Ir al contenido

Indicatoridae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
 
Indicadores

Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Aves
Orden: Piciformes
Familia: Indicatoridae
Swainson, 1837
Géneros

Los indicadores, de la familia Indicatoridae, son aves del orden Piciformes. Su distribución geográfica abarca el Viejo Mundo, en las regiones tropicales, con el mayor número de especies en África y dos en Asia (Indicator archipelagicus (indicador malayo) e Indicator xanthonotus (indicador indio)).

La mayoría de los indicadores son de un color apagado, aunque algunos presentan una coloración amarilla brillante en el plumaje. Las plumas exteriores de la cola son siempre de color claro; blancas en todas las especies africanas.

Los indicadores son de las pocas aves que se alimentan regularmente de cera: cera de abejas en la mayor parte de las especies, y posiblemente la secreción serosa de las cochinillas de las plantas (insectos hemípteros de la superfamilia Coccoidea) en el género Prodotiscus y en menor medida en Melignomon y en las especies más pequeñas de Indicator.[1][2][3]​ También se alimentan de las larvas de las abejas, de las orugas de ciertas mariposas parásitas de las colmenas, llamadas tiñas, de otros insectos, de arañas y, ocasionalmente, de frutas. En muchos casos, ejemplares de diferentes especies se mezclan en bandadas para alimentarse.

Reciben el nombre de indicadores por el sorprendente comportamiento observado en algunas especies: guían a los humanos, y posiblemente a otros grandes mamíferos, hacia las colmenas. Una vez que el mamífero abre la colmena y toma la miel, el indicador se alimenta de la cera y las larvas. Este comportamiento ha sido bien estudiado en el indicador grande (Indicator indicator); algunas autoridades señalan que también se produce en el indicador variegado (Indicator variegatus).

Se ha estudiado la conducta reproductiva de ocho especies de los géneros Indicator y Prodotiscus. Todos son explotadores que ponen un huevo en un nido de otra especie, en series de cinco huevos durante de cinco a siete días. La mayoría prefieren a las especies que anidan en agujeros, a menudo otros Piciformes de las familias Capitonidae y Picidae, pero Prodotiscus explota los nidos en forma de taza de pájaros de las familias Zosteropidae y Sylviidae. Se sabe que los polluelos de indicador pueden expulsar del nido a los de su huésped, y tienen un gancho en el pico para romper los huevos del huésped o herir o matar a los polluelos.

Comportamiento

[editar]

Guía

[editar]

Los mieleros o indicadores de miel deben su nombre a un hábito notable observado en una o dos especies: guiar a los humanos hasta las colonias de abejas. Una vez abierta la colmena y cogida la miel, el ave se alimenta de larvas y cera. Este comportamiento se ha estudiado en el indicador grande; algunas autoridades (siguiendo a Friedmann, 1955) afirman que también se da en el indicador variegado, mientras que otras discrepan.[1]​ Los meleros silvestres entienden varios tipos de llamadas humanas que les atraen para participar en el mutualismo de forrajeo.[4]​ En el norte de Tanzania, los guías de miel se asocian con los cazadores-recolectores Hadza, y se ha demostrado que la ayuda de las aves aumenta las tasas de los cazadores de miel de encontrar colonias de abejas en un 560%, y llevó a los hombres a nidos significativamente más productivos que los encontrados sin guías de miel.[5]​ Contrariamente a la mayoría de las representaciones de la relación humano-guía de miel, los Hadza no retribuían activamente a los guías de miel, sino que, en su lugar, escondían, enterraban y quemaban panales, con la intención de mantener al ave hambrienta y, por lo tanto, más propensa a guiar de nuevo.[5]​ Algunos expertos creen que la coevolución de los guías melíferos con los humanos se remonta al antepasado humano Homo erectus', que fabricaba herramientas de piedra, hace aproximadamente 1,9 millones de años. Hace unos 1,9 millones de años.[6][5]​ A pesar de la creencia popular, no hay pruebas que indiquen que las guías melíferas guíen al tejón melero; aunque existen vídeos al respecto, ha habido acusaciones de que eran montajes.[7][8]

Aunque no se sabe que la mayoría de los miembros de la familia recluten "seguidores" en su búsqueda de cera, por extrapolación lingüística también se les denomina "mieleros" o "indicadores de miel".

