Imperio parto

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Imperio parto

Seleucid-empire-323BCE.png

247 a. C.-224 d. C.

Carte empire Sassanide.png
Império Cuchana-es.svg

Ubicación de {{{nombre_común}}}
El imperio parto en su máxima extensión
Capital Ctesifonte,[1]Ecbatana, Hecatompilos, Susa, Mithradatkirt, Asaak, Rayy
Idioma principal Griego (oficial),[2]Parto (oficial),[3]
Otros idiomas Persa,
Arameo (lengua franca),[2][4]Acadio[1]
Religión Zoroastrismo
Religión babilónica[5]
Período histórico Antigüedad clásica
 • Establecido 247 a. C.
 • Disolución 224 d. C.
Moneda Dracma

El imperio parto, también conocido como imperio arsácida,[6]​ fue una de las principales potencias políticas y culturales iranias del antiguo Irán.[7]​ Su último nombre proviene de Arsaces I[8]​ que, como líder de los parnos, fue su fundador a mediados del siglo III a.C. cuando conquistó la región de Partia,[9]​ en el noreste de Irán, por entonces una satrapía (provincia) bajo Andragoras, en rebelión contra el imperio seléucida. Mitrídates I (c. 171-138 a.C.) expandió el imperio al tomar Media y Mesopotamia de los seléucidas. En su apogeo, el imperio parto se extendía desde el norte del Éufrates, en lo que ahora es el centro-este de Turquía, hasta el este de Irán. El imperio, situado en la ruta de la seda entre el imperio romano en la cuenca del Mediterráneo y la dinastía Han de China, se convirtió en un centro de comercio.

Los partos adoptaron en gran medida el arte, la arquitectura, las creencias religiosas y las insignias reales de su imperio culturalmente heterogéneo, que abarcaba las culturas persa, helénica y regional. Durante aproximadamente la primera mitad de su existencia, la corte arsácida adoptó elementos de la cultura griega, aunque finalmente vio un renacimiento gradual de las tradiciones iraníes. Los gobernantes arsácidas se titulaban a sí mismos «Rey de reyes», como pretensión de ser los herederos del imperio aqueménida; de hecho, aceptaron a muchos reyes locales como vasallos allí donde los aqueménidas habrían designado, aunque en gran medida autónomos, a sátrapas. La corte designó un pequeño número de sátrapas, en gran parte fuera de Irán, pero estas satrapías eran más pequeñas y menos poderosas que los potentados aqueménidas. Con la expansión del poder arsácida, la sede del gobierno central se trasladó de Nisa a Ctesifonte a lo largo del Tigris (al sur de la moderna Bagdad, Iraq), aunque otros lugares también sirvieron como capitales.

Los primeros enemigos de los partos fueron los seléucidas por el oeste y los escitas por el norte. Sin embargo, a medida que Partia se expandió hacia el oeste, entraron en conflicto con el reino de Armenia y, finalmente, con la República Romana tardía. Roma y Partia compitieron entre sí para establecer a los reyes de Armenia como sus clientes subordinados. Los partos derrotaron a Marco Licinio Craso en la batalla de Carras en el año 53 a.C., y en los años 40-39 a.C. las fuerzas partas capturaron todo el Levante, excepto Tiro, a los romanos. Sin embargo, Marco Antonio lideró un contraataque contra Partia, aunque sus éxitos se lograron generalmente en su ausencia, bajo el liderazgo de su teniente Ventidio. Varios emperadores romanos o sus generales invadieron Mesopotamia en el curso de las guerras párticas de los siglos siguientes. Los romanos capturaron las ciudades de Seleucia y Ctesifonte en múltiples ocasiones durante estos conflictos, pero nunca pudieron retenerlas. Las frecuentes guerras civiles entre los aspirantes al trono parto resultaron ser más peligrosas para la estabilidad del imperio que la invasión extranjera, y el poder de Partia se evaporó cuando Ardacher I, gobernante de Istajr en Persis, se rebeló contra los arsácidas y mató a su último gobernante, Artabano IV, en el año 224 d.C. Ardacher estableció el imperio sasánida, que gobernó Irán y gran parte de Oriente Próximo hasta las conquistas musulmanas del siglo VII, aunque la dinastía arsácida perduró a través de la dinastía arsácida de Armenia, la dinastía arsácida de Iberia y la dinastía arsácida de Albania del Cáucaso; todas ellas ramas homónimas de los arsácidas partianos.

