Impresora térmica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La impresora térmica se basa en una serie de agujas calientes que van recorriendo el papel termosensible, que al contacto se vuelve de color negro.[1]

Por su bajo coste, son muy usadas en los cajeros automáticos y supermercados.

La velocidad de impresión se mide en milímetros por segundo (mm/s), refiriéndose a los milímetros del rollo de papel que salen de la impresora.

Este tipo de impresora puede clasificarse como impresora: sin impacto; de caracteres de puntos matriciales; carácter a carácter; e impresora de solo texto.

Ventajas[editar]

  • Los costes por copia son muy bajos porque no consume más que el propio papel.

Desventajas[editar]

  • La impresión térmica solamente posibilita la impresión en monocromo color negro, y únicamente en los modelos más recientes mediante un papel especial adicionalmente en rojo o azul.
  • La velocidad de impresión oscila habitualmente entre 100 y 206 mm/s.
  • La durabilidad de la impresión es relativamente baja porque el desgaste del papel, en particular en ambientes con temperaturas altas, hace que se borre el texto escrito en el mismo.

Referencias[editar]

Véase también[editar]