Cría

[editar]

Se conoce el comportamiento reproductor de ocho especies de Indicator y Prodotiscus. Todas son parásitos de puesta que ponen un huevo en un nido de otra especie, poniendo huevos en series de unos cinco durante un periodo de 5-7 días. La mayoría favorecen a las especies que anidan en agujeros, a menudo los pájaros carpinteros y pájaros carpinteros emparentados, pero Prodotiscus parasita a especies con nidos en forma de cuenco como anteojitos y silvidos. Se sabe que estos pájaros expulsan físicamente a los polluelos de sus huéspedes de los nidos y que tienen ganchos afilados como agujas en sus picos con los que perforan los huevos de los huéspedes o matan a los polluelos.[9]

Se sabe que los indicadores africanos ponen sus huevos en nidos subterráneos de otras especies de aves que se alimentan de abejas. Los polluelos de estas aves matan a las crías del huésped con sus picos afilados como agujas justo después de eclosionar, al igual que hacen las crías del cuco. La madre indicadora se asegura de que su polluelo eclosione primero incubando internamente el huevo durante un día más antes de ponerlo, para que tenga una ventaja en el desarrollo en comparación con las crías de los anfitriones.[10]

Especies

[editar]

17 especies, divididas en cuatro géneros, componen la familia Indicatoridae:

Referencias

[editar]
  1. a b Short, L.L. y J. F. M. Horne (2020). Greater Honeyguide (Indicator indicator), versión 1.0. En Birds of the World (J. del Hoyo, A. Elliott, J. Sargatal, D. A. Christie, y E. de Juana, Editores). Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, NY, USA.
  2. Short, L.L., J. F. M. Horne, and G. M. Kirwan (2020). Guía de la miel de Cassin (Prodotiscus insignis), versión 1.0. En Birds of the World (J. del Hoyo, A. Elliott, J. Sargatal, D. A. Christie, y E. de Juana, Editores). Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, NY, USA.
  3. John B. Jr. Dunning, ed. (2008). CRC Handbook of Avian Body Masses (2nd edición). CRC Press. ISBN 978-1-4200-6444-5. 
  4. Spottiswoode, Claire N.; Begg, Keith S.; Begg, Colleen M. (22 de julio de 2016). uk/handle/1810/256963 «Señalización recíproca en el mutualismo mielero-humano». Science 353 (6297): 387-389. Bibcode:2016Sci...353..387S. PMID 27463674. S2CID 206648494. doi:10.1126/science.aaf4885. 
  5. a b c Wood, Brian M.; Pontzer, Herman; Raichlen, David A.; Marlowe, Frank W. (1 de noviembre de 2014). sciencedirect.com/science/article/pii/S1090513814000877 «Mutualismo y manipulación en las interacciones Hadza-guía de miel». Evolution and Human Behavior 35: 540-546. ISSN 1090-5138. doi:10.1016/j.evolhumbehav.2014.07.007.  Parámetro desconocido |emisión= ignorado (ayuda)
  6. Wrangham, Richard (2011). Miel y fuego en la evolución humana. Oxbow Books. pp. 149-167. 
  7. Dean, W. R. J.; Siegfried, W. Roy; MacDonald, I. A. W. (1 de marzo de 1990). «The Fallacy, Fact, and Fate of Guiding Behavior in the Greater Honeyguide». Conservation Biology 4 (1): 99-101. doi:10.1111/j.1523-1739.1990.tb00272.x. 
  8. Yong, Ed (19 de septiembre de 2011). «Lies, damned lies, and honey badgers». Kalmbach. Archivado desde el original el 28 de marzo de 2013. Consultado el 11 de marzo de 2013. 
  9. Short, Lester L. (1991). Forshaw, Joseph, ed. Enciclopedia de Animales: Birds. London: Merehurst Press. p. 155. ISBN 978-1-85391-186-6. 
  10. Davies, Ella (7 de septiembre de 2011). «Gallinas asesinas subterráneas filmadas». BBC Nature. 

Bibliografía

[editar]

Enlaces externos

[editar]