Las fuentes nativas partas, escritas en parto, griego y otros idiomas, son escasas en comparación con las fuentes sasánidas e incluso con fuentes aqueménidas anteriores. Aparte de tablillas cuneiformes dispersas, ostracon fragmentados, inscripciones rupestres, dracmas y la pervivencia fortuita de algunos pergaminos, gran parte de la historia de Partia solo se conoce a través de fuentes externas. Estas incluyen principalmente obras griegas y romanas, pero también obras chinas, impulsadas por el deseo de los chinos Han de formar alianzas contra los Xiongnu.[10]​ Los historiadores consideran que el arte parto es una fuente válida para comprender aspectos de la sociedad y la cultura que, de otro modo, estarían ausentes en las fuentes textuales.

Historia[editar]

Orígenes y establecimiento[editar]

Dracma de plata de Arsaces I con la inscripción en griego ΑΡΣΑΚΟΥ «de Arsaces»

Antes de que Arsaces I fundase la dinastía arsácida, fue jefe de los parnos, una antigua tribu centroasiática de los pueblos iranios y una de las tribus nómadas dentro de la confederación de Dahes.[11]​ Los parnos probablemente hablaban una lengua iraní oriental, en contraste con la lengua iraní noroccidental que se hablaba en esa época en Partia.[12]​ Esta última era una provincia del noreste, primero bajo el imperio aqueménida y luego bajo el imperio seléucida.[13]​ Después de conquistar la región, los parnos adoptaron el parto como lengua oficial de la corte, hablándolo junto con el persa medio, el arameo, el griego, el babilonio, el sogdiano y otras lenguas en los territorios multilingües que conquistarían.[14]

No se sabe por qué la corte arsácida eligió retroactivamente el año 247 a.C. como el primer año de la era arsácida. A.D.H. Bivar concluye que este fue el año en que los seléucidas perdieron el control de Partia a manos de Andrágoras, el sátrapa que se rebeló contra ellos. Por lo tanto, Arsaces I «retrocedió sus años de reinado» hasta el momento en que cesó el control seléucida sobre Partia.[15]​ Sin embargo, Vesta Sarkhosh Curtis afirma que este fue simplemente el año en que Arsaces fue nombrado jefe de la tribu de los parnos.[16]​ Homa Katouzian[17]​ y Gene Ralph Garthwaite[18]​ afirman que fue el año en que Arsaces conquistó Partia y expulsó a las autoridades seléucidas, pero Curtis[16]​ y Maria Brosius[19]​ afirman que Andrágoras no fue derrocado por los arsácidas hasta el año 238 a.C.

No está claro quién sucedió inmediatamente a Arsaces I. Bivar[20]​ y Katouzian[17]​ afirman que fue su hermano Tirídates I, quien a su vez fue sucedido por su hijo Arsaces II en 211 a.C. Sin embargo, Curtis[21]​ y Brosius[22]​ afirman que Arsaces II fue el sucesor inmediato de Arsaces I, con Curtis afirmando que la sucesión tuvo lugar en el año 211 a.C., y Brosius en el año 217 a.C. Bivar insiste en que el 138 a.C., el último año de reinado de Mitrídates I, es «la primera fecha de reinado establecida con precisión de la historia de Partia».[23]​ Debido a estas y otras discrepancias, Bivar esboza dos cronologías reales distintas aceptadas por los historiadores.[24]​ A partir del siglo II a.C., los partos reclamaron ficticiamente ser descendientes del rey de reyes aqueménida, Artajerjes II.[25]

Partia, de color amarillo, junto al imperio seléucida (azul) y la república romana (púrpura) alrededor del año 200 a.C.

