Indalo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El abrigo con las pinturas. Ampliando la imagen se muestra la localización de las pinturas.
Indalo.
Escultura de un indalo en las calles de Almería.

El indalo es una figura rupestre del Neolítico tardío o Edad del Cobre que se encuentra en el Abrigo de Las Colmenas, aunque se suele atribuir su procedencia a la cercana Cueva de los Letreros, situada en la falda del Maimón, también en el municipio de Vélez-Blanco (Almería, Andalucía), España. Representa a una figura humana con los brazos extendidos y un arco sobre sus manos, si bien su significado no ha sido aún esclarecido de forma definitiva existiendo también varias teorías que apuntan a cierta divinidad en el dibujo. Actualmente se considera un símbolo de la provincia de Almería.

Historia[editar]

La Cueva de los Letreros y otras manifestaciones rupestres de los Abrigos del Maimón, y más concretamente el indalo, fueron descubiertos hacia 1868 por el arqueólogo almeriense Manuel de Góngora y Martínez y fueron declarados Monumento Histórico Nacional en 1924 y en 1998 Patrimonio de la Humanidad como parte del arte rupestre del arco mediterráneo de la península ibérica.

No obstante el símbolo del indalo no es exclusivo del levante ibérico, ya que hace pocos años fue encontrado otro en la Cueva del Tablón en la localidad madrileña de Patones.

Durante siglos,[cita requerida] antes de la catalogación del indalo por parte de los estudiosos, fue símbolo de buena suerte y considerado un tótem en el norte y levante de la provincia de Almería, especialmente en Mojácar, donde lo pintaban con almagre para proteger las casas de las tormentas y el mal de ojo. Se le llamaba el «muñequillo mojaquero».

A mediados del siglo XX fue tomado como símbolo y bandera de un movimiento intelectual y pictórico encabezado por Jesús de Perceval, discípulo un poco anárquico de la visión (véase noucentista) mediterránea del filósofo Eugenio d'Ors. Por su parte, Perceval reivindicaba la postura vital, la cosmovisión de lo almeriense y la esencialidad de las culturas anteriores desde la antigüedad, en un renacer constante del clasicismo considerado como movimiento eterno que se renueva cíclicamente.

Tan fuerte fue el simbolismo del Indalo para esos artistas e intelectuales que pusieron a su grupo el nombre de movimiento indaliano. Los indalianos veían en su enseña un hombre ancestral sosteniendo un arcoiris y simbolizando un pacto entre el hombre y los dioses para evitar futuros diluvios. El estudio del dibujo muestra que la figura no representa otra cosa que un arquero apuntando hacia el ave que vuela sobre él. El origen del nombre tiene que ver con una anécdota cuando la Tertulia Indaliana elige un símbolo para su movimiento al que se bautiza con el diminutivo «Indalo» por el supuesto parecido con un conocido llamado Indalecio[1]​. El nombre prosperó y se aplicó definitivamente al dibujo que ahora conocemos. Es también significativo que San Indalecio sea el santo patrón de la ciudad de Almería.

En las últimas décadas, el indalo se ha convertido en el símbolo más representativo de Almería y lo almeriense y es popular como recuerdo turístico para los visitantes de la provincia.

El indalo está presente en muchos logotipos, nombres de empresas o tiendas en general relacionadas con Almería.

En la película Conan el Bárbaro de 1982, Arnold Schwarzenegger fue maquillado en una de las escenas con múltiples indalos como parte de un tatuaje ritual. Se debe tener en cuenta que esta película fue rodada en gran parte en Almería.


Referencias[editar]

  1. Dolores., Durán Díaz, María (1981). Historia y estética del movimiento indaliano (1a ed edición). Cajal. ISBN 9788485219384. OCLC 20814248. 

Enlaces externos[editar]