In Flanders Fields

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
A sculpture in the form of an open book. The text of the poem "In Flanders Fields" is written within and a small red poppy lies on top.
Inscripción del poema completo en un libro de bronze en la casa monumento donde nació John McCrae en Guelph, Ontario, Canadá.

"In Flanders Fields" es un poema de guerra en forma de rondó escrito durante la Primera Guerra Mundial por el teniente coronel médico John McCrae perteneciente al Cuerpo Expedicionario Canadiense desplegado en Flandes. McCrae quedó muy afectado por la muerte de su amigo (y antiguo alumno) teniente Alexis Helmer durante la Segunda Batalla de Ypres. Al día siguiente, 3 de mayo de 1915, McCrae inspirado por la muerte de Helmer junto con tantos otros soldados y observando la cantidad de amapolas que crecían entre las cruces de los caídos, escribió “In Flanders Fields”. El poema fue publicado sin firmar y por primera vez en la revista londinense Punch del 8 de diciembre de 1915.

Es uno de los poemas más famosos y citados desde su composición. Debido a su rápida popularidad, versos del poema fueron usados por la propaganda aliada en el esfuerzo de guerra así como para el reclutamiento de soldados y la obtención de fondos mediante la venta de bonos de guerra. La referencia del poema a las amapolas que crecen sobre las tumbas de los soldados caídos han hecho de esta flor uno de los símbolos para el recuerdo de los soldados muertos durante un conflicto armado más conocidos del mundo. El poema y la amapola son los distintivos omnipresentes en el Día del Recuerdo o del Armisticio en los países miembros de la Commonwealth, especialmente en Canadá dónde "In Flanders Fields" es una de las obras literarias más conocidas del país. El poema también tiene amplia difusión en los Estados Unidos donde está asociado a las celebraciones del Día de los Veteranos.

Antecedentes[editar]

Upper body of a man in a soldier's uniform. He has short dark hair parted in the middle and maintains a neutral expression.
El teniente coronel John McCrae durante la Primera Guerra Mundial.

John Alexander McCrae fue un médico, militar y poeta nacido en Guelph, Ontario en 1872. A temprana edad comenzó a escribir poemas, interés que desarrolló durante toda su vida.[1] A partir de 1894, sus primeros trabajos fueron publicados en peridodicos y revistas canadienses.[2] La temática de la poesía de McCrae estaba enfocada, muchas veces, en la muerte y la paz que sigue una vez que se muere.[3]

Cuando comienza la Primera Guerra Mundial en 1914, McCrae se alista en la Fuerza Expedicionaria Canadiense. McCrae tuvo la opción de alistarse en el cuerpo médico, debido a su profesión y a sus 41 años de edad, pero decidió voluntariamente enrolarse en una unidad de combate como artillero y oficial médico.[4] Esta fue la segunda experiencia bélica de McCrae pues ya estuvo combatiendo como voluntario con las fuerzas canadienses durante la Segunda Guerra Bóer.[5] Siempre se consideró, ante todo, soldado. Desde pequeño, cuando creció en un ambiente militar y posteriormente cuando desarrolló su carrera en diversas instituciones militares canadienses, McCrae creía en el deber de defender y luchar por Canadá y el Imperio Británico.[6]

McCrae luchó en la segunda batalla de Ypres en Flandes, Bélgica. El 22 de abril de 1915 el ejército alemán usó por primera vez en la historia de la guerra gases químicos venenosos. Los alemanes lanzaron sobre las posiciones canadienses cloro, pero fueron incapaces de romper las líneas aliadas que los canadienses mantuvieron más de dos semanas. En una carta a su madre McCrae describía la batalla como una pesadilla: "Durante diecisiete días ninguno de nosotros ha podido quitarse la ropa o las botas, salvo en alguna ocasión. Durante todo ese tiempo no hemos podido dormir, el fuego de artillería y los disparos de fusil no cesaron ni un minuto… Junto a todo esto, el constante fondo de la muerte, los heridos, los mutilados y la terrible ansiedad de no poder mantener las líneas"[7] El 2 de mayo Alexis Helmer, un intimo amigo, murió durante la batalla. McCrae, como oficial, se encargó personalmente de los servicios funerarios y observó como las amapolas silvestres crecían alrededor de las tumbas de los soldados muertos en Ypres. Al día siguiente, sentado en el estribo de una ambulancia, compuso el poema.[8]

Poema[editar]

The poem handwritten by McCrae. In this copy, the first line ends with "grow", differing from the original published version.
Copia manuscrita del poema en la obra In Flanders Fields and Other Poems. Al contrario que en la versión impresa del mismo libro, McCrae finaliza el primer verso con la palabra "grow".

