Ilustración de libros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ilustración de un gallito con el sol naciente y hombre con gorra de dormir en una ventana.
Ilustración del cuento "La casita que construyó Jack"; impreso por Edmund Evans, ilustrado por Randolph Caldecott (1887).
Una de las 12 ilustraciones de la 4ta edición del Paradise Lost de John Milton, ilustrado por John Baptist Medina, 1688.

La ilustración de libros manuscritos era una artesanía muy desarrollada en tiempos antiguos, y la tradición de iluminar manuscritos floreció en occidente hasta que se inventó la imprenta. En otras partes del mundo existieron prácticas similares, tales como las miniaturas persas. La ilustración de libros tal como la conocemos hoy se origina en el siglo XV a partir de ilustraciones mediante talla en madera que rápidamente fueron incluidas en los primeros libros impresos, y posteriormente libros impresos en bloque.[1]​ Se utilizaron otras técnicas tales como el grabado, aguafuerte, litografía y diversos métodos de impresión a color para expandir las posibilidades y fueron utilizadas por maestros tales como Daumier, Doré o Gavarni.[1]

Historia[editar]

La ilustración de libros tal como se la conoce a principios del siglo XXI evolucionó a partir de las primitivas impresiones mediante xilografía europeas. A comienzos del siglo XV, las barajas de juego comenzaron a ser impresas mediante impresión xilográfica con bloques de madera, que fue el primer uso de las impresione en un orden y secuencia definido. "Las primeras impresiones en bloque europeas con una función de comunicación fueron las tarjetas de santos."

Iluminación con viñetas y dibujos, incluido un hombre de perfil con la boca abierta, con varias lenguas. Copulata, "De Anima", f. 2a. HMD Collection, WZ 230 M772c 1485.

En la medida que la impresión se popularizó y los libros se volvieron más comunes, los impresores comenzaron a utilizar trozos de madera tallada para ilustrarlos. De esta manera, "los centros de producción de tallas de madera para imprimir barajas y tarjetas religiosas se convirtieron en centros de libros ilustrados.[2]​ A menudo los impresores de los primeros libros reutilizaban varias veces y contaban con "sellos" de figuras, o de los atributos de los santos, los cuales organizaban de diferentes formas en una imagen de mayor porte para obtener variaciones en la impresión final.[3]​ Por varias décadas los libros de lujo se imprimieron a menudo con espacios en blanco para iluminarlos a mano según el uso antiguo.

A diferencia de las otras técnicas utilizadas con posterioridad, el tallado de madera utiliza impresión por relieve de forma análoga al uso de tipos de metal, por lo que es posible compaginar e imprimir páginas donde haya texto e ilustraciones. Sin embargo los resultados de esta técnica son algo rudimentarios o era costosa si se utilizaba un tallador de madera de renombre, y solo podía mostrar ilustraciones con gran detalle si se utilizaban páginas de grandes proporciones. La misma no era adecuada para el nivel de detalle necesario en los mapas, y la edición boloñesa de la Cosmographia de Ptolomeo fue el primer libro en tener mapas impresos y en estar ilustrado mediante grabados (por Taddeo Crivelli) en vez de tallas en madera.[4]​ Sin embargo casi no se utilizaron ilustraciones mediante grabado hasta 1490, y en cambio entre 1480 a 1540 se produjeron un estilo de libros costosos y lujosos decorados mediante metalcut, en su mayor parte religiosos y producidos en París.[5]​ A mediados del siglo XVI ;la técnica de talla en madera fue gradualmente reemplazada por grabado a buril técnicas de grabado y aguafuerte las cuales fueron dominantes a partir de 1560-90, primero en Amberes, luego en Alemania, Suiza e Italia, los centros impresores más importantes.[6]​ Continuando de esta forma hasta fines del siglo XIX. Las mismas requerían que las ilustraciones fueran impresas por separado, utilizando una prensa de impresión distinta, alentando de esta forma el uso de ilustraciones que ocuparan toda una página, lo que se convirtió en la norma.