Por un tiempo, Arsaces consolidó su posición en Partia e Hircania aprovechando la invasión del territorio seléucida en el oeste por Ptolomeo III de Egipto. Este conflicto con Ptolomeo, la Tercera Guerra Siria (246-241 a.C.), también permitió a Diodoto I rebelarse y formar el reino grecobactriano en Asia Central.[19]​ El sucesor de este último, Diodoto II, formó una alianza con Arsaces contra los seléucidas, pero Arsaces fue expulsado temporalmente de Partia por las fuerzas de Seleuco II Calinico.[26]​ Después de pasar algún tiempo en el exilio entre la tribu nómada de los apasices, Arsaces dirigió un contraataque y reconquistó Partia. El sucesor de Seleuco II, Antíoco III el Grande, no pudo tomar represalias inmediatas porque sus tropas estaban comprometidas en sofocar la rebelión de Molón en Media.[26]

Antíoco III lanzó una campaña para recuperar Partia y Bactria en el 210 o 209 a.C. No tuvo éxito, pero negoció un acuerdo de paz con Arsaces II. A este último se le concedió el título de rey (en griego: basileus) a cambio de su sumisión a Antíoco III como su superior.[27]​ Los seléucidas no pudieron intervenir más en los asuntos de Partia debido a la creciente invasión de la república romana y la derrota de los seléucidas en Magnesia en 190 a.C.[27]Priapatios sucedió a Arsaces II, y tras este ascendió al trono Fraates I, que gobernó Partia sin más interferencia seléucida.[28]

Expansión y consolidación[editar]

Fraates I es recordado por expandir el control de Partia más allá de las Puertas Caspias y ocupar Apamea Ragiana. Se desconoce la ubicación de las mismas.[29]​ Sin embargo, la mayor expansión del poder y territorio de Partia tuvo lugar durante el reinado de su hermano y sucesor Mitrídates I,[22]​ a quien Katouzian compara con Ciro el Grande, fundador del imperio aqueménida.[17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Fattah, Hala Mundhir (2009). A Brief History of Iraq. Infobase Publishing. p. 46. ISBN 978-0-8160-5767-2. «One characteristic of the Parthians that the kings themselves maintained was their nomadic urge. The kings built or occupied numerous cities as their capitals, the most important being Ctesiphon on the Tigris River, which they built from the ancient town of Opis.» 
  2. a b Green, 1992, p. 45
  3. Skjaervo, Prods Oktor. «IRAN vi. IRANIAN LANGUAGES AND SCRIPTS (2) Doc – Encyclopaedia Iranica». www.iranicaonline.org (en inglés). Encyclopedia Iranica. Archivado desde el original el 17 de noviembre de 2016. Consultado el 8 de febrero de 2017. «Parthian. This was the local language of the area east of the Caspian Sea and official language of the Parthian state (see ARSACIDS) and is known from inscriptions on stone and metal, including coins and seals, and from large archives of potsherd labels on wine jars from the Parthian capital of Nisa, as well as from the Manichean texts.» 
  4. Chyet, Michael L. (1997). Afsaruddin, Asma; Krotkoff, Georg; Zahniser, A. H. Mathias, eds. Humanism, Culture, and Language in the Near East: Studies in Honor of Georg Krotkoff. Eisenbrauns. p. 284. ISBN 978-1-57506-020-0. «In the Middle Persian period (Parthian and Sassanid Empires), Aramaic was the medium of everyday writing, and it provided scripts for writing Middle Persian, Parthian, Sogdian, and Khwarezmian.» 
  5. Brosius, Maria (2006). The Persians. Routledge. p. 125. ISBN 978-0-203-06815-1. «The Parthians and the peoples of the Parthian empire were polytheistic. Each ethnic group, each city, and each land or kingdom was able to adhere to its own gods, their respective cults and religious rituals. In Babylon the city-god Marduk continued to be the main deity alongside the goddesses Ishtar and Nanai, while Hatra's main god, the sun-god Shamash, was revered alongside a multiplicity of other gods.» 
  6. Del griego Ἀρσάκης Arsakēs, del parto 𐭀𐭓𐭔𐭊 Aršak.
  7. Waters, 1974, p. 424.
  8. Brosius, 2006, p. 84
  9. «aproximadamente el Jurasán occidental» Bickerman, 1983, p. 6.
  10. Ball, 2016, p. 155
  11. Katouzian, 2009, p. 41; Curtis, 2007, p. 7; Bivar, 1983, pp. 24–27; Brosius, 2006, pp. 83–84
  12. Bivar, 1983, p. 24; Brosius, 2006, p. 84
  13. Bivar, 1983, pp. 24–27; Brosius, 2006, pp. 83–84
  14. Curtis, 2007, pp. 7–8; Brosius, 2006, pp. 83–84
  15. Bivar, 1983, pp. 28–29
  16. a b Curtis, 2007, p. 7
  17. a b c Katouzian, 2009, p. 41
  18. Garthwaite, 2005, p. 67
  19. a b Brosius, 2006, p. 85
  20. Bivar, 1983, pp. 29–31
  21. Curtis, 2007, p. 8
  22. a b Brosius, 2006, p. 86
  23. Bivar, 1983, p. 36
  24. Bivar, 1983, pp. 98–99
  25. Daryaee, 2012, p. 179.
  26. a b Brosius, 2006, pp. 85–86
  27. a b Bivar, 1983, p. 29; Brosius, 2006, p. 86; Kennedy, 1996, p. 74
  28. Bivar, 1983, pp. 29–31; Brosius, 2006, p. 86
  29. Bivar, 1983, p. 31

