Inés de Benigánim

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Beata Inés de Benigànim
Fernando selma-Retrato de la beata Josefa de Santa Inés de Benigánim.jpg
Retrato de la beata Josefa de Santa Inés de Benigánim, grabado de Fernando Selma por dibujo de Vicente López Portaña. Biblioteca Nacional de España.
Beata
Nombre Josefa Mª de Santa Inés
Nacimiento 9 de febrero de 1625
Benigànim (Valencia, España Bandera de España)
Padres Luís Albiñana
Vicenta Gomar
Fallecimiento 21 de enero de 1696
(71 años)
Benigánim, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Venerada en Iglesia católica
Beatificación 26 de febrero de 1888, por S.S.León XIII
Canonización En trámite
Principal santuario Iglesia de la Purísima Concepción y de la Beata Inés Beniganim, España
Orden religiosa Orden de los Agustinos Descalzos Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 21 de enero

Josefa de Santa Inés, o la beata Inés de Benigánim (Benigánim, 1625-1696) fue una religiosa agustina beatificada por el papa León XIII.

Biografía[editar]

La Beata Inés nació en Benigánim el 9 de febrero de 1625 de sus cristianos padres Luís Albiñana y Vicenta Gomar, siendo bautizada con el nombre de Josefa Teresa Albiñana Gomar, en la iglesia parroquial de dicha villa. Aquí mismo recibió el sacramento de la Confirmación a los 8 años.

Desde niña sintió la vocación religiosa como el mayor ideal de su vida, y a los 18 años solicitó ingresar en las Agustinas Descalzas de la población, siendo admitida el 25 de octubre del 1643. El 26 de junio del 1644 vistió el hábito. El 27 de agosto del 1645 hizo su profesión con el nombre de Josefa Mª de Santa Inés.

A su profunda humildad unía su angelical virginidad, una ferviente caridad y un deseo de hacer el bien a todos, a enfermos, pecadores y matrimonios desunidos, y a personas en cualquier necesidad. Su fórmula era la siguiente: “A mi sí, a tu no” (expresión en valenciano que significa “A mí sí, a ti no”), ofreciéndose sufrir para aliviar a los que sufren. Un refrán popular acredita su caridad: “Beata Inés, on et criden ves” (“Beata Inés, donde te llamen ve”).

Por su profunda humildad, el Espíritu Santo la colmó de sus dones y frutos, convirtiéndola en vida en consejera de almas, en sus problemas; de reyes y gobernadores, en sus asuntos políticos, y de teólogos en sus tratados científicos.

Murió el 21 de enero de 1696, a los setenta y una años, después de recibir los sacramentos.

Beatificación[editar]

El día 26 de febrero de 1888, a las 10 de la mañana, el papa León XIII procedió a la solemne beatificación de la venerable sierva de Dios, Josefa María de Santa Inés, llamada popularmente Inés de Benigánim.

Enlaces externos[editar]