El grabado y el aguafuerte brindaban una mejor definición y permitían mostrar detalles más finos en las ilustraciones, por lo que a partir de fines del siglo XV se convirtieron en las técnicas preferidas, a menudo utilizando las técnicas en una misma placa. Por ello ahora un gran número de libros contaron con ilustraciones, inicialmente solo unas pocas páginas, pero gradualmente el número de ilustraciones en cada libro fue en aumento, con una tendencia a preferir el aguafuerte por sobre el grabado. Una serie de libros particulares tales como obras científicas y técnicas, libros para niños, y atlas fueron ahora profusamente ilustrados, y a partir de mediados del siglo XVIII muchas de las nuevas formas de novela incluían algunas ilustraciones.

Los libros lujosos sobre temas de geografía e historia natural, y algunos libros para niños, tenían ilustraciones impresas que eran coloreadas a mano, pero en Europa ninguna de las técnicas experimentales para impresión a color fue muy utilizada antes de mediados del siglo XIX, para cuando varias técnicas diferentes comenzaron a tener éxito. En el este de Asia la impresión a color mediante varios bloques de madera diferentes era cada vez más usada; la técnica desarrollada en Japón se denomina nishiki-e, y se usaba tanto en libros como en estampas ukiyo-e.

La litografía (inventada por Alois Senefelder en 1819) permitió una mayor variedad de textos y precisión. Ello es debido a que el artista puede ahora dibujar directamente en la placa que se usará para imprimir.[7]

Durante los siglos XIX y XX se desarrollaron nuevas técnicas que revolucionaron las ilustraciones de libros. A comienzos del siglo XIX, el proceso de fotograbado permitió reproducir fotografías en los libros. En este proceso, se utiliza una gelatina sensible a la luz para transferir la imagen a una placa de metal, que luego es tratada con un químico. Otro proceso, cromolitografía, que fue desarrollada en Francia a mediados del siglo XIX, permitió la impresión a color. El proceso era sumamente laborioso y costoso ya que el artista debía preparar una placa distinta para cada color a utilizar. A fines del siglo XX, el proceso denominado litografía offset que abarató y redujo el tiempo requerido para la impresión a color. El proceso utiliza un proceso químico para transferir un negativo fotográfico a una goma antes de imprimir.[8]

Varios movimientos artísticos de los siglo XIX y XX se interesaron por enriquecer el diseño e ilustración de los libros. Por ejemplo, Aubrey Beardsley, un propulsor del Art Nouveau y el Esteticismo, tuvo gran influencia en las ilustraciones de libros. Beardsley se especializaba en erótica y algunos de sus mejores dibujos corresponden a ilustraciones para la primera edición inglesa de la obra Salomé de Oscar Wilde (1894).[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b «History of Book Illustration». Questia. Consultado el 22 de mayo de 2010. 
  2. Meggs, Philip B. (2006). Meggs' History of Graphic Design. Hoboken, New Jersey: John Wiley & Sons, Inc. p. 79. 
  3. Mayor, 26-34
  4. Landau, David, and Parshall, Peter. The Renaissance Print, Yale, 1996, p. 241, ISBN 0300068832; Crone, G.R., review of Theatrum Orbis Terrarum. A Series of Atlases in Facsimile, The Geographical Journal, Vol. 130, No. 4 (Dec., 1964), pp. 577-578, Published by: The Royal Geographical Society (with the Institute of British Geographers), Article DOI: 10.2307/1792324, JSTOR
  5. Mayor, 247-252
  6. Mayor, 411-412
  7. Lyons, Martyn (2011). Books: A Living History. Los Angeles: J. Paul Getty Museum. p. 135. ISBN 9781606060834. 
  8. Lyons, Martyn (2011). Books: A Living History. Los Angeles: J. Paul Getty Museum. p. 190. ISBN 9781606060834. 
  9. Lyons, Martyn (2011). Books: A Living History. Los Angeles: J. Paul Getty Museum. p. 191. ISBN 9781606060834. 

Bibliografía[editar]

  • Mayor, Hyatt A., Prints and People, Metropolitan Museum of Art/Princeton, 1971, ISBN 0691003262
  • S. Lazaris, Art et science vétérinaire à Byzance: Formes et fonctions de l’image hippiatrique, Turnhout, 2010, ISBN 978-2-503-53446-6 [1]
  • Douglas Martin, The Telling Line Essays On Fifteen Contemporary Book Illustrators (1989)
  • Edward Hodnett, Five Centuries of English Book Illustration (1988)
  • Maurice Sendak, Caldecott & Co.: Notes on Books and Pictures (1988)
  • Joyce Irene Whalley and Tessa Rose Chester, A History of Children's Book Illustration (1988)
  • Elaine Moss, Part of the Pattern (1986) [incl. interviews with illustrators]
  • John Lewis, The Twentieth Century Book: Its Illustration and Design (new ed. 1984)
  • H. Carpenter and M. Prichard, The Oxford Companion to Children's Literature (1984)
  • Brigid Peppin and Lucy Micklethwaite, Dictionary of British Book Illustrators: The Twentieth Century (1983)
  • Alan Ross, Colours of War: War Art 1939-45 (1983)
  • Hugh Williamson, Methods of Book Design (3rd. ed., 1983)
  • Edward Hodnett, Image and Text: Studies in the Illustration of English Literature (1982)
  • Hans Adolf Halbey, Im weiten Feld der Buchkunst (1982) [on 20th century]
  • John Harthan, The History of the Illustrated Book: The Western Tradition (1981)
  • Pat Gilmore, Artists at Curwen (1977. Tate Gallery)
  • William Feaver, When We Were Young: Two Centuries of Children's Book Illustration (1977)
  • Illustrators [periodical] (1975 onwards)
  • Images [annual] (1975 onwards)
  • Donnerae MacCann and Olga Richard, The Children's First Books: A Critical Study of Pictures and Text (1973)
  • The Francis Williams Bequest: An Exhibition of Illustrated Books, 1967-71 [National Book League] (1972)
  • Frank Eyre, British Children's Books in the Twentieth Century (1971)
  • Walter Herdeg, An International Survey of Children's Book Illustration = special issue of Graphis; 155 (1971) [& subsequent surveys]
  • Diana Klemin, The Illustrated Book: Its Art and Craft (1970)
  • David Bland, A History of Book Illustration (2nd ed. 1969)
  • W. J. Strachan, The Artist and the Book in France (1969)
  • Bettina Hurlimann, Picture-Book World (1968)
  • Bettina Hurlimann, Three Centuries of Children's Books in Europe (1967)
  • Adrian Wilson, The Design of Books (1967)
  • Rigby Graham, Romantic Book Illustration in England, 1943-55 (1965. Private Libraries Association)
  • Bob Gill and John Lewis, Illustration: Aspects and Directions (1964)
  • Robin Jacques, Illustrators at Work (1963. Studio Books)
  • David Bland, The Illustration of Books (3rd. ed. 1962)
  • Lynton Lamb, Drawing for Illustration (1962)
  • Anders Hedvall and Bror Zachrisson, 'Children and their books', en Penrose Annual; 56 (1962), p. 59-66 & plates [incl. children's reactions]
  • John Ryder, Artists of a Certain Line: A Selection of Illustrators for Children's Books (1960)
  • Lynton Lamb, 'The True Illustrator', en Motif; 2 (1959 February), p. 70-76
  • John Lewis, A Handbook of Type and Illustration (1956)
  • John Lewis and John Brinkley, Graphic Design (1954)
  • James Boswell, 'English book illustration today', in Graphis; 7/34 (1951), p. 42-57
  • British Book Illustration 1935-45 [catálogo de la exhibición, National Book League] (1949)
  • John Piper, 'Book illustration and the painter-artist', en Penrose Annual; 43 (1949), p. 52-54
  • Lynton Lamb, 'Predicaments of illustration', en Signature; new series, 4 (1947), p. 16-27
  • Bertha E. Mahoney, Illustrators of Children's Books 1744-1945 (1947) [y suplementos periódicos]

Enlaces externos[editar]