Bibliografía[editar]

  • An, Jiayao (2002), «When Glass Was Treasured in China», Juliano, Annette L. and Judith A. Lerner, ed., Silk Road Studies: Nomads, Traders, and Holy Men Along China's Silk Road 7, Turnhout: Brepols Publishers, pp. 79-94, ISBN 978-2-503-52178-7 .
  • Asmussen, J.P. (1983), «Christians in Iran», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 924-948, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Ball, Warwick (2016), Rome in the East: Transformation of an Empire, 2nd Edition, London & New York: Routledge, ISBN 978-0-415-72078-6 .
  • Bausani, Alessandro (1971), The Persians, from the earliest days to the twentieth century, New York: St. Martin's Press, p. 41, ISBN 978-0-236-17760-8 .
  • Bickerman, Elias J. (1983), «The Seleucid Period», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 3-20, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Bivar, A.D.H. (1983), «The Political History of Iran Under the Arsacids», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 21-99, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Bivar, A.D.H. (2007), «Gondophares and the Indo-Parthians», Curtis, Vesta Sarkhosh and Sarah Stewart, ed., The Age of the Parthians: The Ideas of Iran 2, London & New York: I.B. Tauris & Co Ltd., in association with the London Middle East Institute at SOAS and the British Museum, pp. 26-36, ISBN 978-1-84511-406-0 .
  • Boyce, Mary (1983), «Parthian Writings and Literature», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 1151-1165, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Bringmann, Klaus (2007). A History of the Roman Republic (en english). Cambridge: Polity Press. ISBN 978-0-7456-3371-8. 
  • Brosius, Maria (2006), The Persians: An Introduction, London & New York: Routledge, ISBN 978-0-415-32089-4 .
  • Burstein, Stanley M. (2004), The Reign of Cleopatra, Westport, CT: Greenwood Press, ISBN 978-0-313-32527-4. 
  • Colpe, Carsten (1983), «Development of Religious Thought», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 819-865, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Curtis, Vesta Sarkhosh (2007), «The Iranian Revival in the Parthian Period», Curtis, Vesta Sarkhosh and Sarah Stewart, ed., The Age of the Parthians: The Ideas of Iran 2, London & New York: I.B. Tauris & Co Ltd., in association with the London Middle East Institute at SOAS and the British Museum, pp. 7-25, ISBN 978-1-84511-406-0 .
  • Daryaee, Touraj (2012). The Oxford Handbook of Iranian History. Oxford University Press. pp. 1-432. ISBN 978-0-19-987575-7. 
  • de Crespigny, Rafe (2007), A Biographical Dictionary of Later Han to the Three Kingdoms (23–220 AD), Leiden: Koninklijke Brill, ISBN 978-90-04-15605-0 .
  • Demiéville, Paul (1986), «Philosophy and religion from Han to Sui», Twitchett and Loewe, ed., Cambridge History of China: the Ch'in and Han Empires, 221 B.C. – A.D. 220 1, Cambridge: Cambridge University Press, pp. 808-872, ISBN 978-0-521-24327-8 .