El primer capítulo de In Flanders Fields and Other Poems, una recopilación de las obras de McCrae realizada en 1919, muestra el texto del poema como sigue:[9]

In Flanders fields the poppies blow
Between the crosses, row on row,
That mark our place; and in the sky
The larks, still bravely singing, fly
Scarce heard amid the guns below.

We are the Dead. Short days ago
We lived, felt dawn, saw sunset glow,
Loved and were loved, and now we lie
In Flanders fields.

Take up our quarrel with the foe:
To you from failing hands we throw
The torch; be yours to hold it high.
If ye break faith with us who die
We shall not sleep, though poppies grow
In Flanders fields.

Publicación[editar]

A page from a book. The first stanza of the poem is printed above an illustration of a white cross amidst a field of red poppies while two cannons fire in the background.
Página ilustrada por Ernest Clegg donde se puede leer que el primer verso termina con "grow".

Existen varias versiones tanto sobre el momento mismo de la escritura de "In Flanders Fields" como de su posterior publicación. Cyril Allinson fue el sargento mayor de la unidad de McCrae. Mientras distribuía el correo de la brigada, Allinson pudo observar como McCrae escribía sin dejar de mirar la tumba de Helmer. Cuando Allison leyó el poema vio que describía "casi exactamente la escena que teníamos delante de nosotros".[10] Allison quedó tan afectado que memorizó el poema inmediatamente. Tradicionalmente se cuenta que McCrae no quedó satisfecho del todo con el poema por lo que arrugó la hoja de papel y la tiró.[11] El poema fue encontrado por otro compañero de la unidad, o bien Edward Morrison o J. M. Elder,[12] o el propio sargento Allinson.[11] Finalmente, McCrae fue convencido para enviar el poema para su publicación.[13]

Otra historia sitúa a John McCrae escribiendo el poema durante la mañana del 2 de mayo, en tan solo 20 minutos, después de asistir al funeral de Alexis Helmer. Una tercera versión sobre el origen de la obra dice que McCrae compuso el poema en el hospital de campaña durante el escaso tiempo libre del que disponía entre las frecuentes llegadas de soldados heridos en busca de atención médica.[14] Independientemente de su origen, lo que es cierto es que McCrae estuvo trabajando en el poema durante meses hasta que consideró que estaba listo para su publicación.[15] Finalmente, lo envió al semanario londinense The Spectator, pero fue rechazado. Entonces, McCrae envió el poema a la revista humorística Punch donde fue publicado el 8 de diciembre de 1915.[13] Aunque el poema se publicó sin nombrar a su autor, en el índice general de final de año Punch asignó la autoría del poema a McCrae.[16]

Popularidad[editar]

Painting of a soldier staring down at a white cross surrounded by red poppies. The text "If ye break faith ~ we shall not sleep" and "Buy Victory Bonds" are written at the top and bottom respectively.
Partes del poema fueron usadas como propaganda de Guerra, como en este cartel canadiense para la venta de bonos de guerra

Según el historiador Paul Fussell, "In Flanders Fields" fue el poema más conocido de su tiempo. Una vez que McCrae fue conocido como el autor del poema comenzó a recibir grandes cantidades de telegramas y cartas elogiándole por su obra.[17] El poema fue publicado por todo el mundo y rápidamente se convirtió en sinónimo del sacrificio de los soldados caídos en la Primera Guerra Mundial.[18] "In Flanders Fields" fue traducido a tantos idiomas que el propio McCrae bromeaba diciendo "seguramente que solamente falta en chino".[19] El poema atrajo prácticamente a todos. Por una parte, los soldados lo tomaron para darse ánimo en el cumplimiento del deber en el frente y no traicionar a sus camaradas caídos. Por otra, la población civil desde sus casas y lejos del frente de batalla vio en el poema una explicación de la causa por la que sus seres queridos estaban luchando.[20]


