health policy paradoxes: science and politics in the Rockefeller Foundation's hookworm campaign in Mexico in the 1920s». Social Science & Medicine 49 (9): 1197-1213. PMID 10501641. doi:10.1016/S0277-9536(99)00160-4. 
  8. Gelaye, Bizu; Kumie, Abera; Aboset, Nigusu; Berhane, Yemane; Williams, Michelle A. (1 de marzo de 2014). «School-based intervention: evaluating the role of water, latrines and hygiene education on trachoma and intestinal parasitic infections in Ethiopia». Journal of Water Sanitation and Hygiene for Development (en inglés) 4 (1): 120-130. ISSN 2043-9083. PMC 4387890. PMID 25859318. doi:10.2166/washdev.2013.060. 
  9. King, Jonathan D.; Endeshaw, Tekola; Escher, Elisabeth; Alemtaye, Genetu; Melaku, Sileabatt; Gelaye, Woyneshet; Worku, Abebe; Adugna, Mitku et al. (6 de junio de 2013). «Intestinal Parasite Prevalence in an Area of Ethiopia after Implementing the SAFE Strategy, Enhanced Outreach Services, and Health Extension Program». PLOS Neglected Tropical Diseases 7 (6): e2223. ISSN 1935-2735. PMC 3675016. PMID 23755308. doi:10.1371/journal.pntd.0002223. 
  10. Steinmann, Peter; Yap, Peiling; Utzinger, Jürg; Du, Zun-Wei; Jiang, Jin-Yong; Chen, Ran; Wu, Fang-Wei; Chen, Jia-Xu et al. (1 de enero de 2015). «Control of soil-transmitted helminthiasis in Yunnan province, People's Republic of China: Experiences and lessons from a 5-year multi-intervention trial». Acta Tropica. Progress in research and control of helminth infections in Asia. 141, Part B: 271-280. doi:10.1016/j.actatropica.2014.10.001. 
  11. «WHO Model Prescribing Information: Drugs Used in Parasitic Diseases - Second Edition: Helminths: Cestode (tapeworm) infection». apps.who.int. Consultado el 9 de diciembre de 2017. 

Leer más[editar]

<grammarly-btn>

</grammarly-btn>

<grammarly-btn>

</grammarly-btn>