  • Duchesne-Guillemin, J. (1983), «Zoroastrian religion», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 866-908, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Ebrey, Patricia Buckley (1999), The Cambridge Illustrated History of China, Cambridge: Cambridge University Press, ISBN 978-0-521-66991-7  (paperback).
  • Emmerick, R.E. (1983), «Buddhism Among Iranian Peoples», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 949-964, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Frye, R.N. (1983), «The Political History of Iran Under the Sasanians», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 116-180, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Garthwaite, Gene Ralph (2005), The Persians, Oxford & Carlton: Blackwell Publishing, Ltd., ISBN 978-1-55786-860-2 .
  • Green, Tamara M. (1992), The City of the Moon God: Religious Traditions of Harran, BRILL, ISBN 978-90-04-09513-7 .
  • Howard, Michael C. (2012), Transnationalism in Ancient and Medieval Societies: the Role of Cross Border Trade and Travel, Jefferson: McFarland & Company .
  • Katouzian, Homa (2009), The Persians: Ancient, Medieval, and Modern Iran, New Haven & London: Yale University Press, ISBN 978-0-300-12118-6 .
  • Kennedy, David (1996), «Parthia and Rome: eastern perspectives», The Roman Army in the East, Ann Arbor: Cushing Malloy Inc., Journal of Roman Archaeology: Supplementary Series Number Eighteen, pp. 67-90, ISBN 978-1-887829-18-2 
  • Kurz, Otto (1983), «Cultural Relations Between Parthia and Rome», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 559-567, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Lightfoot, C.S. (1990), «Trajan's Parthian War and the Fourth-Century Perspective», The Journal of Roman Studies 80: 115-126, JSTOR 300283, doi:10.2307/300283 
  • Lukonin, V.G. (1983), «Political, Social and Administrative Institutions: Taxes and Trade», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 681-746, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Mawer, Granville Allen (2013), «The Riddle of Cattigara», Mapping Our World: Terra Incognita to Australia, Canberra: National Library of Australia, pp. 38-39, ISBN 978-0-642-27809-8 .
  • Mommsen, Theodor (2004) [original publication 1909 by Ares Publishers, Inc.], The Provinces of the Roman Empire: From Caesar to Diocletian 2, Piscataway (New Jersey): Gorgias Press, ISBN 978-1-59333-026-2 .
  • Morton, William S.; Lewis, Charlton M. (2005), China: Its History and Culture, New York: McGraw-Hill, ISBN 978-0-07-141279-7 .
  • Neusner, J. (1983), «Jews in Iran», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 909-923, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Posch, Walter (1998), «Chinesische Quellen zu den Parthern», Weisehöfer, Josef, ed., Das Partherreich und seine Zeugnisse, Historia: Zeitschrift für alte Geschichte, vol. 122 (en alemán), Stuttgart: Franz Steiner, pp. 355-364 .
  • Roller, Duane W. (2010), Cleopatra: a biography, Oxford: Oxford University Press, ISBN 978-0-19-536553-5. 