Legado[editar]

McCrae fue asignado al cuerpo médico y destinado en Boulogne-sur-Mer, Francia, en junio de 1915, donde fue ascendido a teniente coronel tomando el mando del Hospital General Canadiense número 3.[21] El 13 de enero de 1918 fue ascendido al rango de coronel y nombrado Asesor Médico de los ejércitos de la Corona Británica en Francia. Pero los años de guerra habían afectado a la salud de McCrae. Ese mismo día le fue diagnosticado que padecía neumonía y poco después la enfermedad se extendió provocándole una meningitis. El 28 de enero de 1918 John McCrae murió en el hospital militar de Wimereux siendo enterrado con todos los honores militares en el cementerio comunal de dicha ciudad.[22] Un libro de sus obras, que incluía "In Flanders Fields" fue publicado al año siguiente.[23]

"In Flanders Fields" ha alcanzado el estatus de icono en Canadá donde es un elemento básico en las conmemoraciones del Día del Recuerdo y posiblemente la pieza literaria más conocida entre los canadienses de lengua inglesa.[23] Existe una adaptación oficial en francés titulada "Au champ d'honneur", escrita por Jean Pariseau y utilizada por el gobierno de Canadá en las ceremonias en francés o bilingües.[24] La Real Casa de Moneda Canadiense ha emitido un billete de diez dólares en el que aparecen amapolas silvestres junto con la primera estrofa del poema. Además ha acuñado en varias ocasiones monedas de veinticinco centavos con una amapola. La emisión de 2004 lleva en el centro una amapola de color rojo, por lo que está considerada la primera moneda multicolor en circulación del mundo.[25] Por otra parte, los versos "to you from failing hands we throw the torch, be yours to hold it high" han servido de lema al equipo de hockey Canadiens de Montréal desde 1940.[26]


Amapolas del recuerdo[editar]

Several wreaths of artificial red poppies with black centres. The logo of various veterans and community groups are printed in the middle of each.
Coronas de amapolas en la Puerta de Menin en Ypres, Bélgica

Las amapolas rojas a las que se refiere McCrae han estado asociadas a la guerra desde las Guerras Napoleónicas cuando, ya entonces, un escritor de la época se dio cuenta como las amapolas crecían sobre las fosas donde estaban enterrados los soldados.[27] Por otra parte, el substrato del suelo de Flandes fue muy removido y alterado por la artillería, incrementándose mucho los niveles de cal, lo que hizo de las amapolas una de las pocas plantas que se adaptaron muy bien al desolador terreno.[28]

La profesora estadounidense Moina Michael escribió en 1918 el poema We Shall Keep the Faith como repuesta a la última estrofa del poema de McCrae.[29] y como homenaje a las primeros versos de "In Flanders Fields", Michael se comprometió a llevar puesta siempre una amapola roja como recuerdo a todos aquellos que habían participado en la guerra.[30]

Después de la guerra, Moina Michael observó que los soldados que habían quedado discapacitados necesitaban un apoyo económico o laboral por lo que materializó la idea de vender amapolas de seda roja como una forma de obtener fondos para estos veteranos de guerra. En 1921, los esfuerzos de Moina llevaron a que la amapola roja fuera adoptada como símbolo para el recuerdo de los veteranos que participaron en la guerra por la American Legion Auxiliary, la mayor asociación patriótica femenina de apoyo a veteranos de guerra. La francesa Madame E. Guérin asistió en 1920 a una de las convenciones de la Legion apoyada por Michael y decidó adoptar la idea para vender amapolas en Francia y financiar los centros para huérfanos de la guerra.[31] En 1921, Guérin envió vendedores de amapolas a las conmemoraciones del Día del Recuerdo en Londres lo que llamó la atención al mariscal de campo Douglas Haig. Siendo uno de los fundadores de la Royal British Legion, Haig apoyo con empeño esta nueva iniciativa de vender amapolas.[28] La venta de amapolas se extendió rápidamente a lo largo del Imperio británico. Actualmente, llevar una amapola puesta durante el Día del Recuerdo y sus días previos se mantiene como una costumbre muy popular en las naciones miembros de la Commonweath, especialmente en Canadá, Gran Bretaña, Sudáfrica y también durante el Día ANZAC en Australia y Nueva Zelanda.[31]


