Impresora térmica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Una impresora térmica se basa en una serie de agujas calientes que van recorriendo un papel especial (termosensible) que al contacto se vuelve de color negro. Son muy usadas en los cajeros y supermercados por su bajo coste.

Prestaciones[editar]

La impresión térmica sólo posibilita la impresión en monocromo color negro, y únicamente en los modelos más recientes mediante un papel especial adicionalmente en rojo o azul. Por otro lado, los costos por copia son muy bajos ya que no consume más que el propio papel. La velocidad de impresión en este caso puede tener en mm/s, refiriéndose a los milímetros de rollo de papel que salen de la impresora. Oscila habitualmente entre 100 y 206 mm/s.

La durabilidad de la impresión es relativamente baja puesto que el desgaste que tiene el papel, en particular las temperaturas altas, hace que se pierda el texto o imagen escrito en el mismo.

Véase también[editar]