  • Schlumberger, Daniel (1983), «Parthian Art», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 1027-1054, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Sellwood, David (1983), «Parthian Coins», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 279-298, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Shahbazi, Shahpur A. (1987), «Arsacids. I. Origin», Encyclopaedia Iranica 2: 255 
  • Shayegan, Rahim M. (2007), «On Demetrius II Nicator's Arsacid Captivity and Second Rule», Bulletin of the Asia Institute 17: 83-103 
  • Shayegan, Rahim M. (2011), Arsacids and Sasanians: Political Ideology in Post-Hellenistic and Late Antique Persia, Cambridge: Cambridge University Press, ISBN 978-0-521-76641-8 
  • Sheldon, Rose Mary (2010), Rome's Wars in Parthia: Blood in the Sand, London & Portland: Valentine Mitchell, ISBN 978-0-85303-981-5 
  • Strugnell, Emma (2006), «Ventidius' Parthian War: Rome's Forgotten Eastern Triumph», Acta Antiqua 46 (3): 239-252, doi:10.1556/AAnt.46.2006.3.3 
  • Syme, Ronald (1939), The Roman Revolution, Oxford: Oxford University Press, ISBN 978-0-19-280320-7 
  • Torday, Laszlo (1997), Mounted Archers: The Beginnings of Central Asian History, Durham: The Durham Academic Press, ISBN 978-1-900838-03-0 
  • Wang, Tao (2007), «Parthia in China: a Re-examination of the Historical Records», Curtis, Vesta Sarkhosh and Sarah Stewart, ed., The Age of the Parthians: The Ideas of Iran 2, London & New York: I.B. Tauris & Co Ltd., in association with the London Middle East Institute at SOAS and the British Museum, pp. 87-104, ISBN 978-1-84511-406-0 .
  • Waters, Kenneth H. (1974), «The Reign of Trajan, part VII: Trajanic Wars and Frontiers. The Danube and the East», Temporini, Hildegard, ed., Aufstieg und Niedergang der römischen Welt. Principat. II.2, Berlin: Walter de Gruyter, pp. 415-427 .
  • Watson, William (1983), «Iran and China», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 537-558, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Widengren, Geo (1983), «Sources of Parthian and Sasanian History», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (2), London & New York: Cambridge University Press, pp. 1261-1283, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Wood, Frances (2002), The Silk Road: Two Thousand Years in the Heart of Asia, Berkeley and Los Angeles: University of California Press, ISBN 978-0-520-24340-8 .
  • Yarshater, Ehsan (1983), «Iranian National History», Yarshater, Ehsan, ed., Cambridge History of Iran 3 (1), London & New York: Cambridge University Press, pp. 359-480, ISBN 978-0-521-20092-9 .
  • Young, Gary K. (2001), Rome's Eastern Trade: International Commerce and Imperial Policy, 31 BC - AD 305, London & New York: Routledge, ISBN 978-0-415-24219-6 .
  • , Ying-shih (1986), «Han Foreign Relations», Twitchett, Denis and Michael Loewe, ed., Cambridge History of China: the Ch'in and Han Empires, 221 B.C. – A.D. 220 1, Cambridge: Cambridge University Press, pp. 377-462, ISBN 978-0-521-24327-8 .
  • Zhang, Guanuda (2002), «The Role of the Sogdians as Translators of Buddhist Texts», Juliano, Annette L. and Judith A. Lerner, ed., Silk Road Studies: Nomads, Traders, and Holy Men Along China's Silk Road 7, Turnhout: Brepols Publishers, pp. 75-78, ISBN 978-2-503-52178-7 .