Referencias[editar]

Notas
  1. Prescott, 1985, p. 11
  2. The early years, Veterans Affairs Canada, consultado el 6 de febrero de 2012 
  3. Prescott, 1985, p. 21
  4. Gillmor, 2001, pp. 91–92
  5. Prescott, 1985, p. 31
  6. Bassett, 1984, p. 14
  7. In Flanders Fields, Veterans Affairs Canada, consultado el 6 de febrero de 2012 
  8. Gillmor, 2001, p. 93
  9. In Flanders Fields and Other Poems. G. P. Putnam's Sons. 1919. p. 3.  La versión impresa del poema termina el primer verso con "blow". El mismo libro también incluye la versión manuscrita del poema, donde la primera línea termina con "grow".
  10. «Poem depicts war scenes», Regina Leader-Post, 12 de noviembre de 1968: 13, consultado el 7 de febrero de 2012 
  11. a b «Forever there... In Flanders Fields», The Journal Opinion, 29 de marzo de 2006: 8, consultado el 7 de febrero de 2012 
  12. The Red Poppy, The Australian Army, consultado el 7 de febrero de 2012 
  13. a b Prescott, 1985, p. 96
  14. Prescott, 1985, pp. 95–96
  15. Gillmor, 2001, p. 94
  16. Prescott, 1985, p. 105
  17. Ragner, Bernhard (30 de enero de 1938), «A tribute in Flanders Fields», New York Times Magazine: 14, consultado el 7 de febrero de 2012 
  18. «In Flanders Fields», New York Times, 18 de diciembre de 1921, consultado el 7 de febrero de 2012 
  19. Bassett, 1984, p. 50
  20. Bassett, 1984, p. 49
  21. Prescott, 1985, p. 101
  22. Bassett, 1984, pp. 59–60
  23. a b Holmes, Nancy (2005), «"In Flanders Fields" — Canada's official poem: breaking faith», Studies in Canadian Literature (University of New Brunswick) 30 (1), consultado el 11 de febrero de 2012 
  24. Le Canada pendant la Première Guerre mondiale et la route vers la crête de Vimy, Veterans Affairs Canada, consultado el 8 de febrero de 2012 
  25. A symbol of remembrance, Royal Canadian Mint, consultado el 11 de febrero de 2012 
  26. Last game at the Montreal Forum, Canadian Broadcasting Corporation, consultado el 11 de febrero de 2012 
  27. Remembrance Day: Lest we forget, Canadian Broadcasting Corporation, 10 de noviembre de 2010, consultado el 8 de febrero de 2012 
  28. a b Where did the idea to sell poppies come from?, BBC News, 10 de noviembre de 2006, consultado el 8 de febrero de 2012 
  29. Moina Michael, Digital Library of Georgia, consultado el 8 de febrero de 2012 
  30. «Where did the idea to sell poppies come from?». BBC News. 10 de noviembre de 2006. Consultado el 18 de febrero de 2009. 
  31. a b Rahman, Rema (9 de noviembre de 2011), Who, What, Why: Which countries wear poppies?, BBC News, consultado el 8 de febrero de 2012 
Bibliografía
  • Bassett, John (1984), The Canadians: John McCrae, Markham, Ontario: Fitzhenry & Whiteside Limited, ISBN 0-88902-651-3 
  • Fussell, Paul (2009) [1975], The Great War and Modern Memory (Illustrated Edition), New York: Stirling Publishing, ISBN 0-19-513331-5 
  • Gillmor, Don (2001), Canada: A People's History two, Toronto, Ontario: McClelland & Stewart, ISBN 0-7710-3340-0, ISBN 0-7710-3341-9 
  • Granfield, Linda (2014), In Flanders Fields, Canada: Fitzhenry and Whiteside, ISBN 978-1554553600 
  • McCrae, John (1919), In Flanders Fields and Other Poems, Arcturus Publishing (reprint 2008), ISBN 1-84193-994-3, consultado el 7 de febrero de 2012 
  • Prescott, John F. (1985), In Flanders Fields: The Story of John McCrae, Erin, Ontario: Boston Mills Press, ISBN 0